El itinerario diario de un discipulador 

Una cosa es decir que los cristianos deberían involucrarse en relaciones de discipulado. Otra cosa es saber en qué consiste esto en términos prácticos. ¿Cuándo lo haces? ¿Cómo lo haces? ¿En qué consiste? 

Con el fin de presentarlo lo más claro posible, aquí te muestro un ejemplo del horario de un esposo y padre cristiano común, quien ha oído el llamado de Jesús de ser un pescador de hombres. 

🗓 6:00 a.m.Ducharse y vestirse. 

🗓 6:30 a.m.Devocional: Lectura de la Biblia y oración. Orar por la familia, los eventos del día, las relaciones de discipulado, las oportunidades evangelísticas, la iglesia, etc. 

🗓 7:00 a.m.Ayudar a los niños a prepararse. 

🗓 7:30 a.m.Encuentro con Pablo —un miembro de la iglesia— en una cafetería cercana para desayunar; comentar un capítulo de un libro de D. A. Carson; comentar asuntos relacionados con el matrimonio y con ser padres; preguntarle acerca de sus relaciones con cristianos y no cristianos. 

🗓 8:30 a.m.Trabajo. 

🗓 12:30 p.m.Almuerzo con un compañero de trabajo no cristiano; hablar de la fe. 

🗓 1:30 p.m.Trabajo. 

🗓 5:30 p.m.Comprar algunas cosas en la tienda para la cena; llevar a Ken (hombre soltero de la iglesia que vive cerca). Hacer preguntas deliberadas acerca de su vida. 

🗓 6:30 p.m.Cena; adoración en familia; jugar con los niños; rutina para irse a dormir. 

🗓 8:45 p.m.Postre con esposa y los Smiths en el salón (una pareja joven de la iglesia que está pasando dificultades en su matrimonio). Conversaciones acerca del matrimonio y de la oración. 

🗓 10:15 p.m.Oración con la esposa y a dormir. 

Por una parte, este horario seguramente sea demasiado ideal. La vida nunca encaja en bloques de treinta y sesenta minutos. Ya lo sabes. Algunos días podemos tener más tiempo para la familia, para hacer reparaciones en casa, para llevar a los niños a una clase de natación, para trabajar hasta tarde u otras cien cosas más. 

No obstante, este ejemplo nos da la foto del discipulador común. Nada excepcional ni revolucionario, pero sí fiel y deliberado, en medio de tantas responsabilidades que Dios nos da en esta vida.


Publicado originalmente en la Revista 9Marcas #7 | El Discipulado en la Iglesia | Puedes descargarla gratis aquí