Soldados de Jesucristo

Controla tu sexualidad 

Este artículo tuvo su génesis en una serie de conversaciones en el mundo real. En una de ellas, una mujer habló de sus luchas con su marido. Se consideraba una mujer preocupada y atenta que durante muchos años había hecho todo lo posible por responder a las frecuentes solicitudes de sexo de su marido. Sin embargo, incluso cuando respondió positivamente, descubrió que su deseo rara vez se calmaba y que, en cuestión de horas, volvería a estar tras ella nuevamente, quejándose e insatisfecho si ella lo rechazaba. Otra joven esposa supo que su esposo se estaba masturbando regularmente cuando ella no estaba cerca. ¿Todos los hombres hacen esto? Otra más encontró un rastro de pornografía en el notebook de su marido. ¿Esto es normal? Si es así, ¿por qué se siente tan mal? 

Se siente tan mal porque está muy mal. No es normal, y no está bien. Este artículo comenzó a escribirse mientras conversaba sobre hombres que tienen un problema con el autocontrol sexual. Mientras yo meditaba sobre estas situaciones, pregunté: ¿Qué necesitan realmente estos hombres? Sin duda, su incapacidad y falta de voluntad para controlar su sexualidad revela un problema espiritual mucho más profundo. Reflexioné y planeé, y pronto vino a mi mente una poderosa metáfora bíblica de nuestras vidas: “¿No sabéis que los que corren en el estadio, todos en verdad corren, pero sólo uno obtiene el premio? Corred de tal modo que ganéis” (1 Co. 9:24). Hoy quiero desafiarte de esta manera: si vas a correr para ganar, necesitas controlar tu sexualidad.  

Una era de incontinencia

Supongo que todos sabemos lo que es ser incontinente. Una vez estuve en un avión con un pasajero que luchó de esta manera, y en un tubo de aluminio sellado que se elevaba a 30,000 pies, su problema se convirtió rápidamente en nuestro problema. Cuando hablamos de continencia usualmente nos referimos a las funciones corporales, especialmente a la capacidad o incapacidad para controlar las funciones urinarias y fecales. Pero la palabra tiene un significado más amplio que eso. A medida que lees a los autores cristianos más antiguos, frecuentemente te encontrarás con la noción de continencia aplicada a la sexualidad. Un hombre que ejerce autocontrol sexual es un hombre continente. Por el contrario, un hombre que carece de autocontrol sexual es un hombre incontinente, no mejor que aquel que no puede o no controlará sus entrañas. 

La incontinencia sexual domina el mundo hoy. La expresión sexual y el placer carnal se consideran derechos incuestionables. A los niños que no tienen la edad suficiente para comprender sus cuerpos se les anima a explorar, ya que se dice que la masturbación es placentera y moralmente recomendable. Desde una edad temprana, a los niños se les enseña que cualquier cosa consensuada debe ser ética y que reprimir el deseo sexual es mucho más dañino que expresarlo. A los adolescentes se les dice que la abstinencia es pasada de moda y que cualquier expresión sexual es un juego justo siempre que ellos usen protección. Sexo: nuestros cuerpos lo anhelan, la sociedad lo celebra, la cultura pop lo promueve, la pornografía nos entrena en ello. 

Lamentablemente, la incontinencia sexual también invade la iglesia. Incluso muchos hombres que profesan fe en Jesucristo están fuera de control en su sexualidad. Quizás ellos desarrollaron malos hábitos cuando eran jóvenes y simplemente nunca reemplazaron esos hábitos con mejores. Tal vez se han dejado deslizar y con el tiempo han permitido que patrones saludables sean desplazados por otros no saludables. Quizá ellos son simplemente apáticos sobre todo el asunto. De cualquier manera, vemos las brutales consecuencias en las iglesias que se arruinan, los ministerios que se socavan, las familias que naufragan. Muchos hombres han estado dispuestos a arriesgarlo todo por el placer sexual fugaz. 

No es de extrañar, entonces, que la Biblia llama a los hombres cristianos al dominio propio en toda la vida en general, y en esta área en particular. Para los hombres que luchan con el autocontrol sexual, la Palabra de Dios ofrece severas reprensiones y dulces promesas de perdón y comportamiento reformado. El mismo evangelio que salva tu alma es el evangelio que otorga la virtud del dominio propio. 

Un hombre de dominio propio

El dominio propio es una virtud de belleza poco común, el resultado prometido de una relación con Dios, porque “Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fidelidad, mansedumbre, dominio propio” (Gá. 5:22-23). Sin embargo, es una virtud rara porque muy pocos cristianos la buscan diligentemente. En el pantano de una mente pecaminosa, el dominio propio puede sentirse como el cautiverio, la negación de lo que es bueno y satisfactorio. En realidad, sin embargo, el dominio propio es la clave de lo que es bueno y satisfactorio, ya que te aleja de las falsificaciones y te dirige hacia las fuentes más grandes de los placeres más elevados. 

