Lo horrendo de las profanas maldiciones y el jurar

 

Mateo 5:34 – “Pero yo os digo: no juréis de ninguna manera”.

Entre los muchos pecados horrendos por los cuales esta nación se hizo infame, tal vez no haya una más dolorosa, pero más frecuente, que la abominable costumbre del profano jurar y maldecir. Nuestras calles abundan con personas de todos los grados y condiciones, que están continuamente provocando al santo de Israel a la ira, por sus juramentos y blasfemias detestables: y nuestros propios hijos, “por cuya boca”, observa el salmista en sus días “fue una alabanza perfecta”, ahora se han hecho notables por la mala característica de maldecir y jurar. Esto no puede ser sino una perspectiva melancólica para cada sincero y honesto ministro de Jesucristo, de ver a sus semejantes; y de esta manera lo pondrá a idear algunos medios para evitar la propagación al menos de un mal tan creciente; sabiendo que el Señor (sin arrepentimiento) seguramente visitará estas cosas. ¡Pero Ay! ¿Qué puede él hacer? Las recriminaciones públicas están tan descuidadas entre nosotros, que rara vez encontramos un blasfemo común castigado como lo indican las leyes. Y en cuanto a la amonestación privada, los hombres están ahora tan endurecidos por el engaño del pecado, que darles consejos sobrios y piadosos, y mostrarles el mal de sus acciones, es como “echar perlas a los cerdos; ellos solo vuelven y os despedazan”. Desde entonces las cosas han venido a este paso, todo lo que podemos hacer es que, como somos vigilantes y embajadores del Señor, nuestro deber de vez en cuando sea mostrar al pueblo su transgresión y advertirles de su pecado; de modo que sea que escuchen, o se abstengan, como sea libraremos nuestras almas. Para que pueda cumplir con mi deber en este particular, déjeme ir, en nombre de Dios, humildemente a ofrecerles a su más seria consideración, algunas observaciones sobre las palabras del texto, para mostrar lo horrendo del profano maldecir y jurar. 

Pero, antes de proceder directamente al enjuiciamiento de este punto, será apropiado aclarar este precepto de nuestro Señor a partir de una tergiversación que le han puesto algunos, que de ahí deducen que nuestro Salvador prohíbe jurar ante un magistrado, cuando se requiera en una ocasión solemne y apropiada. Pero que todo juramento no sea absolutamente ilegal para un cristiano, es evidente en los escritos de San Pablo, a quien a menudo encontramos en algunas ocasiones solemnes usando varias formas de imprecación, como: “Llamo a Dios como testigo”, “Dios es mi juez”; “Por su regocijo en Cristo Jesús”, y cosas por el estilo. Y que nuestro salvador de ninguna manera prohíbe jurar ante un magistrado, en las palabras que nos ocupa, es completamente claro si consideramos el sentido y el diseño que tenía en mente cuando les dio a sus discípulos esta orden. Permítame observar para ustedes entonces, que nuestro bendito maestro se había propuesto, a partir del versículo 27 del capítulo, del cual se toma el texto, para vindicar y limpiar la ley moral de las corruptas notas escritas y la mala interpretación de los fariseos, que luego se sentó en la silla de Moisés, pero fueron notoriamente defectuosas al adherirse demasiado a la expresión literal de la ley, sin siquiera considerar la debida extensión y significado espiritual de la misma. En consecuencia, imaginaron que, debido a que Dios había dicho: “No cometerás adulterio”, que, por lo tanto, suponiendo que una persona no fuera culpable del mismo acto de adulterio, no se le acusaba de violar el séptimo mandamiento. Y también en materia de juramentos, porque Dios había prohibido a su pueblo, en los libros de Éxodo y Deuteronomio, “tomar su nombre en vano” o jurar falsamente por su nombre; por lo tanto, juzgaron legal jurar por cualquier criatura en el discurso común, suponiendo que no mencionaran directamente el nombre de Dios. Nuestro bendito Salvador, por lo tanto, en las palabras que tenemos ante nosotros, rectifica este error cometido al jurar, como lo hizo en los versículos inmediatamente anteriores, sobre el adulterio, y le dice a la gente que cualquier concesión que los fariseos puedan dar para jurar por cualquier criatura, sin embargo, declaró absolutamente ilegal que cualquiera de sus seguidores lo hiciera. “También habéis oído que se dijo a los antepasados” (a saber, por los fariseos y los maestros de la ley judía) “No juraras falsamente, sino que cumplirás tus juramentos al Señor. Pero yo os digo” (Yo, que soy designado por el Padre para ser el gran profeta y verdadero dador de la ley de su Iglesia) “No juréis de ninguna manera; (en tu conversación común) ni por el cielo, porque es el trono de Dios; (y por lo tanto jurar por eso, es jurar por el que está sentado sobre él) ni por la tierra, porque es estrado de sus pies; ni por Jerusalén, porque es la ciudad del gran Rey. Ni jurarás por tu cabeza, porque no puedes hacer blanco o negro ni un solo cabello; antes bien que tu hablar (lo que muestra claramente que aquí Cristo está hablando de jurar, no ante un magistrado, sino en una conversación común) que tu hablar sea sí, sí o no, no, (una fuerte afirmación o negación a lo sumo); porque todo lo que es más que esto, procede del mal”, es decir, viene de un principio malo, del maligno, el diablo, el autor de todo mal. 

