El ministerio pastoral es un desafío, pero vas a estar bien

Nada en la tierra es más glorioso que el ministerio pastoral. 

Y nada en la tierra es más difícil. 

El ministerio pastoral es el pastoreo de almas a la gloria. Es un trabajo sobrenatural. Por definición, no puede haber trabajo más pesado en el planeta. No hay nada más importante que esto: que tú conduzcas al pueblo de Dios a conocer al Dios vivo. Esto es, como dijo Edwards, “un asunto divino”. 

Algunos podrían preguntarse en este punto si todos los llamados son de igual importancia. Cabe destacar que el movimiento que recupera una doctrina significativa del trabajo -encapsulada en esa hermosa palabra “vocación”- es el mismo movimiento que recupera una vista sobre el púlpito extraordinariamente elevada. Mientras Lutero y Calvino sentían la necesidad de un pastorado recuperado, llamaron a las ovejas a ver cada minuto de su trabajo diario como Dios lo veía e infundido con Su Gloria. 

Pero eso es un ensayo para escribir otro día. 500 años después de la Reforma, debemos recuperar el sentido de la grandeza del llamado pastoral. En 2019, el pastorado es masticado y quemado.  

Muchos asocian hoy en día el papel de pastor con una especie de voceador de un carnaval espiritual. Los pastores se levantan, cuentan chistes, reflexionan un rato sobre un tema espiritual y al final cierran la tienda. No hacen ningún daño. No dicen nada ofensivo. No provocan olas. Son como una hoja soplada en el mar, se van y son llevados, y nunca se sabe si estuvieron allí. 

La visión bíblica del pastorado es muy diferente. El pastor bíblico trafica en el negocio de la eternidad. El pastor bíblico es la figura que mira de cerca los fuegos del infierno, ve a la gente tropezando borracha de esa manera, y los llama a alejarse del fuego. El pastor bíblico es el designado por Dios para estar presente con la gente en los momentos más sagrados de sus vidas: el matrimonio. Una enfermedad devastadora. El nacimiento de los niños. Alimentación semanal de la Palabra. 

Todo esto es glorioso. Todo esto está bañado en la luz del cielo. Si pudieras ver las cosas con lentes espirituales, vistiéndote con el equivalente de los lentes de “realidad virtual” teológica, tropezarías con tus pies y te sorprenderías al vislumbrar las fuerzas del bien y de la oscuridad que se despliegan ante ti. Pero aquí está la segunda verdad: todo esto es difícil. Es agotador. El trabajo pastoral es un trabajo espiritual. Se realiza en las primeras líneas de la gran guerra entre Dios y el diablo.   

Ningún pastor puede mantenerse al margen del conflicto, por mucho que lo deseemos. Por definición cada pastor ministra la verdad en medio del humo y el fuego, la victoria y el revés.  

Estos retos están bien documentados y no son mi objetivo en este momento. No necesito explicar a los pastores por qué el ministerio es un desafío. Cualquiera que haya escuchado el llamado a trabajar en campos blancos hasta la cosecha espiritual conoce los dolores de espalda, los dolores de cabeza, las heridas a veces duraderas adquiridas en el trabajo de la iglesia. Esto es lo que creo que los pastores (y en particular los pastores jóvenes) necesitan escuchar: vas a estar bien. Mantén el rumbo. Sigue arando.  

Los pastores una vez vieron el llamado a una iglesia como un llamado de por vida. E. Brooks Holifield ha trazado los cambios en la tenencia pastoral durante los últimos siglos del ministerio estadounidense (corre, no camines, a comprar y devorar este libro, y este otro también.) Ha descubierto que el pastorado ha pasado de ser el pilar mismo de la estabilidad social, literalmente el trabajo que más simboliza la presencia del pacto humano, a ser uno que refleja la cultura empresarial estadounidense. Los pastores saltan de una iglesia a otra, siendo la meta final de su ministerio una iglesia grande. Esto, en demasiadas mentes, equivale a “éxito”, un término que tiene poco que ver con la solidez bíblica y mucho que ver con los logros estadísticos. 

