¿Cómo orar sin cesar?

    ¿Cómo orar sin cesar?
    John Piper Responde

     
     
    00:00 / 8:49
     
    1X
     

    Comenzamos la semana con una pregunta de Zach, un oyente del podcast quien escribe para preguntar sobre la oración. “¡Hola, pastor John! Gracias por ser un gran recurso y por responder preguntas difíciles en este podcast. Mi pregunta para usted es la siguiente: En sus propias palabras y aplicación, ¿qué significa ‘orar sin cesar’?”.

    Vamos a colocar este texto frente a nosotros con un poquito de contexto, pues en verdad tiene cosas importantes que decir sobre esta pequeña frase. Aquí tenemos 1 Tesalonicenses 5:15-18: “Mirad que ninguno devuelva a otro mal por mal, sino procurad siempre” – presta atención a esta palabra- “siempre lo bueno los unos para con los otros, y para con todos”. Así que, voy a comenzar con el versículo 15 de manera que podamos ver que la carga de Pablo no es simplemente un tipo de devoción privada cuando hablade la oración. Este es un llamado radical al amor contrario a la lógica y a la cultura. Mirad que ninguno devuelva a otro mal por mal, sino procurad siempre lo bueno para con todos.

    El próximo versículo: “Estad siempre gozosos”, no es esa clase de respuesta emocional que  tenemosal ser maltratados, y tratamosa los demás mejor de lo que nos tratan a nosotros. Es posible que te hayan herido. Es posible que te hayan despreciado. Es posible que estés en la cárcel si la gente te ha tratado mal. Por lo tanto, la forma de vida que Pablo tiene en mente es verdaderamente sorprendente: una vida milagrosa. Si nos tratan mal, devolvemos bien por mal, y mientras tanto, estamos siempre gozosos; siempre haciendo el bien a los que nos hacen mal y estando siempre gozosos. Esto es increíble.

    La vida en los absolutos

    Y luego, tenemos la frase sobre la que Zach preguntabayqueahora tiene un poquito más de sentido: “Orad sin cesar”. Si esta forma de vida te suena difícil, “ora sin cesar”. Y luego, da un ejemplo específico en cuanto al tipo de oración en el versículo 18: no es simplemente orar, “Ayúdame, Señor”, lo cual, por supuesto, le diríamos en oración; “Ayúdame, todo el tiempo. Necesito Tu ayuda para vivir de esta manera”. Pero él continúa diciendo: “dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios para vosotros en Cristo Jesús”.

    Tengamos en cuenta dos cosas sobre este contexto. Una son las palabras “todo” y “siempre”. (1) Procurad siempre lo Bueno para con todos. (2) Estad siempre gozosos. (3) Orad siempre o sin cesar. (4) Dad gracias siempre o en todo. La otra observación contextual es que parece haber una profundización de la pregunta: ¿Cómo? ¿Cómo lo hago? Respuesta: Procura lo bueno siempre para con todos, aun cuando no lo hagan contigo. ¿Cómo? Estando siempre gozoso. Encuentra tu gozo en algo aparte de la forma en que te han tratado. ¿Como? Orando sin cesar. ¿Cómo? Teniendo una disposición continua de gratitud para con Dios.

    Tres significados

    Así que, en esos contextos,¿qué significa “orad sin cesar”? Eso fue lo que preguntó Zach. Y veo aquí que hay por lo menos tres cosas que significan.

    1. Primero, significa que hay un espíritu de dependencia que debería impregnar todo lo que hacemos. Este es el espíritu y la esencia misma de orar: la dependencia. Por lo tanto, aun cuando no estamos hablando con Dios de manera consciente, hay una dependencia de Él permanente y profunda que está entretejida en la esencia misma de nuestra fe. En ese sentido, estamos orando. Estamos experimentando un espíritu de dependencia continua, y esa clase de disposición se encuentra, creo, en el centro mismo de lo que Dios crea a la hora de darle vida a un cristiano.
    2. El Segundo significado que tiene, y creo que este probablemente es el significado principal que está en la mente de Pablo: orar sin cesar es orar repetidamente y con frecuencia. Y tomo como base la manera en que él utilizó la palabra audiolaptos, incesante, en Romanos 1:9. Escucha cómo usa la misma palabra para “sin cesar”. Dice: “Pues Dios, a quien sirvo en mi espíritu en la predicación delevangelio de su Hijo, me es testigo de cómo sin cesar” — audiolaptos, incesantemente — “hago mención de vosotros”(Enfasis añadido).