Lo cual, dicho sea de paso, creo que debería ser una advertencia para todas esas personas, quienes, aunque no sean culpables de maldecir en el sentido grosero de la palabra, sin embargo atestiguan la verdad de lo que están hablando, aunque sea tan insignificante, diciendo: Sobre mi vida, como vivo, por mi fe, por los cielos y cosas por el estilo: cuyas expresiones, por inofensivas e inocentes que puedan ser estimadas por algún tipo de personas, son los mismos juramentos que nuestro bendito Señor condena en las palabras que siguen inmediatamente al texto; y las personas que usan tales formas de hablar injustificables, deben esperar ser sentenciados y condenados como blasfemos en la segunda venida de nuestro Salvador para juzgar al mundo. 

Pero para regresar: aparece entonces de todo el discurso de nuestro Salvador, que en las palabras del texto Él no anula ni prohibía jurar ante un magistrado (lo cual, como podría demostrarse fácilmente, es a la vez legal y necesario) pero el solo profano jurar en una conversación común; lo horrendo y pecaminoso de lo que diré ahora, más inmediatamente para presentarlas ante ustedes. 

Y aquí, sin mencionar que es una violación directa del mandato de nuestro bendito maestro y gran legislador en las palabras del texto, así como del tercer mandamiento, en el que Dios declara positivamente, “no tendrá por inocente (eso es que de seguro lo castigará) al que tome su nombre en vano” sin mencionar que es el abuso más grande de esa noble facultad de expresión, por la cual nos distinguimos de la creación bruta; o el gran peligro que corre el juramentado común, de ser perjurado en algún momento u otro: sin mencionar las razones en contra de él, que de sí mismos demostrarían abundantemente la locura y la pecaminosidad del jurar: en este momento me contentaré con el enunciado de cuatro particularidades, lo que agrava mucho el crimen del profano jurar, y esos son los siguientes: 

  1. Primero, porque no hay tentación en lo natural hacia este pecado, ni la retribución de ello le brinda al ofensor el menor placer o satisfacción. 
  2. En segundo lugar, porque es un pecado que puede repetirse con mucha frecuencia.
  3. En tercer lugar, porque endurece a los infieles contra la religión cristiana, y debe generar gran ofensa, y causar mucha tristeza y preocupación a cada verdadero discípulo de Jesucristo. 
  4. En cuarto lugar, porque es un pecado extremo, que solo se puede igualar en el infierno.

I. La primera razón entonces del porqué jurar en una conversación común es tan horrendo a los ojos de Dios, y el por qué no debemos jurar en absoluto, es porque no tiene una tentación natural, ni retribución de ella, a menos que un hombre sea un demonio encarnado, proporcionar al ofensor el menor placer o satisfacción.

