¡El que nunca falla! | El Rincón Del Pastor

No habían pasado las primeras horas del 2016 y comenzaron los falsos profetas y maestros con sus “mensajes positivos” y “promesas sin sentido”. Uno de ellos colocó un mensaje que leía de la siguiente manera: “Este es tu año. Tu tristeza se convertirá en gozo. Soledad en amor, carencia en abundancia.”

Es obvio que está haciendo una mala exégesis de Juan 16:20, cuando Jesús les dijo a sus discípulos los sufrimientos que enfrentarían al cumplir con la comisión que les encomendó. Sin embargo, NO podemos esperar nada más de estos “pseudo pastores”, quienes han demostrado un gran analfabetismo bíblico. Lo que si me preocupa es lo millones de “likes” de sus “seguidores” que al igual que en años anteriores (2015, 2014, 2013, 2012…) escuchan, leen y creen las promesas que ellos les hacen y que NUNCA se cumplen. Es lamentable ver como colocan sus esperanzas en las palabras de estos hombres que tergiversan la Escritura.

Nadie puede negar que el 2015 fue un año duro, difícil, doloroso, hubo crisis, fracasos, pérdidas y llanto a nivel mundial. En tu vida quizás pasó lo mismo. Hacen cuatro días comenzó un nuevo año, una nueva jornada, un nuevo tiempo. Para muchos, es el comienzo de nuevas resoluciones, promesas, compromisos, sueños, metas, etc. Con el nuevo año, son muchos los que esperan que el pasado se borre y que cómo arte de magia el 1ro de enero, TODO fuese diferente.

No es mi intención ser pesimista. De hecho, escribo estas líneas para ser realista y poder invitarles a la reflexión y a una eventual decisión, para que este año sea uno DIFERENTE. Quizás a diferencia de lo que están diciendo otros en este momento, NO vengo a darte una receta mágica, ni a venderle un año de “bendición”.

El 2016 puede ser un gran año como puede ser un año difícil. Yo NO puedo garantizarles ni una ni la otra, sería irresponsable de mi parte. Lo que sí puedo invitarles es a ver en la Palabra a un Dios Soberano y que sí tiene control de TODAS LAS COSAS.

“Que anuncio lo por venir desde el principio, y desde la antigüedad lo que aún no era hecho; que digo: Mi consejo permanecerá, y haré todo lo que quiero…” (Isaías 46:10)

Por lo tanto, en vez de decirte que este es tu año, te invito a que revises como viviste el pasado año y que en el 2016 nuestra vida de oración, lectura de la Palabra, consagración, dependencia a Él y nuestro compromiso de compartir las Buenas Nuevas de Salvación con todos los que nos rodean, sea el norte de nuestras vidas.

Sin importar lo que pase en este nuevo año, mi exhortación es que coloquemos nuestra confianza y fidelidad en Aquel que nunca falla, en el Cristo que le prometió a sus discípulos y nos dice a nosotros hoy:

“Yo estoy con vosotros TODOS los días, hasta el fin del mundo.” (Mateo 28:20)

¡Gracia y Paz de nuestro Señor Jesucristo para ti!