La libertad cristiana

La doctrina de la libertad cristiana fluye de la doctrina de la libertad que tenemos en Cristo. La libertad en Cristo incluye no sólo la libertad de la ley como pacto, la libertad de la dominación del pecado y de Satanás, sino también la libertad de la dominación de los hombres sobre la conciencia del cristiano. Los fariseos eran maestros de la dominación sobre la conciencia de los demás, añadiendo reglas y leyes a las leyes del Sinaí para atar las conciencias de los hombres. Jesús los confrontó muchas veces sobre esto (Mt 15:1, 23:1). La enseñanza de Pablo sobre la libertad cristiana se detalla en 1 Corintios 8-10, Romanos 14, y en todo el libro de Gálatas.

Los temas de hoy en día relacionados con la libertad cristiana incluyen el consumo de alcohol, la vestimenta de las mujeres, la educación de los niños, los seguros, el cubrimiento de la cabeza de las mujeres, la anticoncepción, el uso de la televisión, Internet y la tecnología, las opciones musicales, la escuela dominical, los campamentos de jóvenes, los puntos de vista políticos, etc.

No hay duda de que las Escrituras deben ser el determinante final de estas opciones para el creyente, pero el problema de la libertad surge cuando las reglas y opiniones hechas por el hombre más allá de las Escrituras asumen el papel de ley para la membresía de la iglesia, la disciplina de la iglesia y la unidad de la iglesia.

La doctrina de la libertad cristiana es necesaria para que el “fuerte” sea paciente y sacrificial hacia el “débil” y el “débil” comprensivo y respetuoso hacia el “fuerte”. La Ley y el Evangelio dan ambas direcciones para construir la unidad en la iglesia sobre la doctrina de la libertad cristiana: “Unidad en lo esencial, libertad en lo no esencial, caridad en todo”.

Cada iglesia tiene una doctrina y una práctica de libertad cristiana. El movimiento fundamentalista de los últimos 150 años ha traído confusión sobre esta doctrina a la iglesia, a menudo creando división sobre opiniones fuertemente sostenidas, o bien dominando las conciencias de los cristianos con falsa culpabilidad. El orgullo a menudo ha sido un resultado de este movimiento simplemente porque el énfasis en el comportamiento exterior ha creado un ojo vigilante, un espíritu crítico y mucha arrogancia para aferrarse a ciertos comportamientos. Cada iglesia debe estar dispuesta a que su práctica de la libertad cristiana sea examinada a la luz de la Ley y del Evangelio para establecer la verdadera unidad y el amor, así como para enseñar a cada creyente lo que es libertad y lo que no lo es.

El problema más común para la libertad cristiana en las iglesias del Nuevo Testamento fue el choque entre judíos y gentiles que se unían en la misma iglesia, incluyendo el choque entre judíos helenísticos y hebreos nativos. Los judíos tenían un trasfondo arraigado en las leyes mosaicas de lo puro y lo impuro, las leyes ceremoniales. Los gentiles tenían un trasfondo en las religiones paganas, así como en la cultura de Roma y Grecia.

Los judíos tendían a practicar las costumbres de la Ley de Moisés en la iglesia, a menudo requiriendo que los gentiles también se conformaran. Los gentiles a menudo se negaban debido a su comprensión del Nuevo Pacto y de las enseñanzas apostólicas. Los judíos a menudo habían sido oprimidos y perseguidos por los gentiles, mientras que los gentiles a menudo habían sido tratados por los judíos como impuros. Cada uno se volvió crítico y indiferente e despiadado con el otro en la sociedad. La iglesia estaba formada por tales cristianos. Se necesita poco estudio para ver los problemas de la libertad cristiana en las epístolas a Roma, Corinto, Colosas y Galacia, ya que cada iglesia tiene sus propios problemas en relación con la libertad cristiana y la unidad de la iglesia. ¿Cómo se iban a resolver estas cuestiones?

Es instructivo en cuanto a la teología de la Ley y el Evangelio ver cómo Pablo trató los asuntos de la libertad cristiana en cada iglesia. En todos ellos, Pablo usó el fundamento de la Ley como filtro para juzgar un comportamiento como justo o no, y el Evangelio para enseñar el equilibrio de gracia que se debe mantener al otorgar libertad a todos.

A. En Gálatas

El tema de la libertad cristiana se había transformado en un falso evangelio que amenazaba la verdadera salvación de algunos cristianos profesantes. La libertad cristiana estaba amenazada. Los judaizantes habían descendido de Jerusalén, alegando que los gentiles necesitaban ser circuncidados de acuerdo con el Pacto de Moisés para ser salvos. Estaban enseñando una salvación “Cristo más obras” que corrompió el evangelio de la gracia solamente a través de la fe solamente en Cristo solamente.

