La belleza de la sexualidad rendida a Cristo

Muchos cristianos saben, al menos, algunas de las cosas que se deben y no se deben hacer con respecto al sexo, especialmente las que no. Lo que no siempre entendemos es la belleza de por qué: por qué Dios dice lo que dice sobre el sexo y por qué está destinado a ser nuestra bendición. 

Cuanto mejor entendemos el diseño sagrado de Dios para la sexualidad, menos nos conformamos con placeres más pequeños que rápidamente se convierten en esclavitud espiritual. En cambio, nos cautivará el sagrado diseño de Dios, nos sentiremos obligados a rendir nuestra sexualidad a Jesucristo y experimentar la libertad y la alegría que vendrán como resultado. 

Parte de una historia gloriosa 

No entenderemos el sexo a menos que entendamos el matrimonio, que no podemos entender a menos que veamos su gran propósito en el plan eterno de Dios. 

Dios diseñó el matrimonio para mostrarnos la relación de nuestra alma con él. Después de que el apóstol Pablo les dio a los efesios instrucciones explícitas sobre la relación de una sola carne entre el esposo y la esposa, continuó diciendo que en realidad no estaba hablando del matrimonio humano. “Grande es este misterio“, escribió, “ pero hablo con referencia a Cristo y a la iglesia.” (Ef 5:32). El don del matrimonio está destinado a enseñarnos a todos acerca de nuestra relación personal, mutua y de pacto con Jesucristo, que no tenemos que casarnos para experimentar. 

Cita a ciegas con la hermosa novia 

Encontramos este tema a lo largo de las Escrituras, no solo en Efesios 5. La historia comienza en Génesis con una cita a ciegas, en la que Dios Padre presenta a la primera mujer, Eva, al primer hombre, Adán, y les dice que están diseñados para convertirse en una sola carne (Gn 2:24). 

La historia termina en Apocalipsis con una boda para terminar todas las bodas, donde el pueblo de Dios se presenta a Jesús como una “novia adornada para su esposo” (Ap 21: 2) la novia más hermosa que haya existido, vestida “con lino fino, brillante y puro” (Ap 19: 8). A la entrega de la novia le sigue la mejor recepción de bodas: “Regocijémonos y alegrémonos, y démosle a Él la gloria, porque las bodas del Cordero han llegado y su esposa se ha preparado. (Apocalipsis 19: 7). Esta es la belleza en la que siempre debimos convertirnos. 

Entre la cita a ciegas y la recepción de bodas, desde Génesis hasta Apocalipsis, la Biblia establece nuestra relación con Dios en el contexto del matrimonio. Por ejemplo, el profeta Isaías nos dice que nuestro “Creador” también es nuestro “Esposo” (Is 54: 5). Nuestra relación con Dios es tan exclusiva que estamos “comprometidos” espiritualmente con Él (2 Co 11: 2). 

Cuando nos apartamos de Dios, entonces, somos culpables de nada menos que del adulterio espiritual, como los hijos de Israel cometieron a menudo (Jer 3:20; Ez 16:30). Pero alabado sea Dios, cuando confesamos y nos arrepentimos de nuestro pecado, nos convertimos de nuevo en la esposa virgen de Dios (Jer 31: 4); Así es como está completa nuestra limpieza. Nos volvemos tan puros y nuevos como un vestido de novia perfectamente blanco. 

En resumen, la Biblia usa imágenes maritales para ayudarnos a entender la relación de nuestra alma con nuestro Salvador. Ninguna otra relación humana es tan exclusiva como el pacto de amor entre marido y mujer. Así, la Biblia usa el matrimonio como una metáfora para contar la historia de la salvación. La historia incluso viene con una banda sonora: las canciones de amor que leemos en Cantar de cantares. 

La unión del pacto

El sexo juega su parte en esta hermosa historia al proteger los lazos del matrimonio. Piense en la intimidad sexual como un “pacto de unión“, el agente de enlace físico de un compromiso sagrado. También tiene otros propósitos, incluida la propagación de la raza humana. Pero Dios tiene tanto en juego en el matrimonio como símbolo de la realidad espiritual que ha diseñado el don de la intimidad sexual para ayudar a asegurar sus votos sagrados. Así es como se unifican los esposos, sus cuerpos se convierten literalmente en una sola carne. 

Lo sexual está siempre conectado a lo espiritual. El apóstol Pablo confirma este misterio cuando habla de los esposos y esposas acerca de sus vidas sexuales y dice que está especialmente preocupado por sus vidas de oración (1 Co 7: 5), o cuando relaciona su enseñanza contra la prostitución con su doctrina del Espíritu Santo (1 Co 6: 15–17). Nuestra sexualidad, lo que hacemos con ella y lo que no hacemos con ella, resulta ser una de las cosas más espirituales de nosotros. 

Dado, No Tomado

Nada de esto tendrá mucho sentido para nosotros a menos que el sexo y nuestra sexualidad se conviertan en algo para dar en lugar de tomar. Esto también es parte de la belleza. 

