Soldados de Jesucristo

Reseña: Conferencia ¡Clama ’16! de Aviva Nuestros Corazones

Durante los días del 22-24 de Septiembre, en el centro de convenciones de la ciudad de Indianápolis, más de 7 mil mujeres de todo Estados Unidos y del mundo, se dieron cita para atender a la conferencia nacional de mujeres “¡Clama’16!” (Cry Out’16) del ministerio encabezado por Nancy DeMoss Wolgemuth, “Revive our Hearts” (Aviva nuestros corazones).

Esta es parte de la iniciativa del ministerio de Nancy para expandir el Evangelio aplicado a nuestras vidas, promoviendo y enseñando a las mujeres cristianas el verdadero modelo de feminidad bíblica que Dios ha dispuesto para todas las creyentes como esposas, madres y mujeres útiles en nuestra sociedad.

A continuación, un breve recuento de los aspectos más importantes de cada conferencia.

PRIMER DÍA

Pre-conferencias y exposiciones de Nancy, Russell Moore y Mary Kassian.

Las pre-conferencias impartidas antes de la apertura del evento fueron diseñadas para responder a diversos temas concernientes a la mujer desde una perspectiva bíblica. Estas fueron:

  • Historias de esperanza en tiempos difíciles,
  • Impactando la cultura con el Evangelio,
  • Encendiendo la pasión por orar,
  • De mujer a mujer: el poder de las amigas y la maternidad espiritual,
  • La verdadera feminidad para nuevas creyentes y;
  • Tu feminidad a la luz del Evangelio.

Luego, el evento inició con Nancy hablando sobre el profeta Jeremías, el contexto en el que profetizó y su similitud con los problemas y pecados de nuestros tiempos. Afirmó que nuestra sociedad ha perdido la brújula moral y que se ha sumergido en el pecado y la idolatría. Señaló que Dios primero juzga el pecado de su pueblo antes de traer juicio sobre las demás naciones.

Esta primera sesión fue básicamente un llamado a todas nosotras a venir delante de Dios en arrepentimiento, si es que aún existen áreas en nuestras vidas que deban ser rendidas a Él; nos instó a perdonar y a pedir perdón antes de interceder por nuestra familia o por nuestra nación. Culminó afirmando que Dios siempre está dispuesto a perdonar y anhela mostrar misericordia.

La segunda sesión dirigida por el Dr. Russell Moore nos condujo por el relato del endemoniado gadareno de Marcos 5, explicando cuáles pueden ser los estragos del pecado en el perdido, y cómo Jesús nunca está distante para salvar y restaurar una vida. Entre las cosas que nos recordó tenemos:

  • Todo el que está fuera de Cristo, está siguiendo su camino hacia la muerte.
  • El pecado puede hacer que perdamos nuestra identidad — como fue el caso del endemoniado.
  • El mundo es oscuridad y rechaza a Cristo porque Él es la luz. De la misma manera que el endemoniado vivía en oscuridad, el perdido ve la luz como una amenaza.
  • Jesús trató de manera personal con los perdidos.

Incluso fuimos confrontadas como cristianas a no aparentar ser “santas y perfectas” delante del mundo. Afirmó que Dios conoce cada una de nuestras debilidades, secretos, luchas y tentaciones, y que la iglesia no existe para que tengamos una reputación, sino que existe para pecadores.

El mensaje principal fue que aunque el mundo esté tan alejado de Dios como el endemoniado gadareno estuvo, no está tan lejos que Dios no pueda alcanzarlo.

La última sesión de ese día fue dirigida por Mary Kassian, quien enseñó sobre la suficiencia de Dios en medio de nuestras pruebas. Utilizando el relato de la viuda de Sarepta de 1 Reyes 17:8-16, Kassian describió la situación de esta mujer y de cómo ella ya había llegado al fondo del barril tanto emocional como materialmente.

Comparó que en tales situaciones los creyentes también tendemos a perder la perspectiva correcta. Aseguró que la perspectiva correcta es mirar a Dios solamente, a su misericordia y fidelidad, y no centrarnos en las circunstancias. Dijo que con frecuencia olvidamos quién es Dios, quiénes somos, que le pertenecemos y que Él es primero.

Añadió que la viuda tuvo que dar primero lo que tenía en sus manos para poder recibir del Señor. Usó este concepto para confrontarnos respecto a nuestra falta de perdón. Señaló que nosotras debemos examinar nuestras actitudes, que debemos ser las primeras en buscar reconciliación y revisar si tenemos problemas para someternos a Dios en obediencia.

Concluyó afirmando que en la economía de Dios un poco es suficiente y, si tenemos al Señor Jesús, siempre tendremos lo suficiente porque ¡el gran YO SOY es suficiente!

SEGUNDO DÍA

Testimonios, sesión de Nancy, Stephen Kendrick y el Simulcast ¡Clama!

Al siguiente día conocimos el conmovedor testimonio de cinco mujeres ex-presidiarias, quienes hablaron de su trasfondo pecaminoso y su experiencia de conversión en la cárcel femenina de alta seguridad en el estado de Arkansas.

Posteriormente, Nancy nos recordó que debemos clamar primero por nosotras mismas antes de clamar por nuestra familia y debemos hacerlo con un espíritu quebrantado. Explicó que este quebrantamiento consiste en elegir continuamente un estilo de vida de humildad y rendición delante de un Dios santo; y estar de acuerdo con Su voluntad cualquiera que ésta sea. Es doblegar mi voluntad a la de Dios.

