Consejos para los cristianos que trabajan los domingos
John Piper Responde

 
 
00:00 /
 
1X
 

Es viernes, y para muchos de nosotros, nuestra semana laboral está terminando y nos espera un fin de semana libre. Para otros, el fin de semana significa más trabajo, como para Christine, una enfermera de Louisville. “Querido Pastor John, gracias por su sabiduría a lo largo de los años. Por la gracia de Dios, he crecido en un sólido hogar cristiano y he conocido su nombre desde que conozco el mío. Recientemente me gradué como enfermera registrada y ahora trabajo en una UCI que requiere que todas las enfermeras trabajen cada tercer fin de semana (sábado y domingo). Como trabajo en el turno de día, esto significa que extraño estar con el cuerpo de Cristo cada tercer domingo tanto por la mañana como por la noche. Esto es difícil para mí. Creo que el sábado es un día precioso de descanso y refrigerio en el Señor y en la compañía de su pueblo. Y aún así, estoy agradecido de tener la oportunidad de ayudar a traer sanidad física en el Día del Señor, así como nuestro dulce Señor Jesús sanó en el Día de Reposo. ¿Qué sabiduría podría darnos con trabajos que requieren trabajar fines de semana”?

Bueno, la manera en que Christine hace esta pregunta muestra un discernimiento notable, al parecer, ya en algunas de las enseñanzas del Nuevo Testamento sobre el Día del Señor. Ella lo llama “un precioso día de descanso y refrigerio en el Señor y en compañía de su pueblo”. Esa es una hermosa descripción.

Y dibuja la conexión entre el trabajo que bendice a la gente en el Día del Señor y la manera en que Jesús se metió en grandes problemas precisamente por sanar a la gente en el Sábado judío. Y recuerde, Jesús reprendió a los líderes haciéndoles esta pregunta realmente asombrosa: “¿Es legal en el sábado hacer el bien o el mal, salvar la vida o matar?” (Marcos 3:4). Quiero decir, ¡qué pregunta! “¿Es legal matar?” ¿Qué es lo que pasa?

Esto es lo que creo que está diciendo. Creo que está insinuando que si no hago este bien, es como hacer el mal; es como matar. Eso es increíble. “Ustedes sacan a su bestia de la zanja en el Sabbath. ¿Cuánto más debería un ser humano ser sacado de su enfermedad?”

Así que permítanme construir sobre lo que Christine ya ha visto claramente con sólo unos pocos pensamientos.

  1. Celebrar la victoria de Jesús

Primero, reflexione por un momento sobre el término “Día del Señor” y sus implicaciones. En el Antiguo Testamento, el sábado se marcaba como el final de la semana, porque Dios terminó la obra de la creación y descansó en ese día. Cuando Jesús resucitó de entre los muertos, lo hizo el primer día de la semana, el domingo. Él fue la primicia de nuestra resurrección. Él fue una especie de inauguración de una nueva creación que comienza ahora y viene totalmente después.

Así que los cristianos, ya en el Nuevo Testamento, empezaron a marcar un día de cada siete, que llamaron el Día del Señor, y lo marcaron en el primer día de la semana. Y ese término, el Día del Señor, de Apocalipsis 1:10, nunca se usó en el Antiguo Testamento para el Sábado. Podrían haberlo llamado el Día de Jesús o el Día de Cristo o el Día del Cristiano, pero eligieron llamarlo el Día del Señor. Kurios, la palabra griega para Señor, también se refería al emperador, al rey, al César. Así que este es un asunto arriesgado. El César tiene su día, y nosotros celebramos el Día del Señor, el Día del Emperador, una vez a la semana, cuando resucitó de entre los muertos.

Una de las implicaciones de esto es – y creo que todavía debería ser – que en ese primer día de la semana, marcamos la adoración de el Kurios, la adoración del Señor. Nos inclinamos ante y reverenciamos al Señor de los señores y al Rey de los reyes el primer día de la semana, cuando hizo estallar el poder de la muerte, y venció al pecado, e inauguró los nuevos cielos y la nueva tierra, la nueva creación con la resurrección de los muertos. Decimos al reunirnos en la adoración que él es digno en ese día – el Señor, no sólo Jesús, no sólo Cristo, no sólo un día cristiano, sino el Día del Señor.

