El evangelio de la Prosperidad, una epidemia global

Nota del Equipo de Soldados: este artículo es parte de nuestra alianza con Ministerios Reformanda, quienes son nuestros aliados de ministerio. Espera cada semana nuevo contenido que surja de este ministerio. #SomosSoldados

 

La prosperidad es un tema candente en la iglesia. ¿A Dios le importa si un pastor maneja un buen auto o vive en una buena casa? ¿Ordena Dios que todos los que le siguen hagan un voto de pobreza y maten de hambre a sus familias en una protesta contra el confort terrenal?

Los maestros de la Biblia venden millones de libros y acumulan grandes cantidades de riqueza, ¿están en la misma liga que otros predicadores ricos? Algunos tendrán convicciones profundas sobre la obtención de cualquier medida de riqueza, mientras que otros estarán contentos de usar su riqueza para retribuir a su iglesia.

Algunos usarán su riqueza para financiar la matrícula universitaria de un hijo, o incluso para becar a un estudiante del seminario. Otros invertirán su riqueza con el objetivo de dar aún más en el futuro.

La mayordomía viene en todas las formas y tamaños, pero una cosa no lo hace: la habilidad de Dios para pesar el corazón y los motivos de un hombre. Es el corazón de un hombre en el que Dios está más interesado y el evangelio que un hombre proclama lo que Dios juzgará más.

Cuando suene la campana final del Cielo y cada hombre sea recompensado de acuerdo a sus obras, Dios tendrá la última palabra. El asunto no será si ese pastor se llevó a casa un salario de seis cifras; el asunto será lo que ese hombre enseñó y escribió mientras representaba el evangelio de Jesucristo.

En este artículo, el evangelio de la prosperidad es colocado al frente y en el centro como una de las enseñanzas más mortíferas en el mundo de hoy. Se ha adherido a la Biblia y a Jesucristo, aunque no tiene por qué hacerlo.

Innumerables personas en países del tercer mundo lo persiguen en busca de estabilidad y esperanza. Sin embargo, todos aquellos que viven y mueren confiando en el evangelio de la prosperidad para la salvación serán dejados con falta tanto en esta vida como en la siguiente.

¿Qué es la Teología del Evangelio de la Prosperidad?

Obviamente, el evangelio de la prosperidad no es una “buena noticia”. Por lo tanto, entendamos que no es un “evangelio” en absoluto.

Dicho esto, uso el término porque es ampliamente reconocido cuando se habla de este tipo de temas. Una definición muy básica del evangelio de la prosperidad puede ser descrita como esto: El plan de Dios es que vivas tu mejor vida ahora. La salud, la riqueza y la felicidad están garantizadas en la Tierra para todos los que siguen a Jesús. El cielo es simplemente la extensión eterna de tus bendiciones temporales.

El fundamento teológico del evangelio de la prosperidad se puede remontar a por lo menos tres versiones retorcidas de las verdades bíblicas. Los predicadores de la prosperidad los tergiversan para legitimar su versión del evangelio.

1. La expiación de Cristo significa vida abundante ahora

La Biblia enseña claramente que Cristo murió para expiar nuestro pecado (Isaías 53) y que debido a lo que Él logró a través de Su muerte y resurrección, experimentaremos la vida abundante que Él vino a darnos (Juan 10:10).

Aunque disfrutamos de algunos beneficios de la expiación ahora, como el perdón de nuestros pecados y la seguridad de la salvación, su expiación garantiza promesas eternas que no se cumplirán plenamente hasta el Cielo. ¡Recibiremos un cuerpo glorificado, no habrá muerte, ni pecado, ni dolor, ni sufrimiento, ni enfermedad!

Estos son sólo algunos de los beneficios eternos de la expiación. Lo mejor de todo es que disfrutaremos de una perfecta comunión con nuestro Dios para siempre. Los predicadores de la prosperidad enseñan que la salud y la riqueza fueron “pagadas” en la expiación, igual que el pecado.

Por lo tanto, esta interpretación retorcida les permite enseñar a la gente a esperar una sanación completa, riquezas monetarias y una victoria total en cada área de su vida terrenal. En vez de decirle a la gente que ponga su fe en Jesucristo y que espere con entusiasmo su mejor vida en el Cielo, ellos ofrecen un evangelio vacío que promete a la gente su mejor vida ahora.

2. El pacto de Dios con Abraham significa herencia para el presente

Hay una vieja canción infantil que dice algo así: “El padre Abraham tuvo muchos hijos. Muchos hijos tuvieron al Padre Abraham. Yo soy uno de ellos, y tú también. ¡Así que alabemos al Señor!” Es usado por muchos cristianos fieles como una manera de enseñar a los niños sobre el gran gozo asociado con el pacto de Dios con Abraham.

