¿Cómo puedo apuntar a mis hijos a Cristo?

Pero Jesús dijo: Dejad a los niños, y no les impidáis que vengan a mí, porque de los que son como estos es el reino de los cielos” (Mt. 19:14).

Como padres cristianos, para nosotros debe ser de suma importancia que nuestros hijos sigan a Jesucristo, que lo amen con todo su corazón, que le sirvan y le reconozcan como su Salvador y Señor.

Es nuestro trabajo apuntar a nuestros hijos al servicio de Dios, que vivan una vida cristiana fiel y perseverante hasta el final de sus días.

Es importante que tengamos claro que por nuestro simple deseo o fuerzas no vamos a lograr que nuestros hijos amen a Jesucristo ni vengan a sus pies, es solo con la ayuda de Dios que podremos apuntar a nuestros hijos a seguir el camino de la salvación, orando para que Él nos dé la sabiduría necesaria para que juntamente con nuestra labor de crianza cumplamos con ese propósito de Dios.

¿Cómo apuntamos a nuestros hacia Jesús?

Orando

Porque por gracia habéis sido salvados por medio de la fe, y esto no de vosotros, sino que es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe” (Ef. 2:8-9).

Oremos porque Dios traiga a nuestros hijos a sus pies. En nuestras oraciones nada debe ser mas importante que eso. Nuestros hijos deben arrepentirse de sus pecados y creer en Jesucristo como su Salvador, todo esto solo por la gracia de Dios.

Tu hogar: tu campo de misiones

Y – Jesús – les dijo: Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura” (Mc. 16:15).

Es en el hogar y con nuestros hijos, en donde Dios desea que llevemos su evangelio en primer lugar, que prediquemos a Jesucristo y su salvación y que modelemos un andar cristiano fiel, comprometido y centrado en la Biblia.

Evangelizar a nuestros hijos es vital, y es en todo momento que debemos hacerlo.

Enseñándoles la Biblia, que es la Palabra de Dios

“…Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón; y diligentemente las enseñarás a tus hijos, y hablarás de ellas cuando te sientes en tu casa y cuando andes por el camino, cuando te acuestes y cuando te levantes. Y las atarás como una señal a tu mano, y serán por insignias entre tus ojos. Y las escribirás en los postes de tu casa y en tus puertas” (Dt. 6:6-9)

Como padres somos los responsables de instruir a nuestros hijos en los mandamientos del Señor. Es nuestra responsabilidad enseñarlos y guiarlos.

Involucrándolos en la vida en comunidad e iglesia

Y perseveraban en la doctrina de los apóstoles, en la comunión unos con otros, en el partimiento del pan y en las oraciones” (Hch. 2:42)

Y perseverando unánimes cada día en el templo, y partiendo el pan en las casas, comían juntos con alegría y sencillez de corazón, alabando a Dios, y teniendo favor con todo el pueblo. Y el Señor añadía cada día a la iglesia los que habían de ser salvos” (Hch. 2:46-47)

Las iglesias nos proveen de programas que nutren la fe nuestros hijos, según sus necesidades. Es sumamente recomendable que como padres les enseñemos la importancia de pertenecer a una comunidad de fe en donde se podrá relacionar con otros niños ayudando esto a su fortalecimiento espiritual.

También debemos enseñar a nuestros hijos involucrándolos con los diferentes ministerios que se desarrollan en nuestras iglesias, mostrándoles la importancia de colaborar y estar al servicio ministerial.

Enseñándoles a vivir con integridad y el respeto a Dios

Pues por precio habéis sido comprados; por tanto, glorificad a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios” (1Cor. 6:20).

Porque Dios no nos ha llamado a impureza, sino a santificación” (1Tes. 4:7).

Es vital que enseñemos a nuestros hijos sobre la importancia de vivir conforme a la Biblia y de honrar a Dios y obedecerlo haciendo lo que a Él le agrada.

Un llamado a nosotros los padres

Es necesario que pongamos nuestra confianza y descanso en Dios, como padres podemos sentirnos agobiados porque no conocemos el futuro de nuestros hijos. Sin embargo, continuemos con nuestro propósito como padres, estemos enfocados en la labor que Dios nos ha encomendado, que es mostrar el evangelio a nuestros hijos, estemos seguros que el Señor estará con ellos.

Artículo anteriorEster 8:15 | Pero Dios
Yicell de Ortiz
Dirige el blog mujeryvida.net en donde tiene como propósito encaminar a las mujeres a Jesucristo y que ellas tengan vidas, matrimonios y familias fundamentadas en Él, proveyéndoles recursos bíblicos diversos y compartiendo también en las redes sociales. Es esposa y madre. Es miembro junto a su familia, de la Iglesia Bautista Internacional (IBI), en donde juntos colaboran en el ministerio de jóvenes Adultos M-AQUI."