Dios bueno, siempre bueno

Estudio biblico

Dios bueno, siempre bueno
Mujeres en su Palabra

 
 
00:00 / 17:24
 
1X
 

Bienvenidas nuevamente al Podcast de las iniciativas femeninas de Soldados de Jesucristo, te saludo afectuosamente desde Guatemala, mi nombre es Susana de Cano. Hoy continuamos con nuestro estudio de la historia de Rut.  

Pero antes ¿me acompañas en oración? 

“Señor, alabamos tu Nombre que es sobre todo Nombre, toda la gloria de tu creación nos despliega tu grandeza, soberanía y fidelidad. Perdónanos porque olvidamos fácilmente cuán bueno y fiel eres. Perdónanos porque olvidamos casi a la mitad del día que nos has salvado para servirte. Gracias por darnos inmerecidamente a Cristo, gracias por trazar una historia tan perfecta que nos mantiene en nuestros días. Mientras hoy leemos como Cuerpo que somos, te pedimos nos sostengas en entendimiento, abras nuestros ojos y corazón a ver la hermosura de Cristo, y admiremos Su Gracia aun cuando somos débiles, gracias por cada una de mis hermanas que hoy está escuchando”. En Cristo amén. 

Antes de iniciar, quisiera hacer un breve recordatorio de verdades importantes que hasta hoy hemos aprendido; si no has escuchado los episodios anteriores te recomendaría lo hicieras, serás tremendamente bendecida como lo he sido yo también. 

Vemos el escenario de desesperanza por viudez y hambruna 

Las consecuencias de desobedecer.  Sin embargo, la fidelidad de Dios que, a pesar de nosotras, Él permanece fiel en Sus promesas y Su pacto para con Su pueblo. 

Rut nos representa como gentiles que deja a sus ídolos para servir al único Dios: que despliegue de la salvación de Dios.  Si bien es cierto que la familia de Noemí desobedeció, también Dios lo permitió y usó para la salvación de Rut, usar los dones y vida obediente de ella para confiar en Dios, amando a su suegra a pesar del futuro incierto que les esperaba. 

Dos mujeres solas, pero con un Dios fiel. Una judía y una gentil, representando la promesa de Dios a Abraham. Mujeres coherederas de la Gracia del Señor. Moab representando amundo, y Belén la casa de Dios o sea el Reino de Dios. 

El amor de Rut por Noemí, representa el compromiso que Dios tiene para con Su Pueblo por Cristo y el que nos llama a tener entre los hermanos y hermanas. Orfa mostró amor humano y Rut amor Hezed, que significa un amor fiel y comprometido como el de Dios. 

Entonces, con este resumen en mente, leamos nuestros pasajes de hoy, acompáñame: 

Dios bueno, siempre bueno 

Rut 1:19-22 “Caminaron, pues, las dos hasta que llegaron a Belén. Y sucedió que cuando llegaron a Belén, toda la ciudad se conmovió a causa de ellas, y las mujeres decían: ¿No es ésta Noemí? Y ella les dijo: No me llaméis Noemí, llamadme Mara, porque el trato del Todopoderoso me ha llenado de amargura. Llena me fui, pero vacía me ha hecho volver el Señor. ¿Por qué me llamáis Noemí, ya que el Señor ha dado testimonio contra mí y el Todopoderoso me ha afligido? Y volvió Noemí, y con ella su nuera Rut la moabita, regresando así de los campos de Moab. Llegaron a Belén al comienzo de la siega de la cebada”. 

(v.19De regreso a casa, el regreso de Noemí con Rut a Belén. Rut debía estarse preguntando cómo sería recibida, no solamente como extranjera sino como una enemiga de un pueblo hostil hacia los israelitas, quien consideraría darle trabajo o ser su amiga.  Y Noemí, este no era su plan, ella regresa como derrotada. Ve su ciudad Belén, y un grupo de gente que se reúne y se escucha: “¿esta es Noemí, realmente es ella”? Se preguntan asombradas una muchedumbre de mujeres en la entrada de Belén que no la habían visto en 10 años.  

Perspectiva de Noemí sobre Dios 

(v.20) “Y ella les dijo: No me llaméis Noemí, llamadme Mara, porque el trato del Todopoderoso me ha llenado de amargura”. Si, Dios es Todopoderoso (Soberano), pero se olvidó de mí 

Noemí significa: agradable, placentera. Así la ve Dios. Pero ella quiso verse de otra forma: llámenme Mara = amargada. Noemí menciona el Nombre de Dios: “El Shaddai”, El Todopoderoso, que resalta Su soberanía, pero en ella más como la de un rey tirano. No utilizó el nombre del pacto Yavé, Nombre que tiene un sentido de intimidad, por eso aducimos esto. 

Noemí, quizás pensó, cuando regrese a Belén, ¿Qué dirán de mí? Se supone que me fui para estar mejor, y regreso con las manos vacíasElla venía de estar en una nación pagana, Moab. Su visión quizás estaba distorsionada de entender la bondad de Dios. El mundo nos moldea una bondad que no es la de Nuestro Bueno y Sabio Dios.  

¿Cómo responde Noemí(v.20) “Ya no soy la misma, me he cambiado de nombre, ahora soy una amargada porque Dios me trató asíella llega con esa actitud¿Podríamos pensar que está culpando a Dios por su desgracia?  

Ahora, para examinarnos a nosotras mismas y cómo respondemos ante las dificultades, no la condenaremos ni la espiritualizaremos, lo que está en juego es la naturaleza misma de Dios. Reconoceremos a Noemí en nosotras mismas, es claro que ella cree en Dios, pero los eventos recientes han sesgado su percepción y corrompido la imagen de Dios, cree que es el Todopoderoso, Rey Creador, Soberano sobre todos los eventos, pero la hambruna amarga de muerte la nubla para ver también la bondad de Dios.  

La grandeza de Dios no es lo mismo que Su bondad. La bondad sucede en un ámbito de relación. Cuando suceden circunstancias difíciles, nosotras también podemos olvidar que Dios sigue siendo bueno y fiel.  

¡Continúa escuchando el estudio de hoy!