El corazón, una fábrica de ídolos

Mientras que la Reforma comenzó con la protesta de Lutero contra las prácticas idolátricas y los abusos de Roma, Juan Calvino intensificó la lucha, librando una guerra contra los dogmas que se habían alzado contra el verdadero conocimiento de Dios. Sin embargo, reconoció que el mayor refugio de la idolatría no era la Iglesia Católica Romana, sino el corazón humano.

En su Institución de la Religión Cristiana, Calvino escribió que el corazón del hombre era “una fábrica perpetua de ídolos”, y lo identificó como la fuente principal de la adoración falsa.

Si bien él había visto la fuerza completa de la religión papista manifestada en estatuas, santuarios y reliquias, entendió que para poder luchar por la verdadera religión, uno necesitaba tratar con el corazón y la mente del adorador.

Conociendo a Dios: Verdadero vs. Falso

En Juan 17: 3, Jesús afirmó: “Y esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado”. Más que simplemente reunir datos sobre Dios, Jesús sostiene que una relación íntima Con Dios es necesaria para nuestro futuro celestial. En resumen, tener vida eterna está directamente relacionado con conocer personalmente a Dios.

Dios debe ser conocido a través de las formas en que se ha revelado a sí mismo, ya sea de manera general o especial. Calvino dijo que la mente humana es propensa a “caer en el olvido de Dios” y “fácilmente se inclina a todo tipo de error”, incluso “inclinada… a idear religiones nuevas y ficticias”. Debido al olvido y al error del hombre, Dios se ha revelado a sí mismo a través del orden de lo creado y más específicamente a través de su palabra, que nos sirve como guía y maestro.

Calvino reconoció que “el error nunca puede ser erradicado del corazón del hombre hasta que el verdadero conocimiento de Dios no haya sido implantado en él ” (1.6.3). Buscar conocer a Dios, pero rechazando su propia auto-revelación, es “totalmente desagradable para [Dios], como una

especie de insulto a su majestad” (1.11.2). Por lo tanto, intentar determinar a Dios por cualquier otro medio que el que él ha ordenado no es otra cosa que, para Calvino, idolatría.

El Origen de la Idolatría

El apóstol Pablo fue claro en Romanos 1 al identificar la idolatría como un intercambio de la gloria de Dios por las imágenes caídas y corruptas, adorando así a la criatura en lugar de al Creador (Rom. 1:23, 25). La idolatría promete acercar a los seres humanos a lo divino, pero sin lograr resultados. Según Calvino, “Dios … rechaza, sin excepción, todas las formas, imágenes y otros símbolos mediante los cuales los supersticiosos imaginan que pueden acercarlo a ellos” (1.11.1). Dios rechaza estos objetos porque solo Dios puede dar testimonio de sí mismo; ningún ídolo o imagen puede realmente representarlo o atribuirle al Señor la gloria debida a su nombre. El verdadero error de la idolatría, dice Calvino, es el error de intentar atribuir una forma visible al Dios invisible y adorarla.

Calvino, como la mayoría de los reformadores, se oponía vehementemente al uso de imágenes en el culto cristiano. Él señaló el error de la afirmación del papa Gregorio de que “las imágenes son los libros de los ignorantes”, y emplea el Antiguo Testamento, señalando que “los profetas condenan por completo lo que los papistas consideran un axioma indudable, es decir, que las imágenes son sustitutos de los libros”. Él corrige este error, y sostiene que “todos los intentos humanos de darle una forma visible a Dios son vanidad y mentiras”(1.11.5). En otras palabras, la idolatría va más allá de imágenes meramente externas y afirma que el verdadero origen de la idolatría se encuentra en el corazón humano. El escribe,

“La naturaleza del hombre, por así decirlo, es una fábrica perpetua de ídolos … la mente del hombre, llena de orgullo y audacia, se atreve a imaginar un dios según su propia capacidad; a medida que avanza lentamente, ciertamente abrumado por la ignorancia más burda, concibe una irrealidad y una apariencia vacía como Dios”. (1.11.8)

El corazón del hombre caído es una fábrica de ídolos; Una forja perpetua, un refugio corruptible de idolatría. Más aún, dice, “la carne siempre está inquieta hasta que ha obtenido algún producto como ella misma, que le sirva de vano consuelo como una representación de Dios”. Por rebelión pecaminosa contra Dios, el hombre caído crea un falso dios que se parece a sí mismo, y luego se inclina y lo adora.

Esto no es diferente del tonto fabricante de ídolos en Isaías 44, que corta un árbol, usando parte de éste como combustible para cocinar su comida, mientras usa otra parte para crear un ídolo

para adorar. “El entendimiento humano”, dice Calvino, “engendra los ídolos, y la mano los forma”.

¿Por qué la humanidad hace esto?

Porque están muertos en sus delitos y pecados (Ef. 2: 1, 5), son completamente injustos (Romanos 3: 10-18), ciegos espiritualmente (1 Cor. 2: 6-16), odian a los demás (Tito 3: 3), y odian a Dios (Rom. 1:30); Esto es, totalmente depravados.

Por lo tanto, un corazón no regenerado no posee la vida espiritual necesaria para ofrecer a Dios la adoración que él requiere; Sólo puede funcionar como una fábrica de ídolos.

En Juan 4: 23–24, Jesús dijo, “Pero la hora viene, y ahora es, cuando los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad; porque ciertamente a los tales el Padre busca que le adoren. Dios es espíritu, y los que le adoran deben adorarle en espíritu y en verdad”.

Dios el Padre busca que la gente lo adore de la manera en que Él lo ha determinado. Esto solo es posible cuando, en la salvación, una persona espiritualmente muerta es regenerada y habitada por el Espíritu Santo. Esto solo es posible cuando Dios quita el corazón de piedra y lo reemplaza por un corazón de carne (Ezequiel 36:26); Uno que vive, cree y adora correctamente. Esto solo es posible a través del Señor Jesucristo que pagó la pena en la cruz, incluso por el pecado de la idolatría que insulta a Dios.

 

Nota del Equipo de Soldados: este artículo es parte de nuestra alianza con Ministerios Reformanda, quienes son nuestros aliados de ministerio. Espera cada semana nuevo contenido que surja de este ministerio. #SomosSoldados

Traducido por Samuel David Lasso Llanos