¿Enseña la Biblia que puedes perder tu salvación?

Una mirada a Gálatas 6

Escucha lo que dice Pablo [en Gálatas 6]: “Hermanos, aun si alguno es sorprendido en alguna falta, vosotros que sois espirituales, restauradlo en un espíritu de mansedumbre, mirándote a ti mismo, no sea que tú también seas tentado.” (Gal 6,1).

La palabra “alguna” allí es importante. Es la palabra griega “diminuto”, no en el sentido de “Si alguien es atrapado en algún pecado muy minúsculo, debes restaurarlo, sino en si alguien es atrapado en algún tipo de pecado,” la palabra griega enfatiza el tipo de indefinición de lo que Pablo está describiendo, ellos pueden y deben ser restaurados. Esto viene después de lo que Pablo dijo en Gálatas 5 donde habló acerca del fruto de la carne y del fruto del Espíritu.

Cuando miras el fruto de la carne sabes que algunas de las cosas que Pablo enumera son bastante chocantes: orgías sexuales pecaminosas, borracheras, gente estallando de ira, idolatría, este es el tipo de cosas que creo que tiene en mente cuando dice: “Mira, si alguien es atrapado en alguna de estas cosas, si vuelve a caer en ellas, acércate a ellos y restáuralos”.

Cualquiera que se arrepiente puede ser restaurado a la comunión con la iglesia, pero algunos pecados, en mi opinión, impedirían que un individuo sirva en ciertas capacidades en la iglesia. Por ejemplo, si una persona ha sido condenada por abuso infantil y llega a la fe, el arrepentimiento sería no servir en el ministerio de niños. Si su pecado tuvo que ver con el dinero, no es prudente servir como tesorero de la iglesia. La restauración no siempre significa, dejemos de ser inteligentes en cuanto a la supervisión y el cuidado de la iglesia.

Por eso creo que tenemos que ser especialmente cuidadosos con los pastores y líderes de la iglesia que están envueltos en algunas de las cosas que el Apóstol Pablo menciona aquí y mientras la persona esté viviendo, respirando, nunca asumamos que están fuera de la gracia de Dios. El evangelio, el perdón de Jesucristo, es poderoso. Y hay algunas cosas que podríamos pensar que una persona nunca podría volver de eso, pero Dios es capaz. Eso no significa, sin embargo, que queremos ser tontos en cómo cuidamos de la iglesia y supervisamos la iglesia.

Una mirada a Hebreos 6

Hebreos 6 dice: “Por tanto, dejando las enseñanzas elementales acerca de Cristo, avancemos hacia la madurez, no echando otra vez el fundamento … de la fe hacia Dios, Porque [es imposible] en el caso de los que fueron una vez iluminados”, que era la iglesia primitiva, hablar por el bautismo, y fueron hechos partícipes del Espíritu Santo, y asimismo gustaron de la buena palabra de Dios y los poderes del siglo venidero, y recayeron, sean otra vez renovados para arrepentimiento, crucificando de nuevo para sí mismos al Hijo de Dios y exponiéndole a vituperio”.

Creo que hay dos maneras de leerlo, una es decir, él está escribiendo a una audiencia judía y cristiana advirtiéndoles sobre el regreso al judaísmo. Eso tendría sentido si crucificáramos a Cristo de nuevo. Vas a volver a los sacrificios porque el templo aún estaba en funcionamiento. Si regresas al judaísmo y a los sacrificios, allí estás crucificando a Cristo otra vez, y no hay restauración. No hay salvación si regresas a eso.

Otra interpretación sería, no pueden ser restaurados porque han endurecido su corazón, se han alejado. Dice en el versículo 7: ” Porque la tierra que bebe la lluvia que muchas veces cae sobre ella, y produce hierba provechosa a aquellos por los cuales es labrada, recibe bendición de Dios; pero la que produce espinos y abrojos es reprobada, está próxima a ser maldecida, y su fin es el ser quemada.”

Noten que él dice, hay gente en la iglesia, creciendo en la iglesia escuchando la Palabra, han sido bautizados, incluso participan en la Cena del Señor. La Palabra de Dios simplemente cae, pero cae sobre espinas y cardos. Está cerca de ser maldecido, dice, no dice que esté maldito todavía, está cerca de serlo, y su fin es ser quemado.

Pero aquí está el versículo clave, versículo 9, “Pero en cuanto a vosotros, oh amados, estamos persuadidos de cosas mejores, y que pertenecen a la salvación, aunque hablamos así“. Así que creo que lo que el escritor está diciendo es que, cualquiera que sea la interpretación que usted haga, lo que el escritor está diciendo es que aquellos que realmente son salvos pertenecen a Jesucristo. No desprecian el evangelio. No están crucificando a Cristo, otra vez.

La gente que confía en Cristo, recibe la Palabra de Dios cuando la lluvia cae, ellos aprecian esa lluvia que cae y que viene de Dios mientras nos habla. Y da fruto. No sólo cae sobre los duros [corazones]. Es importante que lo veamos.

Hebreos 6 no está diciendo que la gente pierda su salvación. Y si lo fuera, también está diciendo que no pueden ser devueltos al arrepentimiento, lo que significa que no existe tal cosa como que la gente pierda su salvación y luego “recuperarlo de nuevo” si así es como interpretas este pasaje, lo comprendo, pero no parece ser eso lo que escritor está diciendo.

Adaptado de una respuesta dada en el Episodio 131 del programa de radio Core Christianity. Michael Horton, Lunes 18 de marzo, 2019.