Ester 6:6-7:9 | Confiando en el Dios soberano

Estudio biblico

Ester 6:6-7:9 | Confiando en el Dios soberano
Mujeres en su Palabra

 
 
00:00 / 7:48
 
1X
 

Bienvenidas al Podcast mujeres en su Palabra, parte de Iniciativas Femeninas de Soldados de Jesucristo. Les saluda Liliana Llambés misionera junto a mi esposo, en México. Continuamos con el estudio de Ester como lo hemos estado haciendo junto a otras hermanas. Hoy estaremos estudiando Ester 6:6- 7:9. 

Pero antes de comenzar a estudiar y meditar la Palabra, te invito que nos presentemos ante el Señor en oración. 

Oración 

Padre Celestial gracias por ser nuestro Padre, por enviar a tuHijo a morir,un justo por unas injustas para gozardel perdón de nuestros pecados y la inmensa bendición de pasar la vida eterna junto a ti. Gracias por la Palabra en nuestro idioma y por poder estudiarla por este medio junto a otras hermanas. ¿Cómo puedo conocer todos los pecados escondidos en mi corazón? Límpiame de estas faltas ocultas. Libra a tu sierva de pecar intencionalmente. No permitas que estos pecados me controlen. Entonces estaré libre de culpa y seré inocente de grandes pecados. Que las palabras de mi boca y la meditación de mi corazón sean de tuagrado oh,Señor, mi roca y mi redentor” (Sal.19:12-14 NTV). 

Te rogamos “Danos entendimiento y obedeceré tus enseñanzas; las pondré en práctica con todo mi corazón” (Sal.119:33-34).Orando la Palabra. 

Leamos entonces el pasaje, Ester 6:6-7:9. Leemos de LBLA. 

Cuando Amán entró, el rey le preguntó: ¿Qué se debe hacer para el hombre a quien el rey quiere honrar? Y Amán se dijo: ¿A quién desearía el rey honrar más que a mí?Y Amán respondió al rey: Para el hombre a quien el rey quiere honrar,traigan un manto real con que se haya vestido el rey, y un caballo en el cual el rey haya montado y en cuya cabeza se haya colocado una diadema real;y el manto y el caballo sean entregados en mano de uno de los príncipes más nobles del rey, y vistan al hombre a quien el rey quiere honrar, le lleven a caballo por la plaza de la ciudad y pregonen delante de él: “Así se hace al hombre a quien el rey quiere honrar”. 

Entonces el rey dijo a Amán: Toma presto el manto y el caballo como has dicho, y hazlo así con el judío Mardoqueo, que está sentado a la puerta del rey; no omitas nada de todo lo que has dicho.Y Amán tomó el manto y el caballo, vistió a Mardoqueo y lo llevó a caballo por la plaza de la ciudad, y pregonó delante de él: Así se hace al hombre a quien el rey quiere honrar.Después Mardoqueo regresó a la puerta del rey, pero Amán se apresuró a volver a su casa, lamentándose, con la cabeza cubierta.Y Amán contó a su mujer Zeres y a todos sus amigos todo lo que le había acontecido. Entonces sus sabios y su mujer Zeres le dijeron: Si Mardoqueo, delante de quien has comenzado a caer, es de descendencia judía, no podrás con él, sino que ciertamente caerás delante de él.Aún estaban hablando con él, cuando llegaron los eunucos del rey y llevaron aprisa a Amán al banquete que Ester había preparado. 

