Lo que tus miembros de la iglesia deben saber sobre la Reforma

Antecedentes de la Edad Media tardía

La Reforma comenzó con Martín Lutero, pero él fue influenciado por doctrinas y prácticas pastorales que le precedieron por siglos. Necesitamos comenzar por entender algunas de las principales corrientes que impactaron el avance de la Reforma de Lutero.

  1. Otros habían visto problemas en la Iglesia Católica Romana antes de Lutero.
  • Juan Wiclef (fallecido en 1384) y Jan Hus (fallecido en 1415), por ejemplo, veían errores doctrinales dentro de la iglesia católica que necesitaban ser abordados.
  • Incluso algunos humanistas católicos como el cardenal Gasparo Contarini (fallecido en 1542) enseñaron la justificación por la fe hasta que el Concilio Católico de Trento (1545-1563) condenó esa opinión.
  • El gran humanista Desiderio Erasmo y otros, sabían que la Iglesia necesitaba reforma moral en sus escalones superiores, incluido el papado, y escribió sátiras amargas contra la inmoralidad de la iglesia.
  1. Había una variedad de doctrinas católicas de la salvación.
  • Hubo un renovado interés por el pensamiento de Agustín (fallecido en 430), incluyendo su énfasis en la completa soberanía de Dios. Esto, sin embargo, era la corriente más pequeña.
  • La mayoría creía, como Tomás de Aquino, que uno tenía que cooperar con la gracia de Dios a disposición de las personas a través de los sacramentos.
  • El más pequeño flujo —nominalismo o «el camino moderno»— declaró que antes de que uno pudiera recibir la gracia de Dios en los sacramentos uno tenía que dar el primer paso. Esto «haciendo lo mejor» para recibir la gracia de Dios (del latín: facere quod in se est) era lo que se enseñaba a Martín Lutero. Tal enseñanza casi lo vuelve loco mientras éste luchaba con su sensible conciencia para saber si había hecho lo suficiente.
  • Estos dos últimos puntos de vista llevaron a muchos a preguntarse si habían hecho suficientes obras buenas para llegar al cielo y si serían castigados durante siglos en el purgatorio.
  • En un sentido real, entonces, podemos decir que la Reforma fue fundamentalmente una reacción bíblica y pastoral a la teología católica romana en la que la seguridad de la salvación era la cuestión más existencialmente importante. Empezando con Lutero, hubo una respuesta bíblica a la pregunta «¿Qué debo hacer para ser salvo?» que no puso el énfasis en el esfuerzo de una persona, sino en la gracia de Dios que nos fue dada en Cristo.
  1. El humanismo era importante.
  • El humanismo fue un enfoque educativo que hizo hincapié en la necesidad de ir ad fontes («a las fuentes»); es decir, a la lectura de la antigua literatura griega y romana en el original griego y latín.
  • De este interés humanista Erasmo publicó el Nuevo Testamento griego en 1516. Esto tuvo más impacto en la Reforma que cualquier otro evento, porque ahora los pensadores universitarios podían —por primera vez en siglos— leer el Nuevo Testamento en su idioma original.
  • Por ejemplo, el año después de su publicación, Lutero lo utilizó en la primera de sus 95 Tesis cuando notó que el mensaje de Jesús era «arrepentirse» (el griego), y no «hacer penitencia», que había sido la interpretación latina durante siglos.

Martín Lutero (1483-1546) y el luteranismo

La búsqueda de Lutero por la seguridad de la salvación —con la ayuda de su lectura de Agustín y especialmente del Nuevo Testamento— le llevó a su revolución de la Reforma Protestante. Para él todo comenzó en su lucha por entender Romanos 1:17 en su contexto inmediato, esto lo llevó a cuestionar la conveniencia de vender indulgencias, lo cual se trasladó al cuestionamiento de Lutero de doctrinas más católicas romanas con la esperanza de que la iglesia se reformara; todo este proceso terminó con su excomunión de la Iglesia Católica Romana. Así comenzó el primero de los grupos «protestantes», dignamente nombrado por su afable fundador, siempre citable. James Atkinson tiene razón cuando dice que: «La Reforma es Lutero y Lutero es la Reforma».

