Soldados de Jesucristo

El temeroso y maravilloso arte de coquetear

Uno de los regalos más extraños, más encantadores y más delicados que Dios nos ha dado es el regalo del coqueteo.

El coqueteo se expresa en un millón de diferentes formas que se pueden personalizar como una parte clave de la vinculación romántica. Su potencia se encuentra en lo sutil que comunicamos disponibilidad e interés. Esta fuerza ha estado en acción al menos desde que Isaac y Rebeca fueron encontrados acariciándose el uno al otro (Gn. 26:8). Aquí se nos presenta algo mucho más allá de la simple charla picante. Aparentemente el coqueteo era parte de la escena.

Si retrocedemos hasta el principio de los tiempos, tal vez la primera interacción humana comenzó con un silencio incómodo, una curiosa mirada de la cabeza a los pies el uno hacia el otro, ¿y luego un momento de coqueteo entre Adán y Eva?

Estoy suponiendo aquí, pero cada vez que algo comenzó, coquetear parece ser un fenómeno primordial en las relaciones humanas y la sexualidad. Pero con el auge de la tecnología digital el coqueteo también se vuelve más franco, más conveniente y a menudo, más engañoso y confuso.

Definición de coqueteo

“La diversión de coquetear es que nunca estás seguro de lo que significa”, escribe un autor moderno. Excepto nosotros. Coquetear es divertido y juguetón, pero es cualquier cosa excepto algo sin sentido. El coqueteo es un gesto de disponibilidad sexual, es una manera de decir que no estoy sexualmente disponible para otro. Aprender cuándo y dónde señalar apropiadamente la disponibilidad sexual, está en el corazón de las preocupaciones ancestrales enfrentadas por los líderes de la iglesia desde la antigüedad (ver la controversia sobre cubrirse la cabeza en Corinto, según Bruce W. Winter).

El coqueteo no debe confundirse con el consentimiento sexual o la cercanía sexual; es simplemente un signo de disponibilidad sexual (como cuando se quiere expresar “estoy solo y buscando”). El acto de coquetear puede ser tan simple como un comentario o una expresión facial para señalar tu atracción a un miembro del sexo opuesto; podría ser el movimiento de las pestañas, el paso de una nota doblada o el uso de un piropo.

Excepto en los casos de aquellos que van de pareja en pareja y que se mofan del verdadero romance, el coqueteo señala exclusividad. Sería falso coquetear con dos personas al mismo tiempo. Y debido al poder que el coqueteo tiene (te aparta para una sola persona) naturalmente encuentra su lugar en la magia de la atracción temprana entre los solteros, lo cual lleva a una relación de citas, que lleva al menos a tener el potencial para llegar a un pacto matrimonial.

Coquetear es atraer a otro con tu atención y provocar una posibilidad futura. Idealmente, este juego continúa con el tiempo; mucho después del día de la boda. El coqueteo mantiene un sano sentido de juego entre una pareja. Las sonrisas que compartieron Isaac y Rebeca durante su interacción es uno de los más bellos coqueteos dentro del jugueteo matrimonial, una bendición especial de este pacto, generando una risa única que muestra uno al otro y al mundo entero, un amor exclusivo.

Cuando las parejas están separadas encuentran formas remotas de coquetear, como enviar textos y ocultar notas. Me acordé de esto recientemente cuando un colega abrió su bolsa de almuerzo y accidentalmente dejó caer una nota de su esposa en el piso de la sala de estar. Era una rara oportunidad para hacer que mi colega se ruborizara de vergüenza. Pero también fue un momento hermoso, porque la nota picante se hizo increíblemente discreta a través de un código encriptado, términos especialmente ocultos, metáforas y apodos de afecto con significados que sólo conocían plenamente él y su esposa.

Con el tiempo las parejas crean su propio complejo léxico de términos, frases y apodos, metáforas sutiles con significados no tan sutiles, que sólo pueden ser decodificados por uno u otro cónyuge. Es un bello ejemplo del juego de coqueteo dentro del matrimonio.

Coqueteando con el desastre

Tristemente la belleza del juego de coqueteo en el matrimonio contrasta con lo horrible de los coqueteos egoístas entre aquellos que no están sexualmente disponibles. Los flirteos de un hombre casado con una mujer que no es su esposa son contrarios a su promesa del pacto matrimonial, y su coqueteo es destructivo. Hace señales donde las intenciones no (o no deberían) seguir ese camino. También puede ser manipulador, una vana entrega de atención temporal para llevar a otro a lo largo de un camino prohibido hacia el pecado sexual.

La alegría de coquetear está mal cuando este flirteo se usa con una y otra persona, cuando estos tipos de acercamientos son la única manera en que un hombre inmaduro sabe cómo interactuar con las mujeres, o viceversa.

