Soldados de Jesucristo

¿Oras como el diablo?

Una forma de aclarar el significado de una acción cristiana es observar cuánto del acto que hacemos lo puede hacer el diablo. 

Entonces, por ejemplo, al aclarar lo que significa tener una fe salvadora, Santiago dice: “Tú crees que Dios es uno. Haces bien; también los demonios creen, y tiemblan” (Santiago 2:19). En otras palabras, la fe salvadora tiene que ser más de lo que los demonios pueden hacer. Por lo tanto, tome nota de eso, y descubre qué es lo que pueden hacer. Nunca te conformes con una definición de “fe” que requiera solo lo que el diablo pueda hacer. 

El principio exegético del “demonio” 

Aquí hay un principio exegético que es útil en numerosos contextos bíblicos. El principio es: cuando busques discernir el significado de un deber bíblico, pregunta cuánto del deber puede realizarlo el diablo; toma nota de eso; y no iguales el deber bíblico con lo que el diablo puede hacer. Cada deber cristiano enseñado en la Biblia involucra más de lo que el diablo puede hacer. 

En 1 Corintios 12: 3 Pablo dice: “nadie puede decir: Jesús es el Señor, excepto por el Espíritu Santo”. Entonces, aplicando aquí mi principio del diablo, recordamos que el diablo no tiene dudas sobre el señorío de Jesús sobre el mundo y sobre todo el reino demoníaco. Él   sabe que Jesús es el Señor y sus demonios lo dicen igual. 

En Mateo 8:29, los demonios gritan a Jesús: “¿Qué tenemos que ver contigo, Hijo de Dios? ¿Has venido aquí  para atormentarnos antes del tiempo?”. Y en Marcos 1:24, un demonio le dice a Jesús: “¿Has venido a destruirnos? Yo sé quién eres: el Santo de Dios“. Estas frases “Hijo de Dios” y “Santo de Dios” claramente atribuyen el señorío a Jesús. Esto es aún más claro cuando ves lo que los demonios dicen que Jesús puede hacer: “atormentarnos” y “destruirnos”. El diablo sabe y admite que Jesús es más fuerte que él y que los días de libertad del diablo están contados. 

El diablo cree que Jesús es el Señor 

Entonces, está claro que el diablo puede decir: “Jesús es el Señor”. De hecho, él   lo hace. Esto es útil para captar el significado de Pablo en   1 Corintios 12: 3, cuando dice: “nadie puede decir: Jesús es el Señor, excepto por el Espíritu Santo”. Como el diablo puede decir: “Jesús es el Señor”, sabemos que el deber de decir “Jesús es el Señor” es más que creer y decir que Él es supremamente poderoso. El diablo cree y dice eso. 

Lo mismo es cierto cuando nos movemos en Romanos 10: 9, donde Pablo dice: “que si confiesas con tu boca a Jesús por Señor, y crees en tu corazón que Dios lo resucitó de entre los muertos, serás salvo”. Ahora vemos que los cristianos no solo   confiesan que Jesús es el Señor, pero también creen en el corazón que Dios lo resucitó de entre los muertos. 

El diablo cree que Jesús resucitó 

¿El diablo cree que Dios resucitó a Jesús de entre los muertos? Sí, él lo hace. Dedica gran parte de su energía a cegar las mentes de las personas precisamente para que no vean “el resplandor del evangelio de la gloria de Cristo” (2 Corintios 4: 4). Y esa gloria es la gloria de Cristo crucificado y resucitado que brilla en el evangelio. El diablo sabe que Dios ha resucitado a Jesús de la muerte. 

Entonces, el deber de confesar a Jesús como Señor, y creer que Dios lo resucitó de entre los muertos, debe significar más de lo que el diablo confiesa y cree. Mi punto es que este principio del diablo es un indicador exegético muy útil para profundizar en la realidad que Pablo tiene en mente. 

Fe demoníaca y fe salvadora 

Romanos 10: 9 da una pista de lo que es esa realidad más profunda. “Si tú… crees en tu corazón que Dios le resucitó de entre los muertos, serás salvo”. Es cierto que la referencia a confesar con la “boca” y creer con el “corazón” está tomada de Deuteronomio 30:14 (“La palabra está… en tu boca y en tu corazón“). Pero, ¿cuál es el punto de Pablo? Esa es la pregunta. 

Lo que Pablo señala con las palabras “en tu corazón” es que con alegría confiesas que Jesús es el Señor y con mucho gusto abrazas su resurrección como su gloriosa entrada en ese señorío salvador. Sabemos esto porque Pablo habla en Romanos 6:17 de ser “obedientes de corazón“, es decir, no a regañadientes, sino con alegría. Y él contrasta explícitamente algo dispuesto en el corazón con quererlo “de mala gana ni por obligación” (2 Corintios 9: 7). La cual es exactamente la forma en que el diablo afirma la resurrección y el señorío de Jesús, de mala gana y por obligación. 

