Consejos prácticos para honrar a tus padres

Muchas veces, como padres tenemos sueños y aspiraciones para nuestros hijos. Queremos sean profesionales, que ganen dinero, que nos sirvan y nos hagan la vida más cómoda, queremos que nos hagan sentir orgullosos por sus logros académicos y atléticos sin entender que Dios les ha creado con talentos únicos y diferentes a los nuestros, no tenemos hijos para que nos sirvan.

En mi caso, el Señor me llamó a conocerlo y entender la salvación a los 16 años y ninguno de mis padres, o de mi familia, eran creyentes. Había crecido en la iglesia católica, pero ahora, el Espíritu Santo abría mis ojos a entender el evangelio, a entender la salvación y la razón del por qué Jesucristo fue crucificado por mis pecados.

Como cristiana era una nueva criatura, hubo un cambio en mí, en mis hábitos y vida, debía ser diferente. Sin embargo, tenía preguntas, ¿cómo debe comportarse una creyente? ¿Qué debe hacer?  Compartía el evangelio con mis padres, sin fruto. Quería iniciar un estudio bíblico en mi hogar para invitar a los vecinos, pero ninguno de mis padres era creyente y necesitaba su permiso para hacerlo, tenía temor de que me negaran el privilegio de realizar el estudio pues yo ahora era protestante y ellos aun eran católicos.

Padre, madre o joven, este no puede ser tu caso. Tal vez creciste en el evangelio y toda tu familia es creyente, pero hay algunas cosas mínimas que debemos entender como hijos, sean tus padres creyentes o no. El Señor Jesucristo es el mejor ejemplo de un hijo joven viviendo para Dios. Sabiendo y conociendo que eran pecadores, se condujo sabiamente con sus padres José y María. Era obediente a sus padres y esto no era nada fácil, porque pudiendo decir “hágase la silla”, tuvo que aprender a serruchar y clavar con paciencia.

Y ahora, tú siendo joven, si eres creyente debes ser obediente a tus padres en todo lo que no sea pecado. Debes honrar a tu padre y a tu madre, para que tus días sean prolongados sobre la tierra. Es el mandamiento con promesa. Todos debemos honrar a nuestros padres.

Honra a tu padre y a tu madre, como el Señor tu Dios te ha mandado, para que tus días sean prolongados y te vaya bien en la tierra que el Señor tu Dios te da.

¡Padres no provoquen a sus hijos!

Deut. 5:16

¿Qué significa honrar a padre y madre siendo creyente?

Significa que cuando tus padres pidan y demanden cosas que no están de acuerdo con la Palabra de Dios, debes pensar, analizar, orar, calcular cómo vas a responder y a consultar qué debes hacer.

Si esto sucede, puedes apelar en una manera respetuosa a ellos. “Padre o madre, ¿podrías por favor permitirme pensar y orar, pues necesito saber si esto agrada a Dios?” O puedes decir “soy una nueva criatura y Dios dice en su palabra que debo cuidarme en agradarle y lo que me piden, no le agrada, está en contra de la Biblia” Aun cuando sea algo que pareciera inofensivo, por ejemplo, si tus padres te piden que mientas para ayudarles.

Otro punto para considerar es, ganar sus afectos. Es decir, que tus padres vean que eres un hijo sabio y que les respetas, ayudas, sirves y te preocupas por su bien. Que ellos puedan ver que eres digno de confianza, honesto y que no siempre estás disparando versículos de la Biblia en contra de sus pecados.

Joven debes saber que vamos a sufrir si ellos no conocen al Señor, si tus padres no son creyentes, aprender obediencia cuesta, pero es posible que el Señor use tu testimonio, tu carácter y tu obediencia para abrir sus ojos a la verdad del evangelio. Dios es tu padre, Él es mejor que nuestros padres terrenales, pero Él nos manda a honrarles, a respetarles, cuidarles y ayudarles.

Consejos prácticos para honrar a tus padres

No es responsabilidad de un hijo, ni tampoco es su culpa el que sus padres se peleen o se contradigan entre ellos en las instrucciones que dan a sus hijos. Ellos son una carne, ellos deben resolver sus conflictos.  El hijo debe orar por cada uno de sus padres y esperar la dirección de ellos; si los roles no están muy claros, se debe honrar al padre como el líder y cabeza del hogar y hacerle saber que se espera su guía. En ausencia del padre la dirección o guía recae sobre la madre.