Así como ha sido hermoso el coqueteo por años, así también ha sido la forma retorcida de coquetear, mucho antes de que Pepys (Samuel Pepys, diarista que relató su vida cotidiana en la Inglaterra del siglo XVII y produjo lo que para algunos es una obra maestra de la literatura) registrara su coqueteo con la mucama de su esposa. Pero por alguna razón, la era digital nos tienta a decir cosas que nunca tendríamos la oportunidad de decir de otra forma, como en este reciente comentario y discusión de Facebook.

Persona que posteó originalmente: Recientemente tuve que eliminar de mis contactos a un hombre conocido, quien rutinariamente deja comentarios en las fotos de una joven famosa que es menor de edad, en donde le dice lo bella que es. Primero: ¿por qué veo estos comentarios en mi muro? Yo no sigo a esa persona famosa y no soy cercana a este conocido. Segundo, asqueroso. Él casi dobla la edad de ella y está “casado”. Qué manera de parecer un pervertido.

Respuesta 1: Asqueroso

Respuesta 2: He tenido que eliminar de mis contactos a un par de líderes de jóvenes por cosas asquerosas como estas.

Respuesta 3: Una vez escribí a un “famoso” pastor un amable e inquisitivo correo electrónico sobre esto mismo, porque él frecuentemente comentaba en sus (muy populares) redes sociales acerca de lo bellas que eran ciertas mujeres. Él me respondió que no esperaba que yo entendiera ya que soy soltera.

Por el contrario, una mujer tiene una mejor “lectura” sobre qué tipo de comentarios digitales provenientes de un hombre en Twitter son apropiados. Hablaré más sobre esto.

Pero volvamos a los amoríos digitales de este hombre casado. Cualquier hombre casado que piensa que su coqueteo en línea con otras mujeres no se descubre, es un tonto. Afortunadamente el hombre en este caso es confrontado pronto, porque el coqueteo adúltero, incluso si es una fantasía en su propio cerebro retorcido, tiene que ser asesinado por el bien de su propia alma, su matrimonio y su familia. Sus flirteos son robo; es atención robada de la mujer que Dios le ha dado. Él está coqueteando con el desastre.

Pastores coqueteando

Arriba nos referimos a un pastor que coqueteaba, y aunque quisiera no tener que mencionar el tema de los pastores que coquetean, lo haremos. Y en el desafortunado tema, hay una lección para todos nosotros.

Cuando un pastor con un ministerio destacado fue atrapado en adulterio (supuestamente con dos mujeres diferentes), una de las mujeres habló sobre el papel de las redes sociales.

Este pastor se enfocó en ciertas mujeres en Twitter. “Quería cierto ‘tipo’ de mujer”, escribe ella, mirando hacia atrás. “Normalmente atlética, a menudo de cabello largo y rubio, con inclinación a lo espiritual, aficionadas de la ‘gracia’ y emocionales, lo suficientemente vulnerable como para compartir sus peores secretos con él”. Él respondía a las mujeres en público. Para algunos parecía inofensivo. Para ella, “era obvio, simplemente al mirar su muro de Twitter, que estaba coqueteando con otra mujer. A menudo tuiteaba letras de canciones para mí y otras mujeres”. A partir de mensajes en público, el pastor eventualmente trasladaría sus galanteos a textos privados y luego a reuniones en persona.

Los medios sociales normalizan el voyerismo y hacen posible centrar la atención en las imágenes de gente atractiva. En las redes sociales quizás los coqueteos comienzan con el estudio de la imagen de una mujer. Ella te sigue en Twitter o Facebook o hace un comentario amable. Su interés en ti suscita en tu interior una especie de curiosidad en sus imágenes. Abres su foto de perfil y la estudias. Tus ojos permanecen en su perfil más de lo que deberían. Vas a su muro de Facebook o Instagram y profundizas para obtener más imágenes. Tal vez ella tiene un novio o un marido, pero no importa. Tú respondes. Tal vez comienzas con devolver el seguimiento en la red. Y entonces tal vez un mensaje directo o un texto, u otro comentario oscuro en público, o incluso algo más privado.

No es difícil imaginar cómo comienza. Muy pronto el coqueteo digital conduce a las conversaciones privadas donde compartes tus sueños y decepciones, tus esperanzas y anhelos. Pronto dos teléfonos inteligentes han tallado un espacio privado, ahora estás en una cita digital, y nadie más lo sabe.

Solteros coqueteando

Anteriormente conocimos a una mujer soltera que estaba perturbada por la actividad en línea de un pastor. Ella tiene un buen punto de vista porque vivir la vida soltera en la era digital hace que rápidamente uno sea un experto en entender el coqueteo en línea.

Mujer soltera, si eres parte de una iglesia y piensas que tu pastor está actuando de manera inapropiada con otras mujeres en la congregación, no ignores esto, pero haz tus comentarios y preguntas en privado.

