Soldados de Jesucristo

Los beneficios de un ministerio a las mujeres

No necesitamos ser un genio para darnos cuenta que los hombres y las mujeres son diferentes y, por ende, tienen diferentes formas de pensar, diferentes capacidades y diferentes necesidades. Dios creó a la primera mujer con el propósito de ser ayuda idónea (Gn. 2:18), por lo que nuestra naturaleza es ayudar y complementar a aquellos alrededor nuestro.

Tener este rol implica que necesitamos tener relaciones, no solo con otros hombres sino con otras mujeres y como tenemos diferentes personalidades, habilidades y dones podemos complementarnos las unas a las otras. El problema radica en que vivimos en un mundo caído donde la cosmovisión esta basada en una mentira; adicional a esto tenemos corazones engañosos y mentes entenebrecidas por el pecado, por lo que necesitamos aprender el rol bíblico que nos fue dado (Tit. 2:3-5).

Como el propósito de Dios es formarnos a la imagen de Su Hijo (Ro. 8:29), y nos ha mandado a transformar nuestra forma de pensar (Ro. 12:2), tenemos que buscar el verdadero conocimiento, conforme a esta imagen (Col. 3:10) con el propósito de hacer las buenas obras que Dios ha preparado de antemano para que andemos en ellas (Ef. 2:10).

El ministerio para las mujeres es una de las áreas donde aprendemos a realizar esto.  Nuestros estudios bíblicos, nos enseñan las verdades bíblicas, y la relación con otras mujeres nos enseña cómo aplicar estas verdades a nuestras vidas (Col. 1:9-12). Al aprender cómo amar nuestros esposos y familias, nuestros matrimonios y hogares serán fortalecidos (Dt. 6:4-7) y nuestro testimonio al mundo mejorado. Estudiar juntas con otras mujeres nos ayuda no solamente a aprender y aplicar las verdades sino también a compartir con otras que han pasado por situaciones similares y recibir de ellas lo que han aprendido de sus victorias y hasta de los errores que han cometido (1 Jn. 3:16) para que cada una de nosotras podamos caminar como es digno del Señor (Col. 1:10). Tener personas que oran con nosotras, que nos animan y nos estimulan para seguir en el camino que Dios ha trazado para nosotras (Gá. 6:2) es vital para que el Espíritu Santo nos ilumine y nos dirija en nuestro caminar (He. 10:24). De esta forma las relaciones entre hermanas en la fe se profundizan, y naturalmente se convierten en relaciones de mentoreo y grupos de apoyo las unas alas otras (1 P. 4:8-10).

Este crecimiento personal y relacional nos ayuda a reconocer nuestros dones espirituales, con la finalidad de trabajar juntas aplicando nuestras habilidades y dones para el beneficio de la iglesia (Ro. 12:4-8). También produce estrategias para identificar y lograr llenar las necesidades de las otras hermanas y hasta para aquellas mujeres fuera de la iglesia.

Por el pecado en nuestro mundo, las personas están llenas de dolor y por ende las mujeres tienen muchas heridas que necesitan ser sanadas. A través de nuestro testimonio en medio de las tribulaciones, otras pueden distinguir que hay algo que ellas no tienen y por ende anhelar la fortaleza que Dios nos da en estos momentos (Mt. 5:14-16). Esto abre oportunidades de ayudar, consolar y compartir el evangelio con aquellas que no conocen al Señor (2 Co. 1:3-4).

En este proceso, las hermanas llegarán a ser todo lo que Dios quiere y lo que él está pidiendo de nosotras, aprendiendo a glorificarlo a él en todo lo que hacemos (1 Co. 10:31).

Que nuestra meta como cristianas y en el ministerio para las mujeres sea vivir Filipenses 2:1-4:

Por tanto, si hay algún estímulo en Cristo, si hay algún consuelo de amor, si hay alguna comunión del Espíritu, si algún afecto y compasión, haced completo mi gozo, siendo del mismo sentir, conservando el mismo amor, unidos en espíritu, dedicados a un mismo propósito. Nada hagáis por egoísmo o por vanagloria, sino que con actitud humilde cada uno de vosotros considere al otro como más importante que a sí mismo, no buscando cada uno sus propios intereses, sino más bien los intereses de los demás.

Catherine Scheraldi de Núñez

Catherine Scheraldi de Núñez es la esposa del pastor Miguel Núñez, y es doctora en medicina, con especialidad en endocrinología. Está encargada del ministerio de mujeres Ezer, de la Iglesia Bautista Internacional y es conductora del programa radial "Mujer para la gloria de Dios". Puedes seguirla en twitter.

Adquiere nuestro primer libro

Catherine Scheraldi de Núñez

Catherine Scheraldi de Núñez es la esposa del pastor Miguel Núñez, y es doctora en medicina, con especialidad en endocrinología. Está encargada del ministerio de mujeres Ezer, de la Iglesia Bautista Internacional y es conductora del programa radial "Mujer para la gloria de Dios". Puedes seguirla en twitter.

X