Cómo sabotear un estudio bíblico

Mi querido Coliticus,

“Lamentas informarme” de que el grupo pequeño de tu paciente ha dejado sus tenedores, cucharas y chismes (momentáneamente) y ha comenzado a leer el libro del Enemigo de manera más consistente. Antes de que lo supieras, comenzaron a cambiar el horario de la comida por “tiempo de la Biblia” y esto te hace temblar, ¿o no? Sobrino,  fue mi sugerencia.

Pareces olvidar que nunca tememos a un hombre solo porque él lee una Biblia. Algunas de nuestras alimañas más útiles, que habiendo dedicado sus vidas a ello, están cómodamente establecidas en departamentos religiosos a lo largo todo el país. Recuerda, no nos importa el aficionado de la Biblia, el hipócrita y el torcedor de textos. Sin embargo, todo sale mal cuando los humanos entienden la palabra del Enemigo, la atesoran, la creen, la obedecen y son guiados a través de ella hacia Él.

Nuestros esfuerzos de guerra se ven obstaculizados no sólo al permitir que los soldados reales empuñen su libro, sino también manteniendo a los soldados de juguete lejos de jugar con él. Cada semana, tenemos el privilegio de presenciar al grupo mientras juguetean con la espada de nuestro Adversario. Y a medida que se cortan, hacen nuestro trabajo por nosotros. No, mi querido Coliticus, la solución no es cerrar tales estudios bíblicos, sino unirse a ellos. Y después de unirse a ellos, dirigirlos.

Cómo destruir cualquier estudio bíblico

Sobrino, mientras tratas de dirigir tu primer estudio, el error más grande que puedes cometer es dejarlos leer las Escrituras sin supervisión; corremos el riesgo de perderlos cada vez que el libro esté abierto. Eso invita a su Fantasma a hacer su terrible trabajo. Nunca seas flojo en este punto.

Ahora bien, aunque el Hijo del Enemigo nos insulte – llamándonos pájaros en su parábola – ciertamente nos encanta devorar su palabra de sus corazones. Pero esto puede ser bastante problemático, ya que generalmente requiere algunas semanas de trabajo con solo retornos moderados. Para empezar, sigue siendo mucho más fácil evitar que su palabra sea realmente plantada en ellos. Esto podemos hacerlo deliciosamente en sus – discúlpame, nuestros – estudios bíblicos.

Con este fin, ahora te doy instrucciones.

1. Haz grandes preguntas.

Convéncelos de que la pregunta correcta para todo estudio bíblico es: “¿Cómo te sientes con respecto al texto? ¿Qué sacaste de esto?” O, nuestro favorito: “¿Qué significa el texto para ti?” ¡Oh, casi me caigo de la silla esperando escuchar sus respuestas! Juana siente que el Enemigo fue un poco duro con su madre en esa boda. Y mira, ¡Darío está sacando mucho provecho del texto! Sin duda, está recibiendo una maravillosa sensación de fastidio por nuestra idea de que Paul era un poco sexista en su carta al joven Timoteo. Y para Santiago, “Dios es amor” significa que es de poca consecuencia si deja de acostarse con su novia o no.

Deja que se comuniquen con sus sentimientos y opiniones mientras el libro del Enemigo está abierto en sus regazos. Convierte la enseñanza de los apóstoles en una ocasión para contar historias sobre cuán dura ha sido su semana o que comenten sobre lo que sea que les hace más apasionados. Nunca dejes que sean confrontados por las palabras de Moisés, Isaías, Pablo, Juan, Pedro o, a través de todos ellos, el Enemigo mismo.

2. Convéncelos de que no hay pensamientos equivocados sobre un versículo.

Cuando alguien hable sobre lo que piensan que el autor quiso decir, nunca permitas que lo cuestionen. Bautiza todas las interpretaciones como iguales. Uno de mis sujetos lo articuló bien el otro día cuando, incapaz de soportar el silencio momentáneo, soltó: “Chicos, este es un lugar seguro para compartir sus pensamientos sobre el pasaje. Aquí no hay respuestas incorrectas.” Precisamente.

