El problema del mal (parte II)

Puedes leer la primera parte del artículo, aquí. 

Permíteme mencionar tres evidencias:

Dios nos dio la mejor explicación de por qué existe el universo en vez de la nada.¿Alguna vez te has preguntado por qué existen todas las cosas¿De dónde vinieronNormalmentelos ateos han dicho que el universo es eterno y sin origenPero los descubrimientos de la astronomía y la astrofísica durante los últimos 80 años han manifestado que eso es improbableSegún el modelo del Big Bang del universotoda la materia y la energíael espacio físico y el tiempo por sí soloscomenzaron a existir en un punto hace más de 13.5 mil millones de añosAntes de ese puntoel universo, simplemente, no existíaPor tantoen el modelo del Big Bang se hace necesaria la creación del universo de la nada. 

Esto tiende a ser sumamente vergonzoso para los ateos. Quentin Smith, un filósofo ateoescribe: 

La respuesta de los ateos y agnósticos a este desarrollo ha sido comparativamente débily en verdad, casi invisible. El silencio incómodo parece ser la regla cuando surge el tema entre los no creyentes La razón de la vergüenza de los no teístas es bastante común. Anthony Kenny lo sugiere en esta afirmación: ‘Un defensor de [la teoría del Big Bang], al menos si es un ateodebe creer que la materia del universo vino de la nada y por medio de la nada. 

El cristiano teísta no se ve confrontado por esta dificultad, ya que la teoría del big Bang solamente confirma lo que él siempre ha creídoque en el principio Dios creó el universoAhora, te pregunto¿qué es más convincenteque el teísta cristiano está en lo cierto o que el universo comenzó a existir sin origen de la nada? 

Dios da la mejor explicación del orden complejo del universo.Durante los últimos 40 añoslos científicos han descubierto que la existencia de la vida inteligente depende de un balance complejo y delicado de condiciones iniciales dadas en el big bangAhora sabemos que los universos no aptos para vivir son muchísimo más probables que cualquier universo donde hay vida, como el nuestro¿Cuánto más probable? 

La respuesta es que las probabilidades de que haya vida en el universo son tan infinitésimas como incomprensibles incalculablesPor ejemploun cambio en la fuerza de gravedad o de la fuerza atómica en una parte por 10 100 hubiera evitado que existiera un universo apto para vivirLa llamada constante cosmológica “lambda” que produce la expansión inflacionaria del universo es responsable de la recientemente descubierta aceleración de la expansión del universo, la cual está equilibrada en una parte en 10 120.  

El físico de Oxford Roger Penrose calcula que las probabilidades de que se eleve por casualidad el estado de entropía bajo de nuestro universodel cual depende nuestras vidasson tan pequeñas como una parte en 10 10 (123). Penrose comenta: No recuerdo siquiera haber visto nada más en la física cuya exactitud se sabe que puede acercarsesiquiera remotamentea una figura como en una parte en 10 10(123).  

Hay múltiples cantidades constanteque deben equilibrarse de esta manera si el universo va a ser apto para vivirY no es simplemente que cada cantidad debe equilibrarse de manera exquisitala relación entre ellas también han de equilibrarseAsí que se multiplica la improbabilidad por improbabilidad por improbabilidad hasta que nuestras mentes quedan abrumadas por los números incomprensibles. 

No hay razón física alguna por la que estas constantes y cantidades deban poseer los valores que poseenEl físico Paul Davies, quien alguna vez fuera agnóstico, comenta: “A lo largo de todo mi trabajo científico, he llegado a creer con más y más fuerza que el universo físico está elaborado con un ingenio tan asombroso que no puedo aceptar que sea meramente un hecho crudo. De manera similar, Fred Hoyle observa: “Una interpretación hecha con sentido común del hecho sugiere que un súper intelecto se ha confabulado con la física. Robert Jastrowel exdirector del Instituto Goddard de Estudios Espaciales de la NASAlo considera la evidencia más poderosa para la existencia de Dios, incluso aunque sea el resultado de la ciencia. 

La perspectiva que siempre han sostenido los cristianos teístasla de que hay un diseñador inteligente del universoparece tener mucho más sentido que la perspectiva atea de que el universocuando comenzó a existir sin origen y de la nadasimplemente ocurrió por casualidad y fue equilibrado con una precisión incomprensible en cuanto a la existencia de vida inteligente. 

Valores morales objetivos del mundo.Si Dios no existetampoco existen los valores morales objetivosMuchos ateos y teístas por igual concuerdan en este puntoPor ejemploel filósofo de la ciencia Michael Ruse explica: 

La moralidad es una adaptación biológica no menor que las manos, los pies y los dientesConsiderada como una serie de reclamos racionalmente justificables sobre un objetivo, la ética es ilusoria. Aprecio que cuando alguien dice ‘Ama a tu prójimo como a ti mismo, creen que se refieren a algo que está por encima o más allá de ellos mismosNo obstantetal referencia verdaderamente no tiene fundamentoLa moralidad es una ayuda para la supervivencia y la reproducción… y cualquier significado más profundo es ilusorio. 

Friedrich Nietzsche, el gran ateo del siglo XIX quien proclamó la muerte de Diosentendía que la muerte de Dios implicaba la destrucción de todo el significado y el valor de la vida. 

Creo que Friedrich Nietzsche tenía razón. 