    Ahora, podemos estar seguros¿verdad?de que Pablo no hizo mención de los romanos a cada minuto o segundo en sus oraciones o en sus días o en su predicación. Él oraba y hablaba de un montón de otras cosas además de los romanos. Pero los mencionaba una y otra vez. Los mencionaba con frecuencia. Los mencionaba regularmente. Por lo tanto, dice: los he mencionado sin cesar. Eso no quiere decir que haya estado hablando de ellos verbal y mentalmente siempre, a cada segundo. Quiere decir una y otra vez, siempre, repetidamente, sin cesar, cuando voy a mis rodillas, están en mis oraciones. Esto es básicamente lo que creo que quiere decir con “sin cesar” — repetidamente y con frecuencia.

    1. Y lo tercero que creo que significa es no abandonar la oración. Sin cesar quiere decir: No llegar jamás a un punto en tu vida en que dices, “La oración no funciona. Ya está. Me doy por vencido con la oración. Me doy por vencido con la oración”. Eso sería totalmente lo opuesto a “sin cesar”. Quiere decir, que jamás harás eso. Nunca llegues a ese punto.

    Por lo tanto, la clave para estar siempre gozoso es orar continuamente; esto es, apoyarse en Dios todo el tiempo y clamar a Él repetidamente y con frecuencia. Jamás dejes de mirarlo a Él en busca de ayuda, ven a Él repetidamente durante el día, y hazlo con frecuencia. Haz del deseo por Dios y de la gratitud a Él el estado predeterminado de tu mente.

    La disciplina en la oración

    Y una última cosa que, quizás, sería útil decir. Creo que es importante tener en cuenta queen la vida real, en los tiempos regulares de oración durante el día, se mantiene viva la disciplina de la oración “sin cesar”. He oído a muchos decir que desean orar espontáneamente. Desean estar siempre en un espíritu de oración. No necesitan fijar horarios para orar. Eso es algo legalista. Creo que eso es ridículo. Creo que no es bíblico y para nada realista si se conocieran a sí mismos, ya que los tiempos de oración habituales y disciplinados son los que nos ejercitan para tener el espíritu que nos permite disfrutar nuestro caminar con Dios hora tras hora y con espontaneidad.

    El buen Daniel del Antiguo Testamento es un gran ejemplo de esto, pues sabemos que,durante los momentos críticos de crisis de su vida, Daniel elevaba oraciones rápidas a Dios: “Oh Dios, ayúdame. Aquí se me está preguntando algo sobre lo que no tengo respuesta”. ¿Y de dónde venía esa respuesta? Bueno, Daniel 6:10 dice: “Cuando Daniel supo que había sido firmado el documento” — es decir, que no se podía orar a nadie excepto al rey — “entró en su casa (en su aposento superior tenía ventanas abiertas en dirección a Jerusalén), y como lo solía hacer antes, continuó arrodillándose tres veces al día, orando y dando gracias delante de su Dios”. Ese era su patrón. Él continuó con su disciplina de orar tres veces al día:“orando y dando gracias delante de su Dios, como lo solía hacer antes”.

    Por lo tanto, el punto es que Daniel llevó una vida que combinaba una disciplina de orar tres veces al día con encuentros espontáneos con Dios, y creo que para nosotros debería ser de la misma manera. Si esperamos orar sin cesar día y noche de la forma en que Pablo nos llama a hacerlo, disfrutando esa clase de comunión continua con Dios y nuestro acercamiento a Él de forma reiterada, necesitaremosdesarrollar tiempos de oración disciplinados.