Como hijo, debes sentarte y compartirles a cada uno de tus padres que hay ayuda en Jesucristo para sus diferencias y conflictos, que pueden encontrar ayuda en la Biblia y hasta pudieras recomendarles ayuda con tus pastores o líderes.

Trata de ganar sus afectos individualmente, conversar con cada uno por separado. Acércate a ellos, puedes decirle a tu padre cómo el Señor te ha encontrado, cómo estabas perdido en tus delitos y pecados. Puedes decirle a tu madre que eres una nueva criatura y que quieres servir y agradar al Señor, hazle saber que necesitas de su ayuda y cooperación. Déjale saber que luchas por matar tu pecado.

Diles a menudo cuánto los amas a los dos, cuánto los quieres, los admiras y lo que ellos significan para ti. Cuánto anhelas y deseas el bien y lo mejor en su matrimonio.

No tomes lados, no te pongas a favor de uno y del otro no. No desees u ores por un divorcio o separación de tus padres, por el contrario, ora por armonía, unidad, paz. Puedes recomendarles que busquen ayuda.

Joven, debes esmerarte en servir a tus padres, acompañar a tu madre a las compras del mandado y ayudarla a cargar las cosas pesadas. Lucha contra la pereza y la comodidad.

Pídeles perdón cuando peques contra ellos. Diles papá o mamá, no he sido sumiso y en mi corazón he estado airado o enojado contra ti, perdóname.

Esfuérzate por ser un buen estudiante, por ser diligente y responsable, hazles sentir orgullosos. Que en lo que dependa de ti, estés en paz con ellos y con tus hermanos. Que no encuentren o hallen motivo de murmurar contra ti como si fueras un malhechor.

Sé cuidadoso en administrar los bienes que te dan. El dinero o la administración, que no haya derroche o uso irresponsable, no malgastes lo que con tanto sacrificio te brindan. Haz tu cama, recoge tus ropas, organiza tus closets, limpia tu cuarto, tu escritorio, no los avergüences con tu comportamiento.

Hazles preguntas, escucha su corazón con misericordia y compasión. Conócelos, interésate en saber más de ellos. Puedes preguntarles, ¿Cómo fue su historia de noviazgo? ¿Cómo fue su infancia? ¿Hay algo que extrañen? ¿Cuál es su más grande anhelo? ¿Qué fue lo que te gustó de mí papá? ¿Qué te gustó de mi mamá? ¿Cómo se conocieron? Esto te ayudará a evitar errores y también aprender de sus experiencias.

Sufre para honrar a un padre o madre iracundo, eso es aflicción.

1 Ped. 2:23 nos dice: “y quien cuando le ultrajaban, no respondía ultrajando; cuando padecía, no amenazaba, sino que se encomendaba a aquel que juzga con justicia”. Toma ejemplo de Cristo, encomienda todas las cosas al que juzga justamente, sufre como siervo obedeciendo a aun a los difíciles de soportar. Pues esta es la voluntad de Dios, para esto fuiste llamado.

Ora en silencio. Haz un diario de oración por cada uno de tus padres, por sus pecados, sus sufrimientos, sus carencias, sus trabajos, no eres su juez, Dios lo es.

Pide al Señor te dé amor por tus padres, como Cristo, sacrificialmente por si acaso el Señor los llame a arrepentimiento.

Joven, tú puedes ser el instrumento para que tus padres glorifiquen a Dios al ver tu carácter y tu gran testimonio. No desmayes, “no permitas que nadie menosprecie tu juventud; antes, sé ejemplo de los creyentes en palabra, conducta, amor, fe y pureza”. (1 Ti. 4:12).

Artículo anterior¿Cómo la oración me cambia?
Artículo siguienteLa clave para aprovechar al máximo el canto congregacional
Vilma Mata de Méndez
Vilma Mata de Méndez, es consejera, entrenada por Faith Biblical Counseling y maestra de Estudios Bíblicos. Tiene un certificado Estudio de mujeres de AACC. La salvó el Señor en sus años de universidad cuando estudiaba Arquitectura. Está casada hace 30 años con el pastor Luis Méndez, tienen tres hijos, dos casadas. Sirvieron 11 años en Minneapolis, Minnesota bajo el ministerio del pastor John Piper, donde tomó clases de Fundamentos de Teología. Hoy día entrenan a consejeros bíblicos en la Iglesia Bautista Internacional y sirven a los jugadores de béisbol y a sus esposas en MLB en Arizona, lugar donde residen.