  • Por su deseo de salvar su alma, Lutero entró en un monasterio agustiniano en 1505.
  • Luchó con profundas dudas espirituales (alemán: Anfechtungen).[1] Lutero comenzó a leer a San Agustín y encontró consuelo allí. Pero fue especialmente ayudado por su lectura del Nuevo Testamento en el idioma original.
  • Para apartar su mente de sus preguntas introspectivas, los superiores de Lutero le hicieron obtener un doctorado en filosofía y teología, y se convirtió en profesor de la Biblia en Wittenberg en 1512.
  • Enseñó sobre cualquier libro de la Biblia en el que estuviera interesado estudiar, y sus opciones eran una maravillosa lista de lecturas que podemos llamarla «Lee estos libros si quieres ser protestante»: Salmos (1513-1515), Romanos (1515-1516), Gálatas (1516-1517), Hebreos (1517-1518), y Salmos otra vez (1518-1519).
  • El 31 de octubre de 1517 Lutero publicó sus 95 Tesis, que debían debatir con otros académicos la conveniencia de la práctica relativamente reciente de la iglesia de vender indulgencias a quienes podían costearlos para disminuir la cantidad de tiempo que serían castigados en el purgatorio por sus pecados. Lutero no pensó que este era su claro llamamiento para una Reforma. De hecho, reflexionando sobre ellos más adelante, él llamó a las tesis «débiles y papistas».
  • Pero estas tesis dibujaron la respuesta de la iglesia y condujeron al desarrollo de Lutero de su pensamiento en un paso vertiginoso. Algunos de los eventos más importantes fueron:
    • Su exposición de «la teología de la cruz» (en contraste con «la teología de la gloria» que marcó la justificación por las obras y el orgullo de la Iglesia Católica Romana) en la disputa de Heidelberg (1518). El reformador Martin Bucer se convirtió al escuchar a Lutero en Heidelberg.
    • En su obra “Two Kinds of Righteousness” [«Dos tipos de Justicia»] (1518), Lutero distinguió entre la «justicia ajena» de Cristo que fue imputada al cristiano por la fe y la «justicia propia» del creyente que fue el resultado de esta justicia imputada de Jesús.
    • En la disputa de Leipzig (1519) contra Johann Eck, Lutero llegó a la conclusión de que la sola Biblia (sola Scriptura) era autoritaria en materia de doctrina y práctica cristiana.
    • En su obra La cautividad babilónica de la iglesia (1520), Lutero negó los siete sacramentos de la iglesia en favor de las dos ordenanzas bíblicas: el bautismo y la eucaristía.
  • Lutero vino a enseñar la presencia corporal de Cristo «en, con y bajo» (en palabras de los teólogos luteranos posteriores) el pan y el vino de la Cena del Señor.
  • Lutero creía que los bebés debían ser bautizados después de que el evangelio fuera predicado en el servicio bautismal ya que Dios soberanamente da fe a través del evangelio.
    • En su obra La libertad del cristiano (1520) Lutero expuso hermosamente el papel de la fe en unir a un cristiano con Jesús y darle todos los beneficios de Cristo desde el punto de partida de la fe.