Digo esto porque las mujeres solteras son más expertas en los métodos de coquetear que probablemente cualquier persona, y por necesidad. Aplicaciones como Tinder hacen el camino al coqueteo tan simple como tocar una imagen y deslizarla a derecha o izquierda para mostrar interés o ignorar.

Por un lado, coquetear en la era digital es indeciblemente audaz y perturbador. Como la periodista Nancy Jo Sales ha documentado en su libro American Girls: Social Media and the Secret Lives of Teenagers (Jóvenes americanasredes sociales y las vidas secretas de las adolescentes), se ha convertido en algo común para las adolescentes recibir una imagen no solicitada de un joven desnudo como un acto para iniciar una relación de interés romántico, como si dijera: “Me gustas, y para demostrarlo, he aquí una imagen de mi infancia”. Y esta actividad no es exclusiva de la juventud.

Por otro lado, coquetear en la era digital se ha convertido en algo increíblemente sutil, ahora una extensión de lo que se puede leer en lo que alguien hace clic o le da me gusta o retuitea. ¿Un “corazón” en mi imagen de Instagram indica atracción romántica?

Los solteros se enfrentan a formas más sutiles de coquetear con las que no tuvimos que lidiar hace una década.

¿Facebook mató las citas?

Le pregunté al pastor Matt Chandler: “¿Cómo la tecnología ha cambiado las citas?”. “Para bien y para mal”, dijo. En primer lugar, entre un hombre y una mujer que están en una relación seria, la tecnología es una forma enormemente beneficiosa para facilitar incluso las relaciones de larga distancia. E incluso al principio, cuando se está definiendo la relación, ¿qué mejor manera de “invocar” a un posible pretendiente inicialmente que a través de mensajes de texto? Los mensajes de texto, usados sabiamente, pueden crear una manera increíblemente profunda y auténtica de comunicarse.

Pero para dos personas que no están comprometidas Facebook plantea varios desafíos, dijo Chandler. “La conveniencia de enviar mensajes de texto o Twitter o escribir en el muro de Facebook de alguien te permiten coquetear y bromear sin tener nunca un momento para considerar ‘¿qué exactamente es esta relación?’. Y en ese sentido, cuando no has establecido lo que es la relación, creo que puede ser perjudicial para estar constantemente involucrados en el ámbito tecnológico, en lugar de hacerlo cara a cara”.

Chandler ve esta tendencia en su iglesia. “Veo a muchas de nuestras mujeres jóvenes en nuestra congregación ser molestadas por tipos a los que simplemente les gusta cada publicación de Facebook que ellas ponen o que constantemente envían mensajes de texto a las mujeres jóvenes sin nunca haber definido la relación”.

En estos días de desnudos y “likes”, el arte de coquetear ha cambiado mucho desde que los hombres victorianos “visitaban” a una mujer para verla en la sala de la casa de sus padres con la esperanza de quince minutos de conversación ingeniosa, cuidadosamente delimitada por una etiqueta clara de vestimenta y una cultura de protocolo respetuoso. Pero con cada nueva plataforma de medios sociales y presencia de los teléfonos inteligentes las oportunidades de conexión son ilimitadas y la etiqueta para el coqueteo digital se vuelve más y más vaga.

Deja de coquetear con el pecado

Flirtear es atormentar a otros con tu atención y abrumarles con alguna posible relación, y eso significa que el coqueteo puede convertirse en algo entre el hermoso juego de interés inicial a engañar ingenuamente a otros e incluso pavimentar un camino de autodestrucción sexual. Como todos los buenos regalos, debemos coquetear sabiamente.

