5 Mitos sobre Cantar de los Cantares 

mitos sobre cantar de los cantares

Nota editorial: Esta artículo pertenece a una serie de 21 artículos relacionados con los mitos acerca de los temas más relevantes de la teología y la vida cristiana. Puedes leerla en este enlace. Esta serie fue publicada originalmente en inglés por Crossway.
A continuación 5 Mitos sobre Cantar de los Cantares:

Mito #1: El Cantar de los Cantares es sólo una historia de amor entre humanos

 No pretendo tratar el Cantar de los Cantares como una alegoría, en la que todo en el libro representa otra cosa, y en la que empezamos a encontrar significados que el autor nunca pretendió. Pero sí quiero ser fiel a los propósitos de Dios para el matrimonio y el romance, que la Biblia considera consistentemente como misterios que apuntan más allá de ellos mismos hacia el amor eterno de Dios. 

Siempre que hablamos de la manera en que un esposo ama a su esposa, nunca estamos hablando simplemente del matrimonio; siempre estamos hablando del gran amor de Cristo por la iglesia (vea Ef. 5:25-32). La unión sexual del hombre y la mujer no es una alegoría, estrictamente hablando, sino que es análoga a la unión espiritual que Dios comparte con su pueblo. Así, la Biblia usa repetidamente el matrimonio como metáfora de la relación de amor divino-humano. El Cantar de los Cantares se convierte en una parte importante de este patrón al poner el romance de nuestra redención en poesía y canto. 

Mito #2: El Cantar de los Cantares es sólo para personas casadas

 El Cantar de los Cantares no es una alegoría, sino que es parte de un misterio mayor: el misterio del amor del Padre en Jesucristo por su amada y hermosa esposa. Así que la canción no es sólo sobre un hombre que ama a una mujer. También se trata del amor de todos los amores, lo que significa que hay un lugar en esta historia para todos nosotros. La imagen de la novia está en la Biblia para mostrar “la alegría desinhibida y la tierna intimidad de la comunión divino-humana” que se nos ofrece a todos nosotros a través del Hijo de Dios. Un viejo rabino describió el Cantar de los Cantares como “una cerradura para la que se había perdido la llave”. Pero la llave no se ha perdido: la llave es la revelación de Jesucristo como el esposo amoroso del pueblo de Dios. 

Jesús quiere compartir su amor con cada uno de nosotros, ya seamos hombres o mujeres, casados o solteros. Por la gracia de Dios, descubrimos que su nombre es aceite derramado, y su cruz es la fragancia de la salvación (Ef. 5, 2). Fuimos hechos hermosos, pero dudamos porque sabemos que nuestras vidas están oscurecidas por el pecado, incluyendo todos los deseos desordenados de nuestra sexualidad rota. Pero la afirmación de Dios para nosotros es el evangelio, que declara que Jesús nos ama y se entregó a sí mismo por nosotros (Ef. 5:25). Este romance es la realidad final y suprema. 

 Mito #3: El Cantar de los Cantares es sólo sobre el sexo

 Aunque el Cantar de los Cantares es para los que se aman, se aplica no sólo a las relaciones humanas sino también a la relación de nuestra alma con Dios. La experiencia humana del amor y del matrimonio nos habla siempre del profundo misterio de la redención, en el que Dios Padre promete presentarnos como una hermosa esposa a su Hijo amado. Así, la pasión que vemos en la amante y en el amado del Cantar de los Cantares -una pasión que ellos protegen con su pureza- nos llama a enamorarnos más profundamente de Jesucristo. 

Según las imágenes del Cantar de los Cantares, Jesús es el manzano de nuestra salvación. Él es la fuente de nuestro descanso y refrigerio, cuyo fruto es dulce a nuestro gusto. Nos invita a contemplar su rara belleza, aun cuando celebra la belleza que ha creado en nosotros. Su estandarte sobre nosotros es el amor, un estandarte que lleva el emblema de la cruz donde él murió por nuestros pecados (incluyendo todos nuestros pecados sexuales). Ahora nos invita a su casa, a su banquete, donde el pan y el vino de su mesa alimentan nuestras almas. 

Lo que Jesús quiere a cambio es nuestro afecto indiviso. Él quiere todo nuestro amor y todo nuestro ser. 

Mito #4: El Cantar de los Cantares fue escrito por el rey Salomón, basado en su experiencia 

 Si Salomón es el autor -después de todo, sabemos que escribió más de mil canciones (1 Re. 4:32)- entonces debe estar diciéndonos que hagamos lo que él dice, no lo que hizo. Digo esto porque el Cantar de los Cantares se trata de una relación exclusiva entre un hombre y una mujer, pero sabemos que el rey Salomón se casó con setecientas esposas y tuvo trescientas concubinas (1 Re. 11:3). 

Así que si este es un libro de Salomón, debe haber estado escribiendo con la sabiduría de sus últimos años, cuando finalmente se dio cuenta del gran error que había cometido al no ser un hombre de una sola mujer. La perspectiva de este libro contrasta fuertemente con la experiencia de vida de Salomón de muchas maneras. En lugar de ver el sexo como una conquista y el matrimonio como una alianza política (ver 1 Re. 11), el Cantar de los Cantares ve el matrimonio como un romance y el sexo como el sello de un pacto sagrado. El autor, quienquiera que fuera, dedicó su canto a Salomón con el fin de lanzar una visión divina del matrimonio que se oponía a las idolatrías de su cultura contemporánea. Esta canción bíblica puede hacer lo mismo por nosotros. 

Mito #5: El Cantar de los Cantares sólo debe ser leído como una narración

 La palabra poesía también es importante para saber cómo abordar este libro. Una canción de amor es simplemente un poema de amor musicalizado. Así que necesitamos leer el Cantar de los Cantares poéticamente. Esto puede parecer intimidante para las personas que piensan que no les gusta la poesía y dicen que les cuesta leerla. Pero de hecho, la mayoría de la gente encuentra poemas de amor todos los días escuchando música popular. Las canciones de amor que escuchamos son realmente poemas con música. Como el Cantar de los Cantares, la mayoría de ellos tienen algo que ver con el amor, y a veces con el sexo. Sus palabras tienen una manera de entrar en nosotros y conectarse con nuestra experiencia de vida, lo que explica por qué la gente a menudo pone letras de canciones en sus páginas de perfil. 

Pensar en el Cantar de los Cantares como una canción de amor hace que el libro sea más accesible de lo que pensamos al principio. Lee este libro de la misma manera que lees las notas de un álbum de canciones de amor. Y escucha su mensaje como si escucharas la lista de reproducción para el baile en una recepción de boda. Si leemos el Cantar de los Cantares como un cuento corto, nos frustraremos por su falta de claridad. Pero si leemos este libro de la manera en que debería ser leído -como una colección de canciones de amor de un romance apasionado que se convirtió en un matrimonio feliz- entenderemos el gozo que trae. 

NOTA: Este artículo está adaptado de “The Love of Love in the Song of Songs [El amor de amores en el Cantar de Cantares] by Philip Graham Ryken.