Cuando las letras en la adoración pierden lo esencial

    Cuando las letras en la adoración pierden lo esencial
    John Piper Responde

     
     
    00:00 / 11:29
     
    1X
     

    “¡Hola pastor John! Mi nombre es Samuel. Y soy un joven ministro de música. El equipo de adoración de mi iglesia se encuentra debatiendo acerca de una nueva canción de adoración (What a beatiful name [Cuán hermoso tu nombre es]) ampliamente reconocida por su orquestación musical y su reflejo de la gloria de Dios y el señorío de Cristo. Con todo, mi equipo encuentra cuestionable la letra de la segunda estrofa que traducido directamente del inglés dice: No quisiste el cielo sin nosotros, así que trajiste el cielo a la tierra(la versión en español dice: Dejaste el cielo por salvarme, Me viniste a rescatar; considerando la traducción, el cuestionamiento no aplica).

    Nuestra pregunta es: decir no quisiste el cielo sin nosotros” ¿implica un evangelio centrado en el hombre? Esa declaración no es necesariamente falsa, pero las implicaciones podrían desvirtuarse. Ese es nuestro temor. Además, la palabra así quees utilizada justo después, lo que implica que la declaración siguiente así que trajiste el cielo a la tierrase funda en la primera parte de no querer el cielo sin nosotros. Como si la palabra así queimplicara que el cielo fue bajado a la tierra en respuesta a que Dios no quería el cielo sin nosotros. ¿Cree usted que esta letra es bíblicamente válida?. 

    Permíteme empezar en general y luego ser más específico porque me encanta el asunto. Amo esa preocupación.

    Lo primero que quiero hacer es alabar a Dios por un equipo de adoración que debate sobre asuntos acerca de la verdad en la letra de las canciones. Son buenas noticias. Es un buen signo y espero que todos los líderes de adoración que escuchen esto sean animados a hacer lo mismo. Una de las razones por las que esto son buenas noticias es porque una congregación aprende su teología, y la deja penetrar hasta lo profundo de sus corazones, no solo por los sermones que escuchan sino también por las canciones que cantan.

    La letra importa

    Históricamente, es la himnología de la iglesia la que ha sido, junto a la predicación, una de las maneras más efectivas por la que la iglesia ha sido enseñada. Yo diría que en algunas iglesias las canciones podrían ser más decisivas en la manera en que la verdad es abrazada porque la predicación es poco profunda en lo que tiene que ver con enseñanza doctrinal. Por supuesto, también las canciones podrían ser poco profundas.

    Puedes cantar canciones poco profundas que solo repiten incluso grandes verdades, como Su nombre es grande. Eso es cierto, ¿pero dice, acaso, por qué es grande o cómo la cruz fundamenta su grandeza? Digo amén a esos debates, y encomio a cada equipo de adoración ser cuidadosos acerca de las letras que su gente está cantando.

    Toneladas de canciones

    Lo segundo que diría es que los últimos treinta años, quizás cuarenta, han sido un increíblemente fructífero tiempo para la escritura de nuevas letras y música para la iglesia. Esto es grandioso. Es una gran evidencia de vida. El salmista dice cinco veces:cantad al Señor cántico nuevo(Sal.33:3; 96:1; 98:1; 144:9; 149:1).

    Jesús dijo, para equilibrar las cosas:Todo escriba [podrías decir todo líder de adoración] que se ha convertido en un discípulo del reino de los cielos es semejante al dueño de casa que saca de su tesoro cosas nuevas y cosas viejas(Mt. 13:52). Lo que quiere decir que, dado los cientos y cientos de dignos, sustanciales, ricos, profundos y antiguos himnos que hablan de nutritiva verdad doctrinal, y dado las muchas, muchas nuevas canciones de los últimos treinta años que son sólidas, exaltan a Cristo, son ricas en el evangelio y centradas en Dios; no hay razón alguna para que ninguna iglesia cante canciones erróneas o incluso cuestionables.

    No es como si un equipo de adoración, con acceso a internet, estuviera acorralado, sin saber qué cantar o debiendo cantar algo cuestionable. Porque hay cientos de gloriosas, ricas y preciosas canciones, antiguas y contemporáneas. Mi respuesta principal a Samuel es: encuentra lo viejo y lo nuevo, la roca sólida, lo hermoso, y úsalo.

    Ustedes son maestros en la iglesia. Entiéndanlo. Santiago dice: no os hagáis líderes de adoración muchos de vosotros(porque son maestros, vea Stg. 3:1). No os hagáis líderes de adoración muchos de vosotros, porque como maestros, recibirán un juicio más severo. Justo después del pastor, viene el líder de adoración, que elige qué enseñanza se transmite mientras la gente canta con su corazón, absorbiendo todas estas verdades (o no verdades) que se ponen delante de ellos.

