Cómo tratar a los que difieren de nosotros (Parte 7)

Este artículo es la parte 7 de una serie de 7 publicaciones, la que muestra con bases bíblicas cómo tratar a aquellas personas que tienen opiniones distintas, especialmente a quienes difieren sobre la fe en Cristo.  

 III La meta del cristiano 

Tal vez, la consideración más importante para el Cristiano es ser consciente en todo momento de la meta que se quiere alcanzar. La percepción consistente de esta meta es lo que proporcionará una orientación básica en toda la discusión: ¿Estamos intentando ganar el debate con el fin de manifestar nuestro conocimiento superior y nuestras habilidades para debatir? ¿O estamos procurando ganar a la otra persona a quien percibimos inmersa en el error o en la insuficiencia al exponerla a la verdad y a la luz que Dios nos ha dado a nosotros? 

Si es verdad lo primero, no es de sorprender que nuestros esfuerzos sean en vano: debemos ser como los médicos que cuidan de los pacientes simplemente con el fin de acreditar algo de su teoría favorita. Si es verdad lo segundo, seremos naturalmente afables. Esto acrecentará nuestra paciencia cuando la fuerza de nuestros argumentos no parece tener un efecto inmediato.

Será un Nuevo desafío comprender a los que difiere con el fin de presentar los argumentos que probablemente serán más persuasivos para ellos. Dios nos ha llamado a todos a ser testigos de la verdad. (Juan 1:7; Hechos 1:8) Dios es el único que puede darle eficacia a nuestro testimonio (y de hecho, lo hará). Jamás debemos subestimar Su capacidad de tratar incluso con los que parecen ser más resistentes.

¿Quién hubiera pensado que Esteban podría llegar al corazón y a la mente de alguien que estaba en la turba enardecida que lo llevó a la muerte? Pero su gran discurso sembró la inquietud en el corazón mismo y en la conciencia de Saulo. (Hechos 26:14) Hechos 7 demostró que sus argumentos fueron sellados por su espíritu semejante al de Cristo frente a este asesinato atroz. (Hechos 7:59-60) Su testimonio fue utilizado por Dios para ganar, quizás, al más diestro de sus adversarios, ¡quien luego se convirtió en el gran apóstol Pablo! 

A la hora de llevar Adelante una discusión con los que difieren, el Cristiano no debe estar sujeto a la psicología de un ring de boxeo, donde los concursantes se imponen para derribarse mutuamente. En cambio, “el siervo del Señor no debe ser rencilloso, sino amable para con todos, apto para enseñar, sufrido, corrigiendo tiernamente a los que se oponen, por si acaso Dios les da el arrepentimiento que conduce al pleno conocimiento de la verdad, y volviendo en sí…”.(2 Timoteo 2:24-26). 

 

Artículo anterior¿Cómo saber si soy una mujer rencillosa?
Artículo siguienteCristo en los diez mandamientos: No matarás
Dr Roger R. Nicole
El Dr. Roger R. Nicole (10 de diciembre de 1915, 11 de diciembre de 2010) fue un teólogo Bautista Reformado nacido en Suiza, considerado durante mucho tiempo como uno de los teólogos más destacados de América. Fue profesor emérito de teología en el Seminario Teológico Reformado de Orlando, Florida. También fue profesor emérito del Seminario Teológico Gordon-Conwell. Devoto de las matemáticas y prolífico escritor, produjo unos 100 artículos y contribuyó con cincuenta libros y obras de referencia. Bibliófilo y distinguido bibliotecario con una colección masiva, fue dueño de los Comentarios de Calvino sobre los Evangelios y Hechos y otros volúmenes de los siglos XVI y XVII.