    • Lutero había sido inicialmente protegido de la Iglesia Católica Romana tanto por su astuto protector, Federico el Sabio de Sajonia, y por el deseo del joven emperador del Sacro Imperio, Carlos V, de moverse lentamente en sus deberes imperiales. Pero el desarrollo de la comprensión teológica de Lutero llamó a la ira de la iglesia y del imperio. Fue excomulgado por la Iglesia Católica Romana en enero de 1521. Fue declarado proscrito por el Imperio en la Dieta de Worms en abril de 1521, después de haber dicho que era cautivo a la Escritura, no a la tradición de la iglesia.
    • En su siguiente exilio en el Castillo de Wartburgo de Federico (donde Lutero dijo que estaba plagado de pereza) ¡tradujo el Nuevo Testamento al alemán en aproximadamente 11 semanas!
    • Lutero regresó a Wittenberg y dirigió los esfuerzos de reforma allí por el resto de su vida. Su enfoque de la reforma era moverse lentamente, solo cambiando la liturgia católica y la práctica cu/ando era esencial para el evangelio.
  • Esto llevó al llamado «principio normativo» del luteranismo (y del anglicanismo), la idea de que cualquier cosa era permisible en la adoración de la iglesia mientras la Escritura no la condenara explícitamente.
  • Esto contrasta con el «principio regulativo» del calvinismo, la noción de que Dios ha reglamentado cuidadosamente en las Escrituras cómo debe ser adorado. La iglesia está obligada a hacer solamente lo que la Escritura requiere o modela explícitamente.
    • Lutero se casó con Catalina de Bora en 1525.
    • En 1525 Lutero escribió uno de sus grandes tratados, La voluntad determinada, respondiendo a la obra de Erasmo Sobre el libre albedrío del año anterior. La obra de Lutero es una defensa exhaustiva de la doctrina bíblica de la soberanía de Dios en la salvación que es necesaria por la totalidad de la humanidad en pecado.
    • En el Coloquio de Marburgo en 1529, Lutero y Ulrico Zwinglio no llegaron a un consenso protestante sobre el significado de la Cena del Señor. Debido a esto, las tradiciones luteranas y reformadas del protestantismo fueron vistas como movimientos distintos durante el resto del siglo XVI.
    • Los luteranos fueron llamados «Protestantes» por primera vez en la Dieta de Espira en 1529.
    • Lutero creía que la justificación solo por la fe (sola fide) era central para la fe cristiana. En los Artículos de Esmalcalda de 1537, dijo: «Nada en este artículo [justificación] puede ser abandonado o comprometido, incluso si el cielo y la tierra, y las cosas temporales deban ser destruidas… En este artículo descansa todo lo que enseñamos y practicamos contra el papa, el diablo y el mundo. Por lo tanto, debemos estar seguros y no tener dudas al respecto. De lo contrario, todo está perdido, y el papa, el diablo y todos nuestros adversarios ganarán la victoria».
    • Hacia el final de su vida, Lutero hablaba cada vez más frustrado contra los judíos, frustrado porque no se habían vuelto en masa a Cristo como su Mesías. Sus comentarios acerbos y pecaminosos fueron empleados por los nazis como justificación para el Holocausto.
    • Después de la muerte de Lutero en 1546, Felipe Melanchthon (fallecido en 1560) dirigió el luteranismo. Cambió la teología agustiniana de Lutero insistiendo, en cambio, en hacer hincapié en la necesidad de cooperar con Dios en su obra de atraer a los pecadores con el evangelio. Al final del siglo, el luteranismo se había desarrollado —al menos soteriológicamente— en una dirección que Lutero no habría reconocido.