Dios es el creador del don de la sexualidad y, como su creador, el que ha definido su propósito y ha determinado sus límites. El mayor gozo del regalo se encuentra dentro de los límites de Dios, no fuera de ellos. Pablo te habla cuando hace un llamamiento a los cristianos en Roma “Que presentéis vuestros cuerpos como sacrificio vivo y santo, aceptable a Dios, que es vuestro culto racional” (Ro. 12:1). La presentación de sus cuerpos fue su rendición de sí mismos. También debes entregar voluntariamente todo a Dios, incluida tu sexualidad. Debes determinar buscar sus propósitos y usarlo solo de la manera que él lo permita. 

Dios dice que el sexo se da a un esposo y esposa para placer y procreación, un regalo por el cual disfrutan de una intimidad única y crean nuevas personas formadas a la imagen de Dios. Con esto en mente, Dios le da deseos sexuales para que busque primero una esposa, y luego para que persiga a su esposa dentro del matrimonio. Y, como ya sabes, Dios tiende a dar a los hombres una mayor medida de deseo sexual, tal vez para alentar al hombre a tomar la iniciativa en la búsqueda amorosa de su novia. Después de todo, somos propensos a la pereza y a eludir nuestras responsabilidades. Tal vez Dios nos ha dado este deseo sexual incrementado para motivarnos a hacer lo que de otro modo evitaríamos o aplazaríamos. 

De acuerdo con el diseñador, el sexo es un buen regalo que está inextricablemente ligado al pacto matrimonial. Es solo dentro del matrimonio que se te pide que entregues voluntariamente los derechos de tu cuerpo a tu cónyuge. Pablo lo explica de esta manera: “La mujer no tiene autoridad sobre su propio cuerpo, sino el marido. Y asimismo el marido no tiene autoridad sobre su propio cuerpo, sino la mujer” (1 Co. 7:4). Cualquier y toda actividad sexual debe ser disfrutada por consenso entre un esposo y la esposa. No tienes derecho a realizar actividad sexual por tu cuenta. Tu sexualidad le pertenece a tu esposa, y solo ella puede determinar cuándo y cómo se expresa. Esto significa que no tienes derecho a mirar a otras mujeres, inventar fantasías inapropiadas, mirar imágenes pornográficas o escaparte y masturbarte. En todos los sentidos y en todo momento debes mostrar dominio propio, retener la expresión sexual para cualquier propósito que no sea hacerle el amor a tu esposa.  

Es posible que tu esposa no desee tener relaciones sexuales tan frecuentemente como tú. Es probable que haya períodos prolongados en los que, por diversas razones, ella no podrá participar en absoluto o tan libremente como a los dos les guste. En estos tiempos, tendrás la opción de pecar o mostrar dominio propio. ¡Demasiados hombres eligen el pecado! Demasiados pecados al acosar a sus esposas, al revolcarse en la autocompasión o al entablar un secreto pecado sexual. Algunos llegan tan lejos como para forzarse a sí mismos con sus esposas, para hacer una horrenda burla del regalo de Dios al tomar brutalmente lo que se supone que debe ganarse gentilmente y ser recibido amorosamente. El antídoto para todo es el dominio propio, esa preciosa virtud que mantiene el buen regalo dentro de sus límites. 

Amigo mío, si Dios te ha concedido una esposa, también te ha concedido la alegría de perseguirla, de disfrutarla y de encontrar placer en ella. Este es el único contexto en el que él aprueba la actividad sexual de cualquier tipo. Si Dios no te ha concedido una esposa, él te ha llamado a que te abstengas de toda actividad sexual. Como hombre soltero, es posible que aún no experimentes el placer del sexo, pero puedes experimentar el placer de la obediencia. Incluso Jesús, el que muestra el camino para ser plenamente humano, vivió y murió virgen. Hay placer en el sexo, pero hay mucho mayor placer en la obediencia. 

¡Hazlo ahora!

Todo eso requiere acción. Aquí hay algunos lugares en los que puedes comenzar. 

Deja de masturbarte: ¿es eso demasiado directo? No creo que sea. Creo que los hombres necesitan escucharlo. Ya seas soltero o casado, solo detente. La masturbación es amor propio. Va totalmente en contra del corazón de nuestro Salvador, que “Ni aun el Hijo del Hombre vino para ser servido, sino para servir” (Mr. 10:45). Es sexualidad falsificada y fraudulenta. Debido a que no involucra a ninguna mujer, es más propiamente una forma de homosexualidad que de heterosexualidad. Es inmaduro, es un mal uso del regalo de Dios, es simplemente necio. Deberías avergonzarte por ello. Así que, déjalo ya y demuestra un poco de dominio propio. 