Específicamente hablando, el pacto abrahámico (Génesis 12:1-3) tiene mucho que ver con la redención y las promesas de Dios a su pueblo. Sin embargo, los predicadores de la prosperidad usan el pacto como un medio para prometer una herencia (usualmente tierra y dinero) para sus seguidores en el presente. Este se ha convertido en su uso más común.

En el evangelio de la prosperidad, el pacto de Dios con Abraham está lleno de afirmaciones como: “Si siembras una semilla de fe como Abraham, Dios te bendecirá”, o “si lo dices y lo vives por la fe como Abraham, Dios te prosperará“. Este tipo de declaraciones son una manera de presentar cualquier herencia temporal o eterna que espera al pueblo de Dios como una garantía general.

Si estas versiones retorcidas del pacto abrahámico fueran ciertas, entonces los millones que confían en el evangelio de la prosperidad se convertirían en millonarios y propietarios de la tierra de la noche a la mañana.

Hasta ahora, son principalmente los predicadores de la prosperidad quienes se benefician de las ofrendas de aquellos a quienes engañan.

¿Qué es lo que está incorrecto en la teología de la prosperidad? 

3. La fe es una fuerza que puedes usar para controlar a Dios

La Biblia enseña que los cristianos son justificados por la fe (Romanos 5:1), que los cristianos vencen al mundo a través de la fe (1 Juan 5:5), y que los cristianos viven por la fe debido a lo que Cristo ha hecho (Gálatas 2:20). ¡La lista de versículos sobre las bendiciones de la fe es interminable! La fe agrada a Dios, está directamente relacionada con la salvación, y es la evidencia de la confianza en Dios para el creyente.

Los predicadores del evangelio de la prosperidad se alejan de esta enseñanza ortodoxa sobre la fe cuando a menudo añaden enseñanzas de “Palabra de fe” en su discurso de venta.

Ellos enseñan que la fe es una fuerza que puedes usar para obtener lo que quieres de Dios. En otras palabras, usted pudo obtener la salvación y la justificación por la fe, así que ¿por qué no puede obtener un Ferrari de la misma manera?

La teología de la prosperidad se centra en la noción de que la voluntad de Dios es salvarte y hacerte rico. En tal sistema teológico, la creencia correcta, el pensamiento correcto y el hablar correcto están todos vinculados con la fe para crear bendiciones físicas. Aquí es donde el movimiento de la palabra de fe a menudo se mezcla con el evangelio de la prosperidad.

¿Cómo se hizo tan popular el Evangelio de la prosperidad?

Mucho antes de que la Iglesia Católica estuviera vendiendo indulgencias, la correlación entre el ministerio, el dinero y la manipulación era muy clara. La Biblia incluso describe a Simón el Hechicero (Hechos 8:9-24) como un mago que pensó que podía comprar el don de Dios con dinero.

Específicamente hablando, las raíces modernas del evangelio de la prosperidad se remontan a aproximadamente setenta años atrás. Fue durante la década de 1950 que este evangelio divergente fue pionero en su camino hacia la escena principal evangélica y nadie en ese momento podía haber imaginado que se extendería por todo el mundo.

Nacido en 1918, Granville “Oral” Roberts fue, en muchos sentidos, el pionero de la prosperidad. Pasó de ser un pastor local a construir un imperio multimillonario basado en una premisa teológica importante: Dios quería que la gente fuera saludable y rica.

Oral Roberts no se anduvo con rodeos sobre su versión de Jesús o del evangelio. Él enseñó y defendió con firmeza su creencia de que el más alto deseo de Jesús es que prosperemos materialmente y tengamos salud física, igual a su paz y poder en nuestra alma [1].

Él tergiversó la Biblia para crear su punto de vista y enseñaría que fue Jesús quien dijo, en 3 Juan 1:2, “Amado, ruego que seas prosperado en todo así como prospera tu alma, y que tengas buena salud.“, cuando en realidad esa era la manera amorosa en que el Apóstol Juan saludaba a sus lectores en ese tiempo. El saludo de Juan es comparable a la primera línea de muchos de nuestros correos electrónicos modernos que comienzan con: “Hola, espero que todo te vaya bien”.

Los libros más vendidos de Roberts a menudo reunían las dos enseñanzas distintas del evangelio de la prosperidad y el movimiento de la palabra de fe bajo un mismo techo. Sus libros mostraban títulos pegadizos como, “Si necesitas sanar, Haz estas cosas”, “El milagro de la semilla de Fe”, “Una guía diaria de milagros”, y “Vivir con éxito a través de la semilla de Fe”.

Las multitudes desesperadas apenas podían resistir sus grandes promesas e ignoraban el hecho de que Roberts estaba matando la Biblia, es decir, el verdadero Evangelio de Jesucristo. Grandes multitudes y mucho dinero habían cegado tanto a Roberts como a los que lo seguían.

Hoy, el evangelio de la prosperidad ha estallado para convertirse en una de las enseñanzas más populares del mundo. Ha conquistado continentes como África y América del Sur mientras continúa criando pastores y personas que solo buscan conseguir una buena retribución económica.