Ahora bien, supongo que aquí podemos establecerlo como una máxima universalmente aceptada, que la culpa de cualquier crimen aumente o disminuya en proporción a la debilidad o fuerza de la tentación, por la cual una persona es llevada a la retribución de ella. Fue esta consideración la que extenuó y disminuyó la culpa de que Saúl lo tomara para ofrecer sacrificio antes de que viniera el profeta Samuel; y de que Uzá tocara el arca, porque estaba en peligro de caerse; como, por el contrario, lo que tanto agravó la desobediencia de nuestros primeros padres, y de la esposa de Lot, fue porque el primero tenía muy pocas razones para comer el fruto prohibido, y el último una tentación tan pequeña de mirar hacia atrás en Sodoma. 

Y ahora, si esto es aceptado, de seguro el blasfemo común de entre todos los pecadores será el que esté más sin excusa, ya que no hay ninguna tentación en lo natural para cometer su crimen. En la mayoría de los otros mandatos, las personas, quizás, pueden invocar la fuerza de la inclinación natural como excusa para violarlas: uno, por ejemplo, puede alegar su inclinación a la ira, excusar su ruptura con la sexta; otra, su atracción a la lujuria, por su violación del séptimo. Pero seguramente el blasfemo común no tiene nada de este tipo para instar en su lugar; aunque puede tener una inclinación natural a tal o cual crimen, sin embargo, ningún hombre, se puede suponer, puede decir, que nació con una naturaleza blasfema. 

Pero, además, como no hay tentación para ello, entonces no hay placer o ganancia que se pueda cosechar de la retribución de ello. Pregúntele al borracho por qué se levanta temprano para seguir la embriaguez, y él le dirá, porque le da a su apetito concupiscente algún tipo de placer y satisfacción, aunque no sea mayor que la de un irracional. Indaga sobre el ambicioso mundano, por qué defrauda y engaña a su prójimo, y tiene una respuesta preparada; enriquecerse y acumular bienes durante muchos años. Pero sin duda debe desconcertar al mismo blasfemo profano, informarte qué placer él cosecha de jurar: ¡por desgracia! Es una cosa infructuosa y de mal gusto por lo que este vende su alma. Pero, de hecho, él no lo vende en absoluto: en este caso, él pródigamente lo regala (sin arrepentimiento) al diablo; y apartado con una bendita eternidad, y se encuentra con el tormento eterno, simplemente por nada. 

II. Pero, en segundo lugar, lo que aumenta lo horrendo del juramento profano es que es un pecado que con tanta frecuencia se puede repetir.

Esta es otra consideración que siempre sirve para disminuir o aumentar la culpa y la malignidad de cualquier pecado. Fue una justificación para la embriaguez de Noé y el adulterio de David, que cometieron estos crímenes una sola vez; como, por el contrario, de la desconfianza del patriarca Abraham hacia Dios, que repitió el encubrimiento [engaño] de que Sara fuera su esposa, dos veces. Y si esto se admite como un agravamiento de otros crímenes profanos, seguramente mucho más de la culpa del común jurar, porque es un pecado que puede ser, y es en la generalidad a menudo repetida. En muchos otros pecados graves no puede ser así: si un hombre es vencido por la bebida, debe haber un tiempo considerable antes de que pueda recuperar su libertinaje, y volver a sus copas otra vez: o si está acostumbrado a profanar el sábado, no puede hacerlo todos los días, sino solo en uno de los siete días. ¡Pero Ay! El blasfemo profano está listo para otro juramento, casi antes de que el sonido del primero salga de nuestros oídos; sí, algunos los duplican y los triplican en una sola frase, incluso para confundir el sentido de lo que dicen con un horrible estruendo de blasfemia. Ahora bien, si el grande y terrible Jehová ha declarado expresamente que no lo tendrá por inocente, es decir, que sin duda lo castigará, que tomará su nombre sino una vez en vano; ¿qué vasto montón de estos pecados horrendos se encuentra en cada puerta del común blasfemo? Sería capaz de hundirlo en una desesperación intolerable, pero él no pudo ver la suma total de ellos. ¡Y qué conciencia tan cauterizada debe tener ese miserable, que no siente este peso prodigioso! 

III. Pero, en tercer lugar, lo que hace que el pecado del juramento profano parezca aún más pecaminoso es que endurece a los infieles contra la religión cristiana. 

