Soldados de Jesucristo

La Navidad es demasiado grande para ser algo de un solo día. Porqué celebramos el Adviento.

Los cristianos e incluso los no cristianos en todo el mundo celebran la Navidad como el día en el que Jesús, el Mesías, nació en un establo en el pequeño pueblo judío de Belén. Sea que Jesús naciera el 25 de diciembre o no, sin duda su cumpleaños se ha convertido en el más ampliamente celebrado de la historia.

Pero, ¿y qué del Adviento, las cuatro semanas anteriores al nacimiento de Jesús? ¿Realmente tenemos la necesidad de conmemorar el preámbulo del día en que Jesús nació? Revisa los relatos del nacimiento de Jesús en los Evangelios de Mateo y Lucas, así como en el prólogo del Evangelio de Juan, y verás que la venida del Mesías fue anunciada desde hace mucho tiempo en los escritos de los profetas e incluso en el Pentateuco (los cinco libros de Moisés). Esto demuestra que la llegada de Jesús fue anticipada con ansias por muchos en la Palestina del primer siglo.

Expectación antigua

Toda la historia de la Biblia se basa en el clímax del nacimiento del Mesías en ese establo hace más de dos mil años. Adán y Eva apenas habían comido el fruto prohibido cuando Dios pronunció la promesa de una descendencia que heriría el calcañar de la serpiente (Génesis 3:15). Luego, aproximadamente 2.100 años antes de Cristo, Dios escogió a una familia, la de Abraham, para servir como un canal de bendición a todas las naciones a través de su hijo Isaac y sus descendientes (incluyendo Jacob, quien más tarde fue llamado Israel).

Otro milenio más tarde, alrededor del 1000 a. C., Dios escogió a David para ser rey de Israel. El Mesías no solo sería un descendiente de Abraham, sino también un descendiente del rey David. David es llamado por Dios un “hombre conforme a su corazón” (1 Samuel 13:14), sin embargo él está lejos de ser perfecto, cometió adulterio que lo condujo a su desaparición en los últimos años de su reinado. Esto demuestra que la promesa mesiánica no se cumple en David mismo o en su descendiente inmediato, Salomón, quien desgraciadamente tampoco dio la talla al casarse con mujeres extranjeras.

Siglos de espera

Sin embargo, antes de que las cosas mejoraran, gradualmente empeoraban. En primer lugar, el reino de Salomón se dividió después de su muerte en los reinos del norte y del sur. Luego, Israel (norte) y Judá (sur) son conquistados por potencias extranjeras y fueron llevados al exilio. El exilio asirio en el 722 antes de Cristo y el exilio de Babilonia en tres oleadas entre el 606 y el 586 antes de Cristo, ambos quitaron la soberbia y disciplinaron a los hijos de Israel. Después de setenta años de exilio algunos regresaron a la Tierra Santa pero los días de gloria del reino de David claramente habían pasado.

El templo de Salomón fue reconstruido (nombrado el “Segundo Templo”), pero esta nueva era se caracterizó por una disminución gradual de la voz profética. De hecho, a pesar de que los revolucionarios macabeos restablecen una medida de independencia política a Israel de señores extranjeros, el sacerdocio se volvió cada vez más corrupto, a tal punto que un grupo da la espalda en disgusto sobre las condiciones en Tierra Santa y se traslada a la zona cercana del Mar Muerto (la comunidad de Qumrán, famoso por los Rollos del Mar Muerto).

El muy anticipado nacimiento

Todo esto prepara el camino para el Mesías. Cuando Mateo abre su Evangelio, presenta a Jesús como el hijo de Abraham y el hijo de David, organizando la genealogía de Jesús en tres series de catorce generaciones cada una desde Abraham hasta David, desde David hasta el exilio y desde el exilio hasta Jesús. Lucas, del mismo modo, muestra que en Jesús (el hijo de Adán, el Hijo de Dios) una gran cantidad de promesas antiguas han encontrado su cumplimiento culminante. Juan, por último, presenta a Jesús como la preexistente Palabra que se hizo carne.

Esta es la matriz mesiánica tejida por los escritores bíblicos en la intersección de la historia de Israel y la historia de Jesús. Para aquellos que han abrazado el mensaje de Navidad que Jesús es el nacido de una virgen, restaurador de Israel y Salvador del mundo esto también es parte de su historia, una historia de redención recibida que llama a unirse a Jesús en su misión en el mundo.

La Navidad señala bien el motivo del tan esperado nacimiento del Mesías, pero hay mucho más en Jesús que el día en que nació.

La historia más grande de la Navidad

Aquí es donde nos encontramos con el Adviento. Aunque varias tradiciones eclesiásticas han desarrollado distintas formas de anticipar el nacimiento de Jesús, la premisa subyacente de las muchas tradiciones del Adviento es sólida: el nacimiento de Jesús no vino por sí solo. Su venida fue la culminación de siglos, incluso milenios, de la creciente expectativa de la venida del Mesías y Salvador de la humanidad.

Cuando estamos conscientes de esta gran historia de la promesa de Dios a su pueblo, finalmente podemos entender el anuncio angélico en la historia de la Navidad de Lucas en su contexto bíblico más completo:

“No temáis, porque he aquí, os traigo buenas nuevas de gran gozo que serán para todo el pueblo. porque os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un Salvador, que es Cristo el Señor” (Lucas 2: 10-11).

Este no es un niño común. Y este no es un nacimiento ordinario. Esta es la venida de Dios mismo en carne humana. Esta es la llegada más importante de la historia del mundo. Esto marca los comienzos terrenales del Evangelio de Dios en la persona de Jesús rescatando a su pueblo del pecado, del sufrimiento, la destrucción y la muerte. Y esto es demasiado glorioso para contenerlo en una celebración de un solo día.

Un día tan significativo como la Navidad es una garantía de la preparación y disfrute de las cuatro semanas de Adviento. Vamos a maravillarnos por la eternidad sobre la venida de Dios a salvar a su pueblo de sus pecados y la devoción de las cuatro semanas de Adviento son un buen lugar para comenzar.


Publicado originalmente en DesiringGod.org | Traducido por María Andreína Cerrada

Andreas Köstenberger

Andreas Köstenberger es el fundador de Biblical Foundations™ (Fundamentos Bíblicos), sirve como Profesor e Investigador Principal del Nuevo Testamento y Teología Bíblica en el Southeastern Baptist Theological Seminary, y es editor en el Journal of the Evangelical Theological Society.

Andreas Köstenberger

Andreas Köstenberger es el fundador de Biblical Foundations™ (Fundamentos Bíblicos), sirve como Profesor e Investigador Principal del Nuevo Testamento y Teología Bíblica en el Southeastern Baptist Theological Seminary, y es editor en el Journal of the Evangelical Theological Society.

X