Soldados de Jesucristo

Encontrando a Cristo en los Diez Mandamientos: acuérdate del día de reposo

Nota del editor: en esta serie reflexionamos en los Diez Mandamientos a la luz de la obra de Cristo Jesús, puedes leer los artículos anteriores “No tendrás otros dioses”, “No te harás imagen”, “honra el nombre de Dios”.


Acuérdate del día de reposo para santificarlo. Seis días trabajarás y harás toda tu obra, mas el séptimo día es día de reposo para el Señor tu Dios” (Ex. 20:8-10).

En el cuarto mandamiento Dios ordena a Israel a santificar un día. Ellos debían detenerse y parar su trabajo el último día de la semana, el día sábado. Este artículo se enfoca en explicar bíblicamente el propósito del cuarto mandamiento y su cumplimiento en la persona de Cristo.  

El profundo significado del shabbat 

La palabra hebrea shabbat es lo que en nuestras Biblias se traduce como el día de “reposo”. Schabbat tiene el significado de cesar o detenerse. Dios estableció esta obligación como parte esencial de su pacto con Israel. Antes del Éxodo no encontramos un mandamiento a guardar el día de reposo. 

En el día sábado todo el pueblo debía pausar, incluso el extranjero que vivía en Israel (Ex. 20:10). El shabbat es realmente un ritual o ceremonia judía llena de propósitos teológicos. Estos son los cuatro propósitos principales del shabbat: 

  • Brindar descanso al pueblo de Dios: Dios invita a su pueblo a Su reposo. Les invita a dejar de comportarse como esclavos del Faraón. Ellos ahora tienen un Dios que les cuida.  
  • Hacer a Israel visiblemente santo o diferente: En la antigüedad no existían los fines de semana como los conocemos en nuestros días. Israel se volvió realmente un pueblo único al tomar un día completo en la semana para descansar. Israel era visiblemente un pueblo bendecido teniendo un Rey que les requería descansar. 
  • Llevar a Israel a deleitarse en Dios y Su creación: Con el shabbat Dios invita a su pueblo a imitarle. Cuando Dios descansó en el séptimo día de la creación no fue porque estaba cansado. Culminando el sexto día, la narración de las obras de Dios se detiene para expresar el deleite que Dios tuvo en Su creación. Por eso leemos: “Y vio Dios todo lo que había hecho, y he aquí que era bueno en gran manera” (Gn. 1:31). Y luego, el séptimo día fue shabbat de Dios. Así como Dios lo hizo, Israel debía tomar el último día de la semana para disfrutar del fruto de su trabajo. 
  • Anhelar el futuro shabbat de Dios: Este día de reposo debía moldear el corazón de Israel. Debía llevarlos a anhelar la venida de Yahveh, cuando traería perfecta paz y deleite a Su pueblo, y el afán de esta vida cesaría. 

Tres expresiones del shabbat 

Debemos siempre estudiar el texto bíblico tal y como está escrito, y prestando atención a su contexto. Cuando leemos toda la Biblia con cuidado encontramos tres expresiones del shabbat. 

  1. El shabbat en relación a la creación
    Este descanso se encuentra en Génesis 2:1-3. Este shabbat no es un mandamiento, es una descripción del ritmo en el que Dios creó todas las cosas. Este shabbat no es para Israel, en cambio, expresa un principio de sabiduría para toda la creación, esto es, debemos tener ciclos de trabajo y descanso. Este ritmo de vida de trabajo y descanso también nos apunta hacia la nueva creación, cuando podremos disfrutar de un perfecto shabbat donde entraremos al descanso de nuestro creador. 
  2. El shabbat en relación a la ley de Moisés
    Este mandamiento se estableció en Éxodo 20:8-11 y Deuteronomio 5:12-15 y su función es ceremonial. En otras palabras, es un ritual judío que tenía la misma función que los sacrificios de animales en la ley. Guardar el día sábado es un mandamiento que debía ser obedecido estrictamente, pero solo por Israel. La desobediencia de esta ceremonia era castigada con la maldición de Dios y la pena de muerte (Ex. 31:14). Para Israel, descansar el séptimo día era un recordatorio de su redención (libertad de la esclavitud) y una confirmación del pacto que Dios hizo con ellos. En relación a la ley, el shabbat apuntaba a Cristo al ser un símbolo del descanso que se halla en Él.  
  3. Cristo es el shabbat del cristiano
    Nosotros no debemos obedecer la ceremonia de descansar el día sábado entre todos los demás días. La función del shabbat fue cumplida en Cristo. Nuestra obediencia al cuarto mandamiento es: fe en Cristo. Jesús es nuestro sábado y nuestro líder que nos introduce al verdadero reposo del Señor en el día final.

    El autor de Hebreos claramente dice que el shabbat terrenal se acabó, y que nosotros esperamos un shabbat más, uno futuro, uno final (He. 4:6-10). El autor explícitamente dice que queda un shabbat para el pueblo de Dios, y la única forma de acceder a este shabbat que Dios provee es por la fe. Pablo mismo dijo que Cristo es el cumplimiento de la ceremonia del shabbat. El shabbat es la sombra, Cristo es la realidad, sustancia o cuerpo. 

    “Por tanto, que nadie se constituya en vuestro juez con respecto a comida o bebida, o en cuanto a día de fiesta, o luna nueva, o día de reposo [shabbat]; cosas que sólo son sombra de lo que ha de venir, pero el cuerpo pertenece a Cristo” (Col. 2:16-17). 

Descansemos como cristianos, no como judíos 

Descansemos un día a la semana reconociendo que esto es sabio, y que Dios nos ha creado para este ritmo de vida. Pero no volvamos a la ceremonia judía del shabbat, sabiendo que lo que la ceremonia anunciaba ya se ha cumplido. Jesús es el día de reposo al que entramos por fe. Descansemos por fe en nuestro verdadero y perfecto shabbat: Jesús de Nazaret. Sabiendo que anticipamos la consumación de nuestro reposo final cuando Él regrese por segunda vez. 

Luis David Marín

Es el pastor de Iglesia Bautista Highview en Español. Él está felizmente casado con Emma. Obtuvo una Licenciatura en Estudios Bíblicos en el Seminario Bíblico Río Grande y está terminando una Maestría en Divinidades en el Seminario Teológico Bautista del Sur. Anteriormente se desempeñó como plantador de iglesias con la Convencion Bautista del Sur y también sirvió varios años en ministerios universitarios.

Luis David Marín

Es el pastor de Iglesia Bautista Highview en Español. Él está felizmente casado con Emma. Obtuvo una Licenciatura en Estudios Bíblicos en el Seminario Bíblico Río Grande y está terminando una Maestría en Divinidades en el Seminario Teológico Bautista del Sur. Anteriormente se desempeñó como plantador de iglesias con la Convencion Bautista del Sur y también sirvió varios años en ministerios universitarios.

Suscríbete a nuestro Boletín

Suscribete y no te pierdas nada

Suscribete y no te pierdas nada

Recibe diariamente nuestro contenido en tu correo electrónico. ¡No enviamos spam!

Te has suscrito. Pronto tendrás noticias de nosotros.