Hay razones válidas e incluso justas para dejar una iglesia. Pero no podemos perder de vista que el pastorado ha cambiado como institución con el tiempo. Una vez que es el más estable de los llamados, parece ser uno de los menos estables. Hay numerosas razones para estos cambios en nuestro contexto del siglo XXI. Muchos jóvenes entran en el pastorado con una historia de ruptura familiar. Más de lo que ellos pueden estar conscientes, tienen la inestabilidad codificada en su identidad. Esto es verdad incluso para aquellos que son redimidos por Cristo y que aparentemente han vencido la tristeza de su pasado.   

El oscurecimiento de la cultura estadounidense también juega un papel aquí. El ministerio siempre ha sido muy desafiante en un mundo caído, y algunas estaciones de la historia son definitivamente más difíciles que otras (ver por ejemplo Puritanos y la expulsión inglesa). Pero en un sentido comparativo, no se está haciendo más fácil en occidente. Cada vez es más difícil, más complejo y más exigente. En términos del ambiente americano, la gente está entrando a iglesias con menos entrenamiento, menos antecedentes espirituales y mayor carga personal. Muchos jóvenes piadosos se alegran por esta situación, y con razón. Pero no podemos pasar por alto que la mayor oscuridad ha engendrado una mayor necesidad que ha engendrado un pastorado costoso. 

También debemos reconocer que vivimos en una época de transición. La gente hace conexiones fácilmente, una verdad que es proclamada sin fin por el complejo industrial de los medios sociales. Pero hoy en día la gente rompe las conexiones con la misma facilidad.  

Podríamos pensar que nosotros mismos no nos vemos afectados por tales factores. Pero más de lo que sabemos, estamos afectados. (La iglesia raramente se da cuenta de cuánta influencia está ejerciendo exitosamente la cultura sobre ella.) Todos tenemos comezón hoy. Todos mantenemos un ojo en el horizonte inmediato y otro en la vista más lejana. Llegamos a algunos puntos conflictivos y nos encontramos preguntándonos si deberíamos expulsar y encontrar algo más satisfactorio. Tan fluidamente como somos amigos y seguimos a la gente en nuevas tecnologías, así que cambiamos nuestras vidas por nosotros mismos.  

Hay más que decir aquí. Cada iglesia es diferente; el entorno de cada pastor es diferente. Hay razones correctas, como ya se ha dicho, para hacer las maletas y seguir adelante. (Es bueno, tomar un solo asunto, ganar experiencia para tomar un papel de pastor líder.) Pero recordemos esta palabra: porque Cristo nos ha lavado con su sangre, vamos a estar bien. Debido a que somos habitados por el Espíritu, el Señor no nos abandonará. Porque nuestro nombre está escrito en el libro de la vida del cordero, llegaremos a la gloria. Nos ha pasado lo mejor; lo peor que podía pasarnos, eternamente morir en el infierno, ya no puede pasarnos a nosotros. Este grupo de verdades teístas es el punto de partida de un ministerio fiel y perseverante.  

Así que, pastor joven: vas a estar bien. No porque haya una vaga corriente espiritual en el mundo que eleva a todos al final a la felicidad general, sino porque Cristo te ha tomado en su mano fuerte y no te dejará ir. Mantén el rumbo. Sigue arando. El “éxito” es un vapor; no existe realmente, y mucho de lo que constituye el éxito se quemará el último día como un periódico en un incendio. La vida no se trata de ti; ni siquiera se trata de tu felicidad temporal. Se trata de algo mucho más grande que tú. Es el ministerio de la verdad. Se trata de la gloria de Cristo, el Hijo obediente al Padre por el poder del Espíritu. No eres más que una minúscula molécula en esta gran historia de redención, la historia de los siglos.  

Terminemos donde empezamos, pero con el acento en la realidad positiva de tu vocación. Nada en la tierra es más difícil que el ministerio pastoral. 

Y nada en la tierra es más glorioso.