Los peligros de las redes sociales

Tengo una sección más de preguntas y respuestas que compartir de mi tiempo en las Filipinas

(donde, durante el transcurso del evento, pasé unas horas contestando preguntas). En este clip, me pidieron que comentara sobre cómo los cristianos se comportan cuando están en línea. Aquí está lo que tuve que decir.

¿Cómo deben los cristianos participar en los temas de actualidad utilizando las redes sociales?

 Pienso que estamos empezando a darnos cuenta de que las redes sociales tienen algunas limitaciones reales incorporadas. Mientras que Twitter ha duplicado su límite de caracteres de 140 a 280, pienso que aún no nos estamos dando cuenta que no es un medio muy serio. No es capaz de hacer cosas muy serias. De muchas maneras, no es un medio muy útil. Pienso que de alguna manera estamos aprendiendo eso sobre Facebook también.

Que existen algunas maneras, que hay algunos medios que son de ayuda para algunos propósitos, pero no para otros. Entonces pienso que Twitter es de mucha ayuda en algunas maneras, es de mucha ayuda para compartir noticias y muy provechoso para apuntar otras cosas. Pero no pienso que sea muy útil para participar en un debate de ida y vuelta. Es que no pienso que sea el medio correcto para eso. Claro, no todos los medios pueden llevar a cabo cualquier propósito. No pienso que Twitter es el medio correcto para un gran debate. No pienso que Instagram es el medio apropiado para un debate teológico. Ciertamente no pienso que Facebook, que permite más contenido, ni siquiera sea un gran medio para debatir.

Sabes, mientras más caracteres tengas disponible y mientas más serio en un sentido sea el medio, probablemente puedes hacer más con él. Es que pienso que con el tiempo nos estamos dando cuenta que verdaderamente, debemos regresar a las conversaciones reales, cara a cara y con personas reales donde mutuamente reconocemos nuestra humanidad, donde compartimos el mismo espacio, las señales no verbales, el lenguaje corporal y todo eso. Así que estamos verdaderamente involucrados con otra persona. O, siendo más reflexivos, formas más planeadas de conversación. Entonces quizás eso sea bloguear, o quizás sea escribir más libros. Pero no donde solamente estamos tirando cosas de ida y de vuelta rápida e irreflexivamente y sin contexto o sin emoción o sin tener la habilidad de demostrar más sobre nosotros a través de la emoción, pero estamos disparando de ida y de vuelta. Creo que probablemente vamos a mirar atrás unos años, mirar atrás a esta era de redes sociales y pensar cómo reírnos de que alguna vez tratamos de hacer algo serio con ellas. Quizás las redes sociales se desarrollarán un poco más.

Entonces, pienso que como cristianos, mientras que hablamos sobre política, estamos hablando de religión, estamos hablando de otras cosas, teología, las cosas pueden ser bien polarizadas. Conéctate con otras personas. Tú sabes, no te involucres en línea con cosas con las que no estés involucrado cara a cara. Una gran conversación allá afuera ahora mismo es sobre la raza, en el internet, en las redes sociales. Quizás no hables mucho sobre ello en línea sin antes hablar sobre ello en la vida real. Habla con alguien, conéctate con esa persona y luego, de lo que se desborde de ahí, quizás tendrás algo para decir en las redes sociales. Pero si nunca conversas con alguien de otra raza en la vida real, entonces probablemente no tienes mucho que decir en línea.

Con la teología, tú sabes, la teología reformada, busca a alguien en tu vida con quien puedas hablar sobre esas cosas. O a lo mejor alguien que está verdaderamente interesado en esa teología y ten una buena conversación de ida y vuelta, y entonces quizás tendrás algo que decir en línea. Es que pienso que estamos abstrayendo estas cosas en vez de vivir en la vida real, y no sé si estamos siendo de mucha ayuda. No sé si verdaderamente somos capaces de comunicarnos de maneras marcadamente cristianas.