Cómo la Deidad de Cristo me recordó de un argumento pro-vida 

En Mero Cristianismo, C.S. Lewis hace un comentario sobre Jesús siendo el Hijo de Dios que, extrañamente, me recordó un comentario que hago cuando enseño sobre el arte de la persuasión pro-vida. 

Cuando defiendo que el feto es un ser humano, uno de los argumentos que ofrezco se basa en la ley de la biogénesis. Esta ley establece que los seres vivos se reproducen según su propia especie. Cuando dos animales de la misma especie se aparean, producen descendencia del mismo tipo biológico. Cuando dos perros se aparean, por ejemplo, producen otro perro. Cuando dos arañas se aparean, producen otra araña. Por eso, cuando mi esposa estaba embarazada de nuestro primer hijo, aunque nos preguntábamos si íbamos a tener un niño o una niña, no nos preguntábamos si íbamos a tener un ser humano o no. Después de todo, somos humanos, así que nuestra descendencia también debe ser humana. Y cuando nuestro segundo embarazo produjo un segundo ser humano, no nos sorprendió esto. No pensamos, Wow ¡dos humanos seguidos! ¿Cuáles son las posibilidades? Los humanos engendran humanos. 

Bueno, hace poco estaba leyendo a C.S. Lewis cuando me encontré con esta pieza. Él estaba argumentando que si Jesús fue engendrado por Dios, entonces eso significa que Jesús tiene la misma naturaleza que Dios. Lewis explica: 

Engendrar es ser el padre de, crear es hacer algo. Y la diferencia es esta; cuando engendras, engendras algo del mismo tipo que tú. Un hombre engendra bebés humanos, un castor engendra castores pequeños y un pájaro engendra huevos que se convierten en pequeños pájaros. Pero cuando haces, haces algo diferente de ti mismo. Un pájaro hace un nido, un castor construye una presa, un hombre hace un aparato inalámbrico (es decir, un tipo de transmisor de radio militar) o puede hacer algo más parecido a sí mismo que un aparato inalámbrico: digamos, una estatua. Eso es lo primero que hay que aclarar. Lo que Dios engendra es Dios; así como lo que el hombre engendra es el hombre.” 

Lewis está haciendo un comentario basado en un principio similar al de la ley de biogénesis. Cuando Dios engendra, engendra algo de la misma naturaleza. Por lo tanto, si Jesús es el Hijo de Dios (engendrado), entonces eso significa que tiene la misma naturaleza que Dios. Por el contrario, los humanos (y los ángeles) son seres creados. Eso nos hace un tipo de ser diferente a Dios. 

Por supuesto, siempre hay limitaciones a estas analogías. Por ejemplo, el engendrar humano produce una criatura del mismo tipo que comienza a existir. Aunque la persona de Jesús comenzó en la historia del espacio-tiempo, la segunda persona de la Trinidad siempre existió. También hay muchas otras diferencias. Enumerarlos a todos sería tomar este puesto demasiado en serio. Pero es de esperar que usted pueda ver la similitud entre el caso de la divinidad de Cristo y el argumento a favor de la vida.