Es el consejo del Apóstol Pedro a las personas casadas de su tiempo, que deben caminar como es digno del evangelio de Cristo al que se convirtieron, que aquellos que estaban fuera, podrían ser ganados para abrazar la religión cristiana, al ver y observar su conversación piadosa junto con temor. Y en lo que el Apóstol presiona a las personas casadas, encontramos que se ordena a otros en cada miembro particular de la iglesia. En consecuencia, nuestro bendito Señor nos ordena que “Así brille vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas acciones y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos”. Y el apóstol Pablo nos invita a “Andar sabiamente para con los de afuera, aprovechando bien el tiempo”, es decir, abrazar todas las oportunidades para hacerles bien, “porque los días son malos”. ¡Pero Ay! ¡En qué contradicción directa vive el profano blasfemo con este y otros preceptos similares, que, en lugar de ganar prosélitos para Cristo desde la parte incrédula del mundo, hace todo lo que puede para oponerse! Porque, ¿cómo puede esperarse que los infieles honren a Dios cuando los mismos cristianos lo desprecian? ¿O que alguien debería abrazar nuestra religión, cuando los mismos profesores hacen tan ligero uno de sus más estrictos mandatos? No; para nuestro dolor y vergüenza sea dicho, es por razones de tales impiedades como éstas, que nuestra religión santa (la mejor y más pura en sí misma) se ha convertido en una palabra falsa entre los paganos; que la sagrada autoridad del santo Jesús y su doctrina es despreciada; y “el nombre de Dios (como está escrito) es blasfemado entre los gentiles”. 

Estos no pueden sino ser tristes tropiezos y ofensas en el camino de la conversión de nuestros hermanos; “Pero ¡ay de aquel por quien vienen!”. Podemos decir de ellos, como nuestro bendito Señor hizo de Judas: “Mejor le fuera a ese hombre no haber nacido”, o, como amenaza en otro lugar, “el día del juicio será más tolerable el castigo para la tierra de Sodoma que para ti”. 

Pero esto no es todo; como el profano jurar sin duda debe endurecer a aquellos en su infidelidad, que están fuera, así que no debe menos que sentir lamento y gran ofensa a los honestos y honrados que están dentro de la Iglesia. Nos enteramos de que David se quejó y gritó: “¡Ay de mí, porque soy peregrino en Mesec, y habito entre las tiendas de Cedar!”; es decir, que estaba obligado a vivir y conversar con un pueblo excesivamente malvado y perverso. Y San Pedro nos dice que “porque ese justo (Lot), por lo que veía y oía mientras vivía entre ellos, diariamente sentía su alma justa atormentada por sus hechos inicuos”. Y sin duda fue una gran parte de los sufrimientos de nuestro bendito Maestro mientras estuvo en la tierra, que se vio obligado a conversar con una generación malvada y perversa, y escuchar el sagrado nombre sagrado de su Padre celestial profanado y burlado por hombres injustos y malvados. Y ciertamente no puede sino traspasar el corazón de cada cristiano verdadero y sincero, de todo aquel que en alguna medida participe del Espíritu de su maestro, al escuchar la multitud de juramentos y maldiciones que salen a diario y por hora de la boca de muchas personas, y aquellos también, cuya educación liberal, y aparente consideración por el bienestar de la religión, uno pensaría, debería enseñarles un comportamiento más apropiado. Escuchar el gran y terrible nombre de Dios contaminado por hombres, que es adorado por los ángeles; y considerar cuán a menudo ese sagrado nombre es profanado en un discurso común, que no merecemos mencionar en nuestras oraciones; esto, digo, no puede sino hacer que cada uno de ellos clame con el santo David: “¡Ay de mí, porque soy peregrino en Mesec, y habito entre las tiendas de Cedar!”. Y aunque los discursos blasfemos y profanos de otros no serán imputados a las personas sinceras por el pecado, siempre y cuando “no participéis en las obras estériles de las tinieblas, sino más bien, desenmascaradlas”, sin embargo, aumentará en gran medida la culpa presente, y tristemente aumentar el castigo futuro de todos los blasfemos profanos por quienes surgen tales ofensas. Porque si, como nuestro Salvador nos dice, “mejor le sería si se le colgara una piedra de molino al cuello y fuera arrojado al mar, que hacer tropezar a uno de sus pequeños (es decir, el más débil de sus discípulos)” que no solo hace que el nombre de Dios sea blasfemado entre los gentiles, y que la religión de nuestro querido Redentor sea aborrecida; pero ¿quién hace que sus santos lloren y lamenten, y que irriten a sus almas justas día tras día por su conversación impía, profana y blasfema? Ciertamente, así como Dios pondrá las lágrimas de nosotros en su redoma, así será justo en Él castigar al otro con tristeza eterna, por todos sus discursos impíos y duros, y arrojarlos a un lago de fuego y azufre, donde se alegrarán de una gota de agua para refrescar esas lenguas, con las cuales tan a menudo han blasfemado al Señor de los Ejércitos, y contristado al pueblo de nuestro Dios. 