Desvía tu corazón, no solamente tus ojos: Estoy seguro de que estás familiarizado con la tentación de permitir que tus ojos permanezcan en la figura femenina. Estoy igualmente seguro de que se te ha dado el consejo común de “desviar la mirada”. Está bien dejar de mirar lo que no es tuyo, pero haz algo mejor que eso: desvía tu corazón. La Biblia nos asegura que el mal no comienza con nuestros ojos sino en nuestros corazones. El corazón, después de todo, es el asiento de nuestros más profundos deseos y afectos. Al abordar el comportamiento de tus ojos, no olvides reformar los deseos de tu corazón. 

Rinde cuentas: Como hombres, tendemos a albergar nuestros pensamientos, a enterrar nuestras preguntas, inquietudes y secretos. Sin embargo, hay alegría y libertad en desahogarnos, en externalizar lo que preferimos internalizar. Encuentra un buen amigo, quizá uno que sea más viejo y más sabio que tú, y habla abierta y libremente sobre tu pecado sexual y la victoria. Pide a ese amigo que te haga responsable y que te ayude a entrenar en la piedad. “Por tanto, confesaos vuestros pecados unos a otros, y orad unos por otros para que seáis sanados. La oración eficaz del justo puede lograr mucho” (Stg. 5:16). 

Dalo todo: Haz el compromiso de entregar el 100% de tu sexualidad a Dios, y dirigir el 100% de tu energía sexual a tu esposa, perseguirla con gentileza y amor. Cuando ella se niegue, responde con gracia. Cuando ella te acepte, responde con alegría. Disfruta de ella. Disfruta de ella durante el tiempo que ambos vivan. 

Busca y recibe el perdón: Cuando Pablo escribió a la iglesia en Corinto, él contó algunos de los pecados sexuales en los que una vez ellos habían participado, pero les recordó que ya habían sido regenerados: “Y esto erais algunos de vosotros; pero fuisteis lavados, pero fuisteis santificados, pero fuisteis justificados en el nombre del Señor Jesucristo y en el Espíritu de nuestro Dios.” (1 Co. 6:11). Si estás en Cristo, esto es cierto para ti. Tu pasado sexual, ya sea hace décadas u horas, ha sido perdonado por Jesucristo. Busca su perdón, recíbelo, luego vive como alguien en quien el poder del pecado ha sido quebrantado. Puedes ser libre.  

Corre para vencer 

La Biblia ordena y recomienda el autocontrol sexual. Sin embargo, hay una forma en que promueve y celebra la satisfacción. Escribiendo a hombres jóvenes, Salomón advierte sobre el peligro de la sexualidad ilícita y las mujeres licenciosas, y luego dice esto: “Y regocíjate con la mujer de tu juventud, amante cierva y graciosa gacela; que sus senos te satisfagan en todo tiempo, su amor te embriague para siempre” (Pr. 5:18-19). Sigue adelante y embriágate, dice, pero en el amor y la búsqueda apasionada de tu esposa. Lo que el vino le hace a tu cuerpo, deja que tu esposa lo haga con sus afectos y deseos. Deja que te cautive. Deja que te fascine. Déjala tener ese tipo de poder sobre ti. Sé adicto a ella. Cuando estés con ella, cuando estés en sus brazos, déjate llevar y disfruta del buen regalo del placer sexual de Dios. Mientras corres para vencer, disfruta de la esposa que Dios te da y controla tu sexualidad. 

 

Artículo original de Tim Challies | Traducido con permiso por Felipe Ceballos Zúñiga

Tim Challies

Tim Challies es uno de los blogueros cristianos más leídos en los Estados Unidos y cuyo Blog ( challies.com ) ha publicado contenido de sana doctrina por mas de 4,625 días consecutivos. Tim es esposo de Aileen, padre de tres niños. Adora y sirve como pastor en la Iglesia Grace Fellowship en Toronto, Ontario, donde principalmente trabaja con mentoría y discipulado.

Adquiere nuestro primer libro

Tim Challies

Tim Challies es uno de los blogueros cristianos más leídos en los Estados Unidos y cuyo Blog ( challies.com ) ha publicado contenido de sana doctrina por mas de 4,625 días consecutivos. Tim es esposo de Aileen, padre de tres niños. Adora y sirve como pastor en la Iglesia Grace Fellowship en Toronto, Ontario, donde principalmente trabaja con mentoría y discipulado.

X