Pregúntale a mis cuatro hijos acerca de qué le gusta a su padre y qué está en lo alto de la lista después de “Jesús, nuestra madre, el béisbol y los Bulldogs de Georgia”, y podrían responderte: “gente muerta”. ¿Por qué?  

A pesar del hecho de que enseño historia de la iglesia, creo que es importante que mis hijos, desde muy pequeños, entiendan la riqueza de la fe que les presento en las Escrituras. (Y sí, saben que el héroe de ese libro ha vuelto de la muerte.) 

Asumiendo que han estado escuchando, mis hijos pueden decirles algo sobre Lutero, las 95 Tesis, y la puerta de una iglesia en Wittenberg.  

Pueden contarte todo sobre Calvino y su desagradable enfrentamiento con William Farel. Pueden decirte que William Carey es el padre de las misiones modernas (y quizas te recuerden que fue bautista).  

Pueden decirte que Spurgeon fumó un cigarro ocasional y que un hombre con el gracioso nombre de Atanasio fue muy relevante en una reunión llamada el Concilio de Nicea (quizas también acertarán con la fecha, que es el año 325 d.C.).  

Saben que una importante batalla tuvo lugar en un puente llamado Milvio (o como lo llama mi hijo de 6 años, “Melvin”). Incluso han aprendido que la gente que aparece en nuestro porche los sábados  con sus revistas “Atalaya” en la mano son arrianos de hoy en día. ¡A mis 30 años yo no sabía tanto! 

Los beneficios de enseñarle a tus hijos historia de la iglesia 

La historia de la iglesia no debe suplantar la enseñanza de la Biblia a tu familia. La adoración familiar y la Palabra de Dios deben ser lo primero en tu hogar. Pero los beneficios de enseñarles algo sobre las figuras y movimientos clave de la rica herencia de la iglesia son innumerables.  

Aquí hay siete razones por las que debemos enseñar a nuestros hijos la historia de la iglesia: 

  1.  Porque deben saber que el cristianismo es una fe histórica. Jesús es real. Vivió. Murió. Resucitó. Ascendió al cielo. Está edificando Su iglesia, tal como lo prometió. La historia de la iglesia es testigo de todos estos hechos, todos los cuales tuvieron lugar -y están teniendo lugar- en el tiempo, el espacio y la historia. No quiero que confundan la Historia de la Redención con El Hobbit, Las Crónicas de Narnia, Robinson Crusoe, o Rapunzel. 
  1.  Porque deben evitar seleccionar solo “lo mejor” de la historia. Como dijo C. S. Lewis, nuevo no significa necesariamente mejor (o viceversa). Como sus padres, nuestros hijos están constantemente inundados de mensajes de “nuevo” y “mejor” – versiones 1.1, 1.2, 1.3, y similares. Quiero que mis hijos sepan que el evangelio no es nuevo, no puede ser mejorado y nunca cambiará. También deben saber que aunque no hay una “edad de oro” con respecto a la historia del hombre, los grandes despertares del pasado nos llevan a orar para que Dios lo haga de nuevo. 
  1.  Porque deben saber que vale la pena morir por la Biblia. Una de las definiciones de la historia de la iglesia que doy a mis estudiantes es simplemente “una batalla por la Biblia”, es decir, la historia de la iglesia es un relato de la guerra de 2.000 años entre la herejía y la ortodoxia, entre las interpretaciones en competencia de la santa Palabra de Dios. Quiero que mis hijos sepan que nuestras Biblias no son baratas. Hombres y mujeres fueron encarcelados, acosados, golpeados y asesinados para que pudiéramos leer la Biblia en nuestra lengua materna. También discutieron, pelearon, fueron perseguidos, incluso murieron por mantenerse firmes en una interpretación ortodoxa de la misma. 
  1.  Porque deben saber que la teología es importante. Quiero que sepan sobre Agustín y Pelagio, Calvino y Arminio, Wesley y Whitefield y las diferencias teológicas que los dividían, y por qué tal división era necesaria en primer lugar. Quiero que mis hijos sean buenos teólogos, conscientes de que todo el mundo tiene una teología y que no todas ellas encajan con las Escrituras. Quiero que sepan que las ideas tienen consecuencias tanto para el bien como para el mal. El apóstol Pablo tenía una visión del mundo. También la tenía Hitler. 
  1.  Porque deben ver que somos parte de la Iglesia de Cristo a través de los tiempos. No somos los primeros cristianos. Y por mucho que mi educación en la iglesia del Sur Profundo pudiera haber insinuado (sobre todo a través del canto) lo contrario, la abuela no fue la primera cristiana. Quiero que sepan sobre el coraje de Atanasio, el martirio de Justino y Policarpo, el brillo de Calvino, las inolvidables palabras de Lutero, y la batalla por la Biblia en mi propia denominación, la Convención Bautista del Sur. Los capítulos finales de las vidas de nuestros héroes han sido escritos, para que sepamos cómo fue su caminar con Dios, y los grandes hombres y mujeres de la historia de la iglesia son excelentes ilustraciones de una fe que persevera (ver Hebreos 11). 
  1.  Porque deben saber que incluso los grandes hombres son profundamente defectuosos. Pinte un cuadro completo, tridimensional, de sus héroes de las páginas de la historia de la iglesia, lo bueno, lo malo, lo feo, para recordar a sus hijos que Jesús es el único hombre perfecto. Dígales que algunos grandes líderes espirituales como el Rey David en el Antiguo Testamento hicieron cosas tontas, un recordatorio de que los pecadores son salvados por la justicia de Otro. Dios dibuja líneas rectas con palos torcidos. Tal vez esta perspectiva ayude a alejar a sus hijos de las zanjas mortales del fariseísmo y el perfeccionismo. 
  1.  Porque deben aprender a obedecer el noveno mandamiento. Tergiversar la teología o las ideas de otro es dar falso testimonio contra ellos. Calvino no inventó la predestinación. El libre albedrío no fue obra exclusiva de Arminio. Wesley (ambos Wesleys, en realidad) y Whitefield a menudo se señalaban personalmente en cartas y sermones, a menudo no estaban en términos amigables, y no tenían ni de cerca el tipo de relación de “desacuerdo dulcemente” que es popularmente retratado (ver la excelente biografía de Thomas Kidd en 2014 para la evidencia). Por lo tanto, caricaturizar es tergiversar. Y tergiversar intencionalmente es violar el mandato de Dios. Acostúmbrense a esta idea a una edad temprana. Por la gracia de Dios, puede prepararlos para ser miembros de una iglesia piadosa. 

