La verdad acerca de la concupiscencia – Parte 2 de 2

Los frecuentes y urgentes llamados bíblicos a la sobriedad exponen el peligro de los espíritus de la época. Con la incredulidad interiorizada en los corazones de Corinto, Pablo pide la sobriedad espiritual de acuerdo con el poder de la resurrección de Cristo: “Sed sobrios, como conviene, y dejad de pecar” (1 Co. 15: 34a). Parece que muchos de nosotros nos hemos empapado nuevamente de los espíritus de los corintios, y sufrimos intoxicación moral y teológica. La llamada de atención también llega a los líderes de la iglesia. Para su propio hijo amado en la fe, Pablo exhorta a la sobriedad espiritual porque sabe que Timoteo enfrentará una oposición absorbente (2 Ti 4: 5; cf. 1 Ts 5: 6, 8; 1 P 1:13).  

Embriaguez

Para contrarrestar la empatía insana con la cultura LGBTQ, la iglesia necesita el coraje para llamar perverso a todo el paradigma LGBTQ y el coraje para llamar a todos los que abrazan las distorsiones sexuales, hacia Cristo y su evangelio todopoderoso. Esta llamada de atención no justifica la crueldad de las personas que enfrentan diariamente la tentación LGBTQ. No debemos abogar por la justificación de la burla en contra de Dios, o dar una excusa para tratar a las personas enredadas en el pecado sexual como intocables. Pero debemos rechazar rotundamente las redefiniciones que consideran que la moral bíblica carece de amor y que los deseos impíos son aceptables. Debemos rechazar la presión actual para ceder a la nueva moralidad: celebrar la aberración sexual o legitimar el pecado sexual mediante la revisión de las categorías teológicas. 

Para introducir un nuevo tipo de cristiano al atar un derecho cristiano con una identidad inmoral (cristiano “gay”, etc.) se importa un sistema de creencias extranjeras, una nueva teología, un paradigma no cristiano y, por lo tanto, no amoroso. No amamos la aberración sexual al afirmala neutralidad y la inmutabilidad de sus deseos. Si Jesús no puede o no cambia todos sus deseos, su salvación es patética. Seguramente esto no es una buena noticia. 

La búsqueda obstinada de una síntesis de la moralidad cristiana histórica con la doctrina LGBTQ evidencia lo nocivo de la incredulidad. Robert Traill advirtió, perceptivamente, que “Los hombres que están a favor de los’caminos intermedios’ en el punto de doctrina, tienen generalmente una mayor bondad por el extremo de los  que van hacia la mitad del camino, que por el que de los que van a mitad de camino.”. El fulgor moral que genera empatía en contra de Dios no es ni justo ni caritativo. El intento de sintetizar la luz y oscuridad es una oposición abierta a Cristo. Es evidencia de nuestra embriaguez. 

Un llamado a la sobriedad

Uno de los llamados más frecuentes en las Escrituras al pueblo de Dios es el de recordar. El motivo de las frecuentes llamadas a recordar es simple. Olvidamos. Nos olvidamos de la bondad de Dios. Nos olvidamos de la misericordia de Dios. Nos olvidamos de la Palabra de Dios. Nos olvidamos de la santidad de Dios. Nos olvidamos de la ley de Dios. Nos olvidamos de la santa voluntad de Dios. Nos olvidamos de Dios mismo. Profesando ser sabios, nos convertimos en tontos.  

Una vez más recordemos la ética bíblica del deseo. Querer una cosa prohibida es pecado. Querer incluso algo bueno desmesuradamente es pecado. Querer autonomía y afirmar nuestros deseos como neutrales es pecado. La fábrica de ídolos del corazón (Calvino) eleva incluso las cosas buenas al lugar de adoración. No cometamos errores. El problema proviene de nuestros deseos pecaminosos, nuestra concupiscencia. 

Con la habilidad de un especialista médico, Calvino lleva un bisturí al corazón humano, cuando elimina la distorsión agustiniana y luego la católica romana. 

“Nosotros, por otra parte, consideramos que es pecado cuando al hombre le produce ansias cualquier deseo en contra de la ley de Dios. De hecho, etiquetamos como “pecado” esa misma depravación que engendra en nosotros los deseos de este tipo. En consecuencia, enseñamos que los santos, hasta que son despojados de sus cuerpos mortales, siempre tienen pecado; porque en su carne reside la depravación del deseo excesivo que lucha contra la justicia”. 

La depravación se extiende a los deseos, no solo a las acciones, pensamientos y metas. Laatracciones del corazón no son neutrales ni evitan la escoria del pecado. Los argumentos recientes distinguen inútilmente los tipos de deseos, por ejemplo, los deseos de eros y los deseos de filia, donde el primero está sujeto al impacto del pecado y el segundo no, o al menos no de la misma manera. Tales distinciones que evaden el pecado evidencian una embriaguez cultural, no la mente de Cristo. 

