¿Jesús es Dios? ¿Y como se explica esto? Piénsalo bien, ¿Cual de estas respuestas seria correcta?

  1. Sí, Jesús es mitad Dios y mitad hombre
  2. Sí, Jesús es un hombre que se convirtió en un Dios
  3. No, Jesús es un hombre que Dios adopto como su Hijo especial
  4. No, Jesús es un ángel
  5. Sí, Jesús es Dios encarnado. Completamente Dios y completamente hombre.

La respuesta correcta es la (E) Jesús es completamente Dios y completamente hombre. Sin embargo, que tal si la siguiente pregunta es: “¿Cómo puedes demostrar bíblicamente que Jesús es Dios?”  ¿Qué responderías? Sabrías como defender una de las verdades mas esenciales de la fe cristiana.

Con este pequeño articulo busco equiparte para dar una respuesta que los mejores teólogos usan pero que también es fácil de entender y fácil de recordar. Estos son los tres mejores argumentos que conozco para demostrar bíblicamente que Jesús es Dios. Hay muchos mas, pero estos son los argumentos mas esenciales:

1. Jesús recibió la adoración que solo Dios puede recibir

La Biblia aborrece cualquier tipo de adoración hacia la creación o los ídolos, pero aprueba la adoración a Jesús ¿Por qué? Porque Jesús es el Dios que merece toda la adoración. Jesús no es una criatura, un ángel o un mero hombre, Jesús es Dios hecho hombre y por eso se le adora (Apc 4:11; Apc 5:9-10; 1 Tim 3:16; Tito 2:13).

Uno de los eruditos bíblicos mas influyentes en la academia contemporánea fue Larry Hurtado (que recientemente falleció). Él dedicó gran parte de su carrera académica examinando la adoración a Jesús entre los primeros cristianos. Las primeras iglesias estaban compuestas por judíos-cristianos monoteístas que verían como algo absolutamente inaceptable la adoración a cualquier criatura no importa cuan grande, poderosa o bondadosa sea. Pero la Biblia enseña claramente que Dios aborrece la adoración a otro que no sea Él.

Uno de los diez mandamientos dice: “No tendrás otros dioses delante de mí” (Éxodo 20:3). Y en Isaías 42:8 Dios claramente afirma: “Yo soy el Señor, ése es mi nombre; mi gloria a otro no daré, ni mi alabanza a imágenes talladas.” La única forma en que judíos como Pablo, Pedro, o los miles de judíos cristianos del primer siglo adoraran a Jesús sin ningún problema ni reserva es que ellos identificasen a Jesús como Dios, Jehová, el Dios de Israel. Ellos claramente veían que Jesús era Aquel que merece la única adoración.

Un contraste entre Romanos 14:11 y Filipenses 2:10-11 nos dará una idea de como era la adoración cristiana en la época bíblica. Los dos pasajes están escritos por Pablo, un judío-cristiano monoteísta. Este pasaje cita Isaías 45:23 que habla de Jehová (YHVH). El primer pasaje se refiere directamente al Dios de Israel: “Vivo yo, dice el Señor, que ante mí se doblará toda rodilla, Y toda lengua confesará a Dios” (Rm 14:11). Sin embargo, nuestro segundo pasaje dice lo mismo, pero refiriéndose a Jesús: “para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra; y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre” (Filipenses 2:10-11). Esto solo tiene sentido cuando aceptamos que los primeros cristianos creían firmemente que Jesús era el Dios de Israel.

2. A Jesús se le atribuyen obras exclusivas de Dios

A Jesús también se le atribuyen obras que son exclusivas de Dios, especialmente quiero que prestemos atención a la obra de la creación. En Juan 1:3 dice lo siguiente acerca de Cristo pre-encarnado: “Todas las cosas fueron hechas por medio de Él [Cristo], y sin Él [Cristo] nada de lo que ha sido hecho, fue hecho” (Jn 1:3). Solo existen dos tipos de seres: Dios y las criaturas. Dios es solo uno (aunque en el subsisten tres personas), todo lo demás que existe es su creación. Si alguien niega que Jesús es Dios, niega la lógica de Juan 1:3.

Verán: Si Cristo no es Dios entonces es una criatura. Pero el pasaje dice que todo fue hecho por medio de Cristo. Si Cristo fuera una criatura entonces tendría que haberse creado a sí mismo, para lo cual tendría que existir antes de existir, lo cual es una contradicción lógica. Es absurdo. En conclusión, este pasaje bíblico nos deja solo con dos opciones: o afirmamos que Juan 1:3 es falso y decimos que Dios es mentiroso, o afirmamos que Cristo no es una criatura sino el único Dios creador del cielo y de la tierra, y toda otra criatura.

3. A Jesús se le llama explícitamente Dios

No solo se le atribuye a Jesús las obras exclusivas de Dios, sino que también se le llama explícitamente con el titulo “Dios.” Antes de examinar algunos versículos debemos tener en cuenta que la fe de cada judío y cristiano que escribió y leyó estos versículos es una fe monoteísta. Ser monoteísta significa que uno cree en la existencia de un solo Dios, y niega la posibilidad de que existan otros dioses. Cuando en la Biblia se dice que Jesús es Dios lo que se esta diciendo es que Jesús es el único Dios verdadero

1 Jn 5:201 Juan 5:20 Y sabemos que el Hijo de Dios ha venido y nos ha dado entendimiento a fin de que conozcamos al que es verdadero; y nosotros estamos en aquel que es verdadero, en su Hijo Jesucristo. Este es el verdadero Dios y la vida eterna.

Lo primero que sucede en este versículo es que el apóstol Juan se refiere a Cristo como el Hijo de Dios. Es decir, al principio se le llama explícitamente Dios al Padre, pero aun no se le dice así al Hijo. Sin embargo, Juan continúa diciendo que este Hijo ha venido con una misión: “darnos entendimiento para que conozcamos al que es verdadero.” La pregunta que se hace el lector en este punto es: ¿Quien es el verdadero? Juan responde: “nosotros estamos en aquel que es verdadero.” Nuevamente el lector se pregunta, ¿Estamos en el verdadero? ¿Quien es este que llamas el verdadero? Juan responde: “Su Hijo Jesucristo. Este es el verdadero Dios y la vida eterna.” ¿Que concluimos? Que el Hijo de Dios ha venido y nos ha dado entendimiento para que le conozcamos a Él mismo, a Jesucristo, como verdadero Dios y vida eterna. Este y otros pasajes se refieren a Jesús explícitamente como Dios (Jn 10:30-33; 1 Tim 3:16; Jn 1:1; Fil 2:10-11; Jn 20:28).

En conclusión, la próxima vez que te pidan comprobar bíblicamente que Jesús es Dios puedes decirles lo siguiente: la Biblia claramente enseña que Jesús es Dios. Primeramente, porque él recibe la adoración que solo Dios puede recibir. Segundo, porque en la Biblia se le atribuyen obras que son exclusivamente de Dios. Y tercero, la Biblia en varias ocasiones se refiere a Jesús con el titulo “Dios.”