Soldados de Jesucristo

4 temporadas en las que serás tentado

Vivimos en un mundo lleno de tentaciones. No hay reposo para el pecado, ni reposo para la tentación al pecado. No hay un solo momento en el que podamos distender nuestra vigilancia. Como dice John Owen: “podremos dejar el pecado solo cuando el pecado nos deje solos a nosotros, y eso no será así hasta que estemos del otro lado de la tumba”.

Las tentaciones pueden ser como las olas del mar cuando rompen a lo largo de la playa; suben y bajan, se derraman y fluyen. Sin embargo, las tentaciones no son totalmente impredecibles, hay ciertos momentos en la vida, en las que son más propensas a presionar más duramente que en otros. Aquí hay 4 temporadas o situaciones en las que necesitas ser especialmente vigilante contra la tentación.

Una temporada de prosperidad

La prosperidad y la tentación a menudo van de la mano. No es que la prosperidad sea una maldición o que debas temerla. Más bien, tú necesitas ser consciente de que la prosperidad lleva consigo, el alimento y el combustible para mucha tentación. Agur lo sabía al escribir en Proverbios: “no me des pobreza ni riqueza; dame a comer mi porción de pan, no sea que me sacie y te niegue, y diga: ¿Quién es el SEÑOR?” (Proverbios 30:6-7). Guárdate en esos tiempos de abundancia, y prepárate para una embestida de la tentación: La tentación de negar que esa prosperidad es un don de la buena gracia de Dios (¡ingratitud!), la tentación de acumular esos buenos dones (¡codicia!), la tentación de creer que Dios te prefiere a ti en lugar de a los que tienen menos (¡orgullo!). Tu prosperidad puede ser la cortina de humo que enmascara una gran tentación.

Una temporada de formalidad espiritual

Hay momentos en la vida en los que inevitablemente tu deleite en Dios crece de manera tibia. Hay momentos en que tu corazón anhela satisfacción en cualquier otra cosa, antes que en Dios y sus riquezas. En estos tiempos, tu adoración está marcada por la formalidad; tu tiempo en oración y la Palabra de Dios se convierten en fríos deberes, y observas con pavor los momentos de comunión con otros cristianos. Puedes descuidar la búsqueda de la comunión con Dios, y en lugar de eso, tratar tu relación con Él como solo otro deber mas y carente de gozo en esta vida.

En estos tiempos puedes estar seguro de que Satanás está cerca para tentarte, para alejarte aún más de Dios y llevarte aún más profundo dentro de placeres menores. Tu corazón ya está marcado por la frialdad, y él anhela hacerlo más frío todavía. ¡Lucha! Lucha para restaurar el gozo de tu salvación.

Una temporada de bendición espiritual

Así como la tentación puede estar cerca y detrás de tu apatía espiritual, también puede estar al acecho y cerca de tus momentos espirituales elevados. Se puede observar esto mismo en la vida de Pablo que recibió el gran don de ser llevado al tercer cielo y ver a Cristo allí, pero que fue inmediatamente visitado por Satanás (2 Corintios 12: 7). Dios ama bendecirnos con esos tiempos de libertad y placer, pero la tentación puede estar cerca también. En aquellos tiempos de gran disfrute espiritual, puedes ser tentado a descuidar los medios de la gracia. Tan satisfecho estás en tu estado actual, que dejas de luchar con el pecado y aceptas esa tolerancia como un derecho que tienes para ello. Incluso puedes presumir del nivel que has alcanzado y rogar de todo, menos implorar a Dios que te castigue y te humille. Disfruta de alcanzar esa altura espiritual, pero no dejes de guardar tu corazón, tu mente y tu alma.

Una temporada de autoconfianza

Inevitablemente entrarás en la dolorosa tentación en aquellos momentos en que te encuentras lleno de confianza en ti mismo. Este fue exactamente el caso de Pedro, quien en la última noche de la vida de Jesús, se jactó de que nunca abandonaría a su Salvador. Sin embargo, en cuestión de horas no sólo lo había abandonado, sino que también lo había negado no una vez, ni dos, sino tres veces. Su confianza en sí mismo incluso le permitió compararse con los demás y jactarse: “Aunque todos te abandonen, yo no lo haré”. Y aún así él cayó gravemente a la primera oportunidad.

Este mundo está lleno de tentaciones que van desde pecados de lujuria, hasta pecados de ira y pecados de falsas creencias. Cuanto mayor sea tu confianza en tu capacidad para superar estos pecados en tu propia fuerza, mayor será tu confianza en que estos pecados no podrían influirte, mayor será la probabilidad de que te sientas tentado con ellos, y mayor será la probabilidad de caer en ellos. Ten cuidado con la autoconfianza y huye de ella desde sus primeras incitaciones.

La tentación llegará. La tentación bien puede llegar en esos tiempos de prosperidad, en esos tiempos de formalidad, esos tiempos de bendición, y en esos tiempos de confianza en uno mismo. Pero incluso cuando la tentación es inevitable, sucumbir a la tentación no lo es. “No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea común a los hombres; y fiel es Dios, que no permitirá que vosotros seáis tentados más allá de lo que podéis soportar, sino que con la tentación proveerá también la vía de escape, a fin de que podáis resistirla”. (1 Corintios 10:13). Tú debes y tú puedes soportar.

Para conocer más acerca de estas situaciones de tentación, lee Overcoming Sin and Temptation de John Owen (páginas 197-202).


Una publicación de Challies.com | Traducida por Ricardo Daglio

Tim Challies

Tim Challies es uno de los blogueros cristianos más leídos en los Estados Unidos y cuyo Blog ( challies.com ) ha publicado contenido de sana doctrina por mas de 4,625 días consecutivos. Tim es esposo de Aileen, padre de tres niños. Adora y sirve como pastor en la Iglesia Grace Fellowship en Toronto, Ontario, donde principalmente trabaja con mentoría y discipulado.

Conferencia 2017 - Ante Su Palabra

Tim Challies

Tim Challies es uno de los blogueros cristianos más leídos en los Estados Unidos y cuyo Blog ( challies.com ) ha publicado contenido de sana doctrina por mas de 4,625 días consecutivos. Tim es esposo de Aileen, padre de tres niños. Adora y sirve como pastor en la Iglesia Grace Fellowship en Toronto, Ontario, donde principalmente trabaja con mentoría y discipulado.

X