Y, por supuesto, todos comenzaron a hacer esto cuando no había leyes dominicales. Es decir, todos evidentemente estaban trabajando porque no había habido siglos de influencia cultural por parte de la iglesia que pudiera de alguna manera causar que todo un imperio diera vuelta las cosas y dijera: “Oh sí, todo el mundo tiene un día libre aquí de ahora en adelante”. Eso no ocurrió durante mucho, mucho tiempo. Y así, la adoración tenía que ocurrir temprano en la mañana de ese día o tarde en la noche. Y parece que en Hechos 20, el pobre Eutico se cayó de la ventana cuando Pablo extendió su sermón hasta la medianoche (Hechos 20:9). Así que evidentemente, se reunían y adoraban en la noche.

Mi primer consejo sería que todos intentemos, si es posible, adorar con el pueblo de Dios en el Día del Señor, temprano o tarde. Me pregunto, sólo de pasada, si las iglesias que hace mucho tiempo dejaron de celebrar los servicios del domingo por la noche podrían, en un día de despertar y refresco, encontrar útil y precioso un servicio dominical por la noche de nuevo si pudieran superar el compromiso cultural de que todo el mundo se quede en casa y vea su película o programa de televisión favorito.

  1. Determine un día de descanso

Esta es mi segunda observación: A los que deben trabajar el domingo les diría que el principio de descansar un día de cada siete es la sabiduría de Dios. Cuando adoramos el primer día de la semana, decimos que Jesús es el Señor. Cuando descansamos un día de cada siete, decimos: “Yo no soy Dios”. Dios es Dios. Él es el Creador y Sustentador de todas las cosas – no yo. Yo soy una criatura. Necesito descansar. Dios no necesita descanso”. Cuando descansaba, no era porque estuviera cansado o porque tuviera que hacerlo. Estaba celebrando, marcando la perfección de su trabajo.

Nosotros también marcamos esa celebración. Y la verdad de que no somos Dios es una gran parte de ella. Dios puede manejar el mundo sin mi ayuda las 24 horas del día, los 7 días de la semana. Así que, ese día podría ser el domingo, o podríamos tomarlo otro día. Fui pastor por 33 años, y los domingos no eran ciertamente mi día de descanso. Por lo tanto, traté de honrar ese principio tomando otro día para relajarme.

  1. Busque la libertad del domingo

Esta es mi tercera observación o expectativa: Yo diría que busques, como Dios lo hace posible, ganar tanta libertad como puedas para tus domingos – no porque Dios exija o requiera ningún tipo de trabajo los domingos, sino para que puedas tener tanta libertad como sea posible para hacer del domingo lo que tú quieres que sea, y no lo que otros te exigen que hagas.

Es similar a lo que dice Pablo en 1 Corintios 7. Voy a parafrasear su instrucción a los esclavos: “Servid fielmente en vuestra posición, pero si podéis ganar vuestra libertad, ganadla” (ver 1 Corintios 7:21). Y eso es lo que yo diría acerca de tener que trabajar el domingo si es necesario. Pero de seguro oraría y trabajaría para obtener la mayor libertad posible.

Hablemos de su día

Así que, en resumen, aquí están mis tres consejos:

Si es posible, adoren con el pueblo de Dios en el día del Señor, el día en que resucitó de entre los muertos, el domingo, el primer día de la semana, para declarar que ha resucitado y que es el Señor de los señores.

Si es posible, use un día de cada siete para romper su rutina, relajarse, no perseguir plazos vocacionales, y reconocer que Dios creó el mundo y que usted no es el Creador ni el Sustentador de este mundo, sino que es finito – y usted está agradecido.

Busque ser empleado de una manera que le dé tanta libertad como sea posible en el Día del Señor.

Y déjame añadir una cosa más que se me ocurre. Al interactuar con la gente en el trabajo, en el vecindario, o con cualquier persona, hable del Día del Señor a medida que llega a comprender sus riquezas.

Probablemente, en el mundo, la única imagen que la gente tiene de la observancia del domingo, sea lo que sea, es un conjunto de reglas, principalmente no lo hagas. Y no tienen ninguna idea de lo que significa. No tienen ninguna idea, y usted podría presentarles, mientras usted habla de lo que significa para usted, una manera completamente nueva de pensar acerca del Señor, acerca del Día del Señor, la cual nunca han escuchado. Puede ser que nunca hayan escuchado esta frase.

Podrías introducirlos a la resurrección, podrías introducirlos a la nueva creación, podrías introducirlos al señorío de Cristo sobre todos los señores. Podrías introducirlos a la primera creación y a sus riquezas y a tu propio sentido de finitud, necesidad y dependencia. Podrías hablar de la confianza en el Señor. Y mi conjetura es que en la iglesia primitiva, a medida que este hábito comenzó a formarse por encima y en contra de la adoración judía en sábado, era inevitable e ineludible que este tema saliera a la luz para la conversación, y probablemente era una gran oportunidad para dar testimonio de Jesús como Señor.