Pero debemos tener mucho cuidado aquíLa pregunta aquí no es: “¿Debemos creer en Dios para llevar vidas morales?” No estoy afirmando que así seaLa pregunta tampoco es: “¿Podemos reconocer los valores morales objetivos sin creer en Dios?” Yo creo que . 

En cambio, la pregunta es: “Si Dios no existe¿existen los valores morales objetivos?” Al igual que Ruse, no veo ninguna razón para creer que, sin Diosla moralidad del rebaño desarrollada por los homo sapienssea objetivaDespués de todosi no existe Dios¿qué hay de especial en los seres humanosSon el resultado accidental de la naturaleza que ha evolucionado relativamente hace poco de una mancha infinitésima de polvo perdida por ahí en un universo irracional y hostil, y que están destinados a perecer individual y colectivamente en un período de tiempo relativamente corto 

En la perspectiva ateauna acciónpor ejemplo, una violaciónpuede ser un acto socialmente no ventajoso y por eso se ha vuelto tabú en el curso del desarrollo humanopero en verdad no hay absolutamente nada que demuestre que la violación sea realmente algo maloSegún la perspectiva ateano hay nada de malo si tú violas a alguienDe este modosin Dios no hay nada que sea absolutamente bueno ni malo, lo cual se impone en nuestra conciencia. 

Pero el problema es que los valores objetivos sí existeny muy en el fondo todos sabemos que es asíNo hay más razones para negar la realidad objetiva de los valores morales que la realidad objetiva del mundo físicoLas acciones como la violaciónla crueldady el abuso infantil no son simplemente conductas socialmente inaceptables: son abominaciones moralesAlgunas cosas están realmente mal. 

De este modo y paradójicamentela maldad sirve para establecer la existencia de Dios, pues si los valores objetivos no pueden existir sin Él y de hecho, existen, lo que es evidente así como también la realidad de la maldad—, entonces es inevitable el hecho de que Dios existeAsimismoaunque la maldad en un sentido sirve para cuestionar la existencia de Diosen un sentido más fundamental sirve para demostrar la existencia de Élya que la maldad no podría existir sin Dios. 

Esta es solo una parte de las evidencias de que Dios existeEl prominente filósofo Alvin Plantinga ha expuesto dos docenas de argumentos en cuanto a la existencia de DiosLa fuerza acumulativa de estos argumentos hace que sea probable el hecho de que Dios existe. 

En resumensi mis tres tesis son correctasentonces la maldad no representa la improbabilidad de la existencia del Dios de los cristianospor el contrarioconsiderando el alcance total de la evidenciala existencia de Dios es probable. Ademásel problema intelectual de la maldad falla en acabar con la existencia de Dios. 

Pero esto nos lleva al problema emocional de la maldadCreo que la mayoría de la gente que rechaza a Dios por causa de la maldad del mundo, no lo hace realmente por una dificultad intelectualen cambio, es un problema emocional. A ellos no les gusta un Dios que permite que ellos u otras personas sufran y, por tanto, no quieren tener nada que ver con ÉlEl ateísmo de ellos es simplemente el del rechazo. ¿Tiene la fe cristiana algo que decirles a estas personas? 

¡Claro que Pues nos dice que Dios no es un Creador distante ni un ser impersonal, sino un Padre amoroso que comparte nuestros sufrimientos y se duele con nosotrosEl profesor Plantinga ha escrito: 

Así como el cristiano ve las cosasDios no se queda impávidoobservando fríamente el sufrimiento de Sus criaturasÉl entra comparte nuestros sufrimientosÉl soporta la angustia de ver a Su Hijola segunda persona de la Trinidadconsignado a la muerte amargamente cruel y vergonzosa en la cruzCristo fue preparado para soportar las agonías del mismo infierno para tener la Victoria sobre el pecadola muerte y los males que afligen a nuestro mundoy para conferirnos una vida más gloriosa de lo que podemos imaginarFue preparado para sufrir en nuestro lugarpara aceptar el sufrimiento del que no podemos formarnos una concepción. 

Ya ves, Jesúsufrió más allá de toda comprensiónÉl soportó el castigo por los pecados del mundo enteroNinguno de nosotros puede comprender aquel sufrimientoAunque fue inocentevoluntariamente llevó sobre Sí mismo el castigo que nosotros merecíamos. ¿Y por quéPorque Él nos ama¿Cómo podemos rechazarlo a Él, que lo dio todo por nosotros? 

Cuando comprendemos Su sacrificio y Su amor por nosotrosel problema de la maldad toma una perspectiva totalmente diferente, pues ahora vemos claramente que el verdadero problema de la maldad es el problema de nuestra maldadLlenos de pecado y moralmente culpables delante de Diosla pregunta a la que nos enfrentamos no es cómo Dios puede justificarse a Sí mismo para con nosotrossino cómo podemos ser justificados delante de Él. 

Paradójicamenteaun cuando el problema de la maldad es la mayor objeción a la existencia de Diosal final Él es la única solución al problema de la maldadSi Dios no existieraentonces estaríamos perdidos sin esperanza en una vida llena de un sufrimiento no redimido y gratuitoDios es la respuesta final al problema de la maldadpues Él nos redime de ella y nos lleva al gozo eterno de una comunión inconmensurable y hermosa con Él.