¿Dios existe? 8 Argumentos en favor de la existencia de Dios (I)

¿Dios Existe?

El 8 de abril de 1966, la revista Time publicó una historia principal en la que la portada era completamente negra, excepto por tres palabras con letras brillantes y rojas sobre un fondo oscuro: “¿DIOS ESTÁ MUERTO?” La historia describía el llamado movimiento de la ‘Muerte de Dios’ entonces vigente en la teología estadounidense. Pero, parafraseando a Mark Twain, parecía que la noticia de la muerte de Dios era “muy exagerada”. Porque al mismo tiempo que los teólogos escribían el obituario de Dios, una nueva generación de jóvenes filósofos estaba redescubriendo su vitalidad. 

 En las décadas de 1940 y 1950 se creía ampliamente entre los filósofos que toda conversación sobre Dios carecía de sentido, ya que no es verificable por los cinco sentidos. El colapso de este verificacionismo fue quizás el acontecimiento filosófico más importante del siglo XX. Su caída significó un resurgimiento de la metafísica, junto con otros problemas tradicionales de la filosofía que el verificacionismo había suprimido. Acompañando este resurgimiento vino algo totalmente inesperado: un renacimiento de la filosofía cristiana. 

El punto de inflexión probablemente se produjo en 1967 con la publicación de “Dios y otras mentes”, de Alvin Plantinga, que aplicó las herramientas de la filosofía analítica a las cuestiones de la filosofía de la religión con un rigor y una creatividad sin precedentes. En la línea de Plantinga han seguido a una multitud de filósofos cristianos, escribiendo en revistas profesionales y participando en conferencias profesionales y publicando con las mejores editoriales académicas. El rostro de la filosofía angloamericana se ha transformado como resultado de ello. El ateísmo, aunque tal vez siga siendo el punto de vista dominante en las universidades occidentales, es una filosofía en retroceso. En un artículo reciente, el filósofo de la Universidad del Oeste de Michigan, Quentin Smith, lamenta lo que él llama “la desecularización de la academia que ha evolucionado en los departamentos de filosofía desde finales de la década de 1960″ [‘La Metafilosofía del Naturalismo’, Philo, Vol 4, #2, en philoonline.org]. Quejándose de la pasividad de los naturalistas frente a la ola de “teístas inteligentes y talentosos que entran hoy en la academia”, Smith concluye: “Dios no está `muerto’ en la academia; regresó a la vida a finales de la década de 1960 y ahora está vivo y coleando en su último bastión académico, los departamentos de filosofía”. 

 El renacimiento de la filosofía cristiana ha ido acompañado de un resurgimiento del interés por la teología natural esa rama de la teología que trata de probar la existencia de Dios sin recurrir a los recursos de la revelación divina autoritaria por ejemplo, a través del argumento filosófico. Todos los argumentos filosóficos tradicionales de la existencia de Dios, como los argumentos cosmológicos, teleológicos, morales y ontológicos, por no hablar de los nuevos argumentos creativos, encuentran defensores inteligentes y articulados en la escena filosófica contemporánea. 

Pero ¿qué pasa con el llamado ‘Nuevo Ateísmo’ ejemplificado por Richard Dawkins, Sam Harris y Christopher Hitchens? ¿No anuncia una inversión de esta tendencia? En realidad, no. Como se desprende de los autores con los que interactúa o mejor dicho, no interactúa el Nuevo Ateísmo es, de hecho, un fenómeno pop-cultural carente de músculo intelectual y felizmente ignorante de la revolución que ha tenido lugar en la filosofía angloamericana. Tiende a reflejar el cientificismo de una generación pasada, más que la escena intelectual contemporánea. 

También puedes leer: Lo absurdo de la vida sin Dios

 Ocho Razones para Apoyar la Existencia de Dios 

Creo que la existencia de Dios explica mejor una amplia gama de conocimientos de la experiencia humana. Permítanme mencionar brevemente ocho de estos casos. 

  1. Dios es la mejor explicación de por qué existe cualquier cosa

Suponga que está caminando por el bosque y se encuentra con una pelota en el suelo. Naturalmente te preguntarías cómo llegó a estar allí. Si tu compañero de senderismo te dijera: “¡Olvídalo! Uno pensaría que él estaba bromeando o que sólo quería que te mantuvieras en movimiento. Nadie tomaría en serio la idea de que la pelota existe sin ninguna explicación. Ahora noten que el mero aumento del tamaño de la pelota hasta que se vuelva coextensiva con el universo no hace nada para proporcionar, o eliminar la necesidad de, una explicación de su existencia. 

Entonces, ¿cuál es la explicación de la existencia del universo (por “el universo” quiero decir toda la realidad del espacio-tiempo)? La explicación del universo sólo puede estar en una realidad trascendente más allá de ella más allá del espacio y del tiempo cuya existencia es metafísicamente necesaria (de lo contrario, su existencia también necesitaría ser explicada). Ahora sólo hay una manera en la que puedo pensar para obtener una entidad contingente como el universo de una causa necesariamente existente, y es si la causa es un agente que puede elegir libremente crear la realidad contingente. Por lo tanto, se deduce que la mejor explicación de la existencia del universo contingente es un ser personal trascendente, que es lo que todo el mundo entiende por ‘Dios’. 

