¿Dios existe? 8 Argumentos en favor de la existencia de Dios (II)

¿Dios Existe?

Este artículo es la continuación de ¿Dios existe? 8 Argumentos en favor de la existencia de Dios (I)


  1. Dios es la mejor explicación de los estados intencionales de conciencia

Los filósofos están desconcertados por los estados de intencionalidad. La intencionalidad es la propiedad de ser sobre algo o de algo. Significa la orientación de nuestros pensamientos hacia el objeto. Por ejemplo, puedo pensar en mis vacaciones de verano, o puedo pensar en mi esposa. Ningún objeto físico tiene intencionalidad en este sentido. Una silla o una piedra o un trozo de tejido como el cerebro no se trata de otra cosa. Sólo los estados mentales o estados de conciencia tienen que ver con otras cosas. En “La Guía de la Realidad del Ateo: Disfrutando de la vida sin ilusiones” (2011), el materialista Alex Rosenberg reconoce este hecho, y concluye que, para los ateos, realmente no hay estados intencionales. Rosenberg afirma audazmente que nunca pensamos realmente en nada. Pero esto parece increíble. Obviamente, estoy pensando en el argumento de Rosenberg, ¡y usted también! Esto me parece una reductio ad absurdum de su ateísmo. En contraste, para los teístas, debido a que Dios es una mente, no es sorprendente que haya otras mentes finitas, con estados intencionales. Así, los estados intencionales encajan cómodamente en una cosmovisión teísta. 

Así que podemos argumentar: 

  1. Si Dios no existiera, los estados intencionales de conciencia no existirían. 
  2. Pero existen estados intencionales de conciencia. 
  3. Por lo tanto, Dios existe. 
  1. Dios es la mejor explicación de los valores y deberes morales objetivos

En nuestra experiencia comprendemos los valores y deberes morales que se imponen como objetivamente vinculantes y verdaderos. Por ejemplo, reconocemos que está mal entrar a una escuela primaria con un arma automática y disparar a los niños y niñas y a sus maestros. Desde un punto de vista naturalista, sin embargo, no hay nada realmente malo en ello: los valores morales son sólo los subproductos subjetivos de la evolución biológica y el condicionamiento social, y no tienen validez objetiva. 

Alex Rosenberg es brutalmente honesto sobre las implicaciones de su ateísmo aquí también. Él declara, “no hay tal cosa como… moralmente correcto o incorrecto” [“La guía atea para la realidad”, The Atheist’s Guide to Reality, p.145]; “La vida humana individual no tiene sentido…. y no tiene valor moral último” (p.17); “Tenemos que enfrentar el hecho de que el nihilismo es verdadero” (p.95). Por el contrario, el teísmo fundamenta los valores morales objetivos en Dios, y nuestros deberes morales en Sus mandamientos. El teísta tiene así los recursos explicativos para fundamentar los valores y deberes morales objetivos de los que carece el ateo. 

Por lo tanto, podemos argumentar: 

  1. Existen valores y deberes morales objetivos. 
  2. Pero si Dios no existiera, los valores y deberes morales objetivos no existirían. 
  3. Por lo tanto, Dios existe. 
  1. La posibilidad misma de la existencia de Dios implica que Dios existe

Para entender este argumento, es necesario entender lo que los filósofos entienden por “mundos posibles”. Un mundo posible es sólo una forma en que el mundo podría haber sido. Es una descripción de una posible realidad. Así que un mundo posible no es un planeta o un universo o cualquier tipo de objeto concreto, es una descripción del mundo. El mundo real es la descripción que es verdadera. Otros mundos posibles son descripciones que de hecho no son ciertas, pero que podrían haber sido ciertas. Decir que algo existe en algún mundo posible es decir que hay una descripción consistente de la realidad que incluye a esa entidad. Decir que algo existe en cada mundo posible significa que no importa qué descripción sea verdadera, esa entidad será incluida en la descripción. Por ejemplo, los unicornios no existen de hecho, pero hay algunos mundos posibles en los que existen los unicornios. Por otro lado, muchos matemáticos piensan que los números existen en todos los mundos posibles. 

Ahora con eso en mente, considere el argumento ontológico, que fue descubierto en el año 1011 por el monje Anselmo de Canterbury. Dios, observa Anselmo, es por definición el ser más grande concebible. Si pudieras concebir algo más grande que Dios, entonces ese sería Dios. Así, Dios es el ser más grande concebible un ser máximamente grande. Entonces, ¿cómo sería un ser así? Él sería todopoderoso, omnisciente y todo bondad, y existiría en todo mundo lógicamente posible. Un ser que careciera de cualquiera de esas propiedades no sería al máximo grande: podríamos concebir algo más grande un ser que tuviera todas esas propiedades.  

Pero esto implica que, si la existencia de Dios es posible, entonces Dios debe existir. Porque si existe un ser máximamente grande en cualquier mundo posible, Él existe en todos ellos. Eso es parte de lo que significa ser máximamente grande ser todopoderoso, omnisciente y todo bondad en cada mundo lógicamente posible. Así que, si la existencia de Dios es posible, entonces Él existe en cada mundo lógicamente posible y por lo tanto, en el mundo actual. 

