Gracias a Dios Latinoamérica está viviendo poco a poco un despertar y regreso al fundamento de Su Palabra. El SEÑOR ha usado grandemente a siervos, ministerios y la Social Media para glorificarse y expandir el mensaje del Evangelio de Jesucristo. A muchos se les ha caído la venda de los ojos y han salido de congregaciones que no andan conforme al molde bíblico. Pero queda el siguiente problema: Buscar una iglesia local sana y bíblica. Por tanto, ¿Qué hacer mientras buscamos una iglesia sana y bíblica? Pensando en esto, compartimos algunas ideas prácticas, recomendaciones, lecturas y recursos que pueden ser útiles:

(1) Qué nos motiva a dejar una iglesia local (Hebreos 10:25)

Una consideración importante es examinar nuestro corazón cuáles son realmente los motivos por las que hemos de abandonar una congregación: ¿Es porque no andan conforme a la Escritura o por razones equivocadas? Los invito a leer “La costumbre de NO congregarse” de Carlos Roberto Ríos (ministerio Evangelio Verdadero). Cabe aclarar que no existen iglesias locales perfectas; pero sí las hay maduras y firmes en la fe. La inmadurez doctrinal y espiritual no justifica el estancamiento y la comodidad (Léase Hebreos 5:12-14; Efesios 4:13-16).

(2) Consultando la voluntad de Dios (Mateo 6:10)

Se necesita mucha oración y discernimiento de la voluntad de Dios para saber si es el tiempo correcto para abandonar una congregación; más si se promueven falsas doctrinas. Mientras se espera la confirmación divina, presentemos fielmente la verdad y señalemos el error con actitud mansa y amorosa. En tal caso, recomiendo leer: “¿Qué hago cuando en mi iglesia no se predica la sana doctrina? del Ps. Edgar R. Aponte (ministerio 9Marks en español).

(3) Identificando los distintivos de una iglesia sana (Efesios 4:1-6)

La Biblia nos enseña cuáles son los distintivos de una iglesia sana y bíblica. Precisamente, 9Marks es un ministerio que ofrece recursos excelentes para orientar a los nuevos creyentes sobre cómo reconocer una iglesia sana en base a las Escrituras. Mark E. Dever, fundador del ministerio, ofrece el libro Nueve marcas de una iglesia saludable“, los cuales son: (a) Predicación expositiva, (b) Teología bíblica, (c) Evangelio, (d) Conversión, (e) Evangelización, (f) Membresía, (g) Disciplina, (h) Discipulado; y (i) Liderazgo.

(4) Sitios de búsquedas de iglesias sanas (Hechos 17:10-11)

Los sitios de búsquedas o directorios de iglesias sanas y bíblicas son buena ayuda. Recomiendo el sitio de Iglered. Funciona como un buscador mundial de iglesias de sana doctrina ubicadas principalmente en Latinoamérica, España y Estados Unidos (y otros países). De paso, revisemos atentamente las confesiones doctrinales de cada una.

(5) Oremos juntos (Santiago 5:16)

Es buena idea conversar con hermanos y orar (incluso por vía online si es necesario). Intercedan juntos para que nuestro Dios supla la necesidad de congregarse en una iglesia bíblica, que proteja sus corazones de cualquier decepción o desánimo y que se levanten misiones en el área donde vive. Se trata de seguir perseverando y confiando en la providencia de Dios. Como familia en la fe sobrellevemos las cargas unos a otros en el amor de Cristo.

(6) Crezcamos en conocimiento (3 Juan 4)

Seguir estudiando la Biblia es fundamental en estos tiempos. Si conocemos a alguien que posea la gracia de Dios para enseñar, que contribuya en realizar estudios bíblicos. Si conocemos a pastores o hermanos maduros en la fe en redes sociales, pidamos su apoyo para que impartan discipulados por Skype Hangouts, para rendir cuentas temporalmente y solicitar consejería bíblica hasta que lleguen a congregarse definitivamente. Además, existen seminarios gratuitos vía online que solo requieren confirmar su presencia. Lo importante es no descuidar el estudio personal de las Escrituras, hacerlo con diligencia y orar para que Dios nos guíe y nos de entendimiento.