Podemos resumir este razonamiento de la siguiente manera: 

  1. Cada cosa contingente tiene una explicación de su existencia. 
  2. Si el universo tiene una explicación de su existencia, esa explicación es un ser trascendente y personal. 
  3. El universo es algo contingente. 
  4. Por lo tanto, el universo tiene una explicación de su existencia. 
  5. Por lo tanto, la explicación del universo es un ser trascendente y personal. 

lo cual es lo que todo el mundo quiere decir con ‘Dios’. 

  1. Dios es la mejor explicación del origen del universo

Tenemos pruebas bastante sólidas de que el universo no ha existido eternamente en el pasado, sino que tuvo un comienzo hace un tiempo finito. En 2003, el matemático Arvind Borde y los físicos Alan Guth y Alexander Vilenkin pudieron demostrar que cualquier universo que, en promedio, se haya expandido a lo largo de su historia no puede ser infinito en el pasado, sino que debe tener una frontera espacio-temporal pasada (es decir, un comienzo). Lo que hace que su prueba sea tan poderosa es que se mantiene mientras el tiempo y la causalidad se mantengan, independientemente de la descripción física del universo muy primitivo. Debido a que todavía no tenemos una teoría cuántica de la gravedad, todavía no podemos proporcionar una descripción física de la primera fracción de segundo del universo; pero el teorema de Borde-GuthVilenkin es independiente de la propia teoría de la gravitación. Por ejemplo, su teorema implica que el estado de vacío cuántico que puede haber caracterizado al universo primitivo no puede haber existido eternamente en el pasado, sino que debe haber tenido un comienzo. Incluso si nuestro universo es sólo una pequeña parte del llamado “multiverso“, compuesto de muchos universos, su teorema requiere que el propio multiverso haya tenido un comienzo.  

Por supuesto, se han propuesto escenarios físicos altamente especulativos, tales como modelos de gravedad cuántica de bucles, modelos de cadenas, e incluso curvas cerradas de tiempo, para tratar de evitar este comienzo absoluto. Estos modelos están plagados de problemas, pero la conclusión es que ninguna de estas teorías, aunque sean ciertas, logra restaurar un pasado eterno para el universo. El año pasado, en una conferencia en Cambridge para celebrar el septuagésimo cumpleaños de Stephen Hawking, Vilenkin presentó una ponencia tituladaDid the Universe Have a Beginning (¿El universo tuvo un comienzo?), en la que se analizaba la cosmología actual con respecto a esta cuestión. Argumentó que “ninguno de estos escenarios puede ser realmente pasado – eterno”. Específicamente, Vilenkin cerró la puerta a tres modelos que intentaban evitar la implicación de su teorema: la inflación eterna, un universo cíclico, y un universo “emergente” que existe para la eternidad como una semilla estática antes de expandirse. Vilenkin concluyó: “Toda la evidencia que tenemos dice que el universo tuvo un comienzo”. 

Pero entonces surge la pregunta inevitable: ¿Por qué nació el universo? ¿Qué es lo que trajo el universo a la existencia? Debe haber habido una causa trascendente que trajo el universo a la existencia, una causa fuera del universo mismo. 

Podemos resumir este argumento de la siguiente manera: 

  1. El universo comenzó a existir. 
  2. Si el universo comenzó a existir, entonces el universo tiene una causa trascendente. 
  3. Por lo tanto, el universo tiene una causa trascendente. 

Por la misma naturaleza del caso, esa causa del universo físico debe ser un ser inmaterial (es decir, no físico). Ahora sólo hay dos tipos de cosas que podrían encajar en esa descripción: un objeto abstracto como un número, o una mente/conciencia sin cuerpo. Pero los objetos abstractos no tienen relación causal con las cosas físicas. El número 7, por ejemplo, no tiene ningún efecto en nada. Por lo tanto, la causa del universo es una mente sin cuerpo. Así nuevamente somos llevados, no meramente a una causa trascendente del universo, sino a su creador personal. 