Afirmó que para que ocurra un avivamiento en nuestras vidas es necesario este quebrantamiento, junto a un corazón contrito y humillado que tiembla delante de Dios. Señaló que queremos ser plenos, completos, felices y satisfechos sin ir a la Cruz. Resaltó que la única manera de ser completos y plenos es a través del quebrantamiento.

Utilizó varios ejemplos bíblicos para explicar el quebrantamiento que agrada a Dios: el del hijo pródigo (Lucas 15:11-32), el recaudador de impuestos (Lucas 18:10-14), y la mujer pecadora que ungió a Jesús en la casa de Simón (Lucas 7:36-50). Concluyó diciendo que debemos estar abiertos a ser quebrantados aunque sea doloroso; que producirá frutos y que Dios se acerca a nosotros en ese proceso.

Posterior a Nancy, Stephen Kendrick, co-productor de la película “War Room” (Cuarto de Guerra) afirmó la importancia del rol que Dios ha dado a las madres — que debemos asegurarnos de que nuestro rol sea precisamente el que Dios requiere, debido a la gran influencia de las madres en la vida de nuestros hijos.

Insistió en que debemos dedicarnos a la oración fervientemente antes de sucumbir antes las pruebas. Que para poder orar necesitamos primero estar en Cristo — de lo contrario, es imposible derrotar al enemigo si no tenemos el yelmo de la salvación (Efesios 6:17). La evidencia de una salvación genuina son sus frutos innegables y que no pueden ser fingidos en el largo plazo.

Enseñó que la única manera de preparar nuestros corazones para interceder es primero arrepentirnos de cualquier pecado que evitamos reconocer, luego orar y finalmente obedecer el mandato de Dios.

Concluyó exhortándonos a orar insistentemente porque Dios quiere que expresemos nuestras súplicas y peticiones; y afirmó que nuestra vida de oración refleja qué tanto confiamos en el Señor.

Después de esta sesión, inició el evento de oración de transmisión simultánea al cual se unieron miles de mujeres vía internet en todo el mundo.

Entre oraciones, alabanzas y adoración, pasamos las próximas 3 horas orando en grupos de 3 y 6 personas, clamando por las necesidades espirituales de cada familia allí representada, por la iglesia y sus líderes, por las naciones y sus gobernantes, oramos por nuestro prójimo y la sociedad que nos rodea… Clamamos unánimes apelando a las misericordias pasadas de nuestro Dios.

Fue una noche hermosa; entre sollozos y lágrimas cantamos, adoramos y salimos gozosas después de haber puesto nuestras cargas a los pies del único que puede cambiar todo — Dios mismo.

ÚLTIMO DÍA

Sesiones de Janett Parshall y Dave Butts

Janett Parshall reafirmó mucho de lo previamente enfatizado. Sin embargo, no quiero ignorar las frases que más me impactaron de su participación sobre la oración:

  • “La oración no debe ser nuestro último recurso, sino siempre el primero”.
  • “La oración debe tener un patrón de consistencia, insistencia y persistencia en la vida del creyente”.
  • “El valor de la oración consistente no radica en que vamos a ser oídos por Dios, pero sí en lo que vamos a escuchar de Dios”.
  • “Descansar en Dios es algo que se hace diariamente y desde el principio”.
  • “La perspectiva correcta al orar es enfocarnos en el Dios todopoderoso, no en nosotros”
  • “Oramos porque anhelamos más estar en su presencia que obtener lo que estamos pidiendo”.
  • “Usualmente preferimos hacer cosas de resultado inmediato antes que esperar en oración”.

La última exposición, por Dave Butts, se basó en Isaías 37:14-20, donde Ezequías, rey de Judá, conoció del asedio de las tropas asirias. Señaló que el rey fue a la casa del Señor a orar oportuna e intencionalmente. Insistió en que igualmente debemos entender los tiempos en que vivimos y pedirle a Dios que dirija nuestra oración conforme a esto.

Debemos dejar las oraciones “simples”. Nuestras oraciones deben ser pidiendo “el qué”, pero dejando a Dios “el cómo”. Concluyó instándonos que, así como la oración de Ezequías finalizó pidiendo que Dios sea conocido como el único Dios, nosotros debemos orar para que al final, Dios sea glorificado con cualquiera que sea la solución de nuestra situación.

Durante estos tres días el mensaje claro y evidente fue: que Dios quiere que nos presentemos en arrepentimiento, para que luego clamemos y manifestemos nuestras oraciones y súplicas, confiando que Él va a obrar para la gloria de Su nombre.

Al final, fuimos exhortadas a no dejar que lo que aprendimos en estos días sea transitorio, sino que sea un estilo de vida de intercesión efectiva, instrucción constante a otros sobre la oración, y una completa rendición a nuestro Señor Jesucristo.

Alicia Ferreira de Díaz

Sierva de Jesús, esposa de Héctor y madre de 3 torbellinos. Reside y se congrega en NJ, en la iglesia Faith Baptist Church de Hamilton. Actualmente cursa el Instituto Integridad y Sabiduría en modalidad online de la Iglesia Bautista Internacional de Rep. Dominicana.

Conferencia 2017 - Ante Su Palabra
X