Juan Calvino (1509-1564) y la tradición reformada

La otra tradición principal del protestantismo traza su herencia a Calvino. El calvinismo tenía mucho en común con el luteranismo (por ejemplo, sola Scriptura, justificación sola fide y el bautismo de infantes). Sin embargo, también se desarrolló en direcciones bíblicas más consistentes sobre doctrinas como la predestinación y la adoración en la iglesia.

  • El fundador de esta tradición fue Zwinglio, que ministró en Zúrich, Suiza de 1519-1531. Murió luchando contra una fuerza católica invasora. Sus énfasis teológicos fueron:
    • Predicación expositiva (no sabiendo por dónde empezar, ya que nunca lo había visto antes, empezó en Mateo 1:1).
    • El principio regulador de la adoración.
    • Un acercamiento del pacto a la lectura de la Escritura, viendo mucha continuidad del Antiguo al Nuevo Testamento, a diferencia del enfoque de Lutero que enfatizaba la discontinuidad de la ley y el evangelio.
  • Juan Calvino entonces tomó el liderazgo de la tradición. Su biografía no es tan emocionante como la de Lutero o de Zwinglio.
    • Nacido en Francia, educado como abogado en la tradición humanista, Calvino se convirtió al protestantismo entre 1533 y 1535.
    • Deseando ser un autor, mientras huía de Francia debido a su fe protestante, paró en Ginebra, Suiza para pasar allí la noche en el año 1536. El evangelista protestante Guillaume Farel (fallecido en 1565) convenció a Calvino para que se quedara y ayudara a dirigir la causa de la Reforma allí.
    • Calvino fue exiliado de Ginebra de 1538-1541 a Estrasburgo, donde fue profundamente influenciado por Martin Bucer (1551), uno de los grandes pastores de la Reforma. Mientras que en Estrasburgo Calvino se casó con Idelette de Bure.
    • Cuando regresó a Ginebra, Calvino fue el principal acusador teológico del unitarista Miguel Servet que fue ejecutado como hereje en 1553. Calvino no era el juez y el jurado. Ese turbio honor va al Concejo municipal de Ginebra.
    • Calvino trabajó incansablemente casi hasta el final de su vida, sufriendo de problemas de salud probablemente causados ​​parcialmente por la pequeña cantidad de sueño (alrededor de 4 horas) que acumulaba todas las noches durante la mayor parte de su vida adulta para poder trabajar.
    • Calvino fue el gran sistematizador de la Reforma. Algunas de sus contribuciones teológicas más importantes incluyen:
    • La Institución de la religión cristiana. La primera edición fue publicada en 1536; la edición final de 1559 era aproximadamente cinco veces más larga que la primera. Las doctrinas importantes que Calvino discute aquí incluyen:
      • El conocimiento de Dios.
      • Las Escrituras — Dios se acomoda a nuestra capacidad limitada, incluso balbuceando como un padre a un niño; el Espíritu autentica la veracidad de las Escrituras a los cristianos a medida que la leen.
      • La providencia absoluta de Dios.
      • Debido a nuestro pecado en Adán, Dios debe salvarnos; no podemos hacer nada para salvarnos.
      • La justificación es solamente por la fe, solamente a través de la obra de Cristo, solo por la gracia de Dios.
      • Esta doctrina da como resultado la unión con Cristo.
      • Solo ocurre debido a la obra predestinada de Dios de los elegidos, una predestinación que es por gracia, soberana y doble (lo que significa que Dios también ha decidido eternamente el destino de los no elegidos).
      • La principal metáfora de la vida cristiana es la de un peregrino; un creyente es un extraño en este mundo, llevando la cruz de Cristo, en su camino al cielo.
      • La iglesia visible no es lo mismo que la iglesia invisible, que está compuesta por los elegidos. La iglesia ha de ser guiada por cuatro oficiales (profesores, ancianos maestros, ancianos gobernantes y diáconos).
      • Cristo está espiritualmente presente en la Cena del Señor cuando el Espíritu levanta a un cristiano para comunicarse con Cristo en el cielo.
      • El bautismo infantil es correcto debido a la continuidad del antiguo rito del pacto de la circuncisión con el bautismo en el nuevo pacto.
    • Calvino fue un enérgico escritor de comentarios, comenzando con su comentario sobre Romanos (1540). Su meta fue la «brevedad lúcida».
    • Su escrito Respuesta a Sadoleto (1539) es la introducción más corta y contundente a la teología de Calvino. También incluye algunas de las únicas declaraciones autobiográficas en todos sus escritos.
    • Calvino siguió firmemente el principio regulador, además de permitir solamente el canto a capella de los Salmos en el culto.
    • El Concejo de la ciudad de Ginebra pagó a un taquígrafo para escribir los sermones de Calvino (él predicó varios sermones a la semana, usualmente sin notas y usando solamente el Antiguo Testamento Hebreo o Nuevo Testamento Griego) que fueron publicados posteriormente.
    • Calvino subrayó la importancia de hacer misiones, enviando a más de 100 jóvenes a la Francia controlada por los católicos como plantadores de iglesias e incluso enviando un par de genoveses para llegar a los nativos de Brasil. ¡No era hipercalvinista!

La tradición anabaptista

Lutero y Calvino fueron «reformadores magisteriales» en el sentido de que eran apoyados por el gobierno (el magisterio). Los anabaptistas fueron los primeros en la tradición de la «iglesia libre» porque pensaban que la iglesia y el gobierno debían ser disociados entre sí. Aunque su nombre pudiera llevarlos a pensar que eran solo una especie de proto-bautistas, tenían muchas otras opiniones distintivas. Fueron perseguidos ferozmente por protestantes y católicos por igual en casi toda Europa, encontrándose refugio solo en partes de Moravia y los Países Bajos.

