Soldados de Jesucristo

Cuando no sientes ganas de adorar

Allí estás en la iglesia, y la adoración comienza, pero no estás de ánimo. No hay temor a Dios. No hay amor por Él. Nada. 

¿Qué debes hacer? ¿Deberías hacerlo mecánicamente de todos modos? ¿Deberías irte y volver el próximo domingo para intentarlo de nuevo? 

¿Qué debes hacer? 

Lo que Jesús enseñó

Jesús enseñó que la verdadera adoración debe involucrar tanto el espíritu como la verdad: 

“Dios es espíritu, y los que le adoran deben adorar en espíritu y en verdad”. (Juan 4:24) 

Así que debemos adorar en verdad – lo que significa adorar al Dios verdadero como es revelado en Jesucristo y como se registra en las Escrituras. Pero, ¿Qué significa adorar en espíritu?  

Dos pistas del evangelio de Juan

Una pista es que el evangelio de Juan usa la palabra “espíritu” para referirse a sentimientos y emociones. Puedes ver eso en Juan 13:21: “Habiendo dicho Jesús esto, se angustió en espíritu”. La otra pista es que en Juan 3:6 la palabra “espíritu” se refiere a algo sobrenatural producido en nosotros por el Espíritu Santo: “Lo que es nacido de la carne, carne es, y lo que es nacido del Espíritu, espíritu es”. 

Poner estas dos cosas juntas, adorar en espíritu significaría adorar con sentimientos y emociones dados por el Espíritu – tales como la alabanza gozosa, sobrecogida de admiración, dolor por el pecado y anhelos por Dios. 

¿Pero qué si no lo estoy sintiendo? 

¿Qué podemos hacer cuando nuestros corazones no sienten nada? 

Lo que no debemos hacer es pensar que los sentimientos son opcionales y solo hacerlo mecánicamente, actuando como si estuviéramos sintiendo lo que estamos diciendo y cantando. 

Jesús llama a eso hipocresía: “Hipócritas, bien profetizó de vosotros Isaías, cuando dijo: Este pueblo de labios me honra; mas su corazón está lejos de mí” (Mateo 15:7-8). Pero si nuestros corazones se están sintiendo lejos de Dios, y se supone que no solo seamos mecánicos, ¿Qué más podemos hacer? 

Aprendiendo de David 

Al principio del Salmo 40, el corazón de David no estaba lleno de sentimientos de adoración. Todo lo contrario, en realidad. Se sentía como si estuviera en un pozo de destrucción, y atascado en el lodo cenagoso (Salmo 40:2). Pero entonces Dios lo levantó de aquel pozo de destrucción, puso sus pies sobre una roca, y puso un canto de alabanza en su boca (Salmo 40: 2-3). 

Entonces, ¿Qué pasó entre sentirse atrapado en el lodo cenagoso y cantar alabanzas a Dios? David nos dice en el Salmo 40:1 “Al Señor esperé pacientemente”. 

Así que David no adoró mecánicamente. Tampoco abandonó la adoración. En lugar de eso esperó pacientemente que el Señor lo ayudara a adorar. 

Esperando al Señor 

¿Qué significa esperar al Señor? Podríamos pensar que significa esperar pasivamente que Dios nos cambie. Pero la palabra hebrea no significa una espera pasiva; significa búsqueda apasionada. Significa tomar los pasos que Dios ha prometido usar para ayudarnos, mientras confías en Él expectante que obre. 

Aquí hay algunas sugerencias específicas que he encontrado útiles. 

  • Mira a Jesús con expectación. No te concentres en tu corazón sin vida. En lugar de eso, mira a Cristo con fe, confiando en que Él los encuentre, les ayude y los cambie. 
  • Ora y pídele que te ayude a adorar. Sé honesto con Él sobre la dureza de tu corazón. Confiesa cualquier pecado conocido, y ten la seguridad del perdón basado en la obra final de la Cruz. Luego pide más de la obra del Espíritu en tu corazón para que puedas sentir gozo en la alabanza, poder sobrecogerse de admiración y sentir un anhelo sincero por Él. 
  • Pon tu corazón en la verdad de quién es Dios revelado en Cristo. Si la adoración es fuego, entonces la verdad es el combustible que hace que el fuego se prenda. Cuanto más combustible, más caliente es el fuego. Así que concéntrate en la oración e implacablemente en la verdad que hay en las canciones, las oraciones y las Escrituras. 
  • Continúa los pasos anteriores – con paciencia. Eso se llama   esperar   por una razón. Dios podría cambiar tu corazón instantáneamente – o no. Pero su tiempo es sobre Su perfecto amor por ti. Así que humildemente sigue esperando por Él. 

Las promesas de Dios 

¿Y qué nos promete Dios hacer mientras esperamos por Él? Él promete que… 

  • Cuando me busquen de todo corazón, me encontrarán (Jeremías 29:13). 
  • Cuando nos esforcemos en conocer al Señor, Él vendrá a nosotros como la lluvia de primavera (Oseas 6: 3). 
  • Cuando vayamos a Jesús, los deseos de nuestro corazón serán satisfechos (Juan 6:35).  

En otras palabras, cambiará nuestros corazones para que experimentemos la sentida adoración por el Espíritu, y nuevamente sentir y ver la gloria de Dios en Jesucristo. 

No se conforme con niebla 

Yosemite Valley en California es uno de los lugares más hermosos de la tierra. Para llegar allí se pasa por un túnel que se abre a una vista impresionante de todo el valle – El Capitán, Half Dome y Cathedral Rock. Justo en la abertura del túnel hay una zona de aparcamiento donde todo el mundo está fuera de sus autos, mirando la vista, diciendo: “¡Ooooh!” y “¡Aaaah!” 

Ahora imagínate que conduces a través de ese túnel, pero cuando emergen todo lo que ve es niebla. No hay vistas impresionantes, solo una espesa, gris y abundante niebla. 

Eso es lo que sucede cuando no estamos sintiendo la adoración. La belleza de Dios está justo delante de nosotros. Pero el bloqueo de esa visión es la niebla de la incredulidad – las preocupaciones, o el orgullo, o la codicia. 

Si simplemente adoramos automáticamente, entonces es como salir del auto en el área de estacionamiento, mirar la niebla y decir “Ooooh… Aaaah…” – palabras, pero sin sentimiento. ¿Por qué hacer eso? 

Pero si esperamos en el Señor, es solo cuestión de tiempo antes de que el viento del Espíritu empiece a soplar, la niebla empiece a romperse, veamos la belleza de Dios revelada en Cristo y adoremos.

Steve Fuller

Steve Fuller es el pastor principal de Grace Church Abu Dhabi y escribe en Living by Faith.

Steve Fuller

Steve Fuller es el pastor principal de Grace Church Abu Dhabi y escribe en Living by Faith.

X