Entonces, de regreso a 1 Corintios 12: 3: “nadie puede decir: Jesús es el Señor, excepto por el Espíritu Santo”. Lo que Pablo quiere decir es que sin la obra transformadora del Espíritu Santo, nadie puede decir “Jesús es el Señor” con un abrazo gozoso y alegre del Señor Jesús como uno de tesoro supremo. El diablo admite Su poder y Su victoria final, pero él odia eso. Solo por el Espíritu Santo podemos amar eso. Y eso es lo que nos hace cristianos, no solo creer los mismos hechos verdaderos que el diablo cree. 

Permanecer en Cristo 

Recientemente hice una pausa sobre estas palabras en 2 Juan: “Todo el que se desvíe y no permanece en la enseñanza de Cristo, no tiene a Dios; el que permanece en la enseñanza tiene tanto al Padre como al Hijo “(2 Juan 1: 9). Esto es obviamente sumamente importante, ya que no tener a Dios resultaría en perecer sin Dios. 

Entonces, reflexioné sobre lo que significa “permanecer en la enseñanza de Cristo”. Mi vida eterna depende de esto. Si no lo hago, no tengo a Dios. Si lo hago, tengo “tanto al Padre como al Hijo”. Entonces, apliqué mi principio del diablo. ¿En qué sentido puede el diablo “permanecer en la enseñanza de Cristo”? Bueno, él es muy competente intelectualmente, tiene una memoria sobrenatural, y él estaba allí cuando todas las enseñanzas fueron dadas. Entonces, supongo que puede “permanecer” en la enseñanza de Cristo en el sentido de que “los recuerda” y “cree” que son verdaderos. Entonces, esto significa que, cuando Juan dice que debemos “permanecer en la enseñanza de Cristo”, quiere decir algo más que meramente “recordarlo” y más que el solo “creerlo como un hecho”. 

Cuando el diablo recuerda la enseñanza de Jesús y lo cree como un hecho, él odia eso. Él no ama  la enseñanza de Cristo. Él no lo aprecia ni lo atesora. Pero en la mente de Jesús y Juan, permanecer en la enseñanza, o guardar la palabra de Jesús, fluye de amar a Jesús. 

Jesús le respondió: “Si alguno me amaguardará mi palabra, y mi Padre lo amará, y vendremos a él, y haremos con él morada”. El que no me ama, no guarda mis palabras” (Juan 14: 23-24). 

La aplicación del principio del diablo me puso en una búsqueda de qué significa en realidad permanecer en la enseñanza de Cristo. Debe ser más de lo que el diablo pueda hacer. De hecho, ¡es más! Se mantiene firme, atesorando y obedeciendo porque es la enseñanza de la persona que amamos por encima de todo. 

Necesario tratamiento de choque  

Mi propia convicción es que miles de feligreses nominales serían bien servidos si los pastores preguntaran: ¿En qué se diferencia tu fe de la del diablo? ¿En qué se diferencia tu “permanencia” en la enseñanza de Jesús de la del diablo? 

De hecho, cada creyente, no solo los nominales, harían bien en preguntarse: ¿En qué se diferencian mis oraciones de las del tipo que el diablo aprobaría, o incluso realizaría? (El diablo le pide cosas a Dios en Lucas 22:31). Satanás no tiene ningún problema con que los seres humanos oren por comida, ropa, salud, paz relacional, éxito financiero, buenas calificaciones en las pruebas, y así sucesivamente. 

La razón por la que el diablo está bien con esas oraciones es porque expresan deseos que compartimos con personas que no nacieron de nuevo. No tienes que nacer de nuevo para querer comida, ropa, salud y éxito. Y no tienes que nacer de nuevo para pedirle a Dios que los proporcione. 

Pero el diablo nunca ora ni ayuda a nadie a orar así: “Santificado sea tu nombre”. O: “¡Señor, haz que tu nombre sea honrado, magnificado, adorado, venerado!”. El diablo nunca ora ni ayuda a nadie a orar diciendo: “Señor, avanza tu reino salvador contra los poderes de las tinieblas”. El diablo nunca ora diciendo: “Perdón por mi pecado. Lo odio, lo confieso y te pido, Padre, perdón en el nombre de Jesús”. 

Por lo tanto, haríamos bien en aplicar el principio exegético del diablo al deber de la fe, y el deber de permanecer en la enseñanza de Cristo, y el deber de la oración, y docenas de otros deberes. 

Sin tal tratamiento de choque, el cristiano nominal y el cristiano mundano quizás nunca despierten al hecho de que están creyendo, permaneciendo y orando de la manera en que lo hace el diablo. 

Artículo original de Desiring God | Traducido por María Andreina

John Piper

John Piper (@JohnPiper) es fundador y maestro de desiringGod.org y ministro del Colegio y Seminario Belén. Durante 33 años, trabajó como pastor de la Iglesia Bautista Belén en Minneapolis, Minnesota. Es autor de más de 50 libros.

John Piper

John Piper (@JohnPiper) es fundador y maestro de desiringGod.org y ministro del Colegio y Seminario Belén. Durante 33 años, trabajó como pastor de la Iglesia Bautista Belén en Minneapolis, Minnesota. Es autor de más de 50 libros.