La razón por la que he incluido esta discusión bajo la libertad cristiana es porque Pablo había circuncidado a Timoteo para hacerlo más aceptable a los judíos como testigo del evangelio (Hechos 16). Pablo sabía que ni la circuncisión ni la incircuncisión significaban nada con respecto a la salvación (Gálatas 6); así que, para Pablo, hacer tal cosa sobre la circuncisión para los gentiles de Galacia parece contradictorio en la superficie. Sin embargo, la razón de la oposición de Pablo no es que los gálatas fueran a ser circuncidados por la oportunidad de evangelizar a los judíos, sino porque fueron tentados a ser circuncidados para salvación.

Entonces, ¿cómo trata Pablo el problema de Gálatas? ¡Por la enseñanza correcta de la Ley y el evangelio! Establece la magnitud del problema como una corrupción del evangelio. Él narra su reprimenda a Pedro por comer con los judíos en vez de con los gentiles debido a que se aferraba a las leyes de lo puro y lo impuro. Entonces, él explica muy claramente que el Pacto del Sinaí y sus leyes han terminado en la venida de la Simiente a quien se le hicieron las promesas. Ya no es necesario que los cristianos, judíos o gentiles, acaten los estatutos de su pacto con Israel como nación. Enseñar que uno debe ser circuncidado para ser salvo, o comer ciertos alimentos para ser aceptado por Dios, es ponerse a sí mismo bajo la Ley de obras de nuevo en un pacto de justicia ante Dios.

En esta explicación, Pablo usa los elementos condicionales del Pacto del Sinaí como ejemplo del pacto adánico original de las “obras de la ley” para enmarcar su objeción. Los judíos interpretaron erróneamente estos elementos condicionales para la salvación. Así que Pablo, por así decirlo, arroja ese error a la cara de los requerimientos del judaísmo para refutar la necesidad de la circuncisión para la salvación:

Porque todos los que son de las obras de la ley están bajo maldición, pues escrito está: Maldito todo el que no permanece en todas las cosas escritas en el libro de la ley, para hacerlas. Y que nadie es justificado ante Dios por la ley es evidente, porque El justo vivirá por la fe.  Sin embargo, la ley no es de fe; al contrario, El que las hace, vivirá por ellas. Cristo nos redimió de la maldición de la ley, habiéndose hecho maldición por nosotros (porque escrito está: Maldito todo el que cuelga de un madero), a fin de que en Cristo Jesús la bendición de Abraham viniera a los gentiles, para que recibiéramos la promesa del Espíritu mediante la fe (Gálatas 2:10-14 LBLA).

Por supuesto, hubo gracia y fe bajo la adición del Pacto del Sinaí al Pacto Abrahámico. Sin embargo, las demandas de obediencia para maldecir y bendecir en la tierra prometida estaban condicionadas a la obediencia a toda la Ley. Así que, Pablo usa el elemento condicional del Pacto del Sinaí, que también fue interpretado erróneamente como una obra de salvación por los judíos, para condenar la enseñanza de los judaizantes como un evangelio falso y un regreso a la justicia propia ante Dios. El asunto no era la libertad cristiana de circuncidar o no (como en el caso de Timoteo), sino la libertad cristiana en el sentido del pacto de la Ley de obras “bajo la ley” para condenar frente a la libertad de ser justificados sólo por la fe.

Así, Pablo enseña la visión correcta de la Ley y del Evangelio para corregir la visión errónea de la libertad cristiana y de la libertad impuesta por los judaizantes a los gálatas:

Para libertad fue que Cristo nos hizo libres; por tanto, permaneced firmes, y no os sometáis otra vez al yugo de esclavitud.  Mirad, yo, Pablo, os digo que si os dejáis circuncidar, Cristo de nada os aprovechará.  Y otra vez testifico a todo hombre que se circuncida, que está obligado a cumplir toda la ley.  De Cristo os habéis separado, vosotros que procuráis ser justificados por la ley; de la gracia habéis caído. Pues nosotros, por medio del Espíritu, esperamos por la fe la esperanza de justicia.  Porque en Cristo Jesús ni la circuncisión ni la incircuncisión significan nada, sino la fe que obra por amor (Gálatas 5:1-6 LBLA).

Sólo una correcta comprensión de la Ley y del Evangelio puede impedir que la libertad cristiana destruya la libertad cristiana.

B. En Corinto

Lo opuesto a lo de Galacia surgió aquí. El asunto de Gálatas fue que los judaizantes influenciaban a los gentiles para que fueran circuncidados con fines de justificación, claramente una herejía y un evangelio falso. El problema de Corinto era que los cristianos estaban siendo influenciados para comer carnes gentiles sacrificadas a los ídolos. De nuevo, Pablo usa la Ley y el Evangelio para corregir el problema.

