A menos que dejes de amar el pecado

Si no se arrepienten, perecerán 

Jesús dijo algunas cosas sorprendentes durante su ministerio. Uno de los más sorprendentes está en el Evangelio de Lucas, justo después que él recibiera un informe de la masacre de algunos galileos. Algunos concluyeron que los galileos sufrían porque eran personas particularmente pecaminosas (Lucas 13: 2). Si los galileos hubieran sido más santos (como piensan), podrían haber evitado un final horrible. 

Jesús no está de acuerdo. Él responde: “si no os arrepentís, todos pereceréis igualmente” (Lucas 13:3). Él dice que el problema es que todos son pecadores ante Dios y, por lo tanto, se dirigen hacia el juicio eterno de Dios (ese es el significado de “perecer” en este contexto, vea Lucas 9:24–25). Y de acuerdo con Jesús, la solución a este problema masivo del juicio divino no es mejorar el comportamiento de uno, sino “arrepentirse”. 

Llamar a las personas al arrepentimiento es la razón por la que Jesús vino (Lucas 5:32) y el mensaje que Él comisiona a Sus seguidores a predicar (Lucas 24:47). Es la única manera en que alguien puede evitar el juicio de Dios (Lucas 13: 3). Dadas las consecuencias sumamente graves de no arrepentirse, es importante entender qué es el arrepentimiento. 

El corazón del arrepentimiento 

Para llegar al corazón del arrepentimiento, debemos profundizar más que el dolor por el pecado, el arrepentimiento hacia Dios y otras personas, y los cambios en el comportamiento externo que viene precisamente como una consecuencia dl arrepentimiento verdadero. 

 De hecho, ese es el punto de la parábola de Jesús en Lucas 13:6–9, que viene inmediatamente después de la enseñanza sobre el arrepentimiento. El verdadero arrepentimiento necesariamente resulta en un cambio de actitud y comportamiento. Anteriormente en el Evangelio de Lucas, Juan el Bautista llama a las personas a “dar frutos dignos de arrepentimiento” (Lucas 3:8). De manera similar, esto significa que los actos de obediencia (“frutos”) se derivan de (y por lo tanto no son lo mismo que) el arrepentimiento. 

Entonces, ¿cuál es el corazón del arrepentimiento? El arrepentimiento es un cambio de percepción y dirección. Como señala John Piper, la palabra griega para “arrepentirse” se refiere a “un cambio de las percepciones, disposiciones y propósitos de la menteArrepentirse significa experimentar un cambio de mentalidad que ahora ve a Dios como verdadero, hermoso y digno de toda nuestra alabanza y toda nuestra obediencia”. 

Cuando vemos a Dios por lo que es (grande, glorioso, deseable), también vemos el pecado por lo que es (disminuido, feo, repulsivo). Es por esto que el arrepentimiento es también un compromiso para un cambio profundo de dirección, un cambio de sentido, una reorientación de nuestras vidas lejos del pecado y hacia Dios. Este cambio de percepción y dirección es algo que se nos manda hacer (Hechos 2:38), y algo que requiere la obra sobrenatural del Espíritu Santo si queremos hacerlo. Actuamos el milagro. 

Aquellos con quienes Jesús habla en Lucas 13 parecen pensar que el problema con los galileos es insuficiencia de santidad. Pero Jesús dice que el verdadero problema es que todos están ciegos a la gloria de Dios y se han alejado de él. Lo que se necesita no es un poco más de santidad para algunos, sino una reorientación total de la vida para todos. La diferencia crítica entre los que se salvan y los que no lo son no es lo relativamente buenos que son, sino si han admitido que no son buenos, han visto a Dios como supremamente glorioso e invierten toda la dirección de sus vidas. 

Arrepentimiento para toda la vida 

La noche antes de casarme con mi esposa en Belfast, Irlanda del Norte, varios amigos y yo nos dirigimos al centro de la ciudad para celebrar. De alguna manera, terminamos en el camino equivocado, resultó ser el camino principal a Dublín, y debido a que ninguno de nosotros estábamos muy familiarizados con el sistema de carreteras británica, no pudimos descubrir cómo dar la vuelta. 

Los minutos pasaron mientras buscábamos salidas, al mismo tiempo que nos alejábamos de Belfast y nos acercábamos a Dublín. Lo único que posiblemente no podría habernos ayudado en esa situación fue ir más rápido en la misma dirección. Tuvimos que dar la vuelta. La solución de Jesús al problema del juicio de Dios es radical. No es: “Mejora tu comportamiento”. En cambio, es: “Mira a Dios por quien realmente es y cambia toda tu dirección”. Seguirá la obediencia (y debe). 

Incluso después de la conversión, los seguidores de Jesús luchan con demasiada frecuencia para ver a Dios como glorioso y deseable, y para orientar nuestras vidas plenamente hacia Él. Estamos tentados todos los días en mil direcciones diferentes. Por lo tanto, debemos reorientarnos constantemente hacia Dios, viéndolo de nuevo y buscándolo de nuevo. Como señaló Martin Lutero, “Cuando nuestro Señor y Maestro Jesucristo dijo “Arrepentirse”, pretendía que toda la vida de los creyentes fuera arrepentimiento”. 

Arrepentimiento para la vida eterna 

Tratar de hacer el bien no nos salvará del juicio eterno de Dios. Ni tampoco sentir pena por el pecado, o pedir perdón por el pecado, o convertirse en una persona más moral. Es importante hacer todo eso (y todos se derivan del verdadero arrepentimiento), pero, por sí solos, ninguno es lo suficientemente profundo. Necesitamos escuchar a Jesús decir nuevamente: “Si no os arrepentís, todos pereceréis igualmente” (Lucas 13:3). Necesitamos ver la belleza, el amor y la santidad de Dios, percibiéndolo como el tesoro que realmente es.  

Necesitamos apartarnos de las falsas promesas de pecado y apuntar nuestras vidas hacia Él. Esto es arrepentimiento, y esto es vida.