  1. Dios es la mejor explicación de la aplicabilidad de las matemáticas al mundo físico

Filósofos y científicos están desconcertados sobre lo que el físico Eugene Wigner llamó “la eficacia irrazonable de las matemáticas”. ¿Cómo es posible que un teórico matemático como Peter Higgs pueda sentarse en su escritorio y, derramando ecuaciones matemáticas, predecir la existencia de una partícula fundamental que, treinta años después, después de invertir millones de dólares y miles de horas-hombre, los experimentalistas finalmente son capaces de detectar? Las matemáticas son el lenguaje de la naturaleza. Pero, ¿cómo se explica esto? Si los objetos matemáticos como los números y los teoremas matemáticos son entidades abstractas aisladas causalmente del universo físico, entonces la aplicabilidad de las matemáticas es, en palabras de la filósofa de matemáticas Mary Leng, “una feliz coincidencia”. Por otro lado, si los objetos matemáticos son sólo ficciones útiles, ¿cómo es que la naturaleza está escrita en el lenguaje de estas ficciones? El naturalista no tiene ninguna explicación para la asombrosa aplicabilidad de las matemáticas al mundo físico. Por el contrario, el teísta tiene una explicación fácil: Cuando Dios creó el universo físico lo diseñó en términos de la estructura matemática que tenía en mente. 

Podemos resumir este argumento de la siguiente manera: 

  1. Si Dios no existiera, la aplicabilidad de las matemáticas sería sólo una feliz coincidencia. 
  2. La aplicabilidad de las matemáticas no es sólo una feliz coincidencia. 
  3. Por lo tanto, Dios existe. 
  4. Dios es la mejor explicación de la puesta a punto del universo para la vida inteligente

En las últimas décadas, los científicos se han quedado atónitos al descubrir que las condiciones iniciales del Big Bang fueron afinadas para la existencia de vida inteligente con una precisión y delicadeza que, literalmente, desafían la comprensión humana. Este ajuste es de dos tipos. Primero, cuando las leyes de la naturaleza se expresan como ecuaciones, encuentras en ellas ciertas constantes, como la constante gravitacional. Los valores de estas constantes son independientes de las leyes de la naturaleza. Segundo, además de estas constantes, hay ciertas cantidades arbitrarias que definen las condiciones iniciales en las que las leyes de la naturaleza operan por ejemplo, la cantidad de entropía (desorden) en el universo. Ahora estas constantes y cantidades caen en un rango extraordinariamente estrecho de valores que permiten la vida. Si estas constantes o cantidades fueran alteradas por menos de un pelo de ancho, el equilibrio vital de la naturaleza sería destruido, y la vida no existiría. 

Hay tres opciones que podrían explicar este extraordinario ajuste: necesidad física, azar o diseño. 

La necesidad física no es, sin embargo, una explicación plausible, porque las constantes y cantidades finamente afinadas son independientes de las leyes de la naturaleza. Por lo tanto, no son físicamente necesarios. 

Entonces, ¿podría deberse a la casualidad? El problema con esta explicación es que las probabilidades de que todas las constantes y cantidades que caen aleatoriamente en el rango incomprensiblemente estrecho que permite la vida son tan infinitesimales que no pueden ser razonablemente aceptadas. Por lo tanto, los que proponen la explicación del azar se han visto obligados a postular la existencia de un “Ensamble Cósmico” de otros universos, preferiblemente infinitos en número y ordenados al azar, de modo que los universos que permiten la vida como el nuestro aparezcan por casualidad en algún lugar del conjunto. Esta hipótesis, por tomar prestada la frase de Richard Dawkins, no sólo es “una extravagancia sin parangón”, sino que se enfrenta a una objeción insuperable. Con mucho, los universos observables más probables en un ensamble cósmico serían los mundos en los que un solo cerebro fluctuaba hacia la existencia fuera del vacío y observaba su mundo, que de otro modo estaría vacío. Así que, si nuestro mundo fuera sólo un miembro al azar del conjunto mundial, con toda probabilidad tendríamos que tener observaciones como esa. Como no lo hacemos, eso refuta fuertemente la hipótesis de ensamble cósmico. Así que el azar tampoco es una buena explicación. Así, 

  1. La fina sintonía del universo se debe a una necesidad física, al azar o al diseño. 
  2. La fina sintonía del universo no se debe a una necesidad física o al azar. 
  3. Por lo tanto, la fina sintonía del universo se debe al diseño. 
  4. Así, la fina sintonía del universo constituye una evidencia para un diseñador cósmico. 

Ver segunda entrega de acerca de este tema.


Imagen  Pixabay

Artículo anterior5 mitos sobre Martín Lutero
Artículo siguienteRecomendaciones (22 de junio)
William Lane Craig
William Lane Craig es profesor investigador de filosofía en la Talbot School of Theology y profesor de filosofía en la Houston Baptist University. Él y su esposa Jan tienen dos hijos adultos. El Dr. Craig continuó sus estudios universitarios en Wheaton College (BA 1971) y se graduó en Trinity Evangelical Divinity School (MA 1974; MA 1975), la Universidad de Birmingham (Inglaterra) (Ph.D. 1977) y la Universidad de Munich. (Alemania) (D. Theol. 1984). De 1980 a 1986 enseñó Filosofía de la Religión en Trinity, tiempo durante el cual él y Jan comenzaron su familia. En 1987 se mudaron a Bruselas, Bélgica, donde el Dr. Craig realizó una investigación en la Universidad de Lovaina hasta que asumió su cargo en Talbot en 1994.