Jesucristo: Bondadoso, proveedor y que un día volverá.

Estudio biblico

Jesucristo: Bondadoso, proveedor y que un día volverá.
Mujeres en su Palabra

 
 
00:00 /
 
1X
 

Hola queridas amigas, les habla Ehiby Martinez de Ordoñez desde Honduras, llegando hasta ustedes a través de las Iniciativas Femeninas de Soldados de Jesucristo; agradecida y gozosa de poder compartir con ustedes una parte de este bello estudio sobre el libro de Rut.

Hoy nos centraremos en el pasaje que se encuentra en Rut 3:14-18; pero antes les pido que me acompañen en oración:

“Amado Padre Celestial, te agradecemos por todas tus misericordias, gracias por la oportunidad que nos das de conocerte a través de tu palabra. Te rogamos que este sea un tiempo de edificación y de crecimiento espiritual para cada una de nosotras, que seas propicio a nuestras necesidades este día, que tu Santo Espíritu ilumine nuestra mente y corazón para poner por obra tu palabra en nuestras vidas. Todo te lo pedimos en el nombre de Jesús, Amen.”

Ahora les invito a que leamos Rut capítulo 3, versos de 14 al 18, yo estoy usando la biblia de las Américas:

Y ella se acostó a sus pies hasta la mañana, y se levantó antes que una persona pudiera reconocer a otra; y él dijo: Que no se sepa que ha venido mujer a la era.  Dijo además: Dame el manto que tienes puesto y sujétalo. Y ella lo sujetó, y él midió seis medidas de cebada y se las puso encima. Entonces ella entró en la ciudad. Cuando llegó a donde estaba su suegra, esta dijo: ¿Cómo te fue, hija mía? Y le contó todo lo que el hombre había hecho por ella. Y dijo: Me dio estas seis medidas de cebada, pues dijo: «No vayas a tu suegra con las manos vacías». Entonces Noemí dijo: Espera, hija mía, hasta que sepas cómo se resolverá el asunto; porque el hombre no descansará hasta que lo haya arreglado hoy.”

Como ya hemos visto hasta este punto, los protagonistas de esta historia, Booz y Rut, tipifican a Cristo y la iglesia. Booz tipifica a Cristo nuestro redentor, marido de la Iglesia que es representada por Rut, la redimida y salvada por este generoso hombre.

Este pasaje se trata de Cristo y su carácter, hay 3 características especiales de Jesucristo plasmadas en estos versículos:

Jesús es Sabio y bondadoso

Verso 14 “Y ella se acostó a sus pies hasta la mañana, y se levantó antes que una persona pudiera reconocer a otra; y él dijo: Que no se sepa que ha venido mujer a la era”. Rut se puso en una situación que podía prestarse a malas interpretaciones, tanto por Booz como por las otras personas, sin embargo, él comprendió perfectamente lo que pasaba y fue bueno con ella al tratar de cuidarla, evitando que alguien la viera y pensara mal de ella.

La iglesia de Cristo ha sido atacada desde sus inicios y lo sigue siendo, Satanás ha tratado de destruirla con persecución y calumnias, más Cristo por su gran bondad y a pesar de nuestras faltas, prometió que las puertas del Hades no prevalecerían en contra de ella (Mt. 16:18). Descansemos en el conocimiento de que Cristo nos cuida aun cuando hay personas que quieran dañar nuestra reputación o testimonio. Él sabe la verdad, Él es bueno y nos cuidara.

Jesús es nuestro proveedor

Verso 15 “Dijo además: Dame el manto que tienes puesto y sujétalo. Y ella lo sujetó, y él midió seis medidas de cebada y se las puso encima. Entonces ella entró en la ciudad.” No hay una referencia exacta para saber cuánto eran seis medidas de cebada, pero según varios autores, aunque no coincidan con el número, podemos concluir que no era poco.

Booz fue muy generoso con Rut y le dio una provisión bastante considerable, asegurándose de que ella y su suegra estuvieran bien. Parte del cuidado que El Señor tiene con Su iglesia es ser proveedor. Filipenses 4:19 nos dice Y mi Dios proveerá a todas vuestras necesidades, conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús”.

Muchas veces nos afanamos o afligimos por la situación económica. Piensen en estas 2 mujeres, solas, sin derechos ni posesiones. Puede que tu esposo esté desempleado, puede que seas soltera o viuda y no tengas ingresos, pero la provisión tuya y mía viene de Dios y en esa certeza debe descansar tu alma.

Jesús completará su obra en ti

Verso 16: “Cuando llegó a donde estaba su suegra, esta dijo: ¿Cómo te fue, hija mía? Y le contó todo lo que el hombre había hecho por ella”. Ahora leamos el verso 18, “Entonces Noemí dijo: Espera, hija mía, hasta que sepas cómo se resolverá el asunto; porque el hombre no descansará hasta que lo haya arreglado hoy”.

¡Qué perfecta representación de esta verdad! Dios no ha terminado su obra en nosotras, pero la Biblia dice en Filipenses 1:6 que lo hará. El día que Jesucristo venga, Su iglesia será glorificada y viviremos por siempre con Él. Día a día luchamos contra nuestra naturaleza pecaminosa, nos sentimos acusadas e incluso hay quienes dudan de su salvación, pero nuestra fe es que somos salvas por la gracia inmerecida de Dios que a través de Jesucristo nos redime de pecado y que día con día trabaja en nosotros hasta completar su obra cuando Él vuelva.

Jesucristo, nuestro redentor, en Él debemos confiar y esperar, su carácter bondadoso y proveedor obra cada día a nuestro favor. Alabado sea el Señor que nos ha escogido como su novia, su iglesia y un día estaremos con Él por la eternidad.

Les invito a que nos acompañen nuevamente el próximo miércoles en este estudio precioso, donde Dios nos está revelando muchas verdades para edificación de nuestras vidas.

¡Dios les bendiga y hasta pronto!