Soldados de Jesucristo

No nos ganamos la verdadera grandeza, nos es otorgada

Dios te hizo grande – increíblemente grande, mucho más de lo que aún comprendes. No estoy diciendo esto para complacer tu autoestima. Estoy declarando un hecho – un hecho que tú, a menos que seas la extraña excepción, subestimas por estar condicionado a valorar el tipo incorrecto de grandeza.

La grandeza a la que estamos condicionados a valorar no es grande en absoluto. De hecho, gran parte es solo humo. Y cuando hay un rastro de grandeza, es patéticamente pequeña.

Jesús vino para liberarnos del poder cegador y empobrecedor de la falsa o pequeña grandeza, y para restaurar en nosotros tanto nuestra verdadera grandeza en Dios, como nuestra capacidad expansiva para disfrutarla en Él, con una humildad gigantesca.

La imponente grandeza

Apenas tienes una pista de la criatura absolutamente asombrosa que eres. Esa cosa dentro de tu cráneo que te permite leer y contemplar lo que estoy diciendo, es la cosa más compleja y misteriosa en el universo material conocido. Tu cerebro, tan defectuoso como pueda ser, es simplemente impresionante – más sorprendente que cualquier estrella o galaxia.

Tu capacidad para razonar de manera abstracta, resolver problemas complejos mediante deducción, inducción e invención, organizar el desorden, planear para el futuro, comprender las lenguas verbales, escritas, gestuales y táctiles; apreciar las sutilezas de la ironía; encontrar graciosa la discontinuidad; y disfrutar de las múltiples bellezas de la armonía y la disonancia, la simetría y la asimetría, el color y las combinaciones de patrones son nada menos que un genio maravilloso.

Tus capacidades visuales, auditivas, olfativas, somato sensoriales (tacto, sensación, presión, calor) y memoria emocional son tan maravillosas que carecemos de superlativos adecuados.

Y tu capacidad emocional de amar y odiar, de adorar y despreciar, de amar y afligir, de crear y destruir, y para tener gozo y tristeza, están tan lejos de cualquier otra especie material conocida que decir que como humano estás en una categoría única es una subestimación astronómica.

Tú eres verdaderamente semejante a Dios. Tú, tal como eres, posees una grandeza tan rara y asombrosa que podrías verte por lo que realmente eres, la mayoría de tus crónicas batallas con la inadecuación desaparecerían.

Pequeña grandeza

Sin embargo, es probable que esta descripción de tu grandeza, de la que apenas he arañado la superficie, no te impresione mucho. ¿Por qué? Porque tú y yo hemos sido engañados acerca de lo que es la grandeza. Nos hemos acondicionado para admirar la pequeña grandeza.

La pequeña grandeza es grandeza relativa – una grandeza definida y medida por la comparación con otras personas. No es suficiente poseer la grandeza dada por Dios; debemos ser más grandes que otras grandes personas. Si no lo somos nada nos importa.

Nuestra naturaleza pecaminosa es patológicamente egoísta y reemplaza a Dios con el yo como el estándar y la medida de la grandeza. Calcula el valor de todo el mundo y todo lo demás en relación con el yo – el cómo clasificamos en comparación y cómo aumentan o disminuyen nuestra posición relativa percibida.

En el mejor de los casos, es una grandeza diminuta y, en el peor de los casos, una grandeza falsa, porque desprecia el valor inmenso, inherente dado por Dios de las personas y las cosas, y en cambio se basa en la minúscula gama de talentos y circunstancias que dan lugar a la admiración pública, que llamamos “fama”.

Cuando estamos cautivados con una pequeña grandeza, nos valoramos o nos desvaloramos basándonos en dónde creemos que clasificamos en nuestro contexto social preferido o accesible, y valoramos o desvaloramos a otros basándonos en cómo mejoran o disminuyen desde nuestra clasificación percibida, nuestra grandeza relativa.

La gran y trágica ironía de una preocupación egoísta con poca grandeza es que las cosas verdaderamente grandes nos parecen pequeñas, cosas inestimables parecen inútiles, las cosas magníficas parecen aburridas y Dios parece de importancia marginal.

Un retrato de pequeña grandeza

La Biblia nos da un retrato del poder cegador y empobrecedor de la pequeña grandeza en Hechos 8.