    Telones insuficientes

    Ahora, respecto a esta letra específica por la que Samuel está preocupado, hay un patrón de enseñanza en algunas canciones de hoy, que me parece, carecen de un sentido de la seriedad de la pasión de Dios por la gloria de Dios, sobre todas las cosas. Déjame decirlo de nuevo. Hay un patrón de enseñanza en algunas canciones de hoy, que me parece, carecen de un sentido de la seriedad de la pasión de Dios por su gloria sobre todo lo demás.

    Mi sensación es que, hasta que una congregación sea devastada por la indignación y el horror del pecado como degradación y menosprecio de la gloria de Dios, acompañado de una visión majestuosa de la gloria y justicia de Dios, y santidad e ira; hasta que se enseñen esas dos realidades y se experimenten profundamente, la realidad de la gracia y la misericordia no será conocida y amada correctamente por una congregación. Lo que realmente me importa, entonces, es cómo cantamos acerca de la gracia.

    Me parece que hay una deformación o una línea de canciones que tienden a asumir que las penas, la vergüenza y las dificultades en la vida de las personas son un telón suficiente (un buen telón de fondo) para hacer que los misterios de la gloria del evangelio se conozcan. No lo creo así.

    No pienso que las penas y la vergüenza que la gente trae, sin que se les enseñe cuál es su condición real, sean suficientes para ayudarles a entender la gracia. De hecho, la gente va a distorsionar la gracia si no se les enseña sobre el telón de fondo de las malas noticias que da la Biblia, en vez de susmalas noticias, que la gente piensa que son las verdaderas malas noticias. No lo son.

    El Nuevo Testamento asume que la gente necesita ser enseñada acerca de cuál es su terrible condición, bajo el poder del pecado, antes de que la gracia pueda ser la realidad que exalta a Dios, como verdaderamente es. Veo eso en Efesios 2:1-10 y Efesios 1:4-6, por ejemplo.

    Samuel está en lo correcto en su concepto de que no solo es importante si una canción es literalmente correcta, en sí misma, sino también qué efecto tiene en la gente. Esto es, ¿cómo encaja esto en su visión de Dios? Puede ser que la misma verdad pueda ser cantada en un contexto, alguna vez, pero no se la cante en otra ocasión, en otro contexto porque podría ser malentendida y malinterpretada. Podría arraigar el error en el corazón de la gente

    No estoy a favor de la letra que él cita. Encaja fácilmente con la teología de que Dios creó el mundo porque estaba solo, y luego salvó a los hombres por la misma razón. Él simplemente no puede ser feliz sin nosotros.

    El deleite de Dios en nosotros

    Para estar seguros, deberíamos cantar acerca del sorprendente deleite de Dios en nosotros como sus hijos. Observa al padre en la parábola del hijo pródigo, haciendo una fiesta cuando su hijo vuelve a casa (Lc. 15:11-32). Mira Sofonías 3:17, donde Dios canta sobre su pueblo. Lo que es tan sorprendente sobre esto es que Dios no se siente miserable y solitario sin nosotros. Él no está movido a cantar sobre nosotros porque nosotros suplimos alguna deficiencia suya y ahora, finalmente, su débil deidad se fortaleció por nuestra presencia, y ahora puede estar feliz. ¡Eso no es lo que muestra la Biblia!

    El deleite de Dios en nosotros es el desborde de su plenitud, no la compensación por su vacío. ¿Ayuda la canción a experimentar esta maravilla? Esa es la cuestión.

    Hay otra canción muy popular que cantamos en Asia recientemente. Hubiera deseado que no la cantaran. Es muy popular: Like a rose, trampled on the ground. You took the fall and thought of me above all [Como una flor, que alguien pisoteó. Y sobre todo pensaste en mí, por amor]. Eso no es cierto. Eso no es cierto. No ayuda. Francamente, ni siquiera estoy seguro acerca de qué significa. ¿Sobre todo qué? ¿Sobre toda la gente a la que salvó? No, no puede ser eso. ¿Sobre su propia gloria? No, no sobre su propia gloria. ¿Sobre todo qué? Era una preciosa canción hasta llegar a ese verso. Él nos salvó precisamente para que podamos ver y disfrutar su gloria como el supremo tesoro de todo el universo. No estoy seguro de qué está tratando de decir esa canción, pero no comunica eso a la mayoría de la gente.

    Mi conclusión es que Dios ha actuado en la historia, y que lo ha hecho maravillosamente en los últimos treinta años para que se produzcan cientos y cientos de canciones sólidas, ricas de evangelio, fieles doctrinalmente, que exaltan a Cristo, con un Dios grande. Tantas que no necesitamos usar aquellas que parecen ser desvirtuadas teológicamente y que podrían hacer equivocar a nuestra gente.