5 Mitos sobre la trinidad

5 Mitos sobre la trinidad

Nota editorial: Esta artículo pertenece a una serie de 21 artículos relacionados con los mitos acerca de los temas más relevantes de la teología y la vida cristiana. Puedes leerla en este enlace. Esta serie fue publicada originalmente en inglés por Crossway.
A continuación 5 Mitos sobre la trinidad:


Mito # 1: Es solo para expertos en teología

La doctrina de la Trinidad es para todos los que son salvos por Jesús. O, para decir de una manera más elaborada, es para todos los que han sido atraídos al Padre a través de la fe en el Hijo por el poder del Espíritu Santo (ver 2 Cor. 13:14). O, para decirlo nuevamente, es para todos los que han sido adoptados por el Padre que envió al Hijo para redimirnos, y que envió el Espíritu Santo de adopción a nuestros corazones para que clamemos a Dios: “Abba, Padre” (ver Gál. 4:4-6). O, para decirlo de otra manera, es para todos los que están en comunión con otros creyentes a través de nuestro acceso común al Padre en Cristo por medio del Espíritu (vea Ef. 2:18).

O, para ser más precisos, es para todos los que quieran entender cómo algo de esta profunda salvación funciona y lo que el evangelio revela acerca del Dios que está detrás de ello. Eso es porque la doctrina de la Trinidad es la única visión de Dios que da sentido a la salvación cristiana. Esa es una razón por la cual la iglesia bautiza en el nombre del Padre, el Hijo y el Espíritu Santo (ver Mt. 28:19): es el derecho de nacimiento de todos los que son nacidos de nuevo.

Hay, por supuesto, expertos en la doctrina de la Trinidad, que lo han pensado con precisión y profundidad, y lo han estudiado de una manera académica. Pero cualquier tema puede ser comprendido simplemente por un lado y estudiado en profundidad por otro lado: hay expertos en todo, y su experiencia no significa que lo que han estudiado se convierta en su propiedad exclusiva. La Trinidad es demasiado importante para dejársela a los expertos en teología.

Mito # 2: Realmente no está en la Biblia; la iglesia primitiva lo inventó

Este mito probablemente se basa en la observación de que las palabras clave que usamos tradicionalmente para hablar de la Trinidad no son palabras que están en la Biblia: Trinidad, por ejemplo; pero también persona, naturaleza, relación, etc. Pero todas esas palabras son solo etiquetas –que pretenden ser útiles y concisas– que adjuntamos a las cosas que vemos en las Escrituras.

La gran historia del único Dios verdadero que cumple Sus promesas al estar con nosotros al enviar al Hijo y el Espíritu es una realidad extensa, en dos testamentos, de Dios dándose a conocer a Sí mismo en el acto de la redención. En lugar de contar esa historia completa cada vez que meditamos sobre la identidad del Dios del evangelio, los cristianos desde la época de la patrística han tendido a usar las palabras más cortas y portátiles. Pero cuando comenzaron este patrón de uso, la patrística nunca quiso crédito por la creatividad. Insistieron, concilio tras concilio, comentario tras comentario, catecismo tras catecismo, que afirmaban lo que las Sagradas Escrituras decían.

Algunos cristianos modernos tienen una especie de fobia a seguir el ejemplo patrístico aquí, prefiriendo no usar más que palabras bíblicas para las verdades bíblicas. Inevitablemente, tendrán que resolver los mismos problemas que resolvió la iglesia primitiva (encontrar herejes dentro de sus filas usando palabras de la Biblia con diferentes significados, descubrir cómo comunicar la fe a la próxima generación, y así sucesivamente), dos mil años después del hecho y con sus propias idiosincrasias modernas contrabandeadas de improviso.

Otros cristianos modernos están demasiado celosos de aplazar la tradición y se complacen en darles crédito a la patrística por inventar una doctrina que no se puede encontrar en la Biblia. Para ellos, los mismos padres de la iglesia responden: “No, gracias”. Nunca tuvieron la intención de que creamos en la Trinidad debido al propio testimonio de ellos; ellos hicieron todo lo posible para demostrar que Dios había revelado Su propia triunidad en las Escrituras.

Mito # 3: Es irrelevante para la vida espiritual

Ya que la unidad de Dios está unida al evangelio, es el fundamento de la vida espiritual de cada creyente. Cuanto más comprendes la estructura profunda de la realidad espiritual que experimentas en Cristo y el Espíritu, más comprendes y experimentas las cosas profundas de Dios para nosotros. Si crees que la Trinidad es irrelevante para tu vida espiritual como cristiano, probablemente estés siendo engañado por una especie de ilusión óptica experiencial. Lo que quiero decir es esto: puedes llegar a creer en Cristo, a ser salvo y a estar en comunión con Dios en el Espíritu por algún tiempo antes de que comiences a pensar en la Trinidad.

