¿Con que Dios os ha dicho? Cómo huir de la mentira de Satanás

“Tu Palabra es Verdad” (Jn. 17:17b). 

Lo más peligroso para nuestra santidad es muy pequeño, pero muy exhaustivo. Es modesto y dañino. Parece no amenazante, pero en realidad trae la muerte dondequiera que vaya. Parece moderno y relevante, pero en realidad es antiguo. Da la ilusión de una virtud intelectual, pero en realidad es una cortina de humo. La mayor amenaza a nuestra santidad es una mentira, la mayor de todas las mentiras: “¿Es cierto que Dios les dijo? (Gen 3:1 PDT)” 

Estas son las primeras palabras del diablo registradas en Génesis 3, y aún no ha renunciado a ese desafío. Es su principal táctica, su mejor arma, su herramienta más mortífera, y el corazón de su estrategia. Contrariamente a esta herejía de todas las herejías, Cristo deja muy claro en nuestro texto que tenemos una manera de conocer la verdad. Tenemos un antídoto contra la gran mentira de todas las mentiras. Tenemos la Palabra. 

Otros han defendido hábilmente en otros lugares varios aspectos de la doctrina de la Escritura (por ejemplo, la suficiencia, la autoridad, la confiabilidad). Quiero que en este artículo reflexiones sobre cómo son, en la práctica, las Escrituras: “la única regla suficiente, segura e infalible de todo conocimiento, fe y obediencia salvadores” (Confesión Bautista de Londres 1.1, énfasis añadido). Me gustaría ofrecer una aplicación muy práctica y extendida de la suficiencia, veracidad y confiabilidad de la Palabra de Dios, con la esperanza de que estos escenarios nos ayuden a ver cómo nuestra doctrina de las Escrituras no es fría y sin relación con nuestra santidad diaria a nivel de nuestro corazón. 

Escenario #1 

Imagina conmigo un escenario. Un hombre vuelve a casa del trabajo, ha tenido un día duro. Está deseando sentarse en el sofá, relajarse en una casa tranquila, ver las noticias sin interrupciones y comer su comida favorita. Sin embargo, entra por la puerta y oye los gritos de los niños. Están discutiendo sobre de quién es la culpa de que el marcador permanente se haya esparcido por toda la pared. Lo ignora, entra en la cocina a ver qué hay para cenar. Su esposa apenas lo reconoce, lo que lo vuelve loco, y luego comenta que hizo ensalada para la cena. En clara frustración, pone los ojos en blanco y se va murmurando algo acerca de cómo el hecho de que ella esté a dieta no significa que él tenga que sufrir también. Luego, uno de los niños se le acerca y le dice que su hijo fue enviado a la oficina del director ese día. Así que, enloquece, grita a sus hijos por enojo, deja que su esposa discuta sobre la ensalada, y se va a su habitación. 

 En este escenario, ¿qué mentiras de Satanás ha creído? ¿Qué partes de la Palabra de Dios ha negado prácticamente la suficiencia y veracidad de? Bueno, él creía que su tiempo en casa era principalmente para su comodidad y relajación, que su trabajo durante el día le había ganado algo de paz. Él creía en varias otras mentiras: que un esposo cristiano debe ser servido, en lugar de servir; que su posición como esposo y cabeza de familia le daba derecho a la reverencia automática; que sus hijos son una molestia y un impedimento para su felicidad, y por lo tanto no una bendición. Y creía que sus duras palabras serían efectivas para producir un cambio en el comportamiento de sus hijos. 

 Escenario #2 

Entonces, veamos este escenario a través de un hombre que está saturado con la Palabra de Dios, que está buscando honrar la suficiencia y veracidad de la Palabra de Dios y ser santificado a través de ella. 

Terminó de trabajar y está exhausto, pero se acuerda de Efesios 4:32, el cual leyó durante su tiempo de quietud esa mañana: “Sed más bien amables unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros, así como también Dios os perdonó en Cristo”. Ora por un corazón bondadoso y tierno antes de entrar por la puerta. Escucha a los niños gritándose unos a otros sobre quién escribió en la pared con un marcador permanente.

Así que, en lugar de su preferencia de simplemente ignorar el problema y esperar que desaparezca por sí solo (lo cual nunca sucede) o dejar que su esposa lo maneje, él recuerda Efesios 6:4, el cual lo llama como el padre para criar a sus hijos en la disciplina del Señor. Por lo tanto, se toma el tiempo para sentarse tranquilamente, hablar con ambas partes, averiguar quién escribió en la pared, llevar al niño culpable a un lado y explicar que arruinar las cosas de esa manera es ser un mal administrador e ingrato.

Es realmente pecaminoso contra Dios. Le recuerda al niño el evangelio, que está fresco en su mente debido a su versículo que leyó en Efesios 4:32, cómo Dios en Cristo lo ha perdonado por sus pecados. Disciplina al niño, según corresponda, y lo pone en marcha para tratar de borrar el marcador de la pared.  

Entonces el hombre entra en la cocina, y apenas es reconocido por su esposa. En vez de molestarse por eso, decide obedecer el versículo que había leído y ser amable con ella, tierno de corazón, perdonándola como Dios en Cristo le ha perdonado a él. Él decide que ella probablemente tuvo un día difícil con los niños, así que le pregunta si puede ayudar con la cena. Ella dice que están comiendo ensaladas y que él puede ayudar cortando las zanahorias. En lugar de estar molesto con la ensalada (que es su comida menos favorita), se recuerda a sí mismo que debe ser tierno de corazón, en lugar de duro. Por lo tanto, agradece a su esposa por trabajar duro en la casa, y especialmente con esta comida. Luego oye entrar a otro niño y hablar de su hijo menor que fue enviado hoy a la oficina del director. En lugar de enojarse inmediatamente y gritarle al muchacho, se recuerda a sí mismo de los Proverbios que una respuesta suave aleja la ira y que la dulzura de palabras aumenta la persuasión. Por lo tanto, tiene una conversación con su hijo, y proporciona disciplina correctiva de una manera amorosa y gentil, para no exasperar a su hijo. 

 Dos escenarios muy diferentes, pero uno que busca aplicar la suficiencia y veracidad de la Palabra de Dios y vivirla. El otro ignora o niega la palabra de Dios. Uno usó la palabra de Dios para impulsar su servicio santo, el otro intercambió la verdad de Dios por una mentira. 

 ¿Cuál serás tú? ¿Serás santificado por la Palabra de verdad que viene de Dios, o seguirás la mentira de Satanás, y preguntarás: “¿es cierto que Dios dijo?”.