IV. Pero es hora de que proceda a dar mi cuarta y última razón, del por qué el juramento común es tan excesivamente pecaminoso; y es decir, debido a que es en extremo pecado que solo puede ser igualado en el infierno, donde todos están desesperados y sin esperanza de misericordia. 

Los malditos demonios, y las almas condenadas de los hombres en el infierno, se supone que deliran y blasfeman en sus tormentos, porque saben que las cadenas en las que se encuentran, nunca pueden ser destruidas; pero para los hombres que nadan en el río de la bondad de Dios, cuyas misericordias se les renuevan todas las mañanas, y que son visitados con nuevas muestras de su infinita bondad amorosa inmerecida en todo momento; para estas criaturas favoritas poner sus bocas contra el cielo y blasfemar a un Dios misericordioso, paciente y generoso; es en extremo pecado que excede la oscuridad y la impiedad de los demonios y el infierno mismo. 

Y ahora, después de lo que se ha ofrecido aquí, para mostrar lo horrendo de las profanas maldiciones y el jurar en una conversación común, no puedo dirigirme a ustedes con las palabras del texto: “Pero yo os digo: no juréis de ninguna manera”; ya que es un pecado que no tiene tentación natural ni trae ningún placer o beneficio al que lo comete; ya que endurece a los infieles en su infidelidad, y ofrece tristes causas de dolor y lamentación a cada cristiano honesto; ya que es un pecado que generalmente se convierte en un hábito y, por último, un pecado que solo se puede igualar en el infierno. 

