Soldados de Jesucristo

Día de la Reforma: De vuelta a Cristo

“El verdadero tesoro de la Iglesia es el santísimo evangelio de la gloria y la gracia de Dios” — Martín Lutero (tesis 62)[i]

La mayoría de los cristianos no imagina que sin la Reforma Protestante, no sólo el verdadero evangelio tal vez no hubiese llegado a nosotros, sino que incluso no habrían Biblias en nuestro idioma y quizás hasta fuésemos analfabetas.

Antes de la Reforma hubo hombres como Peter Waldo, John Wycliffe y Jan Hus que de alguna forma fueron pre-Reformadores, pero históricamente se recuerda al 31 de octubre de 1517 como el día en que la Reforma Protestante inició.

Aquel día un monje agustiniano bastante peculiar, llamado Martín Lutero, clavó a la puerta de la catedral de Wittenberg sus 95 tesis en las que argumentaba contra la venta de indulgencias en la Iglesia Católica Romana.

Lutero había conocido en la Palabra de Dios que el hombre es justificado únicamente por medio de la fe. Romanos 1:17, “el justo por la fe vivirá”, lo transformó. Él había vivido abrumado por la imposibilidad de satisfacer la justicia de un Dios santo, pero el evangelio le dio la paz que no se consigue en ninguna otra parte.

Entre 1516 y 1517 escribió:

“Finalmente, meditando día y noche, por la misericordia de Dios, yo presté atención al contexto de las palabras (Romanos 1:17), específicamente, ‘En esto la justicia de Dios es revelada, como está escrito, el justo por la fe vivirá’. Aquí me sentí como si yo hubiese nacido de nuevo por completo, y que hubiese entrado al paraíso mismo a través de las puertas que habían sido abiertas ampliamente”[ii].

Este hombre amaba la verdad y cuando vio que incluso personas cercanas a él estaban comprando indulgencias, supo que debía exponer lo que él vio en la Biblia y llamar a debatir a otros teólogos sobre el tema.

R.C. Sproul señala:

Él [Lutero] no quiso encender un fuego nacional o internacional. Alguna gente, probablemente estudiantes, cogieron esas tesis e hicieron uso del maravilloso nuevo invento de Gutemberg—la imprenta. En dos semanas las tesis estaban siendo discutidas en Alemania. Bainton presta una expresión de Karl Barth para explicar lo que sucedió: “Lutero era como un hombre ascendiendo en la oscuridad de la escalera de caracol, en la cima de una vieja catedral. En esas penumbras, él trató de sostenerse, y su mano cogió una soga, que era la soga de la campana.”[iii]

Luego de eso, aparentemente los sucesos se salieron de control cuando las tesis llegaron a las manos del papa Leo X (quien en un inicio pensó que Lutero estaba borracho cuando las escribió) y se divulgaron por toda Europa.

Digo que aparentemente los eventos se salieron de control, porque en realidad siempre estuvieron bajo el control de Alguien. Nada sorprendió a Dios, quien es soberano en los cielos y en la tierra y orquestó la Reforma para alabanza de la gloria de Su gracia. Como Stephen Nichols señala, “el verdadero personaje en el día de la Reforma no es Lutero, es la Palabra de Dios”[iv]. Esta Palabra transformó a Lutero y causó la Reforma.

“La Reforma representa un movimiento de colocar a Dios, tal como Él se revela en Cristo, en el centro de la vida y pensamiento de la Iglesia”[v]. Este movimiento impactó al mundo, porque cuando la Iglesia se fortalece en la verdad, brilla con más intensidad y su influencia crece en la sociedad.

Hoy es un día para que demos gracias a Dios por la Reforma, y también un día para que reflexionemos: Mientras hayan personas perdidas en sus pecados, y existan congregaciones afirmando un falso evangelio, no viviendo para la gloria de Dios y rechazando la autoridad de las Escrituras, todavía hay necesidad de proclamar el verdadero evangelio y anunciar la Palabra de Dios.

¡Que el Señor nos use para Su gloria!


[iii] Sproul, R. (1998). La Santidad de Dios (pp. 70–71). Graham, NC: Publicaciones Faro de Gracia.

[v] Trueman, C. R. (2001). Reformation: Yesterday, Today and Tomorrow [Reforma: Ayer, hoy y mañana] (p. 17). Ross-shire: Christian Focus Publications.

Josué Barrios

Blogger apasionado con la predicación del evangelio y el hacer discípulos. Escribe en josuebarrios.com. Autor de Cristiano Generación Facebook. Vive en Mérida, Venezuela, junto a su esposa Arianny. Miembro en la Iglesia Bautista Palabra Viva, donde sirve en la enseñanza. Editor Asociado en Soldados de Jesucristo.

4 comentarios

X