Podemos resumir este argumento de la siguiente manera: 

  1. Es posible que exista un ser máximamente grande (Dios). 
  2. Si es posible que exista un ser máximamente grande, entonces existe un ser máximamente grande en algún mundo posible. 
  3. Si un ser máximamente grande existe en algún mundo posible, entonces existe en todos los mundos posibles. 
  4. Si un gran ser máximo existe en cada mundo posible, entonces existe en el mundo actual. 
  5. Por lo tanto, en el mundo actual existe un ser máximamente grande. 
  6. Por lo tanto, existe un ser máximamente grande. 
  7. Por lo tanto, Dios existe. 

Puede que le sorprenda saber que los pasos 2-7 de este argumento son relativamente poco controvertidos. La mayoría de los filósofos estarían de acuerdo en que, si la existencia de Dios es posible, entonces Él debe existir. 

Así que la pregunta es, ¿es posible la existencia de Dios? Bueno, ¿qué te parece? El ateo tiene que sostener que es imposible que Dios exista. Es decir, tiene que sostener que el concepto de Dios es lógicamente incoherente, como el concepto de un soltero casado o un cuadrado redondo. El problema es que el concepto de Dios no parece ser incoherente en ese sentido. La idea de un ser omnipotente, omnisciente y todo bondad en todos los mundos posibles parece perfectamente coherente. Además, como hemos visto, hay otros argumentos para la existencia de Dios que al menos sugieren que es posible que Dios exista. Así que te lo dejo a ti. ¿Crees, como yo, que es posible que Dios exista? Si es así, entonces se deduce lógicamente que sí existe.

  1. Dios puede ser conocido personalmente y experimentado

Esto no es realmente un argumento para la existencia de Dios; más bien es la afirmación de que puedes saber que Dios existe totalmente aparte de los argumentos, experimentándolo personalmente. Los filósofos llaman a las creencias comprendidas de esta manera “creencias básicas adecuadas”. No se basan en otras creencias, sino que son parte del fundamento del sistema de creencias de una persona. Otras creencias propiamente básicas serían la creencia en la realidad del pasado o la existencia del mundo exterior. Cuando piensas en ello, ninguna de estas creencias puede ser probada con argumentos. ¿Cómo puedes probar que el mundo no fue creado hace cinco minutos con apariencias de edad incorporadas como comida en nuestros estómagos de los desayunos que nunca comimos realmente y rastros de memoria en nuestros cerebros de eventos que nunca experimentamos realmente? ¿Cómo podrías probar que no eres un cerebro en un tanque de químicos siendo estimulado con electrodos por algún científico loco para creer que estás leyendo este artículo? Nosotros no basamos tales creencias en argumentos, sino que son parte de los fundamentos de nuestro sistema de creencias. 

Pero, aunque este tipo de creencias son básicas para nosotros, eso no significa que sean arbitrarias. Más bien se basan en el sentido de que se forman en el contexto de ciertas experiencias. En el contexto experiencial de ver y sentir y oír cosas, yo naturalmente creo que hay ciertos objetos físicos que estoy sintiendo. Por lo tanto, mis creencias básicas no son arbitrarias, sino que se basan apropiadamente en la experiencia. Puede que no haya manera de probar tales creencias, y sin embargo es perfectamente racional mantenerlas. Por lo tanto, tales creencias no son meramente básicas, sino que son propiamente básicas. De la misma manera, la creencia en Dios es, para aquellos que lo buscan, una creencia básica basada en su experiencia de Dios. 

Ahora bien, si esto es así, entonces existe el peligro de que los argumentos filosóficos a favor de Dios puedan realmente distraer tu atención de Dios mismo. La Biblia promete: “Acercaos a Dios y Él se acercará a vosotros” (Stg. 4:8) No debemos concentrarnos tanto en los argumentos externos de manera que no escuchemos la voz interior de Dios hablando a nuestros corazones. Para aquellos que escuchan, Dios se convierte en una realidad personal en sus vidas. 

Resumen 

En resumen, hemos visto ocho aspectos en los que Dios da una mejor cuenta del mundo que el naturalismo: Dios es la mejor explicación de 

  1. Por qué existe cualquier cosa. 
  2. El origen del universo. 
  3. La aplicabilidad de las matemáticas al mundo físico. 
  4. El ajuste fino del universo para la vida inteligente. 
  5. Estados intencionales de conciencia. 
  6. Valores y deberes morales objetivos. 

Además 

  1. La posibilidad misma de la existencia de Dios implica que Dios existe. 
  2. Dios puede ser experimentado y conocido personalmente.

    Imagen  Pixabay

Artículo anterior5 Mitos sobre la feminidad 
Artículo siguienteEl itinerario diario de un discipulador 
William Lane Craig
William Lane Craig es profesor investigador de filosofía en la Talbot School of Theology y profesor de filosofía en la Houston Baptist University. Él y su esposa Jan tienen dos hijos adultos. El Dr. Craig continuó sus estudios universitarios en Wheaton College (BA 1971) y se graduó en Trinity Evangelical Divinity School (MA 1974; MA 1975), la Universidad de Birmingham (Inglaterra) (Ph.D. 1977) y la Universidad de Munich. (Alemania) (D. Theol. 1984). De 1980 a 1986 enseñó Filosofía de la Religión en Trinity, tiempo durante el cual él y Jan comenzaron su familia. En 1987 se mudaron a Bruselas, Bélgica, donde el Dr. Craig realizó una investigación en la Universidad de Lovaina hasta que asumió su cargo en Talbot en 1994.