  1. Y primero, entonces, si estas cosas son así, y el pecado de juramentos profanos, como se ha mostrado en alguna medida, es tan excesivamente pecaminoso, ¿qué diremos a tales hombres infelices, que piensan que no solo es permisible sino también elegante ycortés? , para “tomar el nombre de Dios en vano”, ¿quién imagina que jurar los hace ver grandes entre sus compañeros, y realmente pensar que es un honor abundar en él? ¡Pero Ay! Pocos creen que tal comportamiento argumenta la mayor degeneración de la mente y la temeridad, en la que posiblemente se pueda pensar.Por lo que puede ser más inferior que una hora para pretender adorar a Dios en la adoración pública, y en el momento siguiente blasfemar su nombre; de hecho, tal comportamiento, de personas que niegan la existencia de un Dios, (si es que hay tales necios) no es para nada digno de admiración; pero para los hombres, que no solo suscriben la creencia de una Deidad, sino que también reconocen que es un Dios de infinita majestad y poder; porque tales hombres blasfeman su santo nombre, maldiciendo y jurando profanadamente, y al mismo tiempo confiesan, que este mismo Dios ha declarado expresamente, que no los tendrá por inocente, sino que ciertamente y eternamente le castigará (sin arrepentimiento) al que toma su nombre en vano; es un ejemplo de osadía, así como de ruindad, con la que difícilmente puede ser comparado. Esto es lo que presumen no hacer en otros casos de menor peligro: no se atreven a insultar a un general al frente de su ejército, ni a despertar a un león dormido cuando está al alcance de su mano. Y es el Dios Todopoderoso, el gran Jehová, el Rey eterno, que puede consumirlos por el aliento de su nariz, y desaprobarlos enviándolos al infierno en un instante; ¿Es Él el único ser despreciable en su relato, que puede ser provocado sin temor y ofendido sin castigo? No; aunque Dios oiga largo tiempo, no lo soportará para siempre; el tiempo vendrá, y eso también, quizás, mucho antes de lo que tales personas puedan esperar, cuando Dios vindique su honor herido, cuando Él desnude Su omnipotente brazo, y haga que esos desdichados sientan la eterna sabiduría de su justicia, muestre su poder y nombre que a menudo han sido vilipendiados y blasfemados. ¡Ay! ¿Qué será de toda su valentía entonces? ¿Entonces se divertirán solo con el nombre de su Hacedor, e invocarán al Rey de toda la tierra para condenarlos más, en broma? No; su señal será cambiada; de hecho, llamarán, pero será para decir “Caed sobre nosotros (las rocas) y escondednos de la presencia del que está sentado en el trono y de la ira del Cordero”. Es cierto, el tiempo era cuando oraban, aunque sin pensar, quizás, por la condenación tanto para ellos mismos como para los demás; y ahora encontrarán sus oraciones respondidas. “También amaba la maldición, y ésta vino sobre él; no se deleitó en la bendición, y ella se alejó de él; Se vistió de maldición como si fuera su manto, y entró como agua en su cuerpo, y como aceite en sus huesos”. 
  2. Pero, además, si el pecado de jurar es tan horrendo, y tan común, entonces es deber de cada persona en particular, especialmente aquellos que están en autoridad, hacer todo lo posible por desacreditar y reprimir un crimen tan maligno. La obligación que le debemos a Dios y a nuestro prójimo requiere esto de nuestras manos; por el que estamos obligados a afirmar el honor de nuestro Hacedor; por el otro evitar la ruina de nuestro prójimo; y está haciendo lo quenosotrosharíamos, y como nosotros mismos actuamos en casos de menor importancia. Si escucháramos que nuestro buen nombre o el de nuestro amigo fueran vilipendiados [calumniados, difamados] y traicionados [difamados, calumniados], deberíamos pensar que es nuestro deber imperioso reivindicar la reputación agraviada de cada uno; y será el gran, terrible y santo nombre de nuestro mejor y único amigo, nuestro Rey, nuestro Padre, no nuestro Dios: esto será cada día, en cualquier momento, desafiado y blasfemado; y ¿nadie se atreverá a ponerse de pie en defensa de su honor y santidad? ¡Asómbrate, oh cielos, en esto! No; despreciemos todo ese tratamiento bajo y traicionero; resolvamos apoyar la causa de la religión, y con una valentía prudente demostremos nuestro celo por el honor del Señor de los Ejércitos. Los hombres con autoridad tienen el doble de las ventajas de los cristianos comunes; su mismo oficio muestra que están destinados al castigo de los malhechores. Y tal es la degeneración de la humanidad, que la generalidad de ellos estará más influenciada por el poder de las personas con autoridad, que por las exhortaciones más laboriosas desde el púlpito. A tales, por lo tanto, si hay alguno aquí presente, me dirijo humildemente, suplicándoles, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo, que hagan todo lo posible en detener y reprimir las maldiciones y juramentos profanos. Y aunque debe confesarse, que esta es una obra que requiere una gran cantidad de coraje y sufrimientos, sin embargo, harían bien en considerar, es por Dios que lo emprenden, que sin duda los apoyará y los llevará a cabo en la debida ejecución de su cargo aquí, y en recompensarlos con un peso de gloria excedente y eterna en el más allá. Pero es hora de llegar a una conclusión. 
  3. Permítanme, por lo tanto, una vez más dirigirme a cada persona aquí presente, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo; y si alguno de ellos hasido culpable de este notorio pecado de jurar, permítanme suplicarles por todo lo que les es cercano y querido, que ellos no le darían al magistrado el problema de castigar, ni a sus amigos ninguna razón para el futuro advertirlessobre cometer el crimen; sino a mantener una vigilancia constante y cuidadosa sobre la puerta de sus labios, y también implora la ayuda divina (sin la cual todo es nada) para que no ofendan más escandalosamente con sus lenguas. Que se lamenten seriamente, lo que con gran sencillez y simplicidad ha sido entregado aquí: y si tienen algún respeto por sí mismos como hombres, o su reputación como cristianos; si no serían un escándalo público de su profesión, o un dolor para todos los que conocen o conversan con ellos: en resumen, si no se tratara de demonios encarnados aquí, y provocarían a Dios para castigarlos eternamente en el más allá; les digo en el nombre de nuestro Señor Jesucristo: “No juréis de ninguna manera”. 

Traducido por María Andreina