Simón era una celebridad local en su ciudad samaritana. Un mago de oficio, había hipnotizado a los lugareños con sus artes, y le habían dado un título: el gran poder de Dios (Hch. 8:10). Simón amó su gran reputación y se alimentó de la admiración del público.

Entonces un día Felipe apareció en la ciudad. Él predicó el evangelio y el Espíritu Santo vino con poder, concediendo a Felipe señales y prodigios más allá de lo que Simón había hecho. Un gran número de samaritanos profesaron fe en Cristo y fueron bautizados, entre ellos Simón.

Pronto Pedro y Juan llegaron y se unieron para ayudar con este avivamiento. Simón observó con asombro cuando los apóstoles oraban y los samaritanos estaban llenos del Espíritu Santo. Las multitudes se hicieron más grandes. Todo el mundo hablaba del gran poder de Dios.

Pero ya no hablaban de Simón. Su estrella había sido eclipsada. Y como muchos que han experimentado la droga eufórica de la admiración de otras personas, Simón quería esa popularidad otra vez.

Así que, en un momento discreto, ofreció a Pedro y a Juan una pequeña fortuna si le dieran un poco de la pequeña grandeza de la “droga” del Espíritu Santo. Pedro, que sabía por experiencia personal el gran peligro de adorar al ídolo de la pequeña grandeza (Lc. 9:46-48; 22:24-27), en compasión no perdonó a Simón:

“Que tu plata perezca contigo, porque pensaste que podías obtener el don de Dios con dinero. No tienes parte ni suerte en este asunto, porque tu corazón no es recto delante de Dios. Por tanto, arrepiéntete de esta tu maldad, y ruega al Señor que si es posible se te perdone el intento de tu corazón. Porque veo que estás en hiel de amargura y en cadena de iniquidad” (Hch. 8:20-23).

La grandeza de Dios es un regalo

Simón es una advertencia para nosotros. Él veía el gran poder de Dios con sus propios ojos, pero no veía su verdadero valor. No valoró a Dios, ni valoró el evangelio, los dones del Espíritu Santo, a los apóstoles y a la gente de su ciudad por lo que realmente eran. Él los redujo a todos a simples medios para la mejora de su propia marca personal. Y al hacerlo, él se redujo a una pequeña y barata réplica de lo que Dios realmente le hizo ser.

Pero escucha el evangelio en las palabras de Pedro: “el don de Dios” (Hch. 8:20). Esto es lo que Dios nos ofrece: el intercambio de una vida fantasmagórica, constrictiva y destructiva de perseguir la pequeña y egoísta grandeza por una vida eternamente sustantiva, expansiva y creativa de temor, alegría, amor y adoración, viendo todo y a todos en toda la gloriosa grandeza que Dios ha concedido.

¡Todo es por gracia! Siempre lo ha sido. Todo es un don, desde nuestro inherente valor inestimable como seres humanos creados a la imagen de Dios para ser maravillosamente grandes, a la inestimable y supremamente grande obra de Cristo que nos redime totalmente de la culpa de todo pecado, a la inestimable herencia de la vida eterna y todo lo que viene con ello – Todo es don de Dios.

Y cuanto más reconozcamos todo como un don, más libres seremos de disfrutar incluso nuestra propia grandeza sin el efecto devaluador y distorsionador del orgullo pecaminoso. Debido a que los regalos son gracias recibidas gratuitamente, no méritos ganados. Somos grandes creaciones porque nuestro Creador y Redentor y Sustentador es preeminente, supremamente grande, y porque nos hizo como Él.

Lo que te hace grande no es tu capacidad para satisfacer la demanda de las fuerzas del mercado en tu economía social de admiración pública. De hecho, cuanto más conscientemente te esfuerzas por alcanzar la grandeza relativa, menos verdaderamente grande te haces. Tu grandeza viene como un regalo de Dios. Y paradójicamente, te darás cuenta de tu verdadero valor, y el verdadero valor de todo lo demás, cuando estés menos preocupado por tu propio valor y más preocupado por el de Dios.

Artículo original de Desiring God | Traducido con permiso por María Andreina

Jon Bloom

Jon Bloom sirve como autor, parte del directorio, y co-fundador de Desiring God y ha publicado tres libros. Not by Sight (2013), Things Not Seen (2015), and Don’t Follow Your Heart (2015). Él vive en Twin Cities con su esposa, Pam, sus cinco hijos, y su travieso perro.

X