Lo que enseña Eclesiastes, en pocas palabras

“Consideré luego todas las obras que mis manos habían hecho y el trabajo en que me había empeñado, y he aquí, todo era vanidad y correr tras el viento, y sin provecho bajo el sol.” – Ecl 2:11

Una de las razones por las que me encanta Eclesiastés es porque es tan brutalmente honesto. Aquí hay un hombre que lo tenía todo. Todo lo que realmente sabemos de él es su nombre, Qoheleth, que significa ” Recolector “, tal vez porque estaba reuniendo al pueblo de Dios para que escuchara una historia sobre cómo se ven las cosas desde el punto de vista secular bajo el sol. La tradición judía dice que es Salomón, pero no lo sabemos. Sabemos que quienquiera que fuera probó la sabiduría, leyó todos los libros que pudo conseguir, para encontrar el sentido de la vida. Intentó hacer fiestas, beber vino, con mujeres y canciones. Se entregó al trabajo y eso no funcionó.

Realmente te recuerda cómo se ven las cosas desde una perspectiva puramente secular. En la novela de 1938 Nausea, Jean-Paul Sartre Roquentin que parece haberlo tenido todo, concluye que la vida no tiene sentido. Es aburrida y no vale la pena vivirla.

Pero la gente siempre siente lo mismo. La frase clave es “bajo el sol”. Dios deja un rastro de migas de pan como regalos que nos conducen a él. Él es el que da. Él quiere que encontremos nuestro deleite en él y nos da todos estos dones. Es muy liberal, pero lo que pasa es que vamos por ahí tratando de llenar este agujero en forma de Dios que todos tenemos, con todos los dones y simplemente no caben y los convertimos en ídolos, convertimos los dones en el dador. Trate de reemplazar los regalos del dador con sus regalos y es por eso que Qoheleth dice que todo es vanidad bajo el sol.

Tenemos que mirar más allá del sol hacia Dios para ver estas cosas, no como fines en sí mismos; el trabajo no es un fin en sí mismo, el placer no es un fin en sí mismo, la familia no es un fin en sí mismo, incluso la sabiduría y la religión, no son fines en sí mismos. Dios es el único fin digno de ser el fin último de toda nuestra existencia y cuando miramos a Dios con fe, incluso las flores se ven más hermosas cuando nos levantamos por la mañana. De manera que con esta visión consigues todo lo que hay que tener en cuenta.

En Lucas 24, el Cristo resucitado caminó con dos discípulos y ellos no lo reconocieron, y él les preguntó por qué estaban tan deprimidos, y ellos dijeron: “ ¿Eres tú el único visitante en Jerusalén que no sabe las cosas que en ella han acontecido en estos días? Entonces El les dijo: ¿Qué cosas? Y ellos le dijeron: Las referentes a Jesús el Nazareno, que fue un profeta poderoso en obra y en palabra delante de Dios y de todo el pueblo; y cómo los principales sacerdotes y nuestros gobernantes le entregaron a sentencia de muerte y le crucificaron. Pero nosotros esperábamos que El era el que iba a redimir a Israel.”

Tú y yo podríamos decir, bueno, pensé que él era el que iba a hacer equis cosa, pensé que él era el que me iba a dar una mejor familia, pensé que él era el que iba a arreglar mi vida, pensé que él era el que me iba a sacar de las drogas, pensé que él era el que….etc. Y Jesús dijo: “‘¿No sabías que el Mesías tenía que ser crucificado y luego resucitaría? Eso es lo que los profetas predijeron. Y luego, comenzando con Moisés y todos los profetas, se mostró a sí mismo en todas las Escrituras. Y se dijeron unos a otros:’¿No ardía nuestro corazón en nosotros al abrir las Escrituras? (Lc 24,13-35).

Podemos estar caminando por ese camino solitario pensando: “Bueno, Dios no ha resuelto mis problemas. ¿Dónde está ahora, dónde está Jesús para mí?” Y al final del día, realmente, no sólo necesitamos mejores respuestas, sino también mejores preguntas.

La Biblia no sólo nos da las respuestas, sino que también nos da las preguntas. Ni siquiera sabemos qué adorar y qué es la adoración. Esa es una de las grandes cosas del libro de Eclesiastés. Enmarca el por qué necesitamos un nuevo par de anteojos para ver el mundo de manera diferente, no sólo desde el sol, sino desde la perspectiva de Dios.