5 Mitos sobre la armadura de Dios  

Nota editorial: Este artículo pertenece a una serie de 21 artículos relacionados con los mitos acerca de los temas más relevantes de la teología y la vida cristiana. Puedes leerla en este enlace. Esta serie fue publicada originalmente en inglés por Crossway.
A continuación 5 mitos sobre la armadura De Dios:

Mito # 1: La vida es un día de campo 

Aunque toda la evidencia es al contrario, a menudo parece ser que creemos que la vida aquí en la tierra es o por lo menos debería serfácil. Sin embargo, la vida es dura, a menudo muy, muy difícil. Eso es, por supuesto, exactamente lo que la Biblia nos lleva a esperar. Según la Biblia, la vida cristiana no es un día de campo sino una batalla, una lucha armada contra un poderoso adversario. Para participar en esa batalla adecuadamente, necesitamos un cambio de imagen espiritual en el que nuestra vestimenta natural débil e inadecuada, el equivalente espiritual de una camiseta y sandalias, sea reemplazada por una armadura y armamento adecuados. Sin esa armadura y armamento, no estaremos preparados para lo que enfrentamos. 

Mito # 2: La armadura de Dios es solo para “súper cristianos”

No hay dos clases separadas de cristianos: cristianos que son soldados y cristianos que son civiles. Solo hay soldados cristianos preparados y no preparados. Un soldado no preparado de carne y hueso no podrá enfrentarse a la escala de las fuerzas espirituales en su contra en medio de lo que Pablo llama “los poderes de este mundo de tinieblas” (Ef. 6:12). En muchos aspectos, el mundo oscuro en el que vivimos es el patio de recreo de Satanás. Hay imágenes, sonidos y sabores tentadores en este mundo que nos deslumbran y nos atraen al pecado. Hay muchas cosas que parecen deseables para nuestros ojos y muchas tentaciones poderosas que encuentran un aliado listo en nuestra carne.  

Los objetos terrenales son muy reales para nosotros, mientras que las realidades celestiales a menudo parecen sutiles e intangibles. Satanás también tiene siglos de experiencia como tentador, sabiendo exactamente qué tentaciones tienen más probabilidades de atraer nuestra naturaleza humana individual al pecado, ya sea que nos entreguemos a una forma particular de exceso o a un sutil orgullo auto exaltado que surge de la creencia en nuestra propia justicia. La poderosa combinación del mundo, la carne y Satanás que nos ha sido dejada es inevitablemente abrumadora. Es por eso que en Efesios 6 Pablo no dice simplemente: “Revestíos con toda la armadura de Dios en caso de que la puedan necesitar”. Más bien, dice: “La necesitarán; así que revestíos”. 

Mito # 3: En el mundo moderno, no podemos creer en un demonio literal

Muchas personas modernas encuentran impensable la idea de un ser cósmico a quien no podemos ver, sentir o tocar y que promueve el mal en este mundo. Por supuesto, el demonio en el que no creen a menudo no es la figura bíblica sino una imagen bastante ridícula con pezuñas y cuernos. ¿Quién podría creer seriamente en esa criatura? Es bastante conveniente para el diablo cuando la gente no cree en su existencia. Luego puede perseguir sus nefastos planes sin sospechar y sin ser detectados. 

Sin embargo, ¿quién duda de la realidad del mal en este universo? Casi todos están de acuerdo en que algunas cosas no son meramente trágicas, sino genuinamente malas. Agrupar a millones de judíos en los campos de exterminio de Polonia es malo. Presionar a los jóvenes africanos para que se unan a un ejército, drogándolos y luego enviándolos a la batalla es malo. La trata de mujeres en la industria del sexo es malvada. ¿De dónde viene todo este mal en el mundo? La inhumanidad natural del hombre hacia sí mismo apenas parece una explicación suficiente para el mal en esta escala. ¿Es posible que exista otro factor, una dimensión espiritual sobrenatural, para toda esta depravación moral?  

Si crees que el universo que ves a tu alrededor es todo lo que hay, o fue, o será, entonces no tienes una base racional para sorprenderte e indignarte ante el mal. Lo que llamamos “malvado” debe interpretarse simplemente como una respuesta emocional dentro de nosotros a las cosas peligrosas, desencadenadas por la biología evolutiva. Pero la Biblia tiene una explicación más rica y profunda del triste mundo en el que nos encontramos, una explicación que nos permite reconocer la profunda realidad del mal y las fuerzas espirituales invisibles y personales que se encuentran detrás de su constante reaparición en diferentes formas. 

Mito # 4: Pablo inventó la idea de la armadura de Dios al observar a los soldados romanos 

Mucha gente asume que, como dice Wikipedia, “las diversas piezas (el cinturón de la verdad, la coraza de la justicia, los zapatos del evangelio de la paz, el escudo de la fe, el casco de la salvación y la espada del Espíritu) están correlacionados con lo que Pablo habría presenciado de primera mano cómo las armas y armaduras de los legionarios romanos durante su vida en el Imperio Romano”. [https://en.wikipedia.org/wiki/Armor_of_God (Accessed May 5, 2019)].  

Esta suposición, sin embargo, pasa por alto el hecho de que cada una de las piezas de armadura que describe Pablo tiene una rica historia en el Antiguo Testamento, donde literalmente describe “La armadura de Dios”: la armadura que Dios mismo usa para rescatar a su pueblo. Es el Antiguo Testamento y no el legionario romano el que le brindó a Pablo su inspiración, y si extrañamos este trasfondo, fácilmente podemos malinterpretar y aplicar mal las diversas piezas de la armadura. 

Mito # 5: La armadura de Dios es principalmente una lista de virtudes que necesito lograr

Comprender los antecedentes del Antiguo Testamento desafía la visión común de que la armadura cristiana es principalmente un conjunto de disciplinas que debemos realizar para medirnos como cristianos. Ciertamente es cierto que la armadura de Dios describe cualidades esenciales para que las busquemos apasionadamente si queremos mantenernos firmes bajo el asalto de Satanás. Sin embargo, la armadura es ante todo la armadura de Dios en lugar de la nuestra.  

El evangelio nos dice que el guerrero divino nos da su equipo, que usó primero triunfante en nuestro lugar en su lucha definitiva contra las fuerzas del mal. Jesucristo es el guerrero triunfante sobre Satanás, la muerte y el pecado a través de su fidelidad y justicia, y su victoria ahora se nos atribuye como si fuera nuestra. Debido a que Él se mantuvo firme en su batalla, nosotros los cristianos, débiles, temerosos y poco preparados como a menudo lo estamos, también finalmente lo haremos. Por fe, su justicia se convierte en la nuestra; en Cristo tenemos un escudo de refugio en Dios, que nunca nos dejará ni nos abandonará. 

Esta es la buena noticia de que se nos ha dado el privilegio de anunciar a lo largo y ancho de todo el mundo, así como de predicar a nuestros propios corazones a diario. La armadura de Dios habla de la misericordia y la gracia de Dios a los pecadores quebrantados y nos señala una salvación que las fuerzas combinadas del infierno en sí nunca pueden robarnos porque es atesorada por nosotros en Cristo.