La relación de Dios con nosotros es una de amor totalmente abnegado. Así que cualquier cosa que nos muestre el amor de Dios también debe mostrar desinterés e incluso sacrificio. Esto significa que nunca experimentaremos la belleza de nuestra sexualidad hasta que dejemos de tratarla como algo para nosotros mismos y comencemos a pensar en ella como algo para Dios, sobre todo, y también para otros. 

Desafortunadamente, la mayoría de nosotros no somos dadores, sino nos gusta tomar, y cuando se trata de sexo, hay muchas formas de hacerlo. Se toma contacto sexual sin consentimiento. El uso de la pornografía también es algo tomando de las mujeres y hombres explotados por esa industria, de las personas que nos rodean que sufren de nuestra capacidad disminuida de afecto y pureza, y tal vez de un futuro esposo o esposa. Si solo pudiéramos ver el daño que hacemos cuando recibimos en lugar de dar. 

La sexualidad rendida

El dar comienza cuando rendimos nuestra sexualidad al Señorío de Jesucristo, ofreciéndole nuestra sexualidad a Dios y luego permitiéndole que nos muestre cómo Él quiere usarla. Él se quedará con lo que no deberíamos tener y nos devolverá lo que es mejor para nosotros. 

Hay algo acerca de la belleza y la pureza de darle nuestra sexualidad a Dios que libera un gran poder espiritual en el mundo. Vemos esto de manera suprema en la vida de nuestro Señor Jesús, quien nunca fue que solo tomó, sino alguien que dio. No es que no haya sido tentado, porque la Biblia dice que fue tentado de todas las formas, tal como somos (Heb 4:15), lo que presumiblemente incluye varias tentaciones sexuales. 

Pero en su humanidad de carne y hueso, Jesús entregó su sexualidad a Dios; esto fue parte de su completa sumisión a la voluntad del Padre. Jesús no fue llamado al matrimonio como parte de su ministerio terrenal. En cambio, fue llamado al celibato, un llamado que abrazó con pureza y castidad. 

Vemos los resultados en sus relaciones con las mujeres especialmente. Ninguna mujer estaba más segura que en presencia de Jesús. Ya sean ricas o pobres, amas de casa o prostitutas, samaritanas o judías, las mujeres siempre fueron atraídas hacia Jesús. Parte de su atractivo era su sentido de completa seguridad. Sabían que podían confiar en Jesús con cualquier cosa, lo cual podían hacer solo si él había entregado su sexualidad a su Padre. 

Vemos un poder similar en hombres y mujeres solteros que tanto dedican sus vidas a Cristo y Su reino, que eligen ofrecer su sexualidad a Dios. Algunos de los cristianos más notables que he conocido o leído alguna vez tomaron esa santa decisión. Pienso en William Still, uno de mis mentores en el ministerio, que dedicó más de cincuenta años al servicio de la misma iglesia en el centro de Aberdeen, en Escocia. El Sr. Still, quien nunca se casó, disfrutó amistades notablemente íntimas con las personas en su congregación. 

Pienso en Helen Roseveare, una médica misionera en el Congo. El relato de Roseveare del abuso que sufrió por parte de los soldados que atacaron su hospital es una de las cosas más profundas que se hayan escrito sobre el sufrimiento por causa de Cristo. 

Hay muchos otros que podría mencionar, como John Stott, el predicador y erudito inglés cuyo ministerio continúa influyendo en la iglesia global, o Lottie Moon, la misionera bautista del sur en China. A través de su devoción de un solo corazón a Jesús, tales mujeres y hombres se convirtieron en testigos vivientes de la realidad perdurable de nuestra unión eterna con Cristo. 

Libertad y belleza

Tampoco son solo las personas solteras. Cuando observamos a líderes cristianos excepcionales cuyo ministerio dura toda la vida, personas como Ruth y Billy Graham, Jim y Elisabeth Elliot, y John y Vera Mae Perkins, por nombrar algunos, encontramos un compromiso con la pureza en el núcleo de su ministerio. Dieron su sexualidad a Dios al salvaguardar la intimidad sexual dentro de las promesas del pacto del matrimonio, la única relación duradera en la que nuestros cuerpos no nos pertenecen a nosotros mismos, sino que se entregan a alguien más en el nombre de Jesús (1 Co 7: 4). 

Tendemos a ver la pureza sexual principalmente en términos de cosas que no debemos hacer, algo negativo. Este es un malentendido fundamental del propósito de Dios para nuestra pureza. Por supuesto, todos nosotros estamos llamados a decir no a la impiedad. Pero hay aún más formas de decir sí, y buscar la pureza sexual es principalmente una forma de decir sí a los hermosos propósitos de Dios. 

Cuanto más tomamos el sexo por nosotros mismos, más estamos en esclavitud. Pero cuanto más lo ofrecemos a Cristo por su reino, más libertad y gozo tenemos, más bendecimos a los demás y más belleza vemos en el mundo.