Pablo afirma que los fuertes saben que hay un solo Dios y que los ídolos no significan nada. Por lo tanto, comer carne que ha sido sacrificada a los ídolos no es malo en sí mismo. Sin embargo, el hermano débil que piensa que está equivocado no debe ser tentado a comer contra su conciencia por el ejemplo de los fuertes. Por lo tanto, los fuertes deben estar dispuestos a renunciar a su libertad por el bien del hermano más débil (1 Corintios 8:1-13).

En 1 Corintios 9, Pablo se usa a sí mismo como ejemplo de abnegación para el bien espiritual de los demás. Tiene derecho a ser apoyado como Apóstol para predicar a los demás, así lo enseña la Ley; pero renuncia a esa libertad para que nadie lo acuse de motivos egoístas. Además, cuando está con los judíos, sigue sus leyes y costumbres alimenticias para que estas cosas menores no impidan que les predique el Evangelio. Él hace lo mismo con los gentiles y come lo que ellos comen. El punto de todo esto es que Pablo sabe que Dios ha hecho todas las cosas limpias por la Ley para el cristiano; pero por el bien del bienestar espiritual de otros, él está dispuesto a negarse a sí mismo libertades legales para ganar la libertad de predicar el Evangelio. El Evangelio le permite acomodar su comportamiento sacrificialmente porque el Nuevo Pacto ha tamizado los estatutos del Sinaí para el cristiano en cuanto a lo que es esencial, lo que no es esencial, y cómo actúa la caridad con todos.

Así, la Ley bajo el Evangelio guía a Pablo con lo que es pecaminoso y lo que no es, mientras que el Evangelio lo impulsa a negarse a sí mismo por el bien de los demás. Él sabe que todas las cosas son lícitas para comer, pero no todas las cosas son útiles para hacer por el bien de predicar el evangelio a otros (1 Corintios 10:23); el Evangelio predica la abnegación para el bien de otros. Así que, el principio práctico de Pablo de la Ley y el Evangelio se resume al final de 1 Corintios 10:

 Entonces, ya sea que comáis, que bebáis, o que hagáis cualquier otra cosa, hacedlo todo para la gloria de Dios. No seáis motivo de tropiezo ni a judíos, ni a griegos, ni a la iglesia de Dios; así como también yo procuro agradar a todos en todo, no buscando mi propio beneficio, sino el de muchos, para que sean salvos (1 Corintios 10:31-33 LBLA).

La Ley guía a Pablo en lo que es lícito bajo el Evangelio y en lo que no es. Así es como toma sus decisiones éticas como cristiano “bajo la gracia“. Pero el evangelio lo guía en la abnegación por amor a Dios y al hombre. Por lo tanto, la libertad cristiana debe ser guiada por la Ley y el evangelio juntos.

C. En Roma

El tema en Roma es muy parecido al problema de la libertad cristiana en Corinto, pero con una excepción. Pablo exhorta tanto a los fuertes como a los débiles en Roma a permitirse la libertad unos a otros (Romanos 14:3, 19-23). Los fuertes deben negarse a sí mismos por el bien de la conciencia de los débiles al comer carne o beber vino o cualquier otra cosa que tiente a los débiles a pecar contra su conciencia “equivocada”. Pero los débiles no deben condenar a los fuertes por su libertad en asuntos no esenciales como los define la Escritura. Ambos están llamados a negarse a sí mismos por el bien del otro, viviendo en unidad y libertad evangélica. Ambos deben entender que todo lo que no es de fe es pecado y concederse el mismo tipo de paciencia el uno hacia el otro que Cristo mismo les concede a ambos. Porque cada uno vive y muere para el Señor (Romanos 14:3-9, 14-15).

Si una iglesia ha de llegar alguna vez a una unidad y misión, debe practicar la libertad cristiana bajo la libertad que tiene en Cristo. A la iglesia se le debe enseñar lo que es legal y lo que no es para el cristiano. Es la voluntad de Dios que los fuertes y débiles finalmente lleguen a la misma opinión sobre lo que está en conformidad con la Ley de Dios. Esto elimina los obstáculos de las opiniones infundadas que destruyen la conciencia y la unidad. También elimina el obstáculo de las ofensas pasadas entre judíos y gentiles por la unidad cristiana. Pero también hay que enseñar a la iglesia el Evangelio y cómo hace que los fuertes y los débiles vivan juntos hasta que lleguen a la misma opinión. Debemos permitir que la obra de Dios en los corazones de otros proceda a Su ritmo, no el nuestro.

Por esa razón, el evangelio provee la paciencia y la gracia que necesitamos para construir la iglesia en unidad y misión. La Ley y el Evangelio, correctamente entendidos, son la clave para la unidad cristiana, la unidad de la iglesia y la misión de la iglesia.