Alegrías y desafíos de la iglesia en India

En una reciente sesión Pregúntame Cualquier Cosa en India, me preguntaron si yo sentía que los cristianos a menudo desconectan sus decisiones de entretenimiento de su fe, especialmente en el área de ver películas de Hollywood y Bollywood.

 

¿Crees que los cristianos a menudo desconectan sus decisiones de entretenimiento de su fe?

Es una muy buena pregunta realmente, y creo que es una de las grandes áreas de transigencia en la vida cristiana.   Una de las formas en que transigimos en nuestra vida es a través del entretenimiento. Estamos muy dispuestos a entretenernos con cosas por las cuales murió Cristo. Estamos muy dispuestos a reírnos de chistes en los que el remate es algo que necesitó la expiación de la sangre de Cristo. Así que podemos ser muy, muy frívolos en nuestro entretenimiento. Podemos entretenernos con cosas que en realidad deshonran a Dios.

Así que, como pastores, creo que debemos pensar con mucho cuidado y claridad acerca de nuestra entretención. Y con claridad acerca de lo que contamos a otros sobre nuestro entretenimiento. No es que debamos ocultar lo que hacemos, pero si sentimos libertad en cierta área, y creo que costaría mucho argumentar que la Biblia dice que no podemos ver ninguna película, nada de Hollywood ni de Bollywood. Pero creo que hallaríamos que la Biblia nos llama a un alto estándar. Hay áreas a las que no debemos estar dispuestos a ir, cosas que no debemos permitirnos ver. Hay cosas demasiado detestables para pensar en ellas, para que las traigamos a nuestra vida. La Biblia dice que no permitamos ni un atisbo. Dice que hay cosas demasiado viles para que los cristianos siquiera piensen o hablen de ellas. Pero las vemos en películas.

Creo que una de las grandes argucias de Satanás es hacer que los cristianos se permitan demasiado entretenimiento. Que crean que tenemos derecho al entretenimiento. Que es una necesidad del ser humano tener tres o cuatro horas diarias de entretención. Y permitir horribles mensajes a nuestro corazón, a nuestra vida, a nuestra familia mediante el entretenimiento.

Pienso que las películas pueden ser una buena parte de la vida. Pueden ser agradables, ayudarnos a relajarnos y a disfrutar del mundo que Dios ha creado. Pero debemos tener mucho cuidado de no transigir en nuestro entretenimiento, de no permitirle a Satanás ni una sutil pequeña influencia en nuestra vida, en nuestro corazón, en nuestra mente y nos cambie lentamente a través de nuestro entretenimiento.