Luchando contra la pornografía

Luchando contra la pornografia

La mayor parte de lo que leas sobre la lucha contra la pornografía será relegado al discipulado de uno a uno. En general, los cristianos saben que deben combatir este problema. Pero me interesa hacer una pregunta diferente: ¿qué significaría estar luchando juntos contra la pornografía? ¿Cómo sería cultivar una cultura en la que los líderes y los miembros se ayuden entre sí?

¿Qué pueden hacer los líderes?

Lo que los líderes pueden hacer es luchar contra la pornografía juntos como un cuerpo en la iglesia

  1. ¿Qué valores establecen los líderes para su iglesia?

El pastor es el principal forjador de cultura de su congregación. Cuando su pastor habla de la vida cristiana, ¿qué valores dice que son necesarios? Por ejemplo, ¿tienes una cultura de la iglesia donde los miembros sienten que pueden hablar sobre su pecado? Hace poco escuché a un joven decir: “Crecí en una iglesia donde hablar sobre el pecado sexual era secreto. Casi nunca escuchabas sobre eso, y cuando lo hacías, fue debido a una predicación ocasional contra la inmoralidad sexual”.

Contrasta eso con los líderes que están dispuestos a decir: “Sé honesto acerca de tu pecado. Confiesa tu pecado a otros miembros. No lo escondas porque al pecado le gusta crecer en la oscuridad. Debes exponerlo a la luz”. Tal vez no debería ser así, pero los pecadores generalmente necesitan el permiso de los líderes para ser honestos acerca de su pecado. Esta es la razón por la cual los líderes deben establecer una cultura de la iglesia donde se valora la honestidad y la transparencia sobre el pecado.

  1. ¿Los líderes modelan la honestidad sobre sus luchas?

Vivimos en medio de un mar de líderes que han luchado contra la pornografía en su pasado. ¿Por qué ocultar este hecho? ¿Por qué no servir como ejemplos (1 Pedro 5:3b) de lo que significa pasar de ser luchador contra la pornografía a ser pastor? Por supuesto, es un camino largo, pero los luchadores necesitan ejemplos. Se necesita sabiduría sobre qué compartir y con quién compartirlo. Pero nunca compartir este hecho no parece ser un testimonio apropiado de la gracia de Dios en la vida de un pastor.

  1. ¿Los líderes equipan, educan y predican sobre el sexo?

Los pastores deben enseñar una imagen positiva y redentora sobre el diseño de Dios para una vida sexual hermosa. No hay “silencio”. Entonces, pastores, ¿están predicando acerca de los propósitos y el diseño de Dios para el sexo? No te preocupes por los cristianos que se estremecen y se retuercen cuando leas el Cantar de los Cantares, déjalos escuchar con audacia y claridad porque es la Palabra de Dios.

Los que luchan con la pornografía tendrán una visión distorsionada del sexo. Viven para el placer a corto plazo; exaltan el placer colocándolo en un lugar que no merece. Así que su comprensión del sexo necesita ser reconstruida y redimida.

¡Libre al fin!: Mi sorprendente liberación de la Pornografía

  1. ¿Los líderes planean estrategias para combatir este problema?

Debido a que este único problema impide que más hombres (y algunas mujeres) desempeñen cargos de liderazgo más que cualquier otro pecado, nuestros ancianos planean cómo combatir esto juntos. Leemos, oramos, hablamos, planificamos, pastoreamos y compartimos las mejores prácticas. Es fácil pasar la mayor parte de mi tiempo en las trincheras con luchadores. Pero a veces, necesito salir de la trinchera y planear estrategias con otros “generales” y “capitanes” de la fe.

Si eres un pastor, ¿cuál es tu plan de batalla?

  1. ¿Oras como iglesia?

En nuestros servicios del domingo por la noche, Mark Dever ofrece peticiones de oración relacionadas con el discipulado como: “Oremos para que nosotros, como iglesia, estemos dispuestos a hacernos preguntas difíciles a los demás” u “Oremos como iglesia para que confesemos nuestro pecado el uno al otro.”

Al compartir estas peticiones, no solo nos hace orar, sino que, como principal formador de la cultura de nuestra iglesia, sostiene que son importantes para la vida cristiana. Es como si Mark estuviera diciendo: “Esto es lo que significa vivir como un cristiano”.