  1. Las prohibiciones digitales generales no son la solución. De acuerdo con Samuel James, ordenar a hombres y mujeres casados para que dejen de enviar mensajes de texto o de usar Facebook e Instagram, no es una solución. Debemos aprender a vivir y amarnos entre hermanos y hermanas, conectados o desconectados del internet. Esto ampliará los asuntos del corazón para que los consideremos mientras perseguimos la pureza ante Dios.
  2. Si sólo sabes cómo involucrarte con el sexo opuesto mediante el coqueteo, madura. En serio te lo digo. Es hora de aprender que las almas son eternas, que el tiempo es corto y que tienes oportunidades de hablar sobre la gracia de Dios a las personas a tu alrededor que necesitan el evangelio y carecen de gracia, sin importar su atracción física o su disponibilidad sexual. Eso siempre será un tema secundario.
  3. Coquetear no es un juego de niños; el coqueteo debe hacerse con sabiduría. Puedo explicarlo con una exageración intencional. “Cada coqueteo es un matrimonio”, dijo G. K. Chesterton. “Es un matrimonio en un sentido espantoso; es irrevocable”. Flirtear y casarse no son realidades desconectadas, como nuestra cultura parece asumir. Un coqueteo (a ti solamente ahora te doy mi atención) resuena en un voto futuro (a ti solamente te doy mi vida). Y lo que Chesterton está diciendo aquí es que una vez que ofreces un coqueteo a alguien del sexo opuesto, no puede ser retirado, él empuja hacia el siguiente paso. Ahora, para “coquetear con” alguien (o algo) tiene en su esencia una “prueba”, y los solteros cristianos deben ser alentados a conocer potenciales esposas y esposas. Pero esta realidad también hace que el coqueteo sea engañoso para los cristianos solteros (en señalar la disponibilidad sexual, pero reteniendo la inmediatez sexual). Por lo tanto, si flirtear suena caprichoso, no lo es. Los avances persisten. Las palabras y los guiños del afecto exclusivo son potentes con fuerza, significado e insinuación que no pueden ser retirados y durarán por mucho tiempo en la mente de otros. Chesterton conocía este lado del juego. Todo coqueteo es una forma de juego previo y cuando se alimenta con el tiempo debe conducir hacia la “risa” de la unidad física. Si tienes la intención de permanecer puro, la manera de tu coqueteo antes del matrimonio debe ser sabia.
  4. Si eres soltero, y enloqueces en los muros de solteros del sexo opuesto, cada interacción, like, favorito o algo compartido, les habla a ellos de forma sutil y a otros que ven tus patrones de comportamiento. En tus clics, está atento para no dejar la impresión equivocada. Si estás interesado en alguien, hazle saber, se abierto y sincero. Define la relación. Deja que el estado de tu relación en tu perfil de Facebook sea claro, si es ambiguo, no lo dejes así.
  5. Obviamente, si tú estás casado, y estás aprovechando la tecnología digital para cultivar una relación de coqueteo con alguien en línea, ya sea a través de correo electrónico, mensajes de texto, Snapchat, mensajería instantánea u otros medios digitales, termina de inmediato y arrepiéntete del adulterio emocional en tu corazón y sé quebrantado por tu deseo de guiar a otro al pecado. ¿Cuánto te importa un alma eterna a la que podrías dar la impresión que estás sexualmente disponible cuando Dios claramente prohíbe el pecado para ambos?
  6. Si eres un pastor o aspiras al ministerio pastoral y te encuentras impotentemente adicto a la emoción de coquetear con varias mujeres, y te encuentras alimentando la atención que las mujeres atractivas te devuelven, ya no estás calificado para el trabajo (1 Ti. 3:2, Tit. 1:6). Por favor, toma medidas ahora para dejar el trabajo pastoral antes de que te den un escenario, un púlpito y la oportunidad de destruir una iglesia local. Verás tu adicción en tu coqueteo mucho antes de que se haga evidente a los demás. Sé honesto contigo mismo y cuida de tus futuros feligreses ahora, antes de que lo descubran y dejes una iglesia con el corazón roto que deba reparar familias destrozadas, mientras intentas salvar la tuya.
  7. Tus patrones de coqueteo revelan mucho sobre ti. Un hombre que coquetea con múltiples mujeres, dándoles a entender que su atención está en cada una de ellas, es un hombre con toda su atención en sí mismo. Está absorto en sí mismo. Una mujer que coquetea con múltiples hombres simultáneamente carece de valor propio, ella también está absorta en sí misma. Hombres y mujeres coquetos están actuando por motivos egoístas.

Domina el arte de coquetear

Sin embargo, a pesar de todos sus peligros potenciales el flirteo es un regalo de Dios que vale la pena celebrar, proteger y dominar. Dios lo creó para un hermoso propósito, para edificar con una mujer y un hombre juntos una unión matrimonial para imitar la felicidad del Hijo con su Novia. Es un regalo para esta edad solamente, sí. Pero si Dios quiere que te cases, haz de coquetear con tu marido o mujer un arte. Invierte en ello. Envía notas manuscritas en almuerzos. Utiliza los regalos digitales de la tecnología y envía textos discretos. Crea tus propias combinaciones de emoji que sólo tu amante puede decodificar. Dibuja desde el lenguaje encriptado de tu intimidad compartida y conéctate con tu cónyuge durante todo el día.

El coqueteo, como toda relación humana y sexual, es un glorioso misterio lleno de profundo potencial. Que Dios nos dé sabiduría para manejar sabiamente el don con el fin de experimentar cada gozo maravilloso y explosivo posible en nuestros matrimonios.

Artículo original de Desiring God | Traducido por Rudy Ordoñez Canelas

Tony Reinke

Tony Reinke sirve en desiringGod.org, es el anfitrión del podcast Ask Pastor John (Pregúntale al pastor John), y autor de tres libros: Lit! (2011), Newton on the Christian Life (2015), and The Joy Project (2015). Él vive en Minneapolis con su esposa y sus tres hijos.

X