Ya que todo iba bien para ti como cristiano antes de que comenzaras a pensar en la Trinidad, podrías pensar que la Trinidad es un tipo de doctrina innecesaria que debería estar escondida en tu mente en algún lugar como verdadera, pero no afecta tu vida. Pero, de hecho, la razón por la que todo iba bien antes es que estuviste inmerso en la realidad del Hijo y el Espíritu, llevándote activa y dinámicamente al amor del Padre todo el tiempo. Reconocer esta realidad subyacente debe ser una invitación para que profundices en lo que ya has comenzado a experimentar en la vida cristiana.

Hay un sentido en el que supongo que podría llamar a la Trinidad irrelevante para la vida espiritual de los creyentes. Puede llamarlo irrelevante en el sentido de que es absolutamente independiente de los creyentes: es cierto ya si lo aprecias o no. Dios sería Padre, Hijo y Espíritu Santo, incluso si el Padre nunca hubiera enviado al Hijo y al Espíritu Santo, o incluso si el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo nunca hubieran creado nada ni a nadie para recibir su bendición o creer en ellos. Pero la independencia de Dios de todo lo que no es Dios resulta ser algo importante que debemos reconocer. En otras palabras, es muy importante para ti saber que Dios sería Dios sin ti.

Mito # 4: Es ilógico

A veces usamos la taquigrafía para la doctrina de la Trinidad y decimos que “nuestro Dios es tres en uno” o “tres y uno”. Eso suena como una contradicción. Pero si conectas los nombres relevantes, la contradicción desaparece: Dios es tres personas en un solo ser. Eso puede ser un misterio, pero no es necesariamente una contradicción. El problema con la frase corta, “tres en uno”, es que podría sugerir “tres dioses en un solo Dios”, o “tres personas en una persona”, o “tres seres en un solo ser”. La frase corta abarca todo el alcance del mensaje bíblico (que hay un solo Dios y que este Dios existe como Padre, Hijo y Espíritu Santo) y, al omitir todos los nombres, lo comprime en una forma que suene como álgebra, y una mala álgebra en eso. Cuando Dios se revela a Sí mismo como Padre, Hijo y Espíritu Santo, Él no pide un sacrificio de la mente. Él pide humildad para ser enseñados, que es lo mismo que necesitamos para aceptar todo lo que Dios revela.

Mito # 5: Las analogías para la Trinidad son muy importantes y nos ayudarán a entenderlo más profundamente

¿Cómo es Dios en la Trinidad? ¿Un trébol de tres hojas? ¿Agua en sus estados líquido, helado y gaseoso? ¿El sol irradiando rayos de luz y olas de calor? ¿La cáscara, la yema y la clara de un huevo? ¿Una mente que se recuerda a sí misma, se conoce a sí misma y se ama a sí misma? ¿Un comité de tres personas con una agenda? ¿Una persona con tres trabajos? No, la Trinidad no es muy parecido a ninguna de estas cosas. Algunas de estas analogías son francamente falsas y nunca deben usarse; otras son un poco útiles para pensar de manera abstracta algunos elementos aislados de la doctrina de la Trinidad. Ninguno de ellas es importante, y ninguno de ellas te llevará al siguiente nivel de comprensión de lo que la Biblia está haciendo con su revelación de la Trinidad.

La idea general de que es muy importante descubrir una buena analogía para la Trinidad es generalmente una señal de que hemos llegado a la doctrina por el final equivocado. Es posible iniciar una búsqueda de respuestas a preguntas que nunca valieron la pena ser planteadas. Si mantienes tus expectativas muy, muy, muy bajas, algunas de las analogías de la Trinidad pueden valer la pena ser consideradas.

Pero es significativo que Dios comunicó la verdad sobre el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo sin poner una sola analogía de la Trinidad en la Biblia. ¿Qué pasaría si Dios ya ha revelado lo que necesitamos saber acerca de cómo es la vida eterna de Dios, y lo hizo sin mencionar los tréboles o los icebergs? ¿Qué pasa si la mejor manera de entender la comunión eterna del Padre, el Hijo y el Espíritu es entender que el Padre envió al Hijo y al Espíritu? ¿Qué pasa si el Dios eterno es como el Padre que envía al Hijo y al Espíritu en la plenitud del tiempo, porque desde toda la eternidad Dios es el Padre, el Hijo eternamente engendrado y el Espíritu que procede eternamente? Eso significaría que cuando contamos la historia del evangelio, ya estamos describiendo el carácter de Dios. Eso significaría que la Trinidad y el evangelio pertenecen juntos como la base de nuestra fe y también como el comienzo de nuestro entendimiento.