¿Cómo dejo de forma correcta la iglesia donde me congrego?

Esta es una pregunta que recibo de vez en cuando (con diferentes variaciones): “He llegado a tener desacuerdos teológicos con mi iglesia en puntos importantes; entonces, ¿debo dejarla? Y si es así, ¿cómo lo hago?” Esto me lo preguntaron en un evento de “Ask Me Anything” (Pregúntame cualquier cosa) en Filipinas, y he aquí la respuesta que he intentado dar. (Contexto: Esta pregunta específica tenía que ver con dejar una iglesia carismática no reformada por otra iglesia reformada no carismática).

“He llegado a tener desacuerdos teológicos con mi iglesia; ¿debo dejarla? Si es así, ¿cómo lo hago?”

Bueno, tal vez esta es otra pregunta donde, en lo abstracto, puedes responder de una manera, pero en los pormenores de la vida, hay muchísimo en lo que debes pensar y muchísimo que necesitas considerar. Así que, en primer lugar, diría que debes tener mucho, mucho cuidado. No deseas destruir una iglesia, ¿verdad?

Veamos la diferencia entre una iglesia falsa y una iglesia no saludable. Así que en esa iglesia que tú describes, pudiste llegar a convicciones teológicas más profundas, y también, has llegado a ver que esa iglesia no comparte tus convicciones. Y de hecho, probablemente de muchas maneras, ves que esa iglesia se ha opuesto a tus convicciones. Creo que aún debes preguntarte: ¿esa es una iglesia falsa? ¿Están enseñando un evangelio falso? ¿Qué respondería? Lo ves, es probable que sea una iglesia no saludable. Creo que aún predican el evangelio, pero tienen cosas que no son saludables, todavía hay cuestiones teológicas que están enseñando mal. Aun cuando están enseñando el evangelio, hacen énfasis en esas cuestiones o aprueban esa clase de teología o a esa clase de maestros.

Por eso, veamos la diferencia entre estas dos cosas. Si se trata de una iglesia falsa, están predicando un evangelio falso y están llevando a la gente al infierno, entonces sí, absolutamente: necesitas salir de esa iglesia de inmediato. Y además, necesitas hablar con otras personas de esa iglesia a quienes amas y decirles que también deben irse de allí. Pero creo que esta no es la clase de iglesia a la que te refieres. Por eso es probable que se trate de una, lo que podrías considerar, una iglesia no saludable, ¿verdad?, tus convicciones han cambiado.

Así que te diría, ante todo, ten mucho, mucho cuidado. Tu trabajo no es destruir esa iglesia. De hecho, si decides dejar la iglesia, creo que necesitas irte de allí con mucho cuidado. Simplemente, retírate de la iglesia discretamente y vete a otra, pero haz todo lo que puedas para irte respetuosamente, amablemente, sin quemar puentes, sin sentir que

necesitas arrastrar a otras personas contigo. Simplemente, sal de allí, muestra humildad y ten el debido respeto por la gente que, aun cuando crees que estén teológicamente equivocados, todavía comparten el evangelio, todavía atraen a las personas a Cristo, o por lo menos eso esperamos, aun cuando su teología no sea exactamente la misma que tú crees.

También, creo que los reformados tienen un poquito de esa mentalidad incendiaria cuando se trata de esa clase de iglesias. Como sabes, ellos hablan de la “etapa jaula calvinista” y cosas así, donde durante un tiempo, te sientes tan emocionado por descubrir esa teología que quieres compartirla con todos los que conoces y no puedes creer que los demás todavía no puedan darse cuenta. Por eso, ten mucho, mucho cuidado. Sé muy, muy humilde. Probablemente, lo mejor que puedes hacer es irte discretamente. Y debes entender que si tú no tienes el púlpito en tu iglesia, es muy poco probable que puedas cambiarla.

Así que si eres el pastor de una iglesia carismática, es probable que puedas guiar a esa iglesia, tal vez encuentres una forma de llevar a esa iglesia a la sana doctrina. Pero si no tienes el púlpito, si no eres un anciano de la iglesia, si no eres el pastor de esa iglesia, es muy poco probable que puedas cambiarla. Así que, si esa es tu convicción, tu conciencia y has orado por ello, retírate discretamente de la iglesia y vete a otra que sea más afín a tus convicciones teológicas. Y busca maneras de servir a Dios y a Su pueblo allí.