Los jóvenes y su reto de ejercitarse para la vida

Hace unos años, el “desafío de las cien flexiones” comenzó a tener tendencia en línea. En un momento en que los gimnasios se abrían en cada esquina y perseguían a las personas a entrenamientos cada vez más caros y complicados, hubo un llamado a la simplicidad de la flexión. Aquellos que podían hacer 100 “flexiones” demostraban que tenían una base sólida de fuerza, resistencia y salud. Cuando leí sobre estos desafíos, ocurrió que nunca había hecho ninguna flexión. Por alguna razón, no fueron parte de mis clases de gimnasia infantil ni de mis deportes organizados durante el verano. Así que me caí al suelo e hice 10 o 12 antes de colapsar en un montón. Me di cuenta de que estaba muy lejos de los 100 y, según esa medida, muy lejos de la salud. Decidí que volvería a intentarlo al día siguiente para ver si podía mejorar a 15 o 20. 

Pero si alguna vez has intentado un desafío como este, probablemente sabes lo que sucedió. Aproximadamente 12 horas después comencé a sentir algo de incomodidad en mis brazos y pecho. Doce horas después de eso, apenas podía levantar mis brazos, sin mencionar usarlos para las flexiones. Resulta que había pasado mucho, mucho tiempo desde que había ejercitado seriamente esos músculos y estaban reaccionando a las cargas muy repentinas y muy pesadas que les había colocado. Me tomó tres o cuatro días comenzar a sentirme mejor y poder avanzar a 15 flexiones, luego a 20, y finalmente a 50 o 100. Tuve que trabajar los músculos con el tiempo para poder mejorar gradualmente su fuerza y resistencia. 

Estoy seguro de que respirarás un suspiro de alivio cuando aprendas que este artículo no se trata realmente de resolver el problema, que es el tema más aburrido para leer en blogs o redes sociales. Mi propósito al contar esa historia es comenzar a construir una metáfora, un punto de comparación. 

Pasé un poco de mi tiempo interactuando con adolescentes y adultos jóvenes, algunos de los cuales son mis hijos, algunos de los cuales son amigos y algunos de los cuales son miembros de la iglesia o personas a las que estoy enseñando. Cuando expreso interés en ellos, hablé con ellos, intente hablarles sabiamente y pregúnteles cómo puedo orar por ellos, a menudo los oigo lamentar las dificultades de sus vidas. Están abrumados por las responsabilidades de la escuela secundaria y un trabajo de medio tiempo. Están preocupados por romper con los tres o cuatro exámenes finales que se avecinan. Se les ha pedido que completen un proyecto sobre lo que consideran una fecha límite ajustada y no pueden ver cómo lo lograrán. Sienten que han sido empujados al punto de ruptura y están cerca del colapso. 

Miro sus vidas, escucho sus temores y tristezas, y no puedo evitar creer que están siendo un poco melodramáticos. Es fácil reírse de sus lamentaciones en vez de llorar con ellos. Después de todo, pasé por esa etapa de la vida ahora veo en mi espejo retrovisor, sé lo que no saben. Sé que es muy probable que estos años de escuela secundaria resulten ser los más fáciles de sus vidas: nunca tendrán más tiempo libre ni menos responsabilidad de la que tienen ahora. Sé que sus años universitarios pueden ser una lucha, pero que esas dificultades solo se profundizarán cuando trabajen a tiempo completo y paguen las deudas de los estudiantes con un salario inicial (mientras se acostumbran a estar casados y tratan desesperadamente de tener un bebé), dormir toda la noche). Nunca tendrán más tiempo para perder o menos responsabilidad personal de lo que tienen ahora. Sé lo fácil que lo tienen en comparación con lo que les espera. 

Pero también sé que apenas están comenzando en el “desafío de los cien empujones” de la vida. El hombre que puede hacer 100 flexiones de brazos sin apenas sudar puede mirarme esforzándome para completar 15 y reírme a mi costa. Él puede poner los ojos en blanco cuando me oye gemir sobre el dolor en mis brazos y pecho. Pero eso no hace que la tensión o el dolor sean menos reales. Por el contrario, la tensión y el dolor son necesarios para desarrollar la fuerza y la resistencia. Es posible que esto no me dé licencia para lloriquear, pero tampoco significa que realmente no puedo sentir el dolor y admitir que duele. 

Y así es como trato de relacionarme con los jóvenes. Entiendo que gran parte de lo que están soportando ahora es “ligero y momentáneo” en comparación con lo que tendrán que soportar a medida que la vida avanza y a medida que sus vidas se vuelven más difíciles y complejas. Pero también sé que no tengo derecho a restarle importancia. Lo que están pasando es real y doloroso. No están lloriqueando, sino que simplemente están lidiando con la incómoda realización de que la vida es difícil y, a medida que pasa el tiempo, solo se vuelve más difícil. Es un error de mi parte aclarar sus pequeñas tristezas al compararlas con sus futuras tristezas más grandes. Tengo derecho a apoyarlos a medida que desarrollan la fuerza y la resistencia que los llevará a través de las pruebas por venir.