(7) Leamos buena literatura cristiana (Efesios 4:11)

Dios nos ha dado maestros sanos para edificar el cuerpo de Cristo y algunos de ellos son autores de libros. Por tanto, recomiendo una serie de libros que, por su sencillez y practicidad, pueden ayudarles a explorar más profundamente las doctrinas esenciales de la Biblia. De libros sobre hermeneútica: “¡Cava Más Profundo!” de Nigel Beynon & Andrew Sach; “Hermenéutica e Introducción Bíblica” de E. Lund & A. Luce. En cuanto a libros sobre fundamentos teológicos sugiero: “El Gran Panorama Divino: La Biblia de Comienzo a Fin” de Vaughan Roberts; “Evangelio y Reino” de Graeme Goldsworthy; “Los Fundamentos de la Fe Cristiana” de James M. Boice; “Lo que Creemos los Cristianos” (Tomo I y II) de Gerald Nyenhuis.

(8) Protegerse de los extremos (2 Timoteo 2:23)

¡Cuidado con el orgullo espiritual y la apologética malsana! Lamentablemente ocurre en la vida offline y en las redes sociales. El orgullo espiritual se evidencia de muchas formas, pero la más común es pecar contra Dios y Su Palabra para satisfacer la soberbia de corazón. Por apologética malsana nos referimos a tomar la denuncia amarillista como un estilo de vida y descentralizarse del Evangelio. Esto incluye: Falta de mansedumbre y de dominio propio, inmadurez, palabras obscenas; etcétera. Es muy necesario defender la fe y la verdad escritural, pero no al grado de denigrar el testimonio cristiano. Si han pasado por esto, con amor les insto a confesar su pecado, a arrepentirse y a buscar la gracia de Dios.

(9) Amar una vida Cristocéntrica (Gálatas 2:20)

Abracemos una vida puramente Cristocéntrica y piadosa. Es muy bueno meditar en las Escrituras sobre cómo el Evangelio de Cristo se aplica en nuestras vidas. El artículo “Llamados a ser como Cristo” (del blog Llamados a Ser) nos da ejemplos de ello. A modo de apoyo complementario, recomiendo que reflexionen y lean libros como “La Cruz de Cristo” de John Stott, “La vida Cruzcéntrica” de C. J. Mahaney, y “Haga crecer su fe” de Jerry Bridges.

(10) Sigamos predicando el Evangelio (1 Corintios 9:16)

Por supuesto, debemos seguir predicando el Evangelio. ¿Qué es el Evangelio? el Evangelio es la proclamación de la importancia de la Persona, obra, vida, muerte, resurrección y exaltación del SEÑOR Jesucristo; como único medio de salvación de la Ira de Dios y condenación eterna por causa de nuestros pecados (Léase 1 Corintios 15:1-4; Lucas 24:44-47; Juan 3:16,36; Hechos 4:12). Si necesitas ayuda sobre cómo predicar el Evangelio, sugiero el sitio de Ontheredbox que es un centro de oración y formación de evangelizadores dirigido por Jacob y Julie Bock, misioneros en España desde 1985. El sitio proporciona recursos y enseñanzas para evangelismo personal: Ontheredbox en español.

(11) Considerar qué hacer si no tenemos resultados (Santiago 1:5)

El Ps. Tim Conway, señala cinco cosas que se puede hacer cuando no se encuentra una iglesia sana: (a) No hacer nada, (b) buscar diligentemente en tu área, (c) reformar una iglesia que ya existe, (d) moverse a un área donde una iglesia bíblica ya existe, y (e) comenzar una iglesia en tu área. Los invito a ver el video: “5 opciones para aquellos que buscan una iglesia bíblica“.

En conclusión…

El proceso de encontrar una iglesia sana y bíblica puede demorar desde unas semanas hasta años. Pero mientras pasamos por este éxodo, recordemos que la gracia de Dios es suficiente para cada día y que Él nunca deja de estar en control. Como dice una frase popular: “Dios es bueno todo el tiempo, y todo el tiempo Dios es bueno”. Amados: Sea que estemos instalados en una nueva congregación o sigamos esperando la confirmación de Dios, recordemos que estamos mucho mejor de lo que merecemos, porque permanecemos en Cristo Jesús. No olvidemos de dónde nos sacó el SEÑOR, cómo fuimos librados de nuestros pecados gracias a Su sacrificio perfecto y suficiente; y entreguemos nuestras vidas como esclavos por amor a Él. Seamos agradecidos.

“Esto traigo a mi corazón, por esto tengo esperanza: Que las misericordias del SEÑOR jamás terminan, pues nunca fallan sus bondades; son nuevas cada mañana; ¡grande es Tu fidelidad!” (Lamentaciones 3:21-23, LBLA)

¡Sólo a Dios la Gloria!