Entonces, ¿por dónde empezar? Gracias a Dios, hay un exceso de recursos para enseñar a los niños la Biblia y la teología hoy en día, pero no tantos para enseñarles la historia de la iglesia. A continuación hay cinco recursos que nuestra familia ha encontrado útiles: 

Nota editorial: Los recursos recomendados a continuación son exclusivos en inglés, es nuestra oración poder tener la oportunidad de contar ya sea con estos recursos traducidos al español o creados originalmente. Que dios siga obrando en el mundo de habla hispana. 

  • History Lives: Chronicles of the Church Box Set (Christian Focus) de Mindy and Brandon Withrow. Este juego de cinco volúmenes es perfecto para leerle a su familia durante un largo período de tiempo, digamos uno o dos años, un capítulo cada noche o cada dos noches. A nuestros hijos les encanta. 
  • Trial and Triumph: Stories from Church History (Canon Press) de Richard M. Hannula.Un excelente resumen de grandes figuras de la historia de la iglesia en un volumen. 
  • The Church History ABCs: Augustine and 25 Other Heroes of the Faith (Crossway) de Stephen J. Nichols. Breves lecturas que te llevan a través del alfabeto con cada nombre de cada figura histórica correspondiente a una letra en particular (“E es de Eggplants y Jonathan Edwards”). Este volumen está ilustrado alegremente y a todo color por Ned Bustard. 
  • Reformation Heroes by Joel Beeke and Diana Kleyn. Este libro es un excelente recurso para enseñar a sus hijos todas las vidas, ministerios y convicciones doctrinales de todas las figuras clave de la Reforma. 
  • Biographies por Simonetta Carr. Esta es una hermosa y bien escrita serie de biografías para niños mayores. Carr trata grandes figuras conocidas de la historia de la iglesia como Calvino, Lutero, Agustín, Atanasio, Jonathan Edwards y Anselmo, así como algunas que son más oscuras, incluyendo a Lady Jane Grey y Marie Durand.