  • Algunos de sus líderes y eventos importantes son los siguientes:
  • 1525: el primer «bautismo» de alguien como seguidor declarado de Cristo en Zurich, seguido por persecución casi inmediata dondequiera que huyeran.
  • 1527: la publicación de La Confesión Schleitheim, una declaración doctrinal de siete puntos de los componentes esenciales de su fe.
  • 1528: el teólogo mejor entrenado de los anabaptistas, Baltasar Hubmaier, y su esposa, fueron ejecutados por los católicos en Viena.
  • 1529: la Dieta de Espira hizo ilegal en todo el Sacro Imperio Romano que cualquiera fuera «re-bautizado» (ana-bautizado).
  • Thomas Müntzer (fallecido en 1525), un radical que dirigió ejércitos durante la Guerra de los Campesinos y la debacle inmoral en la ciudad de Münster bajo la dirección de dos anabaptistas de 1534-1535, regularmente mancilló la reputación de los anabaptistas como un género pecaminoso de culto.
  • Menno Simons (fallecido en 1561) fue el teólogo anabaptista más antiguo y de más larga vida.
  • Creencias distintivas de los anabaptistas:
  • La iglesia era una comunidad de discípulos comprometidos que habían calculado el costo de seguir a Jesús, incluyendo mostrar una disposición a sufrir por su fe. Era distinta de la sociedad secular que la rodeaba.
  • El bautismo (generalmente realizado por el vertido de agua sobre el que se bautiza, no su inmersión en agua) fue reservado para aquellos que hicieron una profesión creíble de fe en Jesús.
  • Los cristianos debían estar separados del mundo, por lo que no podían servir en el gobierno municipal ni en el ejército.
  • La iglesia debía «prohibir» (es decir, excomulgar) a aquellos que no pudieran vivir de acuerdo con los requerimientos de la iglesia.
  • Una aversión a la soteriología calvinista.

Reacción católica romana en el Concilio de Trento

Ya nos dimos cuenta cómo Lutero se comportaba en relación con la Iglesia Católica Romana. Finalmente, desde 1545-1563, el Concilio Ecuménico de Trento respondió a los protestantes de manera decisiva, contrarrestando la doctrina novedosa sobre la autoridad en la iglesia, la justificación y los sacramentos, entre muchas otras.

  • En cuanto a la autoridad en materias de doctrina, Trento dijo que la verdad está contenida en «los libros escritos (de la Biblia) y en las tradiciones no escritas — esas tradiciones no escritas, es decir, que fueron recibidas por los apóstoles de la boca de Cristo mismo o fueron recibidos de los mismos apóstoles (habiendo sido dictados por el Espíritu Santo) y han descendido hasta nosotros, han sido transmitidos como si fueran mano a mano». La sola Scriptura fue anulada.
  • En cuanto a la justificación, Trento claramente la identificó como el perdón del pecado y la santificación: «La justificación no es solo la remisión de los pecados, sino la santificación y la renovación del hombre interior mediante la recepción voluntaria de la gracia y los dones mediante la cual el hombre se convierte en justo en vez de injusto».
    • Trento procedió a anatematizar (excomulgar) a aquellos que enseñaban que la justificación era sola fide («solamente por fe») y solamente por la imputación de la justicia de Cristo.
    • Trento también anatematizó la opinión de que una persona justificada podía tener la seguridad de su salvación en esta vida (ese privilegio es reservado para solo para unos cuantos «santos»).
  • Trento reafirmó la enseñanza católica romana de los sacramentos, incluida la doctrina de la transubstanciación (el pan y el vino se transforman milagrosamente en el cuerpo y la sangre de Cristo), junto con su creencia de acompañamiento de que la misa es un verdadero sacrificio propiciatorio que representa de nuevo de una manera no sangrienta la ofrenda de Cristo sobre el altar de la cruz por los fieles mientras toman la eucaristía.

La reacción de Trento al «principio formal» (sola Scriptura) y al «principio material» (justificación solo por la fide) demuestra que la Reforma todavía importa profundamente a los cristianos que creen en la Biblia. Puesto que conocemos nuestro pecado y nuestra incapacidad de hacer algo bueno, y como vemos que Cristo ha hecho todo lo necesario para nuestra salvación, nos lanzamos a su misericordia y encontramos el descanso de nuestra alma solo en él. Lo que Lutero, Calvino y otros redescubrieron en el siglo XVI es tan relevante para nosotros hoy como lo fue para ellos.


Nota del editor: Este artículo es parte de la Revista 9Marcas publicada por el ministerio 9Marks. Puedes adquirir la Revista impresa . También puedes descargarla gratuitamente directamente del sitio en internet es.9marks.org.

Este artículo fue traducido por María Andreina.

[1] Nota del editor: Anfechtungen es la palabra (alemana) que Lutero usó para describir los momentos abrumadores de prueba espiritual, terror, desesperación y crisis religiosa que experimentó a lo largo de su vida.