Por lo tanto, necesitamos volver a despertarnos, a ser sobrios por la Palabra del Señor. 

Primero, el marco bíblico distingue entre los deseos de la carne y los deseos del Espíritu: “Porque el deseo de la carne es contra el Espíritu, y el del Espíritu es contra la carne, pues éstos se oponen el uno al otro, de manera que no podéis hacer lo que deseáis” (Gá 5:17). Este paradigma bíblico expresa los deseos incompatibles los deseos de la carne se oponen a los deseos del Espíritu. Hay deseos espirituales y deseos carnales; Los deseos formados por el Espíritu Santo agradan a Dios, y los deseos impulsados por la “carne” se oponen a él. No encontramos una tercera categoría de deseos o justificación de los deseos como un componente de la debilidad humana sin una brújula moral. Estas categorías bíblicas fundamentales sobre el deseo tienen un carácter divino y deben dar forma e interpretar cualquier otra rúbrica. Imponer categorías de autoprotección y apropiación de la cultura sobre la Biblia es un acto de rebeldía y expone un corazón rebelde.  

Segundo, las enseñanzas bíblicas sobre el pecado original y la depravación son amplias en su alcance; ningún componente de nuestras mentes/corazones/vidas no se ve afectado por la influencia de la lujuria. Ya que las Escrituras ubican todos los deseos humanos en términos incompatibles, donde los deseos del Espíritu se oponen a los deseos de la “carne”, debemos reconocer que todos los tipos de deseo están corrompidos por el pecado, y todos los tipos de deseo son corregidos por el Espíritu. La Confesión de Fe de Westminster 6:2 explica claramente el pecado original: “Por este pecado cayeron de su justicia y comunión originales con Dios, y así murieron en el pecado, y se contaminaron por completo en todas las partes de las facultades, el alma y el cuerpo”. 

La psicología bíblica no asigna una categoría de deseos humanos no tratados por la depravación, como tampoco lo es una categoría de deseos redimidos que no deben ser completamente santificados por el Espíritu Santo. Como afirman la hamartiología bíblica y la soteriología, ningún rincón de nuestro corazón humano escapa a la corrupción del pecado; el Evangelio combate, abruma y santifica cada célula de nuestras almas. Incluso si por alguna razón nos resultara útil analizar diferentes tipos de deseos (por ejemplo, eros y filia), no olvidemos que todos nuestros deseos requieren la corrección del Evangelio, una transformación radical por el Espíritu Santo de la Verdad. El afecto platónico requiere la recalibración de la Gracia del Evangelio tanto como el amor apasionado. 

En las redefiniciones populares nos enfrentamos a dificultades inexorables. Cuando defino mis propios deseos como debilidad o simplemente “quién soy”, mientras las Escrituras los ven como pecado, justifico mi propia maldad. Tal concepción de los deseos impulsa efectivamente mis deseos fuera del alcance de la Gracia redentora, haciendo que la obra de Cristo sea menos eficaz. Su poder reina sobre algunos pecados, pero no sobre otros. Las buenas nuevas se convierten en noticias terribles, ya que sin su amplio poder sobre nuestros corazones, permanecemos en nuestros pecados y en nuestros deseos pecaminosos. En última instancia, tales redefiniciones envenenan tanto la Ley de Dios como el Evangelio de Cristo Jesús. Y como creyentes en este impostor del Evangelio que borra el poder de la resurrección, somos, como dijo el apóstol Pablo, difnos de lástima. 

En resumen, el acto de imponer una categorización falsa sobre nuestros deseos se produce sin una justificación bíblica e incluso atenta contra el Evangelio. El trabajo y los resultados de este marco son pecaminosos. Además, el deseo mismo de aislar y justificar ciertos deseos expone los efectos integrales del pecado. Las categorías falsas impuestas en realidad nos convierten en antinomianos nos oponemos a la ley de Dios. Estos propios deseos exigen un arrepentimiento particular. 

Tercero, debemos ser conscientes de que las clasificaciones de los deseos, en las que algunos se consideran amorales en lugar de morales o inmorales, o en las cuales clasificamos la debilidad humana de acuerdo con los deseos naturales, pero no pecaminosos, nos dirigen formalmente hacia la antropología católica romana y la hamartiología. Roma ha hecho la concupiscencia menos que pecadora; es en cambio una debilidad creada que puede llevar al pecado. Las obsesiones de esta concupiscencia requieren una Gracia agregada, incluso antes de la caída. Escuche las palabras de Trento: “Esta concupiscencia, que el apóstol a veces llama pecado [con referencia a Ro 6:12 y 8: 8], el santo Sínodo declara que la Iglesia católica nunca ha entendido que se le llama pecado, como pecado verdadero y apropiado en los nacidos de nuevo, sino porque es pecado y se inclina hacia el pecado”.  