Y el rey y Amán fueron al banquete a beber vino con la reina Ester. También el segundo día, mientras bebían vino en el banquete, el rey dijo a Ester: ¿Cuál es tu petición, reina Ester? Te será concedida. ¿Cuál es tu deseo? Hasta la mitad del reino se te dará.Respondió la reina Ester, y dijo: Si he hallado gracia ante tus ojos, oh rey, y si le place al rey, que me sea concedida la vida según mi petición, y la de mi pueblo según mi deseo;porque hemos sido vendidos, yo y mi pueblo, para el exterminio, para la matanza y para la destrucción. Y si sólo hubiéramos sido vendidos como esclavos o esclavas, hubiera permanecido callada, porque el mal no se podría comparar con el disgusto del rey.Entonces el rey Asuero preguntó a la reina Ester: ¿Quién es, y dónde está el que pretende hacer tal cosa?Y Ester respondió: ¡El adversario y enemigo es este malvado Amán! Entonces Amán se sobrecogió de terror delante del rey y de la reina.Y dejando de beber vino, el rey se levantó lleno de furor y salió al jardín del palacio; pero Amán se quedó para rogar por su vida a la reina Ester, porque vio que el mal había sido determinado contra él por el rey.Cuando el rey volvió del jardín del palacio al lugar donde estaban bebiendo vino, Amán se había dejado caer sobre el lecho donde se hallaba Ester. Entonces el rey dijo: ¿Aún se atreve a hacer violencia a la reina estando yo en la casa? Al salir la palabra de la boca del rey, cubrieron el rostro a Amán.Entonces Harbona, uno de los eunucos que estaban delante del rey, dijo: He aquí precisamente, la horca de cincuenta codos de alto está en la casa de Amán, la cual había preparado Amán para Mardoqueo, quien había hablado bien en favor del rey. Y el rey dijo: Ahorcadlo en ella. 

Primero vamos a enfocarnos en el contexto para entender este desenlace que Dios ha permitido.  Cuando Mardoqueo le dijo a Ester que ella sería la única que podíabogar por todos los judíos, hubo una frase que debemos también nosotras como hijas de Dios apropiarnos en cada momento de nuestras vidas, en los lugares y circunstancias que El Señor nos haya puesto, pues Él es Soberano.   

Es importante que recordemos en Ester 4:14 Porque si permaneces callada en este tiempo, alivio y liberacióvendrían de otro lugar para los judíos, pero tú y la casa de tu padre pereceréis, ¿Y quién sabe si para una ocasiócomo ésta tú habrás llegado a ser reina?” E inmediatamente ella lleva a todos los judíos al ayuno y la oración. 

Es importante ver todo este contexto ya que podemos observar que ella no tomó decisiones, ni planes de cómo llegar hasta el rey sin la dependencia de Dios, y no solamente ella, llevó a su pueblo en obediencia a depender de Dios y de la sabiduría divina. Después de esto, vemos todo lo que ocurrió con el banquete, y Mardoqueo honrado por el rey. 

Aunque en el libro de Ester no se nombra a Dios,el libro completo está lleno de la obra de graciamisericordia y presencia de Él. Mardoqueo y Ester confiaban en la protección de Dios y fueron obedientes de honrarle a pesar de que pudiera hasta la misma Ester perder su vida. 

Ahora sí, vamos a estudiar lo que sucedió en el capítulo 6:6-7:9.  

Amán iba muy seguro de todo su plan, pero no se imaginaba que Dios estaba orquestando tras bastidores por la obediencia de Ester. El rey le pregunta a Amán: ¿Qué se debe hacer para el hombre a quien el rey quiere honrar? Me imagino, y esto especulando, la cara de felicidad de Amán con esa pregunta pues en los siguientes versículos se muestra con la capacidad y autoridad de decir cómo se debe honrar creyendo en su orgullo que ésería honrado. 

Todo ya estaba orquestado por Dios, Amán fue llevado al primer banquete y al del día siguiente de la reina Ester donde sería denunciado ante el rey. El rey le dice a la reina Ester “¿Cuál es tu petición, reina Ester?  Te será concedida. ¿Cuál es tu deseo? Hasta la mitad del reino se te dará. 

Ester tuvo la oportunidad de abogar por su pueblo ante el rey y Amán fue descubierto de toda su maldad, fue el mismo rey quien dio la orden de que fuera ahorcado. Ester dirigida por la sabiduría de Dios pudo ser instrumento para salvar a su pueblo, su obediencia Dios fue honrada. 

Continúa escuchando el podcast del día de hoy y no olvidesdescargar tu guía de estudio 

¡El Señor te bendiga!

Descargar guía de estudio