¿Cómo puede un pastor predicar en contra de esto?

Es un hecho comprobado que la mejor manera de detectar dinero falso es convertirse en un experto en cómo se ve (e incluso se siente) el dinero real. Saber lo correcto acerca de lo real te protege de ser engañado.

La mejor manera en que un pastor puede fortalecer a su rebaño y protegerlo de ser engañado es enseñándole fielmente acerca de la verdad. Cualquier seminario, serie o conferencia sobre enseñanza falsa siempre debe ir acompañado de una verdad bíblica clara, no sólo de una protesta por los errores.

Aquí hay tres maneras en que un pastor puede pasar de protestar por errores a predicar la verdad:

1. Enseñe un punto de vista bíblico sobre la prosperidad

El pueblo de Dios necesita saber y entender que la prosperidad no valida la salvación de una persona.

Ninguna cantidad de dinero, premios de un empleador, o herencia de parientes puede actuar como una “señal” de que la mano de Dios está sobre la vida de alguien. La bendición de la salvación puede descansar sobre un huérfano tanto como sobre un rey. Dios no hace acepción de personas.

Luego, una visión bíblica de la prosperidad enseñará a la gente que el mensaje del predicador no es validado por su propia riqueza. Por ejemplo, muchos predicadores de prosperidad usarán su propio valor neto como prueba de que Dios los está bendiciendo y por lo tanto, su mensaje es confiable. Esto es inaceptable.

Finalmente, la prosperidad no hace válida la doctrina de una iglesia. Al igual que el mensaje del pastor, una iglesia puede pensar que las grandes ofrendas y las grandes multitudes son evidencia de que Dios está complacido con su ministerio. Sin duda, es más probable que Dios esté complacido con una iglesia de 80 que es fiel pero pobre, que con una iglesia de 8,000 que es rica pero falsa.

2. Enseñe una visión bíblica de la soberanía

Un pastor levantará una congregación saludable y humilde si se les enseña consistentemente que Dios controla todas las cosas, incluyendo la prosperidad.

Mientras que el hombre es animado a trabajar duro (Proverbios 6:6-8) y a ser mayordomos sabios (Proverbios 21:5), es Dios quien con gracia derrama riquezas sobre quien Él desea (Proverbios 10:22). ¡Es también Dios quien permite a los pobres tener alegría en la pobreza! Pablo enseñó, en 2 Corintios 9:6-15, que los cristianos deben ser generosos, pero es Dios quien más da. Su gracia se ve a través del cuidado de Sus hijos.

Esto puede incluir o no riqueza monetaria. Confiar en Dios incondicionalmente es la mejor manera de vivir. Job aprendió bien esta lección al decir humildemente: y dijo: Desnudo salí del vientre de mi madre y desnudo volveré allá. El SEÑOR dio y el SEÑOR quitó; bendito sea el nombre del SEÑOR. (Job 1:21).

3. Enseñe una visión bíblica de la eternidad

¿Qué desacredita el evangelio de la prosperidad así como cualquier otra cosa? ¡Una visión elevada del cielo por venir! ¿Qué hace que la iglesia cambie su enfoque de obtener riquezas terrenales y poner energía en la Gran Comisión? ¡Una visión del cielo por venir!

Los pastores deben predicar que nuestra mejor vida ahora es obedecer a Cristo, que nuestra mejor vida ahora es difundir el evangelio, y que nuestra mejor vida ahora nunca puede compararse con el Cielo.

Las iglesias con mentalidad misionera tienen muy poco tiempo y energía para desperdiciar en la búsqueda de dinero. La mayordomía debe ser empleada para la promoción del evangelio. Las campañas de recaudación de fondos deben tener visiones centradas en el evangelio. El ministerio del púlpito debe ser consistente en presentar el dinero como un vehículo para hacer más ministerio, no tener más “cosas”.

¿Cuál es el siguiente paso?

Una nota final sobre cómo los pastores pueden predicar contra el evangelio de la prosperidad: Involúcrese con organizaciones que están entrenando pastores y enviando recursos a continentes donde este falso evangelio es una epidemia.

Hay muchos misioneros audaces que saben de primera mano que el evangelio de la prosperidad está infiltrando su campo misionero más que cualquier otro tipo de enseñanza. Necesitan nuestra ayuda.

Si los pastores entran en el púlpito llenos de celo por la verdad, y la gente deja el banco lleno de celo por su comisión, tal vez por la gracia de Dios una generación aplaste el impulso del evangelio de la prosperidad para la gloria de Dios, y el gozo de las generaciones futuras.

 

[1] Roberts, Oral, If You Need Healing Do These Things “Si necesitas sanidad, haz estas cosas”(Garden City, NY: Country Life Press, 1950), 15.

 

Publicado originalmente por Ministerio Reformanda aquí. Usado con permiso.