Roma reconoce que la concupiscencia se llama pecado, pero afirma que solo lo es “a veces”. Sin embargo, esta afirmación ocasional simplemente no se alinea con los análisis exhaustivos de Jesús y Pablo. Jesús quiere que sepamos que el corazón es la fuente de cada pensamiento o acción. “O haced bueno el árbol y bueno su fruto, o haced malo el árbol y malo su fruto; porque por el fruto se conoce el árbol. ¡Camada de víboras! ¿Cómo podéis hablar cosas buenas siendo malos? Porque de la abundancia del corazón habla la boca. El hombre bueno de su buen tesoro saca cosas buenas; y el hombre malo de su mal tesoro saca cosas malas” (Mt 12: 33–35). El paradigma del deseo es binario: mal contra bien. No existe un camino intermedio. 

De acuerdo con la categorización absoluta de su Salvador, Pablo posiciona los deseos de acuerdo con una antítesis santa/malvada: “Porque los que viven conforme a la carne, ponen la mente en las cosas de la carne, pero los que viven conforme al Espíritu, en las cosas del Espíritu. Porque la mente puesta en la carne es muerte, pero la mente puesta en el Espíritu es vida y paz;”(Ro 8: 5-6). Una vez más, los deseos son binarios, una cuestión de vida contra muerte. 

Calvino ofrece una refutación concisa de la visión romana de la concupiscencia: 

Pero en todo nuestro mantenimiento de la ley, no podemos tener en cuenta nuestra concupiscencia. Porque el hombre natural se niega a ser conducido a reconocer lo enfermizo de sus deseos. La luz de la naturaleza se apaga antes de que él incluso entre en este abismo. Mientras que los filósofos etiquetan las incitaciones inmoderadas de la mente como “vicios”, tienen referencias a aquellas que son externas y se manifiestan mediante signos más burdos. No tienen en cuenta los malos deseos que acarician suavemente la mente”. 

Este coqueteo moral no es ni neutral ni bueno. No es nada menos que el mal. 

Tenga en cuenta que las doctrinas católicas del hombre y sus deseos contradicen abiertamente el entendimiento protestante. Para decirlo brevemente, las “nuevas” clasificaciones de deseos (por ejemplo, eros vs. filia) nos pusieron en el camino a Roma. Con estas clasificaciones, nos adentramos en las trampas de la antropología romana, la soteriología y la sacramentología, un viaje que generó una reforma hace unos 500 años. Por el empuje de las redefiniciones contemporáneas y el abrazo de ciertos dogmas LGBTQ, algunos evidentemente quieren regresar a Roma a través de Corinto. 

Conclusión

La Gracia del Evangelio es Gracia Santa. El amor del Evangelio es amor santo. El ministerio del Evangelio es ministerio santo, que nunca cambia su doctrina del pecado para alcanzar a los atrapados en sí. Para estar seguros, algunos creyentes profesantes pueden ser acusados con razón de no ser compasivos con los que están atrapados en el pecado sexual, de no demostrar misericordia a los tentados por los deseos LGBTQ o la religión LGBTQ. Pero no permitamos que la pecaminosa falta de compasión para aquellos atrapados en el torbellino LGBTQ genere pecado de otro tipo. No ejercemos la compasión del Evangelio cuando ignoramos la Ley de Dios. No ejercemos compasión del evangelio hacia un pecador cuando le decimos que el Evangelio no cambia su tipo de pecado. 

Al final, nuestra bondad sin santificar puede ser el mayor ofensor del Evangelio. Vemos a personas reales realmente dolidas y profundamente conmovidas. Oímos sus súplicas por nuestra comprensión. Escuchamos sus acusaciones de que nuestras iglesias no les dan la bienvenida. Se sienten alejados. Pero nuestras respuestas a sus necesidades deben ser santificadas por el Espíritu de Dios, para que nuestros propios deseos y nuestros propios actos de bondad reflejen el amor bíblico puro en lugar de las distorsiones pecaminosas de los corintios.  

La pureza de un Evangelio sobrio siempre impulsará a una vida de santidad. Que la iglesia despierte, ame con el santo amor de Cristo y discierna con la Santa sabiduría de Cristo. “Y no os embriaguéis con vino, en lo cual hay disolución, sino sed llenos del Espíritu” (Ef 5:18).