¿Qué pueden hacer los miembros?

  1. ¿Están los miembros de la iglesia invirtiendo en las vidas de otros miembros, incluida la lucha contra las cosas difíciles y desagradables?

Como pastor, no puedo ayudar a todos los que luchan con la pornografía, ni puedo rendir cuentas por cada hombre que me confiesa este pecado. Simplemente no tengo tiempo, ni creo que esto sea lo mejor para la iglesia. No puedo ser un mini mesías y asumir los pecados de toda mi iglesia.

Es mucho mejor que los miembros de nuestra iglesia se vean a sí mismos como responsables unos de otros. Quiero una cultura de iglesia donde los miembros se busquen por el bien espiritual, donde se persigan y se ayuden entre sí a luchar contra el pecado. A diferencia de mis hijos, que tratan de tocar juntos como una banda, pero en última instancia simplemente crean una cacofonía de sonido, una iglesia es diferente. Cuando los miembros de la iglesia invierten los unos en los otros, es como una sinfonía llena de armonía y unidad. Cuando toda la iglesia lucha junta, empiezas a ver cómo debería ser una iglesia.

Pero, ¿cómo sucede esto? En primer lugar, debe enseñar a sus miembros a esperar ser parte de sus vidas. Y luego debes reforzar esas expectativas después de que se unan y modelar para ellos cómo se ve en tu propia vida.

La inversión de miembro a miembro implica más que solo discipulado general (estudio de la Biblia y oración). Exige toda la vida, lo que a veces significa tratar con cosas desagradables y difíciles como la adicción a la pornografía.

Si los miembros van a involucrarse con luchadores, deben preguntarse: ¿Estoy dispuesto a sacrificar mi tiempo para ayudar a este joven o mujer? ¿Sé a dónde ir en las Escrituras? ¿Sé cómo transmitir la esperanza cuando él o ella no tiene esperanza? ¿Estoy dispuesto a contestar el teléfono cuando están tentados a pecar de nuevo? ¿Qué haré cuando confiesen el pecado sexual por vigésima vez?

  1. ¿Los miembros de tu iglesia modelan la transparencia sobre sus luchas?

Si los líderes son honestos, entonces es más probable que los miembros de la iglesia sean honestos. Me encanta señalar ejemplos en nuestra iglesia de cristianos que han luchado en esta lucha, y por la gracia de Dios y su propia vigilancia, han mantenido un alto grado de victoria en la lucha.

  1. ¿Saben los miembros de tu iglesia qué hacer si alguien les confiesa?

Steven no sabía qué hacer. Un joven le había confesado su pecado sexual, pero no sabía qué preguntas hacerle, dónde investigar o cómo presionar en su pecado.

Asumo que situaciones como esta son bastante comunes. Es por eso que lo más básico que podemos hacer por nuestros miembros es ayudarlos a entrar en las trincheras con miembros con dificultades. Un simple “Oraré por ti” no es suficiente.

En pocas palabras, debemos capacitar a nuestros miembros para que sean discipuladores más efectivos. ¿Cómo hacemos esto? A veces implica enseñar, incluso estrategias específicas sobre cómo luchar contra la pornografía. Pero usualmente, lo hacemos modelando.

Por ejemplo, ya no me encuentro con quienes luchan con la pornografía por mi cuenta. Le pido al discipulador que venga a nuestro encuentro. ¿Porqué es eso? Al hacer preguntas al luchador, probar su corazón y aplicar las Escrituras, el discipulador me observa (al pastor) y aprende solo estando en la sala con nosotros. El discipulador ve y aprende cosas que simplemente no se pueden reproducir a través de un libro o un curso de capacitación.

Este es mi desafío para ti: habla sobre estas ocho preguntas con tus pastores o con todo tu equipo de liderazgo, incluidos sus diáconos. Elige algunos de tus miembros e inclúyelos, también, para ver cómo están a la altura. Pero no te detengas ahí. Toma medidas activas para comenzar a cultivar una cultura en la que tu iglesia pueda luchar contra la pornografía en conjunto.

Traducido por Ricardo Daglio.