Cuando todos los pensamientos cuentan, todas las opiniones (por más ridículas) importan, cuando están aislados de las interpretaciones precisas transmitidas del pasado, se convierten en una iglesia constituida por esa fragilidad emocional (orgullo) que hará que corregir los pensamientos ajenos sea una traición superior a la herejía. Coliticus, cuando todas las interpretaciones son correctas, ninguna realmente lo es.

3. Mantén el estudio bíblico en simplemente eso: un estudio.

Saca la palabra del Enemigo para que sea diseccionada, examinada y (si fuese posible) criticada; pero asegúrate de dividir los tres filamentos. Nunca deben leer devocionalmente, teológicamente y éticamente todo junto. Mantenlos en un carril. Si tu hombre tiende hacia una inclinación teológica, dale una cabeza pesada, un corazón arrugado, y manos sin callos. Haz que sea el primero en debatir, el último en adorar, y el primero en excusarse del servicio.

Si es devocional, hazlo sentimental pero superficial en su comprensión e ignorante de cualquier aplicación adicional. Deja que se vea profundamente afectado por sus devociones personales, pero nunca lo suficiente como para pensar demasiado o tomar muy en serio las órdenes del Enemigo.

Y finalmente, si tiene inclinaciones éticas, permítele construir su casa de justicia social sin ningún amor real por el Enemigo. Déjalo imaginar que hace maravillas para promover grandes causas en el mundo, todo mientras deja atrás el mandamiento más significativo: amar al Enemigo con todo su ser. Y su misión más alta: hacer discípulos de todas las naciones. “Señor, Señor acaso no…” Es uno de los refranes más satisfactorios para nuestro Padre de Abajo para sobre oír justo antes de que los pacientes sean colocados ante nosotros para siempre.

¿Es necesario que los pastores tengan estudios académicos?

4. Haz que amen las promesas mientras ignoran los mandatos y las advertencias.

Deja que se digan unos a otros indiscriminadamente: ¡Dios nunca te fallará! ¡Eres su hijo! ¡Dios siempre estará ahí para ti! ¡Dios te ha perdonado y continuará haciéndolo con cada falla, sin importar qué! (Ahora, por supuesto, no dejes que los niños reales crean esto).

Reparte promesas divinas para todos como paletas gratis. Mientras el adúltero se lame la crema congelada de Gracia de Uva y los borrachos que no se arrepienten toman de la Frutilla de Misericordia, nunca los dejes darse cuenta del error fatal. Haz que se salten esos terribles temas como el arrepentimiento, el nuevo nacimiento, el matar al pecado y la ira del Enemigo cuando inevitablemente el grupo se encuentre vagando sobre ellos en el texto. Déjalos sonreír ante las advertencias y filtrar cada texto incómodo a través del “Amor”, todo mientras reservan las condiciones para otras personas. Presunción, querido sobrino, presunción.

5. Guíalos a cualquier lugar, excepto al Enemigo mismo.

Nunca descuides en este punto. Si recuerdas historias de tu bisabuelo, Lord Barkomar, los fariseos tuvieron estupendos estudios bíblicos hasta que el Enemigo casi arruinó las cosas: “Examináis las Escrituras porque vosotros pensáis que en ellas tenéis vida eterna; y ellas son las que dan testimonio de mí; y no queréis venir a mí para que tengáis vida.” (Juan 5:39-40)

Deja a los ratones libres en el laberinto de la teología, en eventos de la actualidad, o en éticas, pero nunca dejes que lo adoren a Él, lo sigan a Él, lo atesoren a Él, vayan a Él y encuentren vida. Todo lo que se necesita es una vista y tu paciente puede perderse para siempre.

Entonces, Coliticus, alienta a tu presa a traer su Biblia esta semana; estaremos leyendo Filipenses 4:13 a través de la lente del logro atlético humano. Pero nunca pierdas de vista a tu hombre. Mira si el tuyo es del tipo que sangraría por él, muere por él, asalta nuestras puertas con él. Si parece ser un hombre así, tiéntalo a presionar el botón de repetición en las mañanas, llena su calendario por las noches, y luego continúa guiándolo suavemente a través de nuestro encantador estudio bíblico grupal de mitad de semana.Tu Expectante Tío,

Orugario

Este artículo ha tomada como referencia el libro